Vicente Montesinos

 

 

 

 

 

Si Monseñor Aguer ha sido un excepcional Arzobispo de La Plata, recientemente misericordiado por Bergoglio a mayor gloria del “Tucho” Fernández; todavía pareciera que es más excepcional Arzobispo Emérito.

¡Qué Cardenal nos hemos perdido! De momento… (mientras Francisco gobierne, desde luego…)

Les dejo copia de la carta de Mons. Aguer sobre Mons. Angelelli y Sacheri, publicada en el diario “La Nación”, de Buenos Aires, ayer, Domingo 5 de agosto de 2018.

Asunto, sobre el que Adoración y Liberación ya trató hace dos meses, como pueden recordar AQUÍ.

 

 

 

 

“Soy licenciado en Teología, estudié esta disciplina toda mi vida y la enseñé en distintos niveles, también el universitario. Pero tengo la impresión de que cada vez entiendo menos. Comparto los conceptos del editorial del 30 de julio sobre la beatificación de monseñor Angelelli. Allí se cita a monseñor Bernardo Witte, sucesor suyo en la diócesis riojana, quien afirmaba que no había pruebas suficientes para considerar aquella muerte un asesinato.

Yo mismo, siendo joven obispo, escuché a monseñor Witte decir en una Asamblea Plenaria del Episcopado que la tragedia aludida fue un accidente.

¿Por qué no se declara el martirio del filósofo Carlos Sacheri, maestro de la Doctrina Social de la Iglesia, asesinado por el ERP a la salida de misa y cuya sangre salpicó a su mujer y a sus hijos? Sospecha: se piensa que Sacheri era “de derecha”, y en su libro “La Iglesia clandestina” había denunciado los errores del progresismo y la infiltración marxista en ambientes católicos. Su beatificación sería “eclesiásticamente incorrecta”.

Mons. Héctor Aguer

Académico de número de la Asamblea Nacional de Ciencias Morales y Políticas

 

 

Anuncios