LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO: DOMINGO II DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

DOMINGO II DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

II clase, verde

Gloria, Credo y prefacio de la Santísima Trinidad.

 

 

 

 

 

 

 

PROEMIO LITÚRGICO

 

Ya el Domingo anterior se nos inculcaba la práctica de la condescendencia y de la caridad fraterna; fruto sabrosísimo del misterio eucarístico, llamado con razón por S. Agustín «atadura de caridad».

Hoy la liturgia nos trae el Evangelio del convite, figura del convite eucarístico, al que todos estamos invitados por el gran Padre de familias, por el Rey, que es Dios; todos, aun los pecadores baldados por la culpa, pues precisamente, para enderezarlos y darles fuerzas, instituyó y preparó la divina Sabiduría este banquete, del que nadie es excluido, si se acerca con la debida buena voluntad, y demás disposiciones de cuerpo y alma.

En esta semana se lee en Maitines el Libro de los Reyes: el niño Samuel ofrecido por su madre Ana al servicio de Dios en el templo aun antes de verlo nacer. En el templo de Jerusalén servía al Señor este niño privilegiado y gran profeta, bajo la tutela del sumo sacerdote Helf, orgulloso y débil con sus hijos Ofni y Finees, los cuales servían también como sacerdotes en el Templo. Estos dos sacerdotes sacrílegos apartaban para si las carnes de las víctimas ofrecidas por los fieles, además de otros abusos abominables en que incurrieron. Pero su padre nada de esto les echó en cara; y así le vino el ejemplar castigo del cielo, porque el Arca de la Alianza fue robada por los Filisteos, y en la refriega murieron Helf y sus dos hijos.

Preferían éstos las delicias sensuales a esa «gran Cena» de que habla el Evangelio de hoy; por eso perdieron lo uno y lo otro. En cambio, el niño Samuel encontraba todas sus delicias en las divinas consolaciones. Helí y sus hijos «amaban su misma hambre» como dice gráficamente S. Gregorio en la Homilía de hoy, porque hambre y no otra cosa causan los deleites carnales, que no pueden aquietar ni saciar al hombre creado para mayores cosas, y no para ser siervo de su cuerpo y de las bajas pasiones que bullen en él y retozan. «Los goces corporales que prenden en nosotros vehementes deseos antes de poseerlos, traen en seguida el hastío, por la misma indigestión que causan al que los experimenta. Los goces espirituales, por el contrario, provocan el desprecio antes de su posesión, pero acucian el deseo una vez poseídos; y el que los ha gustado queda más hambriento de los mismos, cuanto más los saborea. (Homilía, mait.).  Mas ¡ay! que son muchas las almas que corren alocadas tras los placeres mundanos, y rehusan entrar en el banquete de la fe cristiana, en que la Iglesia las saciaría con el manjar de la doctrina evangélica. «Gustad, y ved cuán suave es el Señor. No conoceréis su dulzura mientras no la gustéis; pero tocad con el paladar de vuestro corazón el alimento, para que gustando de su dulcedumbre, seáis capaces de amarla. El hombre perdió sus delicias cuando pecó en el Paraíso, y de él salió el día que cerró la boca al alimento de la eterna dulzura». (S. Gregorio, Mait.). Pero gracias al Espíritu Santo, «hemos pasado de la muerte a la vida. (Ep.) Y por eso buscamos nuestras delicias más bien junto al Tabernáculo en que está oculto Jesús, como aquellos baldados y pobres del Evangelio, como el niño Samuel, cuyas delicias eran morar junto a su Dios y servirle en su santuario. Huyamos del orgullo y del apego a las cosas terrenales, para que «sólidamente cimentados en el amor del santo nombre de Dios» (Or.), y teniendo a éste siempre como norte supremo, nos vayamos de día en día haciendo más celestiales. (Sec.); y así » la gracia de la comunión eucarística, recibida en el divino banquete, acrecentará en nosotros los frutos de salvación (Posc.).

La liturgia de esta Domínica es como una continuación de la fiesta del Corpus.

En el Introito confesamos que en Dios está nuestro más seguro refugio y nuestro más firme apoyo; en la Colecta pedimos el temor y amor de su santo nombre Clemente.

Son ciertamente estos efectos los más propios de un buen hijo para con su Padre, que le cría y alimenta con su mismo Cuerpo y Sangre.

El Evangelio contiene aquella hermosa parábola con la que Jesucristo nos fuerza y obliga a sentarnos a su mesa sagrada, bajo la amenaza de negarnos la entrada en el cielo, y excluirnos del banquete eterno.

 

El Ofertorio es, lo mismo que el Gradual, una nueva demanda que el divino socorro, fundada en sus misericordias, cuyo compendio y resumen es este admirable Sacramento. Pidamos una y otra vez, como lo hace la Iglesia, que la frecuentación del Sagrado misterio no sea infecunda para nuestras almas, sino que produzca en ellas fruto de salvación cada vez más abundantes. (1)

 

 

TEXTOS DE LA SANTA MISA

 

Introito. Ps. 17, 19-20. – El Señor se ha constituido mi Protector; y me ha colocado en un lugar espacioso; me ha salvado, porque me quiso bien. – Salmo. 17, 2-3. Os amaré, Señor, fortaleza mía. El Señor es mi defensa, mi refugio y mi libertador. Gloria

 

Oración.- Haced, Señor, que siempre temamos y amemos vuestro santo Nombre;  porque vuestra Providencia jamás abandona a los que fundáis en la solidez de vuestro amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

Epístola. 1 Juan. 3, 13-18. – Queridos hermanos: No os sorprenda que el mundo os odie. Nosotros hemos pasado de la muerte a la vida: lo sabemos porque amamos a los hermanos. El que no ama, permanece en la muerte. El que odia a su hermano, es un homicida. Y sabéis que ningún homicida lleva en si vida eterna. En esto hemos conocido el ­amor: en que Él dio su vida por nosotros. También., nosotros debemos dar nuestras vidas por los hermanos. Pero si uno tiene de qué vivir y viendo a su hermano en ­necesidad, le cierra sus entrañas, ¿cómo va a estar en él el amor de Dios? Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras.

 

Gradual. Sal. 119, l-2.-  Llamé al Señor en la aflicción, y Él me respondió. Líbrame, Señor, de los labios mentirosos, de la lengua traidora.

 

Aleluya, aleluya. Sal.7,2.- Señor Dios mío, en ti he confiado: sálvame de mis perseguidores, y líbrame. Aleluya.

 

Evangelio. Lucas 14 16-24. En aquel tiempo: dijo Jesús a los fariseos esta parábola: Un hombre daba un gran banquete y convidó a mucha gente; a la hora del banquete mandó a su criado para que avisara a los convidados: Venid, ya está preparado. Y empezaron a excusarse uno tras otro. El primero le dijo: He comprado un campo Y tengo que ir a verlo. Dispénsame, por favor’. Otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas. Dispénsame, por favor. Otro dijo: Me acabo de casar y, naturalmente, no puedo ir. Volvió el criado y se lo contó a su amo. Entonces el dueño de la casa, indignado, dijo a su criado: Sal corriendo a las plazas y calles de la ciudad y tráete a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los cojos. Y dijo el criado: Señor, se ha hecho lo que mandaste y todavía queda sitio. Y el amo dijo al criado: Sal por los caminos v senderos, e insísteles hasta que entren, y se me llene la casa. Porque os digo que ninguno de aquellos convidados probará mi banquete.

 

 

 

Ofertorio. Ps, 6, 5. – Señor, volveos a mí, y librad mi alma; salvadme por vuestra gran misericordia.

 

Secreta. – Purifíquenos, Señor, la ofren­da que os hemos ofrecido; y háganos adelantar en obras dignas del Cielo. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

Prefacio de la Santísima Trinidad,.- Realmente es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias, siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios Todopoderoso y eterno: Que con tu Único Hijo y el Espíritu Santo eres un solo Dios, un solo Señor; no una sola persona, sino tres Personas en una sola naturaleza. Y lo que creemos de tu gloria, porque Tú lo revelaste, lo afirmamos también de tu Hijo, y también del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción. De modo que al proclamar nuestra fe en la verdadera y eterna divinidad, adoramos tres Personas distintas, de única naturaleza e iguales en su dignidad; A quien alaban los Ángeles y los Arcángeles y todos los coros celestiales, que no cesan de aclamare con una sola voz:

 

Comunión. Ps.12,6.- Cantaré al Señor, que tantos bienes me ha dado; cantaré al Nombre del Altísimo Señor.

 

Poscomunión. – Recibidos vuestros dones, os rogamos. Señor, que frecuentando estos haga más segura nuestra salvación: .Por N. S. ]. C

 

TEXTOS EN LATÍN

http://www.rosarychurch.net/latin/pent2.html

 

 

 

COMENTARIO

Como es habitual, reproduciremos el comentario del Padre Leonardo Castellani, siempre meduloso, profundo, erudito y actual, y luego haremos consideraciones sobre puntos mas candentes en la actualidad.

 

COMENTARIO DEL PADRE CASTELLANI:

Esta es la Parábola de los Convidados (Lc XIV, 16) o sea la “Parábola de los

Excusados”, como decíamos cuándo éramos muchachos y nos leían el Evangelio traducido por Torres Amat –”el Evangelio con viruelas”, que dice un amigo mío–. Allí se dice tres veces: “Te ruego que me tangas por excusado”; en vez de traducir simplemente:

 

 –Disculpe, amigo, hoy no puedo ir a ese banquete…  –¿Por qué no?  –Yo –dijo el primer Convidado– he comprado una viña y tango que ir a verla.  –Yo –dijo el segundo– compré siete yuntas de bueyes y por fuerza tango que probarlos.  –Yo –dijo el tercero– estoy ahora en mi luna de miel, me he casado y no puedo.

 

 No parecen malas disculpas ésas para dejar un banquete; mas sin embargo el Señor del Banquete “se enojó” desmesuradamente: “Palabra de honor os digo que ninguno de los primeros convidados probará mi banquete…”. Tampoco parece gran castigo ése, puesto que no les interesaba el banquete, y tenían más interés en sus negocios, oficios y placeres. “¡No nos interesa probar tu Gran Banquete!”, ya estaba dicho.  Y más rara todavía es la decisión que tomó el airado Convidador: hizo llenar su casa de haraposos, mendigos, inválidos y pulguientos, que hizo buscar primero en la plaza y el atrio de la Iglesia; y en una segunda tanda en cualquier parte, hasta en las tabernas: “a fin de que mi casa se llene”. Ésta es la parábola tal como está en Lucas.  En Mateo está en otra forma diversa; por lo cual algunos dicen que son dos parábolas diferentes; y algunos dicen que son tres en realidad. Verdaderamente es un solo tema, el tema del llamado y la elección divinos, tratado diferentemente, de acuerdo al género simbólica oriental: más dulce y general en Lucas, más duro y actual en Mateo. El tema es: Dios convida a todos los hombres a participar del convite de la vida eterna; atención, es una cosa muy, pero muy seria, pasar por alto o despreciar esa invitación. Este tema abstracto está en la predicación de Jesucristo construido en forma de símbolo; no propiamente de comparación, alegoría o metáfora, géneros de la retórica grecolatina, no usados por los orientales.  En Mateo, el Señor que convida es un Rey; los convidados se excusan también con sus negocios; pero algunos de ellos agarran a los siervos reates y los maltratan y aun los matan. El Rey manda sus ejércitos, los cuales “pasan a cuchillo a los homicidas y queman su ciudad”. No se puede imaginar más trágica terminación de una invitación de bodas. Pero hay más todavía: la sala real se llena de desechos humanos, buscados “en las encrucijadas de los caminos”: entra el Rey y se encuentra con que uno de los invitados no tiene la “vestidura nupcial”: era la boda de su hijo, y había que ir, como si dijéramos, de frac y corbata blanca. El Rey, después de increparlo, lo hace sujetar por los guardias, atarlo de pies y manos y arrojarlo a la “oscuridad de afuera”. Esta expresión “las tinieblas de allá afuera” designa en Jesucristo simplemente el Infierno, la Noche Eterna. ¡Zambomba con el Rey!  Después de lo cual la parábola termina bastante inopinadamente con la frase ya conocida: “Muchos son los llamados y pocos los escogidos” cuando parece debería decir lógicamente: “Muchos son los escogidos; y uno solo el arrojado fuera.”  Hemos notado otra vez que las parábolas de Cristo ostentan una especie de desmesuras o bruscas salidas del carril, que se podrían llamar humorismo si se quiere; pero que es un humorismo trascendental, exigido por su objeto: no humorismo jocoso, por cierto; aunque en algunos casos sí hay un tono chusco, como en la parábola del Mayordomo Camandulero. El objeto de ellas, el Misterio, es una cosa desmesurada, infinita. Cristo toma el material de ellas de la realidad cotidiana, de lo que veía en torno suyo, de las costumbres populares, de lo que contaba la gente, de las noticias que corrían… de la boca misma de sus oyentes. Fue carpintero, según parece, pero nunca tomó como materia sus recuerdos de joven, los instrumentos, la modera, los muebles; y la razón es que era un contemplativo y hablaba de lo que veía hic et nunc; puesto que continuamente veía lo Eterno insertándose en el Tiempo. Pero lo Eterno embutido en lo Cotidiano, le hace saltar las costuras. Cristo toma un cuentito de Reyes y de Convites como los que corrían por allí; y de repente, en el medio del cuentito, estalla el trueno; o por lo menos, se abre una interrogación; y una especie de perspectiva mística inmensa, a veces temerosa, se abre de repente detrás de las cosas triviales de la vida: como el abismo que veía a su lado Pascal cuando caminaba por la calle. Como todos los grandes artistas, no necesitaba Cristo materiales ricos para hacer su obra. Como todos los artistas populares, tomaba sus temas de la boca misma de sus oyentes. Como los payadores criollos, no cantaba a María Estuardo o a Guillermo Tell, sino a Lucía Miranda, a los indios pampas, o al “contingente”73.  La parábola en Lucas simboliza más bien el llamamiento general de todos los hombres al Reino de Dios y la vida eterna, comparada a un Convite Regio: aunque con una alusión a los judíos y a la actual predicación de Cristo, en el hecho de que los principales de la ciudad declinan la invitación y ella diverge en consecuencia hacia los inferiores, incluso lo más inferior, como los mendigos y los inútiles; el hampa, “esa maldita plebe que no conoce la Ley”, como decían los Fariseos. Vosotros, que os llamáis los hombres religiosos y sabios de Israel deberíais ser los primeros en entender mi mensaje religioso; pero ¡mirad! “he aquí que los publicanos y las prostitutas os preceden en el [camino del] Reino de Dios”. En Mateo, la parábola alude claramente primero a la vocación nacional de Israel a la fe; y después a la vocación personal de todos los que ya han recibido la fe –y han entrado a la sala regia– a la caridad y la gracia santificante, que ésa es la “vestidura nupcial”. La matanza de los siervos (de los Profetas) un hecho histórico pasado y presente; y el incendio de la ciudad (la Destrucción de Jerusalén) un hecho porvenir, están unidos en el relato por un vínculo profético, y aluden claramente a la vacación primera de Israel, sustituida por la llamada a los Gentiles “los pobres y los lisiados”, aunque Mateo en realidad no dice pobres y lisiados, como Lucas, sino “buenos y malos”. Es lo mismo: para los Judíos, los Gentiles eran los malos. Estos dos hechos los vinculó explícitamente el mismo Cristo en otras dos ocasiones: cuando predijo la ruina de Jerusalén a causa de que “ha matado a los Profetas y perseguido a los Enviados”; y estaba ahora al borde de dar muerte al Profeta Máximo y al Enviado por antonomasia.  ¿Quiere decir esta parábola con su terminación: “Muchos llamados, pocos escogidos” que es mayor el número de los que se condenan eternamente que los que se salvan como han concluido algunos ligeramente?  Esa cuestión teológica, o mejor dicho, ociosa –y quizá temeraria– no fue resuelta por Cristo ni entraba en su mensaje. De esto no nos harán apear ni Tertuliano, ni San Cipriano, ni San Agustín, ni el P. Massillón con toda su autoridad.  La prueba de que no hay que tomar literalmente ese refrán –que es verdadero en otro sentido– de “muchos son los llamados, pocos los escogidos es que literalmente es falso; pues todos y no solamente muchos son los llamados a la vida bienaventurada. Así pues, nada nos fuerza –y todo nos disuade– a tomar elegidos por salvados. En la elección divina hay muchos planos: de hecho, los que llegan a la perfección del Amor en esta vida (los elegidos por antonomasia, los santos) son poquitísimos; los que llegan a una virtud cristiana completa, son pocos; los que llegan a la profesión explícita de la fe sobrenatural y al bautismo de hecho y no sólo de deseo, no son todos ni la mayoría siquiera; y así se cumple estrictamente el dicho de Cristo. Acerca de los que se salvan al final, no conocemos los abismos de la misericordia y la potencia divinas; pero podemos suponer que Dios no va a resultar un fracaso tan colosal que la mayor parte de la Creación se la llevó el diablo para empedrar el infierno. Eso seria un fracaso notorio: Dios Padre no ha de ser tan mal alfarero y Cristo tan mal curandero que después de romperse todo para hacer “vasos de elección” y para sanar después lo que quebró el Primer Pecado, con su sangre nada menos, la mayoría resulten vasos de condenación y muertos para en eterno. En los médicos y artistas humanos eso puede suceder; en Dios parece seria indecente.  La frase temerosa pues está basada en un hecho visible: que la perfección en lo humano, en cualquier orden, es una cosa rara, pues “malum ut in plurimum in natura humana”; mujeres que sean perfectamente hermosas, por ejemplo, hay pocas, pero más pocas hay que no tengan algo de hermosura, por lo menos de la beauté du diable, como llaman los franceses a la juventud. La frase común es pues una exhortación a la diligencia, a la fidelidad y al temor de Dios, lo mismo que la frase: “Mirad que son muchos los que van por el camino ancho”… Del final del camino ancho o estrecho, Cristo no reveló nada.  Esa es una pregunta indiscreta.  Tres ejemplos por lo menos de preguntas indiscretas tenemos en el Evangelio:

 

 “–Señor: ¿Cuándo será el fin del mundo?  –El día y la hora no la saben ni los Ángeles, ni siquiera el Hijo del Hombre”  “–¿Ahora es el momento en que restaurarás el Reino de Israel, conforme predijeron los Profetas?  –No es de vosotros saber los tiempos y momentos que el Padre ha reservado a su Potestad.”

 

 “–Señor ¿y éste cómo morirá?” –le dijo San Pedro señalando a su amigo San Juan, cuando Cristo le profetizó su propia muerte en cruz.  “–¿Qué te importa?” –le respondió Cristo–. “Tú sígueme a mí.”

 

 Ahora bien, esa pregunta indiscreta se la puso a Cristo “alguien”, dice San Lucas:  “–Señor ¿son pocos los que se salvan?”.  Cristo respondió:  “–Esforzaos en entrar por la puerta estrecha”; y después añadió una severísima amenaza a los que tenían en aquel tiempo lo que llamamos cristianismo mistongo; a los que hablaban de “la fe de nuestros podres”, pero no hacían obras dignas de la fe. “Los hijos de Abraham y de Isaac y de Jacob serán echados fuera: allí será el llanto y el rechinar de dientes: y en cambio vendrán muchísimos gentiles y se sentarán en el Reino de Dios.” Esta fue la respuesta de Cristo. ¿Respondió con esto que eran pocos los que se salvan? No. Dice San Agustín, que sí. Lo siento mucho, pero no respondió. No reveló nada acerca de ese punto. Como cosa de fe, no lo sabemos.  Otro día hablaremos de las macanas que han dicho los intérpretes, incluso algunos muy grandes, por no conocer el género en que están escritos los Evangelios, el género símbolo. Queda por ahora que de este símbolo de los Convidados sólo se podría deducir en esta materia que de los que pertenecen a la Iglesia –de los que han entrado en la Sala Regia– del montón se condena uno; y de los de la ciudad deicida, los que maltrataron y mataron a los profetas, sufrieron un castigo temporal, pues su ciudad fue incendiado y ellos dispersados; y solamente los “ingratos homicidas” fueron pesados a cuchillo: es decir, los culpables de un horrible pecado personal, no colectivo. (Hasta acá Castellani) (2) Nota mía, al final.

( NOTAS del Padre Castellani: (73): El autor se refiere al cuerpo militar que en el siglo pasado se reclutaba en el Ejército argentino para luchar contra los indios [N. del E.]. -FIN DE NOTA)

 

 

ALGUNAS CITAS DE LOS SANTOS PADRES SOBRE EL EVANGELIO DE HOY

 

Apego a los bienes terrestres

San Ambrosio

Así, pues, se prescribe al varón de la milicia santa que menosprecie los bienes de la tierra. Porque el que atendiendo a cosas de poco mérito compra posesiones terrenas, no puede alcanzar el reino del cielo. Porque dice el Señor ( Mt 19,21): «Vende todo lo que tienes y sígueme».

Prosigue: «Y dijo otro: He comprado cinco yuntas de bueyes y quiero ir a probarlas».

 

San Basilio, in Cat. graec. Patr

Dice también: «No puedo venir», porque cuando el entendimiento humano se fija en las complacencias del mundo, se incapacita para las obras divinas.

 

Los judíos, echados del banquete

 

San Cirilo

¿Quiénes diremos que fueron los que no quisieron venir por las causas predichas, sino los príncipes de los judíos, a quienes vemos reprendidos en todo este pasaje de la Sagrada Escritura?

San Cirilo, ubi sup

Habiendo renunciado a su vocación los príncipes de los judíos, según ellos decían ( Jn 7,48): «¿acaso ha creído en El alguno de nuestros príncipes?», se indignó el padre de familia contra ellos, como acreedores a su indignación y a su ira. Por esto sigue: «Entonces airado el padre de familia», etc.

 

San Pedro y los judíos

San Cirilo, ubi sup

Así, pues, se dice que se indignó el padre de familia contra los príncipes de los judíos y fueron llamados en lugar de ellos los que eran de entre los judíos más sencillos y de inteligencia más limitada. Habiendo hablado Pedro, primero creyeron tres mil ( Hch 2,41), después cinco mil ( Hch 4,4) y después gran parte del pueblo. Por esto añade: «Dijo a su siervo: Sal luego a las plazas y a las calles de la ciudad y tráeme acá cuantos pobres y lisiados y ciegos y cojos hallares».

 

 

EL ESPÍRITU DE INMANENCIA Y REDUCCIÓN A LO COTIDIANO DEL MODERNISMO POSTCONCILIAR

Fijémonos en el generoso gran banquete que el Hombre, el Padre en este caso, brinda a sus súbditos. Y reparemos en las excusas que los súbditos ponen para no ir:

 

…El primero le dijo: He comprado un campo Y tengo que ir a verlo. Dispénsame, por favor’. Otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas. Dispénsame, por favor. Otro dijo: Me acabo de casar y, naturalmente, no puedo ir…..

 

Son acaso excusas malvadas? Son actividades inicuas? De ninguna manera: son la actividad cotidiana del hombre. Sus deberes de estado, casi se podría decir de un laico. Entonces, porqué esa reacción tan violenta y extrema de Dios?

ninguno de aquellos convidados probará mi banquete!

Dios se enoja en extremo porque no acuden los hombres a su banquete aduciendo causas de sus deberes de estado, de la cotidianeidad….

Vemos entonces lo grave que es esto. Todo lo cotidiano debe ceder ante los imperativos de la relación con Dios. El primer deber del hombre es vertical, directamente hacia su Creador y Salvador. Ninguna cosa cotidiana puede ponerse a la altura de este deber vertical, del Primer Mandamiento.

No sabían que debo estar en las cosas de mi Padre?….

Como ya lo hablamos abundantemente, el II Concilio Vaticano ya en sus textos mismos introduce el liberalismo, el modernismo, el buenismo, el pelagianismo, el inmanentismo.

Como ya también mencionamos, el II Concilio tomado en bloque con su postconcilio, es el Concilio de la praxis sobre la Doctrina; de Marta sobre María; del Hacer sobre el Ser. El Concilio de la Inversión de las Prioridades ontológicas y prácticas.

La infiltración liberal modernista en la teología por obra de Maritain, Rhaner, Theilard y los Personalistas, como así también del existencialismo de Heidegger y la fenomenología de Hüsserl, han aterrizado la fe y la práctica católicas: la han vaciado de trascendencia, sobrenaturalidad, verticalidad; de la direccionalidad hacia Dios; la han aplastado contra la actividad horizontal, inmanente; la han confinado a la actividad cotidiana. La han encapsulado en la mera e indigente humanidad…

No olvidemos que el Ser se encuentra ya -en esta filosofía- no objetivamente y distinto del hombre y la Creación, en la trascendencia-, sino en la acción única e irrepetible del hombre acá en el mundo; el ser se va haciendo….En su hacer, su existencia activa, el hombre encuentra el ser, se encuentra a sí mismo: por otro lado, hay que despojarse de toda excrecencia y prejuicio tradicional para que el fenómeno emerja en toda su autenticidad…en la subjetividad individual única e irrepetible..Allí se encuentra la existencia auténtica…

Mas todavía, el Dios incognoscible kantrhaneriano, mas allá de todo fenómeno, anula esa relación vertical tete-a-tete que el hombre católico tiene con Dios. Ahora, en este nuevo panteísmo vago rhanertheilardiano-maritaniano, en que la providencia de ese extraño dios se identifica con el mismo mundo, Dios mismo es el mundo en progreso y evolución, la actividad del hombre queda aplastada y confinada a su inmersión en la historia, en su funcionalidad a la civilización; funcionalidad al Sistema, decimos ahora nosotros.

El resultado de esto: aterrizamiento, inmanentismo craso, confinamiento a la naturalidad inmanente; atrofia espiritual; activismo ciego y desaforado. Apostasía pura y dura, al fin y al cabo. El apego a la tierra y sus bienes o simplemente a la tierra y la existencia terrestre, conducen a la pérdida de Dios.

Es obvio, hablando en general, que una mente conciliar está formateada de una manera que impide una auténtica (ahora si usamos este término como corresponde, despojado de connotaciones fenomenológicas), y verdadera, íntima relación con Dios, en Espíritu y en Verdad.

Es necesario, entonces, emprender el camino de vuelta de las aberraciones ideológico filosóficas en que ha sumido el II Concilio a la cristiandad y a la Iglesia. Es necesario, ahora sí, despojarse de toda excrecencia liberal, modernista, existencialista y fenomenológica para encontrar una relación con Dios en Espíritu y en Verdad. Hay que volver, sencillamente, a la Escritura, vivida por la Tradición en interpretada por el Magisterio hasta 1962. Y hay que ver como se relacionaron los Santos verdaderos con Dios durante toda la historia de la Iglesia, y también antes, en la Historia de la Salvación escrita en la Biblia.

 

 

 

EL CASTIGO DE LOS JUDÍOS

Vemos que Cristo en la Parábola de los viñadores homicidas les dice claramente los judíos que el Reino les será quitado y dado a otros.

Que son los judíos? Nada mas que los príncipes de los sacerdotes, escribas y fariseos? No; es una mentalidad, como ya lo hemos tratado en otros comentarios: es Una generación. Una ralea de hombres con una mentalidad torcida, necia, deicida, humanista podríamos decir también, valga cierta paradója, porque los fariseos parecían muy trascendentalistas y verticales; sin embargo se buscaban a sí mismos y tenían la misma base inmanentista y humanista que el progremodernismo contemporáneo:

En vano me rinden culto! Porque lo que enseñan no es mas que mandamientos de hombres!

Les espeta lapidariamente Cristo. Cristo detesta el humanismo horizontal:

Apártate de Mí Satanás! Porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!

Esa visión horizontalista y humanista que quería liberarse de los Romanos y dominar el mundo con un Mesías político-militar; esa visión aterrizada de la escatología judaica; ese milenarismo inmanente y apoteosis mundana ha revivido en estos últimos tiempos con Rhaner, Theilard y la marcha hacia el punto Omega, donde la Parusía del Señor -así como toda la escatología y soteriología católicas, el Credo, ha sido completamente licuado. Y había revivido monstruosamente en el siglo XIX con la Fase Final del Comunismo, de Marx.

Cuando la Fe decae, todas estas monstruosidades vuelven y ocupan el lugar de la Fe y la Esperanza Católicas. Cuando se pierde la Fe y la Esperanza en Dios; en la vida eterna, se canaliza esto hacia un Optimismo inmanente, aterrizado: es lo único que le queda al hombre sin Dios. Por eso vemos ese Optimismo Histórico en Hegel, Marx, Rhaner, Theilard, y algún otro santazo mas…

Esa aterrización de la religiosidad, expulsa a Dios, ni mas ni menos, y pone al hombre en su lugar. El Dios que sigue nombrándose no es mas que una proyección de la divinidad del propio Hombre.

Vemos que San Pablo, después de agotar todas las instancias para convertirlos, sacude el polvo de sus sandalias contra ellos (Cf. Hechos Cap 13 y 18)

Vemos, finalmente que Cristo les profetiza la ruina del Templo, la devastación de Jerusalén y les advierte:

Yo he venido en Nombre de mi Padre y no me reciben…Otro vendrá en su propio nombre, y a ese lo recibirán…

Ese otro podemos colegir con claridad quien es. Ya lo dilucidaron los Santos Padres.

También les dice, y esto como esperanza para todos:

No me volverán a ver hasta que digan Bendito el que viene en nombre del Señor..

Esto implica que una parte de los judíos, el Israel de Dios, los Pobres de Yahveh, se convertirán al final y ya convertidos recibirán al Señor junto con el Resto Fiel de la  la Iglesia Católica, a la cual ya pertenecerán.

Por ahora fueron expulsados del Banquete, que debe ser tomado simbólicamente en varios niveles, como la Redención, La Iglesia, la Revelación; la filiación divina, la Eucaristía. Con las acotaciones pertinentes a una simbología, como advierte muy bien Castellani en su comentario.

 

 

…………………………………………………………………………………………..

Tengámonos por bienaventurados los que aceptamos ir al Banquete; aceptando la Iglesia de Cristo y su Palabra revelada, sus Mandamientos, su Depósito Sagrado e Inmutable; los que ponemos a Dios sobre todas las cosas como Cristo mismo, y no lo dejamos de lado por prioridades de la propia vida cotidiana. Los que sabemos que el Reino de Cristo no es de este mundo, aunque comience aquí; los que sabemos que Dios es Dios y distinto de su creación. Y sabemos también que ama al hombre y le pide para salvarse que inicie una nueva vida, dejando el arrastrarse por la tierra y comience a mirar al Cielo. Y esto nada tiene que ver con alienación mística, como diría el maligno y estulto progremodernismo; sino que la proyección del hombre levantado por la Gracia de Dios hacia lo Sobrenatural, lo Trascendente, lo Celestial, hacia Dios verdadero al fin y al cabo, le da una visión realista sobre las realidades terrestres y una acción eficaz y justa para transformar y convertir lo transformable y convertible.

 

 

 

 

 

NOTAS

 

  1. http://rinconliturgico.blogspot.com/2011/06/ii-domingo-despues-de-pentecostes.html
  2. https://radiocristiandad.files.wordpress.com/2017/12/re-a124-el-evangelio-de-jesucristo-pe-castellani.pdf

 

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Redacción: redaccion@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a info@adoracionyliberacion.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO

Etiquetas:,

13 respuestas

  1. Por si fuera poco, el II concilio ha degradado el culto, la misa ya no celebra el santo sacrificio de Cristo, sino, como tu dices, una fiesta humana, horizontal, una celebración comunitaria horizontal. Ha remplazado el Banquete del Padre con un mamarracho humano….

  2. En Pascua escuché proferir a neocatólicos esto: La Resurrección de Cristo está en lo cotidiano. Se ha perdido completamente el mas mínimo rigor para expresar alguna verdad de fe….

  3. La Ültima Herejía, el Modernismo, implica la adoración del hombre por el hombre, dice Castellani, Menvielle y otros.

  4. ¿aterrización?¿qué es eso?
    les presto un diccionario de sinónimos muy práctico para estos casos.
    https://www.wordreference.com/sinonimos/aterrizar
    https://www.wordreference.com/sinonimos/descender
    https://www.wordreference.com/sinonimos/periclitar

    • Se usa en la clerecía argentina, como sinónimo de «bajar el Evangelio a la realidad», «bajarlo a tierra»…que es lo que precisamente hacen. Lo vacían de sobrenaturalidad y trascendencia.

      • aaah……son de terror, no lo sabía,muchas gracias por la aclaración.

      • Como lo que llaman moral de situación.

      • Moral de situación es uno de los puntos de un espectro mayor: inmanentización total del Evangelio, horizontalización; oenegenización de la Iglesia; secularización conversión en moralina mundana de autoayuda; conversión en Corrección Política legitimadora del Nuevo Orden Mundial. Lo que hace Francisco.

  5. que ama al hombre y le pide para salvarse que inicie una nueva vida….
    ¿cómo es ese tema de que el amor de Dios es incondicional? porque lo escucho en todas partes y no me termina de cerrar.

    analicemos esto:
    https://tecnoiglesia.com/nosotros/
    Nadia Aguilar
    Tecnoiglesióloga especializada en el amor por el arte, la lectura y por supuesto escribir, el cual es mi mejor modo de expresión. Me gusta viajar y conocer gente de la cual pueda aprender. Soy amiga del Espíritu Santo, hallada por Dios y aprendiz de Jesús y la más enamorada de Él.

    amiga del Espíritu Santo… o sea ¿algo así como si tengo ganas te escucho sino no? ¿o algo así como conducirse con alguien de igual a igual?
    Conclusión ¿qué diferencia hay entre modernistas dentro de la iglesia y estos protestantes mal llamados evangélicos?

    • El amor de Dios se ofrece a todos. Pero establecer con él una relación de amor, es obvio que tiene condiciones. Están en todo el Evangelio: practicar su Palabra; hacer su voluntad; tomar la cruz, negarse a sí mismo y seguirlo; ponerlo por encima de todas las prioridades de la vida.

  6. El católico más que una relación con Dios lo que tiene luego del bautismo es un cuerpo espiritual (formado por las virtudes, la gracia santificante y los dones del Espíritu Santo) que debe ir creciendo gracias a los sacramentos y las prácticas de piedad armoniosamente y no quedarse deformado porque se tiene que presentar ante Dios reproduciendo la imagen de Su Hijo para que así no sea reprobado por ÉL.
    Ese concepto de relación es más bien protestante.

  7. Rahner y demás herejes son existencialistas pues han puesto la existencia por encima del Ser y la verdad sale del hombre antes que de la revelación. El problema no era Rahner y su gente sino los que los pusieron en lugares claves para instilar el veneno del aggiornamento.

    Cuando Cristo les espeta a los fariseos sobre los preceptos de hombres se refiere a los más de seiscientos preceptos que se habían inventado ellos mismos, por ejemplo usaban como excusa la ley korbán de consagrar sus bienes al templo para no tener que ayudar a sus padres. Dejaban de cumplir el Decálogo por cumplir sus preceptos. Aparte se habían contaminado con la cábala y el talmud de Babilonia que eran prácticas esotéricas que aún siguen vigentes entre los que en la actualidad se llaman judíos.


    Ya desde los tiempos del profeta Ezequiel, alrededor del año 600 A.C. los judíos se habían entregado a la contaminación religiosa de los pueblos paganos. Así el profeta escribe en el Capítulo octavo de su libro, cómo toda la Casa de los príncipes de Israel se entrega a prácticas idolátricas en los subterráneos del Templo de Jerusalén:
    “Y sucedió en el año sexto, el sexto mes, el día cinco, que estando yo sentado en mi casa, y estando alrededor mío los ancianos de Judá…… súbitamente se hizo sentir en mí la fuerza del Señor Dios…..y díjome: Hijo de hombre ¿Piensas acaso que ves tu lo que estos hacen, las grandes abominaciones que comete aquí la Casa de Israel para que yo me retire lejos de mi santuario?, pues si vuelves otra vez a mirar verás abominaciones mayores….. horadada que hube la pared apareció una puerta…..y habiendo entrado, miré, y he aquí, figuras de toda clase de reptiles y de animales y la abominación de la familia de Israel, y todos sus ídolos estaban pintados por todo el rededor de la pared. ¡Ay!, setenta hombres de los ancianos de la familia de Israel estaban de pie delante de las pinturas, y en medio de ellos Jozonías, hijo de Safán, teniendo cada uno de ellos un incensario en la mano, porque en lo escondido dicen ellos aquí no nos ve el Señor…..”
    Por esa abominación, la Gloria de Dios se retiró del Templo, y a poco tiempo de la idolatría de los hebreos, vino una guerra que perdieron y fueron llevados al exilio, adonde también Ezequiel los acompañó.

    https://eccechristianus.wordpress.com/2014/02/17/el-peligro-de-la-masoneria-para-el-verdadero-catolico/

    Esjatológico: ¿por qué «esjatológico» con jota? Porque así debe ser. Hay dos palabras morfológicamente parecidas en español: “escatológico”, que significa pornográfico —de skatós, término griego que significa ‘excremento’— y “esjatológico”, que significa ‘noticia de lo último’ —de éskhaton, ‘lo último’— las cuales son confundidas hoy día, por error o por descuido o ignorancia o periodismo, incluso en los diccionarios (Espasa, Julio Casares); de modo que, risueñamente, el apóstol San Juan resulta un escritor ¡pornográfico o excremental! Yo hago buen uso; si el buen uso se restaura, mejor, si no, paciencia. Poco cuidado con nuestra lengua se tiene hoy día.

    Leonardo Castellani, El Apokalypsis de san Juan (pág. 313). Buenos Aires: Dictio, 1977

    .

    • ¿y quienes nombraron a los heterodoxos en lugares claves?
      los treschifletes roncalli montini wojtyla, los mas nefastos genocidas de almas de todos los tiempos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: