La esperanza sigue llegando de África: valientes palabras del Cardenal Arinze contra la comunión de protestantes y católicos adúlteros.

Vicente Montesinos

 

 

 

Con esta frase, tan normal, tradicional, doctrinal, moral, evangélica, católica y apostólica; zanja el Cardenal Arinze el totum revolutum auspiciado por Bergoglio con la promulgación de Amoris Laetitia y su comunión para los adúlteros; y con el asunto de la comunión para protestantes: HAY QUE SER CATÓLICO Y RECIBIRLA EN ESTADO DE GRACIA.

¿Ha dicho algo nuevo? NO

¿Es necesario que hoy cada vez más voces autorizadas lo digan, a ver si a Francisco y su banda se les cae de una vez la cara de vergüenza por estar cargándose la doctrina católica en lo más sagrado que tenemos que es la Sagrada Eucaristía? SI

Arinze ha manifestado que  «La Iglesia solo tiene una posesión igual a la Misa: otra Misa. Nada más». Tomen nota, destructores de la fe, de la piedad y de la devoción.

«La celebración eucarística de la Misa no es un servicio ecuménico. No es una reunión de aquellos que creen en Cristo y que inventan una oración para la ocasión. Es una celebración de los misterios de Cristo que murió por nosotros en la Cruz, quien convirtió el pan en su cuerpo y el vino en su sangre y les dijo a los Apóstoles ‘hagan esto en memoria mía’», ha manifestado el Cardenal Africano.

Y ha añadido: «Entonces la celebración eucarística de la Misa es la celebración de la comunidad de fe, aquellos que creen en Cristo. Tienen comunión en la fe, en los sacramentos y en la comunión eclesiástica, no solo en la Sagrada Comunión, sino en la unidad eclesiál con su pastor, su obispo y el Papa. Es la comunidad que celebra la Sagrada Eucaristía. Cualquiera que no sea miembro de esa comunidad no encaja en absoluto. No solo nos deseamos bien los unos a los otros. Después de la Misa, puedes tomar una taza de té e incluso un vaso de cerveza y un poco de pastel. Está bien. Pero la Misa no es eso. Deseamos el bien a otros cristianos, pero la Sagrada Eucaristía no es nuestra posesión privada que podemos compartir con nuestros amigos. No es nuestro té ni nuestra botella de cerveza que sí podemos compartir».

Arinze ha manifestado que si los protestantes desean recibir la comunión en las iglesias católicas, deben convertirse en católicos. «Vengan, sean recibidos en la Iglesia y luego puedan recibir la Sagrada Comunión siete veces por semana. De otra manera no».

Además, y en relación a la herética Amoris Laetitia el cardenal africano ha manifestado: «Si una persona no está en estado de gracia, si recibe la Sagrada Comunión cinco veces al día, no recibe gracia en absoluto, sino más bien comete cinco sacrilegios porque no estaba bien preparado». «Esto significa que la Sagrada Eucaristía es para aquellos que tiene la fe católica, que se aferran a esa fe y que están bien dispuestos. Por esa misma razón puede ver que si una persona está divorciada y se volvió a casar, entonces hay un problema. Cristo dijo que el que deja a su esposa o esposo y se casa con otro … Cristo tiene una sola palabra: adulterio. No somos nosotros quienes hicimos eso. No es una ley del Vaticano. Es Cristo quien lo dijo».

Y para poner la puntilla a la misericorditis y al engaño en el que la jerarquía actual nos está sumiendo; concluyó:  «No podemos ser más misericordiosos que Cristo. Si alguno de nosotros dice que tiene permiso de Cristo para cambiar uno de los puntos principales que Cristo nos dio en el Evangelio, nos gustaría ver ese permiso y también la firma. Puedes ver que no es posible. Ni siquiera si todos los obispos están de acuerdo, no puede ser así».

¡Dios mío! ¡Nada nuevo! ¡Nada inventado! ¡Ningún experimento! ¡Verdad atemporal, sagradas escrituras, palabra de Dios, sana doctrina, tradición y magisterio bimilenario!

¡Nada más! ¡Y nada menos!

La salvación nos sigue llegando de África y del este de Europa; para una sociedad occidental descristianizada, pagana y hereje, potenciada y auspiciada por la propia cabeza de la Iglesia, en un momento tan grave, qe no tiene precedentes.

Aquí tienen a un verdadero príncipe de la Iglesia de Cristo. Aférrense a Dios y a su Santa Madre, que nos siguen hablando por boca de estos escasos, pero valientes pastores.

¡Hasta el cielo no paramos! ¡Santos o nada!

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios


Categorías:Actualidad, BLOG, Editorial

Etiquetas:, , , , , ,

30 respuestas

  1. ¿ Porqué tanta obsesión de la misericorditis por dar la comunión a protestantes y adúlteros ? Por una sencilla razón: la misericorditis es, con su Lutero testigo de la fe, protestante y adúltera. No para de adulterar la doctrina. La doctrina le importa un rábano. No cree en la presencia real de Jesucristo en la eucaristía. Ya sólo cree en la ecología, el nuevo dogma de la misericorditis y el migracionismo desarraigante y panecumenista.

    Le gusta a 1 persona

  2. Los obispos portugueses han traicionado a la Virgen de Fátima y se han entregado en los brazos adulterinos de la misericorditis aguda de las comuniones sacrílegas. Recibir las alabanzas de Bergoglio es para echarse a temblar. El infierno más y más cerca. Se lo están ganando a pulso. https://infovaticana.com/2018/07/14/francisco-agradece-a-los-obispos-portugueses-su-guia-pastoral-sobre-amoris-laetitia/

    Me gusta

  3. Que vuestro lenguaje dra “si, sí y no, no” quiere decir llamar a las cosas por su nombre: trato sexual entre no casados, fornicación; si alguno(o los dos) casados anteriormente, adulterio. Fuera de los dogmas (y los 7 Sacramentos lo son), HEREJES.

    Le gusta a 1 persona

  4. Vicente, Bergoglio no arrastra almas al Infierno. Se van ellas solas, por herejes, cobardes o papolatras. Si fuesen cómo deben ser, ya le habrían dado la patada a Bergoglio.

    Le gusta a 1 persona

  5. Dios le bendiga.
    Tiene las cosas claras y las dice.

    Le gusta a 1 persona

  6. El pensamiento único genderista es totalitario, nos quiere lavar el cerebro y no admite que se discuta ninguno, absolutamente ninguno de sus dogmas, como el gender, el calentamiento global y el migracionismo desarraigante. La misericorditis no sólo no le hace frente sino que está totalmente dominada https://www.corrispondenzaromana.it/notizie-brevi/il-sesso-e-determinato-alla-nascita-medico-licenziato/ https://www.corrispondenzaromana.it/notizie-brevi/ora-in-portogallo-cambio-di-nome-e-genere-a-richiesta/

    Le gusta a 1 persona

  7. Ya se ve que, con el próximo Sínodo, queremos superar a los protestantes en desvaríos. La mafia de san gallen y los más depravados se besan. ¿ Seguirán diciendo que no se toca la doctrina ? https://www.lifesitenews.com/opinion/whats-the-real-objective-of-octobers-vatican-youth-synod

    Le gusta a 1 persona

  8. La misericorditis la conocemos cada vez mejor: abrazos del obispo al cura italiano que se casa en Canarias con su parejitas gay y patada en el culo al párroco irlandés por pronunciar una homilía pro vida. https://infovaticana.com/2018/07/17/castigan-a-un-sacerdote-irlandes-tras-dar-una-homilia-provida/

    Le gusta a 1 persona

  9. Cuesta mucho mantener esta actitud, pero lo tengo clarísimo. Son ellos quienes se tienen que marchar, no nosotros, los católicos. http://chiesaepostconcilio.blogspot.com/2018/07/don-elia-keep-calm-e-resta-nellovile.html#more

    Le gusta a 1 persona

  10. En aceprensa siguen con la iglesia de color rosa. ¿ Aún no se han enterado del rosa-gay ?https://www.aceprensa.com/articles/un-sinodo-para-proponer-la-santidad-los-jovenes/

    Le gusta a 1 persona

  11. La babel alemana es todo un símbolo de la babel eclesial impuesta por la tiranía bergogliana. Quien no acepte esta tiranía, esta babel, resulta marginado, cuando no estigmatizado como enemigo del papa. http://www.lanuovabq.it/it/eucaristia-ai-protestanti-ogni-diocesi-fa-le-sue-regole

    Le gusta a 1 persona

  12. Bergoglio, como ya se percató de que la unanimidad heterodoxa sacrílega alemana era de todo punto imposible, autorizó, vía aérea, a que cada obispo hiciera de su capa un sayo, un sayo sacrílego, de profanaciones fomentadas por la cúspide eclesial. Un día estos sacrílegos se presentarán ante el juez divino y no podrán excusarse con el Hóminem non habeo, porque han tenido unos cuantos, pero los han marginado para tener más expedita la vía al infierno.

    Le gusta a 1 persona

    • Un sacerdote del Opus me decía que la jugada de Bergoglio era muy católica y muy maestra. Que les había dejado la pelota en su tejado porque sabía que no se pondrían de acuerdo y por tanto que no habría comunión para los protestantes

      Nos siguen tomando por estupidos.

      Me gusta

  13. Una buena noticia entre tantas pésimas.

    “Humanae vitae”. Así ha nacido y ¡ay a quien la toca!

    Sandro Magister Séttimo Cielo

    El ajetreo en curso para demoler la “Humanae vitae” –la encíclica de Pablo VI, de 1968, que ha dicho no a los anticonceptivos artificiales–, ha encontrado en estos días un inesperado contratiempo en un libro que reconstruye la génesis de aquél texto, gracias al acceso, por primera vez, a los documentos secretos que le conciernen; acceso autorizado en persona por el Papa Francisco:

    > Gilfredo Marengo, “La nascita di un’enciclica. ‘Humanae vitae’ alla luce degli archivi vaticani”, Libreria Editrice Vaticana, Città del Vaticano, 2018.

    El contratiempo es tanto más serio en cuanto que los promotores de un “cambio de paradigma”, es decir, de una liberalización de los anticonceptivos –desde el cardenal Walter Kasper al teólogo Maurizio Chiodi, autor de la ya célebre conferencia en la Pontificia Universidad Gregoriana que ha desencadenado la campaña, con la aparente aprobación del Papa Francisco–, se esperaban precisamente de este libro no un obstáculo, sino un posterior apoyo a sus tesis.

    De hecho, el autor del libro ha sido coordinador de un grupo de estudio constituido hace más de un año en el Vaticano, precisamente en el clima de una revisión de la “Humanae vitae”. Además de Marengo, el grupo lo componían el teólogo Pierangelo Sequeri, nombrado por el Papa presidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II para las ciencias del matrimonio y de la familia, Angelo Maffeis del Instituto Paolo VI de Brescia y el histórico Philippe Chenaux, de la Pontificia Universidad Lateranense.

    La institución del grupo de estudio había sido saludada con mucho fervor por los promotores de la “superación” de la enseñanza de la “Humanae vitae”, dado que había sido lanzada precisamente por uno de ellos, monseñor Vincenzo Paglia, muy cercano al Papa Francisco, presidente de la Pontificia Academia para la Vida y Gran Canciller del Instituto Juan Pablo II. El pasado 8 de marzo, el periódico de la Conferencia Episcopal Italiana “Avvenire” –también plenamente alineado con los innovadores– había llegado a pronosticar “resultados sorprendentes por los estudios autorizados por la Pontificia Academia para la Vida”, respecto a la génesis y, consiguientemente, también a la interpretación en términos más liberales de la “Humanae vitae”.

    Pero mientras tanto, el 9 de mayo, a los innovadores les ha llegado una primera desilusión del miembro más acreditado del grupo de estudio, Sequeri, que en una docta conferencia sobre la “Humanae vitae” en la Universidad Católica de Milán, ha vuelto a confirmar como “injustificable la práctica que procura e impone una esterilización artificial del acto conyugal”:

    > Sorpresa. Entre los hombres de Francisco está quien defiende “Humanae vitae”

    Pero ahora, después de la salida del libro de Marengo, de la desilusión se ha pasado a la consternación. Porque el libro contradice con la fuerza de los hechos justo las tesis más queridas por los promotores del cambio.

    De hecho, basta leer sólo la síntesis que Andrea Tornielli ha dado del libro en Vatican Insider –fuente no sospechosa dada su proximidad al Papa Francisco–, para entender cómo ha fracasado sustancialmente el cálculo de exhibir, de entre los papeles secretos de la preparación de la encíclica de Pablo VI, algún asidero que permita redimensionar su enseñanza.

    Por ejemplo, es verdad que Pablo VI hizo reescribir a los futuros cardenales Jacques-Paul Martin e Paul Poupard, en la época funcionarios de la secretaría de Estado, el primer borrador de la encíclica, escrita por el entonces teólogo de la Casa Pontificia y también él futuro cardenal Mario Luigi Ciappi. Pero en ambos borradores los contenidos doctrinales eran los mismos, aunque formulados diversamente. Y tampoco el segundo borrador satisfizo a Pablo VI, hasta el punto que lo adaptó de nuevo para remover lo que le parecían ambigüedades, con correcciones de su propia mano o de su teólogo de confianza, el milanés Carlo Colombo.

    Los hechos también desmienten que Pablo VI haya descuidado, en la preparación de la encíclica, las exigencias de sinodalidad y de colegialidad, hoy tan ensalzadas –paradójicamente– durante uno de los pontificados más monocráticos de la historia.

    En 1967, el año precedente a su publicación, Pablo VI pidió a los casi doscientos padres sinodales reunidos en Roma para la primera asamblea ordinaria del Sínodo de los obispos, que le entregaran su opinión de manera reservada. Le respondieron 26, cuyas opiniones se encuentran en el libro; entre los que se decantaron por el no a los anticonceptivos artificiales había un futuro Papa y santo, Karol Wojtyla, y el entonces popularísimo obispo americano Fulton Sheen, un predicador de gran temple, también él en camino hacia los altares. Wojtyla, arzobispo de Cracovia en esa época, en sus apuntes entregados a Pablo VI anticipó las profundizaciones de la enseñanza de la “Humanae vitae” a las que después, como Papa, habría dado curso.

    Entre los favorables a admitir los anticonceptivos había algunos cardenales y obispos destacados en el campo progresista, desde Suenens a Döpfner y a Léger. También en la importante comisión de estudio constituida por Juan XXIII, y después potenciada por su sucesor, los favorables eran más que los contrarios. Pero según el libro de Marengo, resulta también confirmado que Pablo VI “examinó con muchísima atención” sus posturas y las rechazó –como escribió después en el prólogo de la encíclica– sólo porque había reconocido en ellas “algunos criterios de soluciones que se separaban de la doctrina moral sobre el matrimonio propuesta por el Magisterio de la Iglesia con constante firmeza”.

    Con otras palabras, del libro se deduce que Pablo VI, lejos de vacilar y dudar hasta lo último, ejerció “en virtud del mandato que Cristo nos confió” precisamente ese “discernimiento” que hoy se exalta tanto y que, en ese mismo año 1968, le llevó a volver a confirmar solemnemente las verdades fundamentales de la fe católica contra las dudas difusas, con la proclamación pública de lo que definió el “Credo del Pueblo de Dios”.

    Como es sabido, la “Humanae vitae” fue inmediatamente sometida a una onda masiva de contestaciones, incluso por parte de importantes sectores de la jerarquía. Pero Pablo VI nunca retrocedió ni un solo paso. Al contrario, la consideró siempre uno de los puntos más altos de su misión de sucesor de Pedro. En su última homilía pública, en la fiesta de los santos Pedro y Pablo de 1978, al resumir su pontificado indicó sus actos más significativos precisamente en la “Humanae vitae” y en el “Credo del Pueblo de Dios”.

    A los partidarios de una revisión de la “Humanae vitae” no les queda más que insistir –como están haciendo– diciendo que su enseñanza no es “ni infalible ni irreformable”, como efectivamente declaró, en la época de su publicación, un teólogo de primer plano de la Pontificia Universidad Laterananse, Ferdinando Lambruschini, que según la opinión corriente, se expresó de tal forma por petición directa del Papa.

    El hecho es que, inmediatamente después de aquellas declaraciones, Lambruschini fue apartado de la enseñanza, nombrado arzobispo de Perugia y sustituido, en la Lateranense, por un teólogo moralista de extremo rigor, Ermenegildo Lio.

    Por no decir que, planteada así, la cuestión parece más bien impropia, ya que la “Humanae vitae” no contiene proclamación alguna de un dogma de fe, por lo que la encíclica no configura un “magisterio definitorio”, sino más bien un “magisterio definitivo”, es decir, la reafirmación de una enseñanza constante en la historia de la Iglesia, como confirmó solemnemente Juan Pablo II, sucesor de Pablo VI, en un memorable discurso en el vigésimo aniversario de la encíclica:

    > “Humanae vitae” bajo asedio. Pero se deberá pasar sobre los cuerpos de Wojtyla y Caffarra

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: