Vicente Montesinos

 

 

 

 

Una vez más: un hecho gravísimo, cristiana y humanamente; no encuentra eco en ningún medio de comunicación convencional, y lo peor de todo, prácticamente tampoco en los medios católicos.

Hablamos de la situación de Nicaragua, que es ya del todo, insostenible.

Una vez más hablamos del comunismo ejerciendo lo que sabe hacer, es decir; el asesinato, la tortura y la peor de las dictaduras; y de paso, como siempre, el genocidio de los católicos.

Eso es lo que está pasando en Nicaragua, a manos del sanguinario comunista Ortega, y eso es de lo que casi nadie habla.

Hablamos ya de centenares (quizá miles) de muertos, a manos de las hordas paramilitares de Ortega; que se pone ya a la altura de Venezuela y de “otros paraísos” comunistas, en cuanto al incumplimiento de lo que ahora llaman “derechos humanos”, que no es más que el incumplimiento de lo que realmente importa: de la ley de Dios, de la vida, de la libertad y de la justicia más elementales. Esa justicia de la que los teólogos de la liberación no hablan, porque ellos están en el lado ideológico de los asesinos. Como siempre.

Aquí además los asesinados son católicos; y eso da realmente igual. Está pasando en Oriente medio; y también en algunos lugares de África, pero de eso no oímos hablar. Por no hablar, no hablamos ni nosotros.

Otra cosa sería que los muertos fueran musulmanes… O gays… Entonces se movilizaría toda la comunidad internacional, incluida la Iglesia católica… Salvo que los gays murieran a manos de los musulmanes (que es lo que, desgraciada y brutalmente pasa en muchos países del Islam); en cuyo caso, también se calla; que eso no es incumplimiento de los derechos humanos. Es así. Es lo que hay. Y es lo que nadie dice. Pero nosotros no vamos a ser unos mudos más.

La Comunidad Internacional no es más vil y más cobarde porque no se entrena. Y lo mismo pasa, y lo digo con dolor, con gran parte de nuestra jerarquía; con Roma a la cabeza. Sólo ahora alguna tibia voz se alza en defensa de la Conferencia Episcopal nicaragüense (sólo ahora que la propia jerarquía local parece ser que se da cuenta de lo que lleva años tapando, al sufrirlo en sus propias carnes; ya que durante muchos años gran parte del propio episcopado de Nicaragua apoyó a Ortega)

Y yo me pregunto: ¿qué pasaría si el régimen asesino fuera un régimen de derechas? Pues ya saben que estaría paralizada la comunidad internacional; todas las instituciones del NOM reunidas; todos los periódicos y televisiones mundiales con este asunto en portada, y toda la patulea izquierdista, progremodernista, atea y subversiva mundial tomando las calles de todas las capitales occidentales, que veríamos llenas de manifestantes pidiendo la libertad en Nicaragua; azuzados por el orden imperante… Por haber, hasta habría un comunicado oficial del Papa Francisco.

Pero bien. Ahora que parece ser que desde el recrudecimiento de la represión, y puesto que las barbas propias ya se afeitan, la Conferencia Episcopal de Nicaragua se ha unido; pues unámonos todos a sus oraciones y deseos. O mejor dicho: a sus oraciones, no vaya a ser que sus deseos se queden en el diálogo  pueril y buenista con los asesinos, que a lo único que puede llevar es a más desastres.

Lo que es evidente es que la situación de la Iglesia es cada vez más delicada en Nicaragua; y que la libertad y la vida de cientos de miles de católicos peligra. Espero el comunicado del Vaticano.

También que las profanaciones a Nuestro Santísimo Señor Jesucristo presente en la Eucaristía se producen por doquier en un tremendo acto de agravio continuo. Espero el comunicado del Vaticano.

Y puesto que la Comunidad Internacional no va a decir nada; desde Adoración y Liberación no cesaremos de denunciar lo terrible de la situación que vive la Iglesia nicaragüense, y de pedir oraciones y voces, muchas voces, para poner fin a esta sin razón…, y mientras, esperaremos el comunicado del Vaticano.

 

P.S:  ¡Horror! ¡Qué fallo el mío! Si sí que ha habido comunicado del Vaticano, y yo sin saberlo… Me dicen que hace unos días el Secretario de Estado, Pietro Parolín, anunciaba que la Santa Sede no haría una protesta pública por los ataques… Pues ya hay comunicado… Un amigo me decía: ¿protestar a Ortega, Maduro, Morales y compañía…? ¡Calla, hombre, calla…!

¡Vergüenza!

 

 

 

 

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios