Vicente Montesinos

 

Captura de pantalla 2018-03-12 a las 21.17.38
Padre Giulio Meiattini – Foto: Adoración y Liberación

 

 

No sólo tenemos la profesión kazaja, las dubia, la correcto filialis, y tantas otras declaraciones de incomprensión ante la barbaridad que ha supuesto Amoris Laetitia para la sana doctrina y la Fe de la Iglesia.

Poco a poco han ido además sumándose teólogos de renombre, que, a fuerza de dar la cara, aún siendo misericordiados, han dado apoyo a la tarea que muchos portales digitales católicos llevamos tiempo haciendo para frenar este desatino.

Hace poco celebramos con gozo la irrupción del Padre Weinandy en un discurso en el que alertaba de forma clara y rotunda de como estábamos siendo testigos de la desintegración de la fe católica, en esta operación que viene de Roma, y que cada día por la puerta asoma…

Pero es que ahora el gozo se concreta en un ataque directo a la línea de flotación de esta falsa misericordia que pregona la actual jerarquía, concretada en Amoris Laetitia, por lo que algunos no cabemos en sí de gozo. Fíjense con que poco nos conformamos… O quizá no sea tan poco…

Y es que el padre Giulio Meiattini, un benedictino de la Abadía Scara, en Noci (Italia), ha publicado el libro “Amoris Laetitia? I sacramenti ridotti a morale” (¿Amoris Laetitia? Los sacramentos reducidos a la Moral).

Y además ha explicado a “La Fede quotidiana” que Amoris Laetitia desorienta a las familias cristianas en vez de confirmarlas en la fe, porque el capítulo 8 introduce una práctica relativista y no considera en forma apropiada el fundamento sacramental de la teología moral. Así de claro. Así de entendible para nosotros, aunque parece que no para Roma y la jerarquía.

Según Meiattini, Amoris Laetitia preserva la indisolubilidad del matrimonio cristiano solo en teoría. A la luz de la interpretación de los obispos de la Región de Buenos Aires, que el papa Francisco ha calificado como la interpretación única y oficial de Amoris Laetitia, a la que Meiattini considera “muy mal escrita”, “es imposible decir que se respeta el principio de la indisolubilidad”.

El acertado benedictino ha dicho con una lucidez máxima, que en su boca, será más escuchada que en la nuestra:  “Se puede manifestar con palabras que la indisolubilidad del matrimonio es sacrosanta, pero si se permite a los que viven en una notoria y estable infidelidad que accedan a los sacramentos, la indisolubilidad se convierte en un fantasma”. Es sencillamente la consecuencia directa de Amoris Laetitia que, honestamente, todos los que saben algo de teología, moral, doctrina católica, o sagradas escrituras, deben compartir. Otra cosa es que sigan callados y mirando para otro lado.

 

“Se puede manifestar con palabras que la indisolubilidad del matrimonio es sacrosanta, pero si se permite a los que viven en una notoria y estable infidelidad que accedan a los sacramentos, la indisolubilidad se convierte en un fantasma

Para Meiattini, además, “no solo habría sido oportuno, sino responsable y cortés” y “un signo de respeto y de disposición a escuchar” si Francisco hubiera respondido los Dubia de los cuatro cardenales respecto a Amoris Laetitia.

Y es que… ¿Cuantas veces nos hemos preguntado como es posible que Bergoglio siga despreciando las dudas tan evidentes que se han manifestado además por los cauces adecuados, y que han sufrido un absoluto desprecio, mientras esta Iglesia “acoge y salva” a todos, menos a los que están atribulados por el incumplimiento de su propia normativa?

Lo dicho por mis hermanos… Para todas las variedades de pecado… ¿Quién soy yo…? Pero para los católicos rectos… ¡Te vas a enterar de quien soy yo!

Posiblemente se entere Meiattini de “quien es él…”; igual que nos vamos enterando otros humildes defensores de la verdad, y ahora, sin ir más lejos, Infovaticana.

Pero gozosa persecución, que se sufre por Cristo, luego es gloria.

Porque así, y paso a paso, Amoris Laetitia está herida de muerte…

¡Gracias Meiattini!

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios