Vicente Montesinos

 

2018-03-07-PHOTO-00002092

 

El mundo lo va a extrañar; y pronto será demasiado tarde para decirle cuánto lo amamos.

Un mundo que no leyó sus libros, ni sus encíclicas, ni su preciosa teología, ni sus profundas y bellas homilías…

Todo buen católico lo recordará como aquel hombre que fue Papa, y que con una valentía realmente varonil decidió apartarse por amor a la Iglesia…

Vas a morir tranquilo, amado Santo Padre.

Sin homenajes pomposos;  sin un cuerpo revestido con bellos ornamentos exhibido en San Pedro.

Sin miles de fieles llorándote y esperando a que la luz de tu cuarto se apague.

Vas a morir un día en silencio, en la soledad de tu retiro, con tu pequeña compañía espiritual.

¡Que gran lección de humildad!

Morirás como viviste; aún siendo Papa.

Morirás como lo expresara San Juan María Vianney: “Ved al Padre: vestido como un Rey, pero humilde como un campesino”

Morirás en silencio… ¡pero habrá fiesta en la Patria Celestial!

Siempre gracias. Siempre.

Siempre gracias. ¡Santidad!

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios