• Adoración y Liberación – 18 de octubre de 2017 – San Lucas
  • Vicente Montesinos



En aquel tiempo, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir. Y les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias….




En Este evangelio de hoy, día de San Lucas; Jesucristo nos presenta a los 72; ya que además de los 12, que era su círculo más íntimo; contaba con este grupo más amplio de colaboradores, que en el fondo no dejaban de ser igual de apóstoles que los demás, y a los que les invita al mismo compromiso; deber que también nos incumbe pues a todos nosotros. Es por ello que la evangelización no es cosa únicamente del Papa, de los obispos, o de los sacerdotes;  sino de todos y cada uno de los bautizados.

¡Poneos en camino! ¡Poneos a trabajar! El concepto de la Iglesia, pues, es muy claro: ser apóstol no es privilegio de unos pocos nada más, sino de todos nosotros. Privilegio por la Gracia, y obligación en el servicio. 

Hemos pues de ponernos delante de Dios; y preguntarnos, sin tapujos: ¿Qué estamos haciendo para que el Evangelio se extienda? La llamada de Jesucristo, que tan bien se refleja en esta pequeña Perla del Evangelio; no implica solo que seamos buena gente. Va más allá. ¡Poneos a trabajar! ¡Mirad que os envío como corderos en medio de lobos!

Jesús ya nos lo avisa: la tarea no es fácil. Ser apóstol en un mundo que desprecia en tantos ámbitos nuestra auténtica fe (cuando no dentro de nuestra propia casa) es duro, y complicado. Pero es nuestra misión, y la única forma de salvar nuestra alma, y de salvar las almas de tantos que no conocen a Dios. Cristo no engaña. Los que nos engañamos muchas veces somos nosotros.

¡No llevéis ni bolsa, ni alforja, ni sandalias! ¿Que nos está diciendo Jesucristo con esto? Que la mayor fuerza que tenemos para ser apóstoles no son nuestras cualidades, sino la confianza que depositemos en Dios Padre Todopoderoso. 
Adelante pues, en la tarea. Evangelizar y acercar almas a Cristo. Con la confianza puesta en Él; y sabiendo que seremos tratados como ovejas en medio de lobos. En pastos lejanos; … y también más cercanos. ¿Os suena? 

¡Hasta el cielo no paramos!

¡Feliz día y que Dios os bendiga! 

Anuncios