Perla del Evangelio de hoy: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos»

5 3

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial”




¿Cómo podríamos gustar a Dios si lo que deseáramos fuera quedar bien delante de los hombres? 

Nuestro público es Dios. Está bien si los hombres ven obras que den testimonio; pero que no sea nuestro fin la vanagloria. 

Nuestro fin es glorificar a Dios con nuestras vidas. Y el gusto por el aplauso y el reconocimiento no entra dentro de ese buen objetivo. 

 

                                  Vicente Montesinos

5 comentarios
  1. H. R. Pacios says

    El ejemplo es Jesucristo Nuestro Señor, nunca nosotros.

    Los Santos Evangelios, Palabra amadísima y tesoro nuestro, habla de justicia practicada en secreto. Esto debería plantearnos si eso de la JUSTICIA SOCIAL que tanto ha llenado las bocas de los políticos mundanos y de los políticos de la DSI es para servir a Dios o para servir al demonio por su hipocresía y fariseísmo. O se está con Cristo o contra Él. Justicia social o política, NO. Justicia en secreto, sin que sepa nuestra mano izquierda lo que hace nuestra mano derecha, justicia sin jactancia, SÍ.

  2. H. R. Pacios says

    En los últimos tiempos es muy frecuente oír y leer en medios católicos una demanda de obispos y sacerdotes en favor de la IGUALDAD, siguiendo el error de convertir la evangelización en acción política mundana y materialista, arrinconando el Nuevo Testamento y a Dios mismo, a Nuestro Señor Jesucristo. Pues bien:

    1º No existen dos seres humanos, animales o vegetales IGUALES ni los ha habido en toda la naturaleza. El hombre es único e irrepetible. La IGUALDAD es CONTRA NATURAL. La clonación es una aberración contra Dios mismo y la naturaleza por Él creada que traerá, a buen seguro, un JUSTO CASTIGO sobre la humanidad por permitirlo.

    2º Como muy bien señaló, entre otros muchos santos verdaderos, san Josemaría Escrivá de Balaguer en su famoso Camino, punto 46:
    “¿No crees que la IGUALDAD, tal como la entienden, es sinónimo de INJUSTICIA?” (evidentemente se refiere a la IGUALDAD en términos políticos y materialistas, nunca de fe, pues ningún santo defendió la IGUALDAD).

    3º Generalmente, cuando se habla de IGUALDAD se suele hacer referencia a la IGUALDAD ANTE LA LEY, un engaño en todo tiempo y lugar, pues tal cosa no existe (y los juristas lo saben mejor que nadie, aunque lo nieguen en público). Solo DIOS es JUEZ JUSTO y ecuánime. Ningún juez de la tierra es justo o ecuánime (véase 1 Co 6 lo que Dios nos dice a través de su discípulo San Pablo y los tribunales mundanos, a los que debemos despreciar todos los católicos. Para un católico no hay más ley que el NT y el Amor a Dios es el mayor MOTOR para nuestras conductas cada día). No hay igualdad ante la ley entre gobernantes (con impunidad por toda su irresponsabilidad disfrazada de inmunidad parlamentaria, licencia para todo tipo de latrocinio con engaño a la población) y gobernados (especialmente los católicos, mártires de la inmensa mayoría de sistemas, excepto los propios conforme al NT) en ningún lugar, tampoco entre adultos y niños, ni entre policías, militares y jueces y el resto de la población civil, ni entre los que tienen más recursos para pleitear que entre los pobres, ni entre los juristas y los que no conocen la ley, etc. La justicia humana parte de preceptos de hombres, siempre arbitrarios, políticos y casi siempre contra Dios y su Palabra. Lo de la IGUALDAD ANTE LA LEY es una estafa y un católico no ha de predicar estafas ni creer en ellas. Los que aman la Verdad odian el engaño.

    4º Para Dios Nuestro Señor unos heredarán el Reino de los Cielos y otros el Infierno eterno según su conducta. No hay IGUALDAD que valga para Nuestro Amadísimo Señor Jesucristo. Sostener otra cosa es predicar en vano lo que no es el NT. Por eso es importantísimo el arrepentimiento y la penitencia, así como mantener una conducta vigilante (¡Velad!, porque no sabéis cuándo llegará el Día) y estar en Gracia de Dios. Y no es igual el trigo y la cizaña, ni los hijos de Dios que los hijos de las tinieblas, ni la estirpe de la mujer y la de la serpiente satánica. La IGUALDAD es mundana y materialista, no espiritual. La IGUALDAD es un engaño político más para arrastrar almas al infierno con la MENTIRA.

    5º Si se retribuye igual a dos personas que rinden de modo desigual se penaliza el esfuerzo y se premia la indolencia. Siempre y en todo lugar ha sido así (incluso en los países comunistas con su engaño de la IGUALDAD REAL). La IGUALDAD conviene al pródigo, no al frugal, conviene al hedonista, no al que se mortifica, al indolente y no al sacrificado, al despilfarrador y vividor, no al austero y ahorrador, al irresponsable, pero no al responsable, etc. La IGUALDAD, valor no católico y sí marxista y materialista, es satánica. Predicar la IGUALDAD no es servir a Dios (no figura en los Evangelios ni en el NT la IGUALDAD como virtud), sino a la política, a quedar bien ante el mundo, no ante Dios. Y la IGUALDAD de trato al criminal con el de la víctima clama al Cielo. Dios no tratará igual a los que ponga a su derecha de los que ponga a su izquierda en el Juicio Final, por mucho que se predique lo contrario a Mt 25 31-46.

    6º El hombre y la mujer, criaturas de Dios, NO SON, NI HAN SIDO NI SERÁN IGUALES, ni física, ni psíquica, ni biológica, ni espiritualmente, gracias a Dios. Son COMPLEMENTARIOS, pero no IGUALES. Como tampoco ningún ser humano es igual a otro. La IGUALDAD de sexos es satánica. Es propia de los que ODIAN a Dios y quieren destruir la naturaleza por Él creada. Los que defienden la IGUALDAD REAL entre hombres y mujeres o bien no saben lo que defienden (insensatos), o bien son unos siervos del demonio. Nada hay más satánico que afeminar al hombre y masculinizar a la mujer, camino seguro para su perpetua desdicha. Los que defienden tal aberración satánica, hoy por desgracia la mayoría de instituciones internacionales y gobiernos, partidos políticos, sindicatos, osgs, logias masónicas, etc., son enemigos acérrimes de Dios, del MATRIMONIO, de la paternidad, de la maternidad, de la familia, del amor conyugal, de la castidad, del pudor, de la discreción, de la humildad, de la nobleza y la sinceridad y de todo lo bueno y santo. Quien sirve a la IGUALDAD REAL sirve al demonio, luego que no espere otra cosa que el Infierno si no se retracta y se arrepiente con penitencia a tiempo.
    Y los niños y niñas no son IGUALES a sus padres, aunque las serpientes satánicas quieran sembrar cizaña en cada familia con la IGUALDAD para malcriarlos en escuelas e institutos, fuera del alcance familiar, y enemistarles interesadamente con sus padres. Tampoco son IGUALES los mayores a los que se les debe respeto y cariño siempre. San Pablo no transmite en sus cartas inspiradas por el Señor, IGUALDAD. Los que se sacan de la manga la IGUALDAD lo harán de otras fuentes políticas, pero no de Dios. Y no es IGUAL la responsabilidad de unos y la de otros, la de un rey a la de un ciudadano anónimo, p. ej.

    7º Engañar NO es católico, sino demoníaco. Todo hombre o mujer NO ama IGUAL a Dios que a los demás. A Dios se le adora en exclusiva, se le ama con todo el corazón, el alma, la mente y todo el ser. A Dios se le ama conociéndole, y se le conoce a través del NT, meditando su lectura detenida con corazón propio de un niño (nadie puede acercarse a Dios con soberbia. Ante Dios solo es posible orar con humildad y confianza. Nadie puede recibir el Reino de los Cielos si no se hace niño) y rezando. Después de Dios se ama a su Santísima Madre, la Bienaventurada e Inmaculada Virgen María. Y después a todos nuestros seres queridos, santos, santas, arcángeles y ángeles. Pero en IGUALDAD no.
    Y, tanto marido como mujer, NO AMAN a cualquiera. El amor conyugal es exclusivo y recíproco por Santísima Voluntad de Dios, que es quien ha querido unir a hombre y mujer en matrimonio, sacramento divino y regalo al hombre para que no esté solo. Y Dios manda en los corazones que a Él se abren porque le aman sobre todas las cosas. El amor es Voluntad de Dios, nuestro creador. Un misterio, como la vida misma.
    No se puede dar pábulo a la satánica afirmación de los materialistas sin Dios de que “uno ama a quien quiere” con respecto a la abominación enferma de la homosexualidad, porque ésta es depravación contra Dios como indica 1 Rm y condena a MUERTE para los que no dejan esa perversidad arrepentidos, como tampoco “ama” el cliente a la prostituta, el mancebo o manceba a su amante, el promiscuo a su par en la cama, ni ninguna otra perversidad e impureza de los que solo buscan el placer ególatra narcisista utilizando al otro/a.
    El amor es un misterio y viene de Dios. Sin Dios no amamos a nada ni a nadie. Sin Dios no hay amor que valga. Jesucristo es vid, nosotros sarmientos. Y el sarmiento que no da fruto se corta y se echa al fuego.
    El amor implica donación y anteposición del bien de Dios y del prójimo al propio. El amor es la razón de existir de todos, lo más noble y bueno. Quien no ama es extremadamente desgraciado. Porque Dios nos donó hasta su Preciosísima Vida por nuestro bien supremo, nuestra salvación eterna, y no hay mayor amor que el que da la vida por sus amigos. Así, como amigos, nos trató el Señor, a pesar de nuestra ingratitud, indignidad e infidelidad. Si la gente meditara esto, cuántas barbaridades nos evitaríamos todos. Pero nada, la actitud más bien es la de soberbia egocéntrica y vanidosa sin tope, la de decir “quién es ese Dios para decirme a mí nada o para darme lecciones de moral, me busco otro “dios” que sea conforme a mis placeres como Nerón”. Luego a llorar y rechinar dientes.

    8º NO hay IGUALDAD entre los católicos y los seguidores de falsos profetas, los herejes y blasfemos, los miembros de sectas en cuanto a la fe en Dios verdadero. NO hay IGUALDAD de culto ni IGUALDAD de Dios al que se adora. No es válido decir que se ama a Dios con cualquier secta o grupo, que da igual cómo se quiera a Dios y lo que se haga, que solo la “fe” salva. No. Solo los católicos verdaderos aman a Dios Verdadero, encarnado en Nuestro Señor Jesucristo, cumpliendo el NT. Los hinduístas, budistas, sintoístas, ortodoxos, protestantes, anglicanos, musulmanes, etc. son IDÓLATRAS, no aman a Dios, sino a un ÍDOLO, como los antiguos egipcios con Osiris, los griegos con Zeus, los romanos con Júpiter y los emperadores, etc., por mucho que el papa diga lo contrario o sea muy diplomático y político con ellos. No se les hace ningún favor no recordándoselo para que se conviertan, aunque se enfaden con nosotros y nos persigan. El deber de un católico es recordárselo, es decir, sembrar la semilla y retirarse. Luego Dios hará lo que sea su Santísima Voluntad, pues unas semillas caen en camino, otras entre pedregales, otras entre maleza y otras en tierra buena.

    9º NADIE es tan grande, bueno y poderoso como DIOS TODOPODEROSO, nadie es IGUAL A DIOS. Dios es infinitamente bueno y misericordioso, Dios es perfecto, Dios es infinitamente justo, Dios es infinitamente sabio y santo, Dios TODO lo puede si se lo pedimos con humildad y confianza, con amor intenso por Él.
    Solo el DEMONIO quiso IGUALDAD con Dios, no se subordinó a Él y se reveló, quiso incluso adoración: “Todo esto te daré si postrándote ante mí me adoras”. Por eso al demonio no cabe decirle otra cosa que “AL SEÑOR TU DIOS ADORARÁS Y A ÉL SOLO DARÁS CULTO”. Pregúntenle a todos los que tanto hablan de IGUALDAD si realmente admiten a DIOS por encima de ellos, si realmente confían en Dios o en los políticos, científicos, hechiceros, sectas, famosos, medios, etc. Pregúntenles. A ver quién es “IGUAL” a Dios.

    QUIS UT DEUS?

  3. H. R. Pacios says

    El PRINCIPIO DE SUBSIDIARIEDAD.

    Cierto es que San Pablo pide sumisión a los poderes terrenales. No vamos a saltarnos el Stop en carretera porque no nos pueda ver y multar ningún guardia de tráfico o porque estemos en contra de esa señal. Obedecemos las señales de tráfico para que se pueda conducir sin incidentes y mucho antes sin accidentes, pero antes OBEDECER A DIOS QUE A LOS HOMBRES.

    El principio de subsidiariedad parece, ojo, parece, no digo que lo sea, un INVENTO de los magnates y políticos que han impuesto a la Iglesia de Jesucristo, la Católica Apostólica (como antiguamente al papa Clemente V le impusieron en 1312 la disolución de las benditas órdenes templarias, esas que enaltecían a los humildes y humillaban a los soberbios nobles codiciosos de tierras) por medio de papas, cardenales, arzobispos y obispos. Implica sumisión del creyente no a Dios, sino al ESTADO. La FE se PROPONE, pero el ESTADO SE IMPONE, salvo que el Estado quede descuartizado y todos sus defensores ardan en el infierno por ateos idólatras tras ser aniquilados como nos describe Ap 19 ya que se han pasado ya de listos hace muchos pueblos. Implica también, el principio de subsidiariedad, una confianza casi ciega en los políticos, como si éstos persiguiesen eso que llaman el “bien común”, común, claro está, a todos los políticos, ladrones, fariseos, hipócritas, mentirosos, traidores, cobardes, embusteros sin alma, manipuladores y siervos de satanás sin excepción. El principio de subsidiariedad viene a ser algo así como la inversión del mandato de Dios mismo, según el cual, no se hizo el hombre para el sábado, sino el sábado para el hombre. Los fariseos de nuestro tiempo, esos demócratas, políticos y adláteres, han invertido esa pirámide natural que sitúa a Dios en la cima, el hombre bajo Dios a su servicio y para Gloria de Dios, y el Estado para servicio del hombre. Ahora, principio de subsidiariedad refrendador por medio, el hombre ha de servir al Estado y estar bajo el mismo esclavizado en todo orden de su existencia (privado incluído), quedando Dios totalmente excluido de todo ámbito público (Dios quiera que no de sus templos católicos apostólicos, porque si eso llegara a suceder, que nadie rece por impedir su Santísima Cólera sobre los malvados sean quienes sean. Sin DIOS no queremos vivir ni un solo segundo, así de claro. Solo faltaría que nos expulsasen a Dios de las parroquias y lo sustituyeran por una asamblea hereje y blasfema del estilo de las de Madrid 1936. Dios Todopoderoso lo impida) porque a los estadólatras o democraticólatras, inmensa mayoría cual borregos con cuernos tras el lobo, así lo quieren al resultarle sumamente molesto a sus conciencias cada vez más moribundas.

    El principio de subsidiariedad es una transgresión clarísima del mensaje de Nuestro Señor Jesucristo de abandono en la Providencia en la que tantos santos y santas de todos los tiempos nos han insistido y que tan silenciados y censurados han sido por la mundana y política DSI. El principio de subsidiariedad implica un engaño consistente en que los católicos no podemos vivir sin Estado ni políticos, cuando a quien necesitamos es a Dios Nuestro Señor para todo, pues sin Él no somos nada ni nada podemos (como bien nos recuerda San Pablo. Los soberbios ateos sin Dios, creen con una vanidad extrema que ellos mismos pueden algo así como evitar morir en las próximas horas, que son dueños de sus vidas y hacen con ellas lo que “quieren” y que no necesitan a Dios para nada. Así de necios son los ateos, soberbios hasta el infinito que no aprovechan los escasos días de oportunidad de convertirse que Dios, en su Infinita Misericordia, les ofrece antes de que su rechazo a Dios sea eterno e irreversible) y, por supuesto, a sacerdotes santos, almas consagradas y de contemplación que recen por nosotros (las verdaderas joyas más valiosas de la tierra, esos hermanos y hermanas valen, cada uno de ellos y ellas, más que todas las estrellas del cielo. Que Dios se lo pague en lo más alto del Cielo) y mayor poder para los que viven en pobreza, castidad y obediencia a Dios, los misioneros consagrados y no consagrados, que son los que deberían tener el poder sobre las naciones y que la tendrán a buen seguro cuando Dios vuelva para establecer su Reino Eterno.

    El principio de subsidariedad transgrede el Génesis, cuando Dios prescribe al hombre que viva del sudor de su frente, no de la frente de la de los demás, CARIDAD CRISTIANA a la que estamos todos obligados y de la que somos todos deudores infinitos, especialmente con la CARIDAD DE JESUCRISTO Y SU SANTÍSIMA PASIÓN, aparte. Lo transgrede además, porque subordina la Iglesia a los que con toda maldad tratan de hacer ver al mundo, con todo tipo de engaño, que la pobreza del hombre es consecuencia directa de la riqueza de otro, cuando el mismo Dios nos dejó bien claro con lo de “espinas y abrojos te dará” que la pobreza es algo connatural al hombre desde Adán y Eva fuera del Paraíso, aunque también los poderosos oprimen a las naciones. ¿Cuando existió el contra natura anticristo marxista en el mundo antes del infamemente ateo siglo XIX, el de la prosperidad industrial europea con cada vez más gente saliendo de la pobreza rural y el penoso laborar del campo hacia las ciudades o hacia América? ¿Cuándo existió comunismo en USA antes que en los últimos años y de mano de niños y niñas bien malcriados que no han trabajado de verdad en su puñetera vida, que han vivido a cuerpo de rey y han asistido a las “mejores unis progres” y sin una uña de frente, que ni siquiera dos dedos (todos ateos, por supuesto, que esa es la clave del triunfo del anticristo marxista en el mundo)? ¿Viene el marxismo de la “demanda altruista de bien y mejoras para los pobres y oprimidos” (justo cuando más próspero es un país, porque el marxismo no surgió en África, Asia o cualquier país pobre ni ninguna civilización anterior mucho más pobre que la actual, pero más sensata y con más fe, esperanza y caridad, blindaje contra la locura marxista) o del intento de aprovecharse del sufrimiento ajeno con siembra de cizaña en beneficio propio como siempre hace el demonio tentándonos y venciéndonos si no nos aferramos al Único que nos puede salvar y ayudar, Jesucristo? ¿En qué lugar y civilización evangelizados anteriores quisieron los pobres antes abolición de la propiedad privada a tener en propiedad tierra, casa y ganado como Dios manda en el decálogo, socialización de la mujer y el adulterio antifamilia en lugar de castidad y natural monogamia en todo tiempo y lugar, abolición de la patria y la religión en lugar de amor por la patria y, por encima de todo y todos, amor a Dios Nuestro Señor, de quien obtenemos TODO lo bueno de la vida, y las demás monstruosidades satánicas y contra naturales del marxismo (desde el más moderado o socialdemocracia al más radical o bolchevique) frente a la bondad inconmensurable que trae la Fe vivida en Jesucristo, Dios verdadero?

    El principio de subsidiariedad atribuye al Estado una AUTORIDAD que solo corresponde al Dios Nuestro Señor Todopoderoso, que hace llover sobre justos e injustos, sobre tierras y campos, para que nazcan y crezcan las cosechas, las frutas y hortalizas, para que paste el ganado y, así, podamos comer cada día con o sin agradecimiento al Señor en cada hogar, por los alimentos (mejores o peores) de la mañana, mediodía y noche. Una autoridad, la del Estado usurpador, no católico y apostólico, que consiste en ordenar la vida de los hombres y mujeres a conveniencia de quien detenta el poder amparado por un ejército (suele ser uno, monopolio de las armas) y unas fuerzas policiales, unos jueces sectarios, unos medios de manipulación que no comunicación, y una masa de vendidos y títeres a cambio de un plato de lentejas, todos a sueldo del poderoso, que imponen la ley de los poderosos, preceptos de hombres cada vez más enemigos de Dios, por las buenas o por las malas por mucho que los apesebrados del poder digan que el suyo es un poder “legítimo” amparado por el “pueblo” en unas “elecciones libres” de un “estado de derecho” “democrático”, excusa para ejercer el poder totalitario absoluto arbitrario extremo como en la URSS lo ejercieron de Lenin a Gorbachov en aquella DEMOCRACIA de obreros y campesinos (los que no fueron exterminados) según la constitución de Stalin de 1936.

    El principio de subsidiariedad es RESPONSABLE del robo (y el ROBO es pecado mortal y declaración de guerra a Dios mismo aunque lo nieguen las más altas autoridades eclesiales. Una cosa es DONACIÓN y otra ROBO, aunque lo silencien sospechosísimamente por estar amenazados) perpetrado por políticos en el gobierno con impuestos y cotizaciones sociales impuestas coactiva y dictatorialmente a miles de millones de hombres y mujeres que no han podido elegir libre y responsablemente si contribuir o no, beneficiándose o no lógicamente de esa contribución, y, por tanto, RESPONSABLE de todas las desgracias que esos impuestos y cotizaciones han acarreado a centenares de millones de individuos en todas las naciones: ruina, desempleo involuntario, coacción, cárcel, asesinato, chantajes, intimidación “legal”, terror, sobornos, suicidios, pobreza extrema, expolio, solidaridad forzada e interesada, huidas y exilios, desincentivo a trabajar, invertir, ahorrar, emprender, innovar, hacer trabajar a la creatividad, formarse, prosperar, etc. El principio de subsidiariedad se ha hecho corresponsable, con los políticos, de las monstruosidades sin límite de los impuestos (siempre robo a los más pobres, porque los ricos recuperan la contribución con los intereses de la deuda pública, cada vez más abultada y con otro tipo de prebendas) y cotizaciones sociales (estafa piramidal de la seguridad social, una lacra para generar riqueza y dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, etc. según nos muestra Mt 24, 31-46). Nuestro Señor Jesucristo afirmó: “DAR al César lo que es del César”, pero ¿se DAN los impuestos y cotizaciones o se PAGAN coactiva y dictatorialmente aunque no se pare de hablar de “estado de derecho” y de “libertad”? ¿Sabemos la diferencia entre DAR/DONAR y PAGAR POR LA FUERZA o hay que volver al capítulo 5 de barrio sésamo? ¿La Fe, la Esperanza y la Caridad se PROPONEN y el ESTADO se IMPONE? ¿Qué somos, tontos, tontitos, tontorrones, tontazos, …? ¿Hay algo que hace el Estado que no puedan hacer libre, voluntaria y responsablemente los individuos, incluso de modo más eficiente y caritativo verdaderamente? ¿La Caridad ha de ser obligatoria, ha de imponerse, ha de pagarse al entrar a misa, al ir a confesarse, al ir a comulgar (donde se puede, porque hoy ya no se sabe si hay realmente Eucaristía o no con lo del ritual luterano tan extendido de dejar algo en la mano y de pie)? ¿Y si lo más importante no se impone, porqué sí el pago de las pensiones de políticos, sindicalistas, patronos, etc.?

    El principio de subsidiariedad es respaldo cobarde y traidor a la SATÁNICA INTROMISIÓN TOTALITARIA Y DICTATORIAL de los gobiernos y políticos en cuestiones morales con: divorcio, legalización de la pornografía, aborto, anticonceptivos, abortivos, eutanasia, matriDEMONIO homosexual, amancebamiento de parejas de hecho, divorcio express, vientres de alquiler, esperma donado en clínicas, compra venta de niños y niñas para adopción como mascotas, prostitución de todo tipo, incluso infantil, despenalización del adulterio, promoción de la promiscuidad, promoción de la “educación” sexual, tapadera de la destrucción de niños y niñas en cuerpo (ETS) y alma, con su corrupción y su imposibilidad para formar familias cristianas al faltar a la castidad cuando lleguen a adultos (quién quiere una madre prostituta o un padre putero), ideología de género destructora de vínculos conyugales y de siembra de cizaña y violencia entre hombre y mujer, ideología depravada en extremo lgtbi, masculinización de niñas, afeminamiento de niños, adoctrinamiento en el anticristo marxista generalizado, etc. Por todo ello ha de responder también el principio de subsidiariedad que no figura en lado alguno del Nuevo Testamento. Por ello, y por ponerse del lado de la raza de satanás, que es la que defiende todo eso, incluso apelando inquisitorialmente a la “tolerancia”, “inclusividad”, “piedad”, y demás engaños satánicos, para imponer su dictadura satánica contra Dios y la raza de la mujer.

    El principio de subsidiariedad es un respaldo al anticristo marxista, pues acepta todos sus presupuestos del judío alemán del satánico Manifiesto Comunista: clases sociales (lo único que hay es ricos y pobres, lo otro son COMPLEJOS de clase que los desalmados líderes rojos que los han inoculado muy hábilmente como serpientes demoníacas, han aprovechado y aprovechan hoy en su favor cada día en su siembra interminable de cizaña, por supuesto que siempre mortal para las víctimas que logran engañar, especialmente los que sufren y los pobres, siempre aniquilados en sus sistemas marxistas), explotación (muy mal entendida como apropiación de una “plusvalía” indeterminada por el empresario, cuando los salarios son bajos o altos, sin más, pero la explotación, en el sentido estricto del NT es simple y llanamente, no pagar el jornal al jornalero, y no el no pagarle lo mismo al que lleva desde primera hora en la viña que al último en llegar a trabajar, pues el dueño de la viña no ha de dejar de ser bueno porque el marxista de turno tenga mal ojo), justicia social, solidaridad obrera, igualdad, etc. El principio de subsidiariedad ha de responder ante Dios Todopoderoso de la pobreza extrema, el hambre, el terror, la pérdida de libertad, la desnaturalización de hombres y mujeres, el desempleo masivo, el hambre como arma política, la exclusión de Dios de todo ámbito (hospitales, juzgados, universidades, institutos, etc.), el crimen, la corrupción, la delincuencia, las mentiras continuas, los latrocinios,… que han generado políticos marxistas o pro marxistas de uno y otro signo desde el idolatrado Estado, asumiendo unas funciones que ni los más soberbios y vanidosos ególatras emperadores romanos desde Nerón a Diocleciano se atrevieron a asumir.

    Que Dios Todopoderoso destruya esa hipocresía farisea política del principio de subsidiariedad de toda alma consagrada y no consagrada. El católico ha de practicar lo que viene en el Nuevo Testamento, especialmente la caridad cristiana de la que nos habla San Pablo, no lo que viene en la doctrina social o socialista de la Iglesia, impuesta coactivamente a papas y vicarios por los que no quieren ni creen en el Señor.

  4. H. R. Pacios says

    La SOLIDARIDAD frente a la CARIDAD CRISTIANA.

    Lo que enseña DIOS NUESTRO SEÑOR, JESUCRISTO, es decir, LA CARIDAD, EL AMOR AL PRÓJIMO:

    Mt 6, 1-4: “Cuidad de no practicar VUESTRA JUSTICIA delante de los hombres para que os vean; en tal caso no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. Así que, cuando hagas limosna, NO LO VAYAS TROMPETEANDO POR DELANTE COMO HACEN LOS HIPÓCRITAS en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; OS ASEGURO QUE CON ESO YA RECIBEN SU PAGA. Tú, en cambio, CUANDO HAGAS LIMOSNA, QUE NO SEPA TU MANO IZQUIERDA LO QUE HACE TU DERECHA. Así tu limosna quedará EN SECRETO, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará”.

    Mt 15, 7-9: “¡Hipócritas! Bien profetizó de vosotros Isaías cuando dijo:
    Este pueblo ME HONRA CON LOS LABIOS, PERO SU CORAZÓN ESTÁ LEJOS DE MÍ. En vano me rinden culto, pues ENSEÑAN DOCTRINAS QUE SON PRECEPTOS DE HOMBRES”.

    Lc 3, 10-14: La gente le preguntaba: “Entonces, ¿qué debemos hacer?” Él les respondía: “El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, que haga lo mismo” Vinieron también publicanos a bautizarse, que le preguntaron: “Maestro, ¿qué debemos hacer?” Él les respondió: “No exijáis más de lo que os está fijado” Le preguntaron también unos soldados: “Y nosotros ¿qué debemos hacer?” Él les contestó: “No hagáis extorsión a nadie; no hagáis denuncias falsas y contentaos con vuestra soldada”.

    Lc 10, 29-37: Pero él, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: “¿Y quién es mi prójimo?”
    Jesús respondió: “Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos que, después de despojarle y darle una paliza, se fueron, dejándolo medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote que, al verlo, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio lo vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él y, al verlo, tuvo compasión. Se acercó, vendó sus heridas y echó en ellas aceite y vino; lo montó luego sobre su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al posadero, diciendo: `Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva´ ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los bandidos?” Él respondió: “El que practicó la misericordia con él”. Díjole entonces Jesús: “Vete y haz tú lo mismo”.

    Lc 16, 14-15: Estaban oyendo todas estas cosas los fariseos, QUE SON AMIGOS DEL DINERO, y se burlaban de Él. Pero Él les dijo: “Vosotros OS LAS DÁIS DE JUSTOS DELANTE DE LOS HOMBRES, pero Dios os conoce por dentro; y PARA DIOS ES ABOMINABLE LO QUE LOS HOMBRES CONSIDERAN ESTIMABLE”

    Jn 5, 44: “¿Cómo podéis creer vosotros, que aceptáis gloria unos de otros, y no buscáis la gloria que viene del único Dios?”

    Jn 12, 43: “Sin embargo, incluso muchos magistrados creyeron en Él; pero no lo confesaban por los fariseos, para NO SER EXCLUIDOS DE LA SINAGOGA, porque PREFIRIERON LA GLORIA DE LOS HOMBRES A LA GLORIA DE DIOS”

    Jn 13, 34-35: “Os doy un mandamiento nuevo: QUE OS AMÉIS LOS UNOS A LOS OTROS; QUE, COMO YO OS HE AMADO, ASÍ OS AMÉIS TAMBIÉN ENTRE VOSOTROS. Todos conocerán que sois discípulos míos en una cosa: en que os tenéis amor los unos a los otros”.

    Jn 15, 1-2: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Él corta todo sarmiento que en mí no da fruto, y limpia todo el que da fruto, para que dé más fruto”

    Jn 16, 27: “pues el Padre mismo os quiere, porque me queréis a mí y creéis que salí de Dios.”

    Rm 1, 9: “Dios, a quien doy culto en mi espíritu PREDICANDO EL EVANGELIO DE SU HIJO, es testigo de lo mucho que me acuerdo de vosotros”

    Rm 3, 5-6: “Pero si NUESTRA MALDAD REALZA LA JUSTICIA DE DIOS, ¿diremos acaso que Dios es injusto porque DESCARGA SU IRA SOBRE NOSOTROS? (Hablo en términos humanos). ¡De ningún modo! Si Dios fuera injusto, ¿cómo podría juzgar al mundo?”

    Rm 6, 16: “¿No sabéis que, si os ofrecéis a alguien para obedecerle, os hacéis esclavos de ése a quien obedecéis? Así, la ESCALVITUD AL PECADO CONDUCE A LA MUERTE, y la OBEDIENCIA A DIOS, A LA JUSTICIA”

    1 Co 13, 1-13: Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; SI NO TENGO CARIDAD, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. Ya podría yo tener el don de profecía y conocer todos los misterios y toda la ciencia o poseer una fe capaz de trasladar montañas; SI NO TENGO CARIDAD, NADA SOY. Ya podría yo repartir todos mis bienes, e incluso entregar mi cuerpo a las llamas; SI NO TENGO CARIDAD, nada me aprovecha.
    La CARIDAD es PACIENTE Y BONDADOSA; la caridad NO ES ENVIDIOSA, NO ES JACTANCIOSA NI ORGULLOSA; ES DECOROSA; NO BUSCA SU INTERÉS; NO SE IRRITA; NO TOMA EN CUENTA EL MAL; NO SE ALEGRA DE LA INJUSTICIA; SE ALEGRA CON LA VERDAD. TODO LO EXCUSA. TODO LO CREE. TODO LO ESPERA. TODO LO SOPORTA.
    La CARIDAD NO ACABARÁ NUNCA; en cambio desaparecerán las profecías, cesarán las LENGUAS y DESAPARECERÁ LA CIENCIA. En realidad nuestra CIENCIA ES PARCIAL, y parcial nuestra profecía; pero CUANDO VENGA LO PERFECTO, DESAPARECERÁ LO PARCIAL. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero, al hacerme hombre, dejé todas las cosas de niño. Ahora vemos como en un espejo, de forma borrosa; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré tal como soy conocido. Ahora subsisten la FE, la ESPERANZA y la CARIDAD, estas tres realidades. PERO LA MAYOR DE TODAS ELLAS ES LA CARIDAD.

    1 Co 14, 1: Buscad la CARIDAD, pero aspirad también a los dones espirituales,

    Ga 6, 10: Por tanto, mientras tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos, pero especialmente a nuestros hermanos en la fe.

    Flp 1, 9: Y pido en mi oración que vuestro amor crezca cada vez más en conocimiento y todo tipo de experiencia, para que podáis aquilatar lo mejor y lleguéis limpios y sin tropiezo al Día de Cristo, cargados de los buenos frutos que vienen de Jesucristo, PARA GLORIA Y ALABANZA DE DIOS.

    Flp 2, 1-11: Así pues, si hay una exhortación en nombre de Cristo, un estímulo de amor, una comunión en el Espíritu, una entrañable misericordia, colmad mi alegría, teniendo un mismo sentir, un mismo amor, un mismo ánimo, y buscando todos lo mismo. NO HAGÁIS NADA POR AMBICIÓN O VANAGLORIA, sino con HUMILDAD, considerando a los demás superiores a uno mismo, y SIN BUSCAR EL PROPIO INTERÉS, SINO EL DE LOS DEMÁS. Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo:
    El cual, siendo de condición divina, no codició ser igual a Dios, SINO QUE SE DESPOJÓ DE SÍ MISMO tomando condición de esclavo. Asumiendo semejanza humana y apareciendo en su porte como hombre, SE REBAJÓ A SÍ MISMO, haciéndose obediente hasta la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al nombre de Jesús TODA RODILLA SE DOBLE en los cielos, en la tierra y en los abismos, Y TODA LENGUA CONFIESE QUE CRISTO JESÚS ES EL SEÑOR PARA LA GLORIA DE DIOS PADRE.

    St 2,14-17: ¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: “Tengo fe”, si NO TIENE OBRAS? ¿Acaso podrá salvarle la fe? Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario, y alguno de vosotros les dice: “Id en paz, calentaos y hartaos”, pero NO LES DAIS LO NECESARIO PARA EL CUERPO, ¿DE QUÉ SIRVE? PUES ASÍ TAMBIÉN LA FE; SI NO TIENE OBRAS, ESTÁ REALMENTE MUERTA”

    St 2, 20-21: ¿Te enterarás de una vez, INSENSATO, que LA FE SIN OBRAS ES ESTÉRIL? Abrahán, nuestro padre, ¿no alcanzó la justificación por las obras cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿Ves como la fe cooperaba con sus obras y, POR LAS OBRAS, LA FE ALCANZÓ SU PERFECCIÓN?

    St 4, 13-17: Tened en cuenta una cosa los que decís: “Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad, pasaremos allí el año, negociaremos y ganaremos dinero”. ¿Cómo habláis así, SI NI SIQUIERA SABÉIS QUÉ SERÁ MAÑANA DE VUESTRA VIDA? ¡Sois vapor de agua que aparece un momento y después desaparece! En lugar de decir: “SI EL SEÑOR QUIERE, viviremos y haremos esto o aquello”, os jactáis y fanfarroneáis, sin advertir que toda jactancia de este tipo es mala. AQUEL, PUES, QUE SABE HACER EL BIEN Y NO LO HACE, COMETE PECADO.

    1 Jn 2, 5: Pero quien guarda SU PALABRA tenga por cierto que el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud. En esto conocemos que estamos en él.

    1 Jn 4, 8: Quien no ama no ha conocido a Dios, porque DIOS ES AMOR.

    NI UNA SOLA ALUSIÓN A LA ​SOLIDARIDAD​ EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS. ESO SÍ, SOLIDARIDAD EN TODA HOMILÍA-MÍTIN Y EN TODO MEDIO FARISEO HASTA EN LA SOPA. ​VEREMOS SI SON TAN MITINEROS DELANTE DE DIOS NUESTRO SEÑOR, QUE NOS MANDÓ PREDICAR LOS EVANGELIOS, LA CARIDAD CRISTIANA, EL AMOR AL PRÓJIMO Y NO LA SATÁNICA POLÍTICA CON SU FARISEA E HIPÓCRITA SOLIDARIDAD.

    Lo que enseña la DOCTRINA DE HOMBRES, que no de DIOS:

    Catecismo de 1992:

    953 La comunión de la caridad: En la “comunión de los santos”, “ninguno de nosotros vive para sí mismo; como tampoco muere nadie para sí mismo” (Rm 14, 7). “Si sufre un miembro, todos los demás sufren con él. Si un miembro es honrado, todos los demás toman parte en su gozo. Ahora bien, vosotros sois el Cuerpo de Cristo, y sus miembros cada uno por su parte” (1 Co 12, 26-27). “La caridad no busca su interés” (1 Co 13, 5, cf 10, 24). El menor de nuestros actos hecho con caridad repercute en beneficio de todos, en esta “solidaridad” entre todos los hombres, vivos o muertos, que se funda en la comunión de los santos. Todo pecado daña a esta comunión.

    A buen seguro que es salvajemente herético y ofensivo a Jesucristo Nuestro Señor, Dios y Hombre verdadero, Salvador y Redentor del mundo, igualar CARIDAD CRISTIANA Ó AMOR AL PRÓJIMO, con la SOLIDARIDAD, mundana, interesada, política, materialista y jactanciosamente farisea. Allá cada cual con lo que quiera creer y predicar. Politizar los Santos Evangelios es instrumentalizar a Dios a conveniencia satánica de cada grupo de presión. Que Dios se apiade de quien intente instrumentalizarle a favor de sus mezquinos intereses económico materialistas fariseos, sea el “proletarios del mundo uníos” o el “socio de la sociedad de capital que ha de responder solidariamente de las pérdidas, incluso con su patrimonio personal”. La solidaridad no es de Dios. Es hereje y blasfemo sostener lo contrario. Ni siquiera aparece en ningún libro de la Bíblia, por lo que introducirla en ella es HEREJÍA.

    1699: La vida en el Espíritu Santo realiza la vocación del hombre (Capítulo primero). Está hecha de caridad divina y “solidaridad” humana (Capítulo segundo). Es concedida gratuitamente como una Salvación (Capítulo tercero).

    Otra vez generando confusión entre lo divino y lo humano y llevando a los creyentes a la perdición de la mundanidad. La vida en el Espíritu Santo no tiene nada, absolutamente nada que ver, con la solidaridad, mundana y siempre interesada.

    1849: El pecado es una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta; es faltar al amor verdadero para con Dios y para el prójimo, a causa de un apego perverso a ciertos bienes. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la “solidaridad” humana. Ha sido definido como “una palabra, un acto o un deseo contrarios a la ley eterna” (S. Agustín, Faust. 22, 27; S. Tomás de A., s. th, 1-2, 71, 6).

    El pecado atenta contra la caridad, contra el amor a Dios y al prójimo, no contra la solidaridad. Por ejemplo, una reacción desproporcionada contra un delincuente es pecado, pero la víctima vengativa no es solidario con el delincuente para nada de nada (y mucho menos el recíproco), aunque ha de ser caritativo con él.

    1939 El principio de “solidaridad”, expresado también con el nombre de “amistad” o “caridad social”, es una exigencia directa de la fraternidad humana y cristiana (cf SRS 38-40; CA 10):
    Un error, “hoy ampliamente extendido, es el olvido de esta ley de solidaridad humana y de caridad, dictada e impuesta tanto por la comunidad de origen y la igualdad de la naturaleza racional en todos los hombres, cualquiera que sea el pueblo a que pertenezca, como por el sacrificio de redención ofrecido por Jesucristo en el altar de la cruz a su Padre del cielo, en favor de la humanidad pecadora” (Pío XII, enc. “Summi pontificatus”).

    Bien dice Pio XII que la solidaridad es DICTADA E IMPUESTA, como los solidarios IMPUESTOS Y SUBVENCIONES, robo y pecado mortal, es decir, NO LIBRE. Pero NADA dicen los Evangelios de la solidaridad, sí de la CARIDAD O AMOR AL PRÓJIMO, siempre libre, pues Dios respeta el libre albedrío, mientras que los que hablan de solidaridad jamás, salvo cuando les conviene para la solidaridad con ellos mismos o sus grupos de presión colectivistas o colectivos sociales. Siempre pide solidaridad el que la quiere consigo y su grupo o el que quiere anunciarla a son de trompetas para ser alabado por la gente.
    Calificar la amistad, donación desinteresada al amigo, amor al prójimo, en este caso el amigo, como solidaridad es otra HEREJÍA en términos católicos, pues la solidaridad no deja de ser nunca interesada y materialista. Y lo de la “caridad social” es una clara instrumentalización satánica de Dios mismo, para “adaptar” o lograr el “aggiornamento” de los Evangelios al marxismo de la solidaridad obrera, que es lo que se pretende con todo este tipo de doctrinas humanas de lo social o socialista, seguro que DICTADAS E IMPUESTAS a papas y cardenales por intereses satánicos.

    1940 La SOLIDARIDAD se manifiesta en primer lugar en la DISTRIBUCIÓN DE BIENES Y LA REMUNERACIÓN DEL TRABAJO. Supone también el esfuerzo en favor de un orden social “más justo” en el que las tensiones puedan ser mejor resueltas, y donde los conflictos encuentren más fácilmente su salida negociada.

    PRUEBA INCONTESTABLE DE LA NATURALEZA MATERIALISTA Y MUNDANA DE LA SOLIDARIDAD Y LA VERDADERA INTENCIÓN QUE ENCIERRA, CONVERTIR A LOS CATÓLICOS AL ANTICRISTO COMUNISTA DE LA SOLIDARIDAD MATERIALISTA, FARISEA EN EXTREMO Y ATEA. Efectivamente, de eso se trata, de la MATERIALISTA distribución de bienes y de la influencia del anticristo marxista en el factor trabajo y su remuneración. Además de ser pretencioso en lo de lograr un orden social “más justo” con el marxismo, que es lo que encierra aunque insinceramente no lo exponga por escrito.
    A este respecto hay que decir que las “tensiones” o “lucha de clases” de la que arranca la farisea e hipócrita solidaridad (contraria a la santa CARIDAD ó AMOR AL PRÓJIMO, que esta no entiende de “tensiones” y sí de lo que nos muestra San Pablo arriba citado), siempre marxista, ha de resolverse con ese don que Dios nos dio y que iluminados, políticos, tiranos, ideólogos, estafadores, hechiceros, etc. (nunca católicos verdaderos) de todo tipo, por intereses POLÍTICOS materialistas y de vanidad satánicos, han cercenado hasta límites cada vez más rebasados, especialmente en los pobres, en los últimos, el don del libre albedrío o de la libertad, del que nadie nos debería privar, pero que nos priva hasta que Dios mismo lo impida con fuego para los malvados y cetro de hierro para los transgresores: Mt 20, 10-15: Tras cobrarlo, se quejaron al propietario; le dijeron: “Estos últimos no han trabajado más que una hora, y resulta que les pagas como a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el calor” Pero él contestó a uno de ellos: “Amigo, NO TE HAGO NINGUNA INJUSTICIA. ¿NO TE AJUSTASTE CONMIGO EN UN DENARIO? Pues toma lo tuyo y vete. Por mi parte, quiero dar a este último lo mismo que a ti. ¿ES QUE NO PUEDO HACER CON LO MÍO LO QUE QUIERO? ¿O VA A SER TU OJO MALO PORQUE YO SOY BUENO?”.
    ¿Alguna vez habrá HUMILDAD suficiente para reconocer que SOLO DIOS ES JUSTO y que pretender un “orden social o socialista más justo” sin LIBRE ALBEDRÍO O LIBERTAD que nos otorga el Señor, en el orden material de las cosas, no es más que la SOBERBIA propia de SATANÁS? Pues nada, ni puñetero caso. Solidaridad hasta en la sopa y los rezos y homilías de cada día.
    Y lo de la “salida negociada”, ¿NO HAY FORMA MÁS SALVAJEMENTE EGOÍSTA Y SATÁNICA QUE IMPONER LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA, MECANISMO DE TERROR SINDICAL Y PATRONAL, MORTAL PARA MILLONES DE DESEMPLEADOS, SOBRE LOS PROPIOS DESEMPLEADOS QUE ESTARÍAN DISPUESTOS A ALGUNA REMUNERACIÓN DEL TRABAJO EN LUGAR DE MORIR DE HAMBRE SIN UN CÉNTIMO? ¿SOLIDARIDAD OBRERA FRENTE A CARIDAD HECHA EN SECRETO? ¿SOLIDARIDAD SECRETA? ¿O, MÁS BIEN, MARKETING SOLIDARIO A BOMBO Y PLATILLO? ¿ESTAMOS TONTOS, SUBNORMALES O QUÉ (y más valdría que así fuera, porque el que hace el mal, a sabiendas de lo que hace, se va a enterar de lo que es el infierno en el que ya no cree)?

    1941 Los problemas socio-económicos sólo pueden ser resueltos con la ayuda de todas las formas de “solidaridad”: “solidaridad” de los pobres entre sí, de los ricos y los pobres, de los trabajadores entre sí, de los empresarios y los empleados, “solidaridad” entre las naciones y entre los pueblos. La “solidaridad” internacional es una exigencia del “orden moral”. En buena medida, la paz del mundo depende de ella.

    PARA EL QUE AÚN TENGA DUDAS SOBRE LA SOLIDARIDAD y su carácter fuertemente POLÍTICO Y MATERIALISTA, MUNDANO, EN DEFINITIVA. La solidaridad es para los que NO CREEN EN DIOS NI EN LA CARIDAD CRISTIANA O AMOR AL PRÓJIMO, QUE ES LO QUE JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR PRACTICÓ Y NOS ENSEÑÓ, nunca la solidaridad marxista “obrera” sindical del “proletarios del mundo, uníos”, siempre satánica, hipócrita, egoísta sin tasa con los que no tienen empleo, terrorista, sanguinaria, improductiva, violenta, boicoteadora de la vida de millones de personas (especialmente desempleados y profesionales no sindicados intimidados y agredidos), ILIMITADAMENTE MÁS DAÑINA QUE EL INDIVIDUALISMO EN EL PLANO MATERIAL (no en el espiritual, el del desinterés y la donación del amor, pues no hay cultos individuales, eso no existe), como bien palpable ha quedado en la historia de la humanidad ante el fracaso espantoso del colectivismo y las comunas en toda latitud y tiempo, la solidaridad de los empresarios o cárteles oligopolísticos para ganar mucho más restringiendo la competencia y llegando a monopolizar los mercados, extremadamente egoísta, como toda solidaridad (falsa como el Iscariote), a diferencia de la desinteresada caridad cristiana que nos define San Pablo, la solidaridad entre las naciones y entre los pueblos, mera diplomacia mundana, la forma más alejada de la caridad en secreto y más cercana a la POLÍTICA INTERNACIONAL, siempre hipócrita y farisea, además de satánica por ser sumamente dañina a los más pobres. Y lo de la “solidaridad” de la internacional comunista o socialista es precisamente la que bien define Mt 23, 1-7.11: Entonces Jesús se dirigió a la gente y a sus discípulos; les dijo: En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos. HACED, PUES, Y OBSERVAD TODO LO QUE OS DIGAN, PERO NO IMITÉIS SU CONDUCTA, PORQUE DICEN Y NO HACEN. Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas. TODAS SUS OBRAS LAS HACEN PARA SER VISTOS POR LOS HOMBRES: ensanchan las filacterias y alargan las orlas del manto; LES GUSTA OCUPAR EL PRIMER PUESTO EN LOS BANQUETES Y LOS PRIMEROS ASIENTOS EN LAS SINAGOGAS, QUE SE LES SALUDE EN LAS PLAZAS Y QUE LA GENTE LES LLAME `Rabbí´.”…”El mayor entre vosotros será vuestro servidor.” ¿Un católico fiel a Jesucristo solidario o un católico fiel a Jesucristo caritativo?

    1942 La virtud de la “solidaridad” va más allá de los bienes materiales. Difundiendo los bienes espirituales de la fe, la Iglesia ha favorecido a la vez el desarrollo de los bienes temporales, al cual con frecuencia ha abierto vías nuevas. Así se han verificado a lo largo de los siglos las palabras del Señor: “Buscad primero su Reino y SU JUSTICIA, y todas esas cosas se os darán por añadidura” (Mt 6, 33): Desde hace dos mil años vive y persevera en el alma de la Iglesia este sentimiento que ha impulsado e impulsa todavía a las almas hasta el heroísmo CARITATIVO (menos mal que aquí, al menos, lo reconoce, CARIDAD, no solidaridad) de los monjes agricultores, de los libertadores de esclavos, de los que atienden enfermos, de los mensajeros de la fe, de civilización, de ciencia, a todas las generaciones y a todos los pueblos con el fin de crear condiciones sociales capaces de hacer posible a todos una vida digna del hombre y del cristiano (Pío XII, discurso de 1 junio 1941).

    La solidaridad NO ES UNA VIRTUD, Y MUCHO MENOS CRISTIANA. Las virtudes teologales son solo tres: FE, ESPERANZA Y CARIDAD, como bien nos enseña San Pablo. Y las cardinales son cuatro: FORTALEZA, JUSTICIA, TEMPLANZA Y PRUDENCIA. La solidaridad, aunque heréticamente se trate de enseñar como virtud, no lo es, porque es materialista e interesada, como el vínculo que une a los beneficiarios con los suscriptores o tomadores de una compañía de seguros de cualquier tipo (los verdaderos católicos jamás identificaríamos esa solidaridad materialista e interesada, como todas las solidaridades, que nos impide, como asegurados, tener que pagar todo el daño si acaece, con algo tan santo y profundo como las virtudes teologales. Seríamos unos herejes y blasfemos si calificamos como virtud la solidaridad, que atañe siempre al orden material de las cosas y que persigue, en realidad, crear marxistas, comunistas, socialistas o socialdemócratas, todos enemigos de Dios, y no convertir a los hombres y mujeres del mundo con la predicación de los Santos Evangelios, estos sí, Palabra de Dios y no de hombres, y que nos conducen a la santa y cristiana CARIDAD ó AMOR AL PRÓJIMO). La solidaridad nunca trasciende lo MATERIAL (los que el punto denomina “bienes temporales”, los de aquí, los materiales o de este mundo, luego NUNCA VA MÁS ALLÁ DE LOS BIENES MATERIALES, que son los que pretende la solidaridad, todo lo contrario que la CARIDAD, que aspira a los BIENES ESPIRITUALES, al tesoro en el Cielo que no corroe ni la herrumbre ni la polilla, ni puede ser robado o socavado), por mucho que los falsos creyentes de la Internacional socialista o comunista, que han impuesto el catecismo dictatorialmente a los papas, cardenales, obispos y demás, con toda seguridad, traten de convencernos de lo contrario para que no creamos en Dios y sí en el marxismo con su solidaridad.

    2224 El hogar constituye un medio natural para la iniciación del ser humano en la “solidaridad” y en las responsabilidades comunitarias. Los padres deben enseñar a los hijos a guardarse de los riesgos y las degradaciones que amenazan a las sociedades humanas.

    Los padres comunistas, socialistas, socialdemócratas, progres, izquierdistas, etc., como los liberal conservadores, no necesitarán llamadas a “catequesis” marxista alguna para adoctrinar a sus hijos en sus hogares en ese valor nada cristiano de la solidaridad y sí muy marxista. De hecho, para desgracia inmensa de la Cristiandad y perdición de centenares de millones de almas, camino del infierno, también incluso en los colegios, institutos y universidades jesuitas, marianistas, salesianos, opus deístas, franciscanas, etc., que son los centros de los que han salido la mayor parte de los genocidas políticos satánicos actuales, todos pro aborto, eutanasia, lgtbi, degenerados de género, y una interminable lista de monstruosidades satánicas, se enseña día a día la SOLIDARIDAD, cada vez con más exclusión de Dios mismo y se sus Santos Evangelios. Es el resultado de la DSI, sucedáneo de la teología de la liberación y de los mandatos de gerifaltes de los negocios siervos del dinero (como los fariseos) que han impuesto tal aberración a la Santa Iglesia de Jesucristo Nuestro Señor, la Católica Apostólica. Los padres católicos verdaderos no pueden convertir a sus hijos en monstruos totalitarios que aspiren, nada menos a evitarle riesgos a las sociedades humanas, de capital, negocios, civiles o las naciones enteras, PORQUE DE TODO ESO SE OCUPA DIOS NUESTRO SEÑOR, ES SU COMETIDO. Sí deben enseñarles a los hijos a amar en extremo a Dios y confiar en Él por encima de todos y de todo, sin suplantarle, y no confiar en el Estado o la solidaridad materialista. Así contribuirán a evitar la degradación de las sociedades, EVITANDO LA DEGRADACIÓN DE SUS HIJOS COMO INDIVIDUOS QUE FORMAN PARTE DE SOCIEDADES. ¿Querer guardarse de riesgos cuando no sabemos si viviremos mañana? ¿Otra vez tontitos? ¿Pretender evitar la degradación que amenaza a las sociedades humanas sin tratar por todos los medios de suprimir la degradación INDIVIDUAL de cada uno de los hijos? ¿QUITAR LA BRIZNA DEL OJO AJENO (de las colectividades) SIN REPARAR EN LA VIGA DEL PROPIO (individual)? Tontos no, ¿verdad?

    2239 Deber de los ciudadanos es cooperar con la autoridad civil al bien de la sociedad en espíritu de verdad, justicia, “solidaridad” y libertad. El amor y el servicio de la patria forman parte del deber de gratitud y del orden de la CARIDAD. La sumisión a las autoridades legítimas y el servicio del bien común exigen de los ciudadanos que cumplan con su responsabilidad en la vida de la comunidad POLÍTICA.

    El DEBER PRIMERO DE TODO CATÓLICO ES CUMPLIR CON LOS MANDAMIENTOS DE DIOS, EL TODOPODEROSO. Si la autoridad civil o militar o internacional o de lo que sea, transgrede la LEY DE DIOS, contenida en los Santos Evangelios, el deber de un católico verdadero cruzado fiel a Dios mismo, con los medios de los que disponga, es DESTRUIR TOTALMENTE A TODO ENEMIGO DE DIOS Y DE SU SANTÍSIMA VOLUNTAD COMO HICIERON LOS CRUZADOS DE TODOS LOS TIEMPOS, y no la solidaridad con los partidos políticos en el poder, todos satánicos y mundanos, enemigos de Dios como todo el que tiene ojos puede ver. El AMOR A LA PATRIA es CARIDAD. El “bien común” o comunista o comunitarista no figura en la Bíblia. Muchos utilizan los Santos Evangelios, los instrumentalizan a conveniencia, para bien de su grupo POLÍTICO o su ACCIÓN POLÍTICA como ya nos mostró el valiente papa verdadero Benedicto XVI, y luego tratan de ENGAÑAR diciendo que es en bien del “bien común”, como si el bien de unos poderosos y políticos fuese el bien de TODOS, propio de TOTALITARIOS y embaucadores. EL BIEN DE TODOS ES LA FE, PERO CONVÉNZASE A LOS ENEMIGOS DE DIOS, A LA ESTIRPE DE LA SERPIENTE SATÁNICA, DE SEMEJANTE POSTURA. ¿”Bien común”? Otra herejía más a explicarle al Señor el Día de su Santísima Ira y Juicio. Un católico no debe reconocer AUTORIDAD LEGÍTIMA ALGUNA FUERA DE LA AUTORIDAD MORAL, la que viene de Dios mismo. No de unas elecciones del “pueblo” que exigen la liberación de Barrabás y la crucifixión de Jesucristo. ¿O es que seguimos insistiendo en ser tontos a perpetuidad a cambio de un plato de lentejas como Esaú?

    2281 El suicidio contradice la inclinación natural del ser humano a conservar y perpetuar su vida. Es gravemente contrario al justo amor de sí mismo. Ofende también al amor del prójimo porque rompe injustamente los lazos de “solidaridad” con las sociedades familiar, nacional y humana con las cuales estamos obligados. El suicidio es contrario al amor del Dios vivo.

    Rompe los lazos de amor al prójimo y de caridad con los miembros de la familia, amigos y es triste para todo el mundo sano y normal. La solidaridad tampoco puede ser esgrimida como fundamento para evitar el suicidio, sino la CARIDAD y AMOR por los que van a sufrir, algunos INDECIBLEMENTE, por el afectado. Además de insistir que nada, bajo ningún concepto, debe conducir a nadie a tal horrorosa decisión. Antes suframos en nosotros mismos lo que sea que ofender a Dios poniendo fin a la vida, que es tan hermosa y anticipo de la que se gozará sin interrupción y para siempre en compañía de Jesucristo.

    2402 Al comienzo Dios confió la tierra y sus recursos a la “administración común” de la humanidad para que tuviera cuidado de ellos, los dominara mediante su trabajo y se beneficiara de sus frutos (cf Gn 1, 26-29). Los bienes de la creación están destinados a todo el género humano. Sin embargo, la tierra está repartida entre los hombres para dar seguridad a su vida, expuesta a la penuria y amenazada por la violencia. La apropiación de bienes es legítima para garantizar la libertad y la dignidad de las personas, para ayudar a cada uno a atender sus necesidades fundamentales y las necesidades de los que están a su cargo. Debe hacer posible que se viva una solidaridad natural entre los hombres.

    La solidaridad es materialista e interesada, pero la única solidaridad natural, indeseable de todo punto, es la que sufren juntos las personas damnificadas por fenómenos de la naturaleza como terremotos, volcanes, sequías, inundaciones, maremotos, tsunamís, tornados, huracanes, ciclones, etc. Es una solidaridad en la desgracia. Es fariseo e hipócrita “solidarizarse” con personas que han sufrido estas calamidades naturales, por ejemplo, cuando uno está en otra región o nación no afectada. Es otra forma de demostrar la hipocresía que encierra la solidaridad. Uno puede ser caritativo y enviar su ayuda o donativo, sin jactarse de ello, a los damnificados, pero no ser “solidario” con ellos si no se ha sufrido la misma calamidad. Desgraciadamente, en un mundo de fariseísmo populista y mediático, hasta el papa argentino dice “solidarizarse” con los damnificados de un terremoto a miles de kilómetros del Vaticano. Para que todo el mundo sepa que el papa comunista argentino es muy “bueno”. Ese es su premio.
    Por cierto, Gn 1, 26-29: Dijo Dios: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra; QUE MANDEN en los peces del mar y en las aves del cielo, en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todos los reptiles que reptan por la tierra”.
    Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, macho y hembra los creó.
    Después los bendijo Dios con estas palabras: “Sed fecundos y multiplicaos, HENCHID LA TIERRA Y SOMETEDLA; mandad en los peces del mar y en las aves del cielo y en todo animal que repta sobre la tierra”.
    Dijo Dios: “Ved que os he dado toda hierba de semilla que existe sobre la faz de toda la tierra, así como todo árbol que lleva fruto de semilla. Todo ello os servirá de alimento”
    ASÍ QUE DE “ADMINISTRACIÓN COMÚN” NADA DE NADA. NI GOSPLAN, NI MINISTERIO, NI ESTADO, NI MAMANDURRIAS POLÍTICAS DE LA SOLIDARIDAD EN COMÚN DE LA TIERRA ES DEL VIENTO O NO SÉ QUE MEMECES. LO QUE DIOS PRESCRIBE A SUS CRIATURAS, EL HOMBRE Y LA MUJER, HECHOS A SU IMAGEN Y SEMEJANZA, ES CASARSE (FORMAR FAMILIAS, ESTAS SÍ CRISTIANAS) MULTIPLICARSE (TENER HIJOS HASTA LLENAR LA TIERRA) Y SOMETER LA TIERRA, NADA DE ADMINISTRARLA EN COMÚN COMO MANDARÍA UN POLÍTICO COMUNISTA O DE OTRA ÍNDOLE COLECTIVISTA. Y el matrimonio, hombre y mujer, no está fundado en la solidaridad de los socios de una sociedad mercantil, sino en el AMOR CONYUGAL, otra forma de amor al prójimo o caridad que implica donación en la natural complementariedad, que no igualdad, de hombre y mujer por Santísima Voluntad de Dios y regalo de vocación divino. Instrumentalizar la Bíblia en beneficio de la política de cada cual con un tiovivo de catecismos que cambian más que una veleta bimilenaria, es hereje. La Palabra de DIOS NO CAMBIA. Dios no se muda, quien a Dios tiene, nada le falta. Dios y no la POLÍTICA de la solidaridad mundana y materialista.

    2407 En materia económica el respeto de la dignidad humana exige la práctica de la virtud de la templanza, para moderar el apego a los bienes de este mundo; de la justicia, para preservar los derechos del prójimo y darle lo que le es debido; y de la “solidaridad”, siguiendo la regla de oro y según la generosidad del Señor, que “siendo rico, por vosotros se hizo pobre a fin de que os enriquecierais con su pobreza” (2 Co 8,9).

    En materia económica, es decir MATERIAL, y se vuelve a la herejía de equiparar la regla de oro (Mt 7, 12: “Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos. En esto consisten la Ley y los Profetas” Si equiparar solidaridad a la Ley y los Profetas no es HEREJE como Lutero, Calvino y demás rebeldes a Dios mismo, no a Roma, aquí TODO VALE con tal de que gane las elecciones la ACCIÓN POLÍTICA que convenga al apóstata de turno) a la mundana y materialista SOLIDARIDAD, que menos mal que no se han atrevido a equipararla aquí con el nombre de virtud, a la virtud de la templanza, verdadera virtud, como la justicia. Jolines con la SOLIDARIDAD. Solidaridad hasta en la sopa. La Iglesia de la Solidaridad. Ya solo falta que metan otra bienaventuranza en los Evangelios, “bienaventurados los solidarios, porque ellos alcanzarán solidaridad de sus sindicatos, partidos políticos, patronales, ongs, logias masónicas, chiringuitos, tribunales, cuarteles, fábricas, oficinas, tajos, etc.”. Y ponerse una chapa en la cazadora que ponga “solidarios del mundo, uníos en solidaridad” o una camiseta que ponga “mi fe es la solidaridad” o “como mola pepsicola la solidaridad”. De caridad o amor al prójimo cada vez se predica menos, pero de SOLIDARIDAD, hasta en la sopa, como en los viejos partidos socialistas y comunistas de la solidaridad obrera, el título de aquel periódico rojo de los que asesinaban católicos en nuestra Cruzada. Solidaridad obrera. No os olvidéis de la SOLIDARIDAD de la que tanto hablaban Marx, Lenin, Stalin, etc., grandes genocidas de católicos en nombre de la SOLIDARIDAD de la clase proletaria.
    Nada menos que equipararla a la regla de oro. Toma ya.

    2438 Diversas causas, de naturaleza religiosa, política, económica y financiera, confieren hoy a la cuestión “social” “una dimensión mundial” (SRS 9). Es necesaria la “solidaridad” entre las naciones cuyas políticas son ya interdependientes. Es todavía más indispensable cuando se trata de acabar con los “mecanismos perversos” que obstaculizan el desarrollo de los países menos avanzados (cf SRS 17;45). Es preciso sustituir los sistemas financieros abusivos, si no usurarios (cf CA 35), las relaciones comerciales inicuas entre las naciones, la carrera de armamentos, por un esfuerzo común para movilizar los recursos hacia objetivos de desarrollo moral, cultural y económico “redefiniendo las prioridades y las escalas de valores” (CA 28).

    ¿Cuestión “social”? ¿Dimensión mundial como la Internacional comunista de “la lucha final, el género humano es la internacional”? ¿Y no estarán encantados en la UE con la solidaridad española, campeones del mundo mundial de la solidaridad con los demás, que ha enriquecido sobremanera a Alemania y otros países centroeuropeos a costa de empobrecer a todos los españoles durante más de cuatro décadas con todo tipo de leyes arbitrarias y antiespañolas? ¿O es que queremos convencer a los católicos españoles que nosotros tenemos que ser como el Señor según 2 Co 8,9, es decir, hacernos muy pobres con la UE, para que los alemanes, austriacos, holandeses, luxemburgueses, etc. se hagan muy, pero que muy ricos, e, incluso hacer ricos a los africanos con los que somos más solidarios fiscales a la fuerza que los más solidarios de la tierra, que de tan solidarios que somos, somos los tontos solidarios del no solidario pueblo europeo (y luego claro, a llorar porque no se recauda mucho con los cepillos y los donativos, tan solidarios como somos y se nos trata de convencer de que aún lo seamos más con todos menos con los españoles, especialmente si somos católicos)? España no es nunca un país mas avanzado porque los que nos imponen la solidaridad del fisco viven a cuerpo de rey, mientras España agoniza de sacrificios. Y como los solidarios a la fuerza católicos somos cada vez más pobres, los políticos que son muy ricos donan mucho a la Iglesia para que ésta diga que tenemos que ser aún mucho más SOLIDARIOS, incluso con unas regañinas en sus homilías de no te menees. Sistemas financieros no abusivos, ni usureros, sin relaciones comerciales inicuas entre naciones, sin carrera de armamentos,… ya solo falta presentar a los catecúmenos estos a las elecciones, si es que no son ya diputados y demás. Vaya mundanidad e instrumentación de la Fe a conveniencia política. Que Dios os perdone.

    2439 Las naciones ricas tienen una responsabilidad moral grave respecto a las que no pueden por sí mismas asegurar los medios de su desarrollo, o han sido impedidas de realizarlo por trágicos acontecimientos históricos. Es un deber de “solidaridad” y de CARIDAD; es también una obligación de justicia si el bienestar de las naciones ricas procede de recursos que no han sido pagados con justicia.

    1º Es HEREJE y ATEO atribuir CARIDAD a las NACIONES. La CARIDAD es una VIRTUD INDIVIDUAL. Es caritativo el hombre, NO EL PARTIDO POLÍTICO QUE GOBIERNA, NI EL DE LA OPOSICIÓN, NI LA ONG, NI EL CLUB DE FÚTBOL, NI LA MULTINACIONAL, NI LA NACIÓN, NI LOS GOBIERNOS, NI LOS SINDICATOS, NI LAS PATRONALES, NI LA ASOCIACIÓN DE VECINOS. LA CARIDAD ES DE LA CRIATURA DE DIOS, NO DE LOS COLECTIVOS. Os podrá sangrar la lengua de mentir con lo de que tu compañero sindical defiende tus “derechos”, tu patrono te da de comer, tu asociación de vecinos te defiende, tu nación busca tu bien en sus políticos, tu gobernante te beneficia, etc., pero esas MENTIRAS, todas hipócritas, no van a ninguna parte para quien ama la Verdad, que es el Señor, Camino, Verdad y Vida.

    2º Las “NACIONES RICAS” NO HAN SIDO RICAS TODA SU HISTORIA, HAN PADECIDO MIL CALAMIDADES (ESPINAS Y ABROJOS) DE LAS QUE SE HABRÁN SOBREPUESTO DE MEJOR O PEOR MODO, PERO NINGUNA NACIÓN FUE RICA EN EL PASADO, LUEGO ALGO HABRÁN HECHO PARA SER RICAS UNAS Y POBRES OTRAS ¿NO? Y la RESPONSABILIDAD primera de toda nación será, en primer lugar, la de sus propios miembros, ¿o no? ¿No hubo descolonización en el pasado exigida por las naciones, muchas de ellas pobres en la actualidad? ¿No exige la independencia de las naciones su responsabilidad en primer lugar antes que responsabilizar a los demás con toda maldad? ¿Y no será más responsable el tirano o tiranos, especialmente los comunistas y democráticos tipo Maduro, de una nación de las calamidades que esa nación padece, de su falta de “desarrollo”? ¿O es que interesa criminalizar a las “naciones ricas”, como hacía el imperialista comunista Lenin?

    3º Erigirse en la voluntad de toda una nación es TOTALITARIO. La caridad de una nación es la caridad de sus miembros individuales. LA CARIDAD, no se puede forzar, sale del corazón, es BONDADOSA, como nos enseña San Pablo. No existe la “caridad de una nación”, sino la de sus miembros. La solidaridad es forzada, y la “caridad forzada” ni es caridad ni es nada (es como esos “matridemonios” de “conveniencia”, una patraña de cobardes y desalmados).

    4º ¿Y quién puede erigirse en Dios mismo para establecer qué ha sido y qué no ha sido “pagado con justicia”? ¿Alguien puede suplantar al JUEZ JUSTO que es DIOS MISMO?

    2442 No corresponde a los pastores de la Iglesia intervenir directamente en la actividad política y en la organización de la vida social. Esta tarea forma parte de la vocación de los fieles laicos, que actúan por su propia iniciativa con sus conciudadanos. La acción social puede implicar una pluralidad de vías concretas. Deberá atender siempre al bien común y ajustarse al mensaje evangélico y a la enseñanza de la Iglesia. Pertenece a los fieles laicos “animar, con su compromiso cristiano, las realidades y, en ellas, procurar ser testigos y operadores de paz y de justicia” (SRS 47; cf 42).

    Es decir, a los pastores, llamados por Dios (esperemos que no por la POLÍTICA) a su vocación sacerdotal, no les corresponde, como es lógico, intervenir directamente en la ACTIVIDAD POLÍTICA. Ni directa ni indirectamente. LA POLÍTICA ES ENGAÑO Y MENTIRA CONTINUA. EL QUE SE METE EN POLÍTICA SE CONDENA, por mucho que se quiera ocultar. O se sirve a Dios o se sirve a la POLÍTICA, siempre satánica sea del signo que sea porque no es más que seducción empleando MENTIRAS CONTINUAS. UNA DICTADURA CATÓLICA, COMO LA DE FRANCO, NO PRECISA LA POLÍTICA ABSOLUTAMENTE PARA NADA, ni MENTIRAS DE NINGÚN TIPO. Ni política, ni elecciones, ni mentir a la gente, ni manipularla, ni cometer todo tipo de crímenes y latrocinios. Lo que está bien está bien y lo que está mal está mal conforme al NT, no hay nada que ocultar en medio de la noche.

    2494 La información de estos medios es un servicio del bien común (cf IM 11). La sociedad tiene derecho a una información fundada en la verdad, la libertad, la justicia y la “solidaridad”:…

    Lo único que cumplen los medios de comunicación actuales, hay que reconocerlo. Son todos solidarios con la POLÍTICA, por desgracia incluso los católicos. Les va una millonada que gane su opción política para que les subvencione a manos llenas. Ahora, buscar verdad, libertad y justicia en los medios de comunicación no solo es imposible en democracia o bajo regímenes marxistas, sino que es sumamente peligroso confiar en que sí se pueda lograr algo parecido. La INTOLERANCIA CON LA MENTIRA, LA SANTA INTRANSIGENCIA CON LOS SIERVOS DE LA MENTIRA HA DE SER IMPLACABLE EN EXTREMO.

    2829 Además, “danos” es la expresión de la Alianza: nosotros somos de Él y Él de nosotros, para nosotros. Pero este “nosotros” lo reconoce también como Padre de todos los hombres, y nosotros le pedimos por todos ellos, en “solidaridad” con sus necesidades y sus sufrimientos.

    Es hipócrita calificarnos de solidarios con aquellos que padecen un mal que nosotros no padecemos. La solidaridad es también una forma de mostrar en público una actitud piadosa que nos haga aparentar ser “buenos” ante los demás. La solidaridad es muy POLÍTICA, pero nada sincera ni cristiana. No es caridad auténtica, la que el mismo Jesucristo nos pide realizar en secreto, sin que nuestra mano izquierda sepa lo que hace nuestra mano derecha. La solidaridad parece servir más a eso que llaman ahora “visibilidad” en las redes sociales o socialistas.

    2831 Pero la existencia de hombres que padecen hambre por falta de pan revela otra hondura de esta petición. El drama del hambre en el mundo, llama a los cristianos que oran en verdad a una responsabilidad efectiva hacia sus hermanos, tanto en sus conductas personales como en su “solidaridad” con la familia humana. Esta petición de la Oración del Señor no puede ser aislada de las parábolas del pobre Lázaro (cf Lc 16, 19-31) y del juicio final ( cf Mt 25, 31-46).

    Para empezar, el “espinas y abrojos de darán”, es decir, el hambre, es consecuencia del pecado original, de la maldad humana. El hambre ha sido la primera causa de muerte en la historia de la humanidad. Siempre habrá hambre mientras no haya conversión generalizada. Y la responsabilidad efectiva, que distingue bien entre las conductas personales, ámbito de la caridad o amor al prójimo, individuales, de la solidaridad con la familia humana, también individual a nivel de familia (esposa, padres, hijos, etc.), ha de distinguirse de la solidaridad mortal de sindicatos y patronales, pues el desempleo fruto de la negociación colectiva y la consiguiente rigidez del mercado de trabajo, resulta mortal a millones de hombres y mujeres que bien podrían vivir con un sueldo inicialmente modesto y esas instituciones terroristas se lo impiden. Si un católico apoya la rigidez del mercado de trabajo, se sindica o es miembro de patronales, trabaja para satanás, y ha de merecer el infierno de los que no dan de comer al hambriento ni de beber al sediento, como bien nos enseña el Evangelio según San Mateo citado. Por eso, la solidaridad conduce, en no pocos casos, al infierno, al ser contraria a la CARIDAD CRISTIANA O AMOR AL PRÓJIMO, aunque parezcan diabólicamente buenas (ahí radica su enorme peligro).

    2850 La última petición a nuestro Padre está también contenida en la oración de Jesús: “No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno” (Jn 17, 15). Esta petición concierne a CADA UNO INDIVIDUALMENTE, pero siempre quien ora es el “nosotros”, en comunión con toda la Iglesia y para la salvación de toda la familia humana. La Oración del Señor no cesa de abrirnos a las dimensiones de la Economía de la salvación. Nuestras interdependencia en el drama del pecado y de la muerte se vuelve “solidaridad” en el Cuerpo de Cristo, en “comunión con los santos” (cf RP 16).

    Desde luego que no se salva solidariamente toda una familia, sino que, por ejemplo, padre e hija pueden salvarse y madre e hijo pueden condenarse. LA SALVACIÓN ES ESTRICTAMENTE INDIVIDUAL. ES EL INDIVIDUO, COMO BIEN NOS REVELA EL SEÑOR, EL QUE SE SALVA SI CUMPLE SU SANTÍSIMA VOLUNTAD. Incluso el Señor vendrá a separar la humanidad como se separa ovejas de cabritos, poniendo a unos a su diestra, a los que llevará a la Vida Eterna, y otros a su izquierda, a los que condenará eternamente a las llamas del infierno. Si tuviésemos que ir solidariamente al infierno por los que son hijos de las tinieblas, si nosotros no lo fuéramos, ¿qué fe profesamos? ¿O es que se va a salvar toda la humanidad y entonces da igual lo que hagamos porque Dios nos salvará “solidariamente” independientemente de nuestras obras? Los pecados de un alma atañen a esa alma y a la Infinita Misericordia de Dios, NO A TODOS SIN EXCEPCIÓN. Es herejía enseñar lo que no viene en los Evangelios, es decir, que nos salvamos solidariamente todos o ardemos todos solidariamente en el infierno. Unos se salvarán, otros se quemarán por toda la eternidad. Eso tampoco excluye que no debamos hacer o podamos hacer algo por la salvación de los demás, pero no van solidariamente al cielo Herodes Antipas y San Juan Bautista por la virtud del segundo o solidariamente al infierno por la maldad incorregible del primero. Seguro que es extremadamente peligroso hacer creer que o todos o ninguno nos salvamos solidariamente, porque entonces se estaría negando el INFIERNO, la Gehenna de fuego, al promover que todo vale, que Dios, como es infinitamente bueno y nos salvará solidariamente a todos hagamos lo que hagamos en vida. Como sostenía Lutero con lo de la fe solo para salvarse.

    1. H. R. Pacios says

      El papa argentino vivirá unos años y tendrá, como todo el mundo, que compadecer ante Dios en su Juicio. No se va a escapar. Tal o cual obispo, cardenal o sacerdote, o no consagrado igual. Todos compadeceremos ante Nuestro Señor Pero lo peor es NO ser fiel al NUEVO TESTAMENTO que es no ser fiel a Dios. Léase el inicio del Evangelio de San Juan acerca de que la Palabra, que está junto a Dios y es Dios.

      A partir de ahí, hay que examinar la doctrina, en qué medida se ha mundanizado, ha sucumbido al “aggiornamento” o se ha politizado, y volver a Jesucristo Nuestro Señor. ¿O es que la finalidad de AyL y sus lectores es sustituir al papa Francisco por un papa más a conveniencia de Viganó, Lefevre, etc.? Porque si esa es vuestra finalidad, QUE DIOS OS PERDONE. Os recuerdo que la Santa Iglesia Católica Apostólica es la Iglesia única y verdadera de JESUCRISTO, Dios verdadero, que fue construida a partir de su primera piedra, Cefás, San Pedro, que es IMPERECEDERA y que su razón de ser es el AMOR INQUEBRANTABLE QUE TENEMOS POR NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO. NUESTRA ÚNICA Y VERDADERA PROPIEDAD INFINITAMENTE VALIOSA Y NUESTRA ÚNICA VÍA DE SALVACIÓN. Es la Iglesia no de un papa progresista, conservador, masón, del Real Madrid, del Bayern de Munich, jesuita, franciscano, del opus dei, viajero, campechano, teólogo, etc. NO. Es la Iglesia de Jesucristo. Y Jesucristo EXIGIÓ predicar los Santos Evangelios, la Buena Nueva de su Salvación y Redención obtenida de su Santísima Pasión, Muerte y Gloriosísima Resurrección. No pidió política, de la que Él mismo fue víctima en la Cruz.

      Si AyL está en otra onda, por ejemplo, denunciar el golpe de estado electoral o fraude masivo,porque entiende que Donald Trump representa a los católicos, es su HEREJÍA Y BLASFEMIA. Nadie se burla de Dios. Tengan cuidado, porque a Dios no se le puede relegar con política, ejercicio de mentira continua de la que es padre el demonio.

      Y lo de la SOLIDARIDAD sustituyendo la CARIDAD CRISTIANA no es que sea extremadamente grave, sino que es verdaderamente SATÁNICO. Eso, y no el golpe electoral, uno más en la historia de la democracia o DEMONIOcracia, es lo que nos puede acarrear condena eterna. Que uds. no lo quieren ver así. Allá uds.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: