En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial”




¿Cómo podríamos gustar a Dios si lo que deseáramos fuera quedar bien delante de los hombres? 

Nuestro público es Dios. Está bien si los hombres ven obras que den testimonio; pero que no sea nuestro fin la vanagloria. 

Nuestro fin es glorificar a Dios con nuestras vidas. Y el gusto por el aplauso y el reconocimiento no entra dentro de ese buen objetivo. 

 

                                  Vicente Montesinos

Anuncios