Señor, regálame la fe inquebrantable y la confianza insistente de la viuda desamparada.

Ayúdame a reconocer con humildad que eres tú el todopoderoso, que dependo de ti, que sin ti nada puedo, que lejos de ti soy débil y no tengo protección.

Anuncios