Oración de la noche: sin ti, Señor, nada puedo. 


Señor, regálame la fe inquebrantable y la confianza insistente de la viuda desamparada.

Ayúdame a reconocer con humildad que eres tú el todopoderoso, que dependo de ti, que sin ti nada puedo, que lejos de ti soy débil y no tengo protección.



Categorías:BLOG ADORACIÓN Y LIBERACIÓN

Etiquetas:, , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: