Hoy la iglesia conmemora a esta familia de cinco beatas valencianas, Maria Teresa, y sus cuatro hijas monjas, asesinadas por la fe en 1936.

Nace en Algemesí (Valencia) el 14 de enero de 1853. Casada el 23 de noviembre de 1872 con Vicente Silverio Masia, hombre de una fe profunda y una vida interior constante. De los nueve hijos que tuvieron; cuatro se hicieron religiosas.


Mujer también de profundas convicciones religiosas, teniendo una especial devoción a la Eucaristía, que se manifiesta en la asistencia a la Santa Misa todos los días y a la adoración del Santísimo. 





 

Se incorporó al grupo de aspirantes de Acción Católica de la Parroquia y, poco a poco, fue asumiendo diversas responsabilidades dentro de las Mujeres de Acción Católica de la Parroquia. También participaba en las actividades de la Fraternidad de San Vicente de Paúl de su Parroquia, de la que fue Presidenta.


Al comenzar la Guerra Civil, sus hijas religiosas se refugiaron en su casa. Al ser arrestadas por los milicianos, decidieron no llevarse a la anciana madre (83 años), pero ella protestó: ”Donde van mis hijas voy yo”. 

Animó a las cuatro hijas a aceptar el martirio: ”Hijas mías no temáis, esto es un momento y el Cielo es para siempre”.


Cuando, al final le tocó el turno a ella, un miliciano le preguntó: ”Oye vieja, ¿tú no tienes miedo a la muerte?” A lo que ella respondió: “Toda mi vida he querido hacer algo por Jesucristo y ¿ahora me voy a volver atrás? ¡Matadme por el mismo motivo que a ellas, por ser cristianas! Donde van mis hijas voy yo”.


Dio su vida por Jesucristo en Alcira (Valencia ) el 25 de Octubre de 1936.


Las cinco, madre y cuatro hijas religiosas, fueron beatificadas por Juan Pablo II en Roma el 11 de Marzo de 2001.


Ellas son parte de los mártires por Cristo en España. 
Anuncios