Hace escaso minutos Benedicto XVI ha proclamado la fórmula por la que Juan Pablo II ha sido proclamado Beato, delante de más de un millón de personas en la Plaza de San Pedro; y de millones y millones que lo hemos seguido con emoción. La ceremonia continúa ahora con la Eucaristía.

¡Laus Deo!
Anuncios