¡ESTRENO DE LA RECOPILACIÓN COMPLETA DE LOS 4 DIÁLOGOS, Y TEXTOS RESUMEN, DEL PADRE CHABELO CON EL PADRE SALVADOR LLAMAS! ¡IMPERDIBLE!

1 1.127

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

NÚMERO 1.  ¡SALIR DE LOS TEMPLOS, NO DE LA IGLESIA! Por Padre Chabelo y Padre Salvador Llamas

Padre Chabelo, perseguido pero seguro : ¡Salir de los templos no de la Iglesia! Si no estamos preparados y no preparamos al pueblo de Dios advirtiéndoles que ya estamos en los últimos tiempos y que la venida de Jesús está cerca, vamos a ser muy culpables.  Viene el Aviso, la guerra…

NÚMERO 2. EXPLICACIÓN DE LAS TRES MENTIRAS DE HOY: VIRUS, VACUNA Y FALSO PAPA

¿Comunión de la Iglesia Remanente con la Iglesia de Roma?
Padre Chabelo explica las tres mentiras de hoy en día : el Virus, la Vacuna y Falso Papa

¡IMPERDIBLE! SEGUNDA ENTREGA DE LOS DIÁLOGOS ENTRE EL PADRE CHABELO Y EL PADRE SALVADOR LLAMAS. TOP!

 

 

NÚMERO 3:  ¡HAGAMOS CASO A LOS PROFETAS Y NO COMETAMOS EL MISMO ERROR QUE SE COMETIÓ EN LA PRIMERA VENIDA! P. Chabelo

¿ Qué pasará cuando el Papa Benedicto muera?
Sacramentos y Misas con el Papa Benedicto.
En la Iglesia católica sólo puede haber un Papa.  ¿Cómo se descubre al Papa Falso del Verdadero?

NÚMERO 4: Ante la confusión y la división debemos dejarnos guiar por la Virgen María:

“MADRE CONFÍO EN TÍ , DIME QUE DEBERÍA HACER”

El enemigo quiere dividir haciéndonos creer que la mentira es la Verdad. ¿Cómo discernir?
Ante la confusión y la división debemos dejarnos guiar por la Virgen María:
“MADRE CONFÍO EN TÍ , DIME QUE DEBERÍA HACER”
¿Quién es el Padre Gobbi y el Movimiento Sacerdotal Mariano?

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

1 comentario
  1. Alberto Ramón Althaus says

    Las dos religiones enfrentadas
    He allí otro comentario para filósofos y teólogos que algo sacarán.
    La cábala masónica, su falsa filosofía y falsa ciencia y sus ideologías han partido de las preguntas y de la duda.
    Desde el libre examen de las Sagradas Escrituras del protestantismo pasando por la duda metódica, la crítica de la razón pura y la falseación, el relativismo, el subjetivismo, el inmanentismo, etc.
    Todo este derrotero primero modernista y después progresista se ha construido sobre la base de la duda pero se puede dudar de todo incluso de la verdad.
    Pasemos, entonces, a aplicar el método de la duda para indagar sobre este método y, siendo coherente con sus postulados permitámonos dudar de la capacidad de la duda de llegar a alguna verdad última o principio que no sea la misma nada a la que llegó el existencialismo.
    Si empezamos dudando y usamos la duda metódica primero dudaremos de la realidad, luego, dudaremos de nuestras ideas y, por último, habiendo dudado de todo llegaremos a la ignorancia absoluta de la nada, al escepticismo como principio de toda filosofía progresista.
    Por supuesto, que para no llegar a la ignorancia absoluta y necedad absoluta por medio de la duda metódica y de las preguntas siempre nos es conveniente detenernos en ese proceso e inventar algo, una construcción humana y mundana que se presenta fuera de toda duda.
    ¿Por qué debemos partir de una construcción artificial y presentarla como fuera de toda duda como si fuera una verdad revelada?
    Simple, porque sino no podríamos decir nada, la duda metódica se comería a su filósofo y no lo dejaría ni balbucear, por ello, el filósofo progresista miente y presenta una construcción suya fuera de toda duda (por ejemplo, el contrato social de Rousseau), una invención, como objeto de nueva fe para tener algún principio del cual razonar y poder razonar bien.
    El problema de las falsas filosofías y teologías no es que les falte razonamiento a quienes la construyen, sus errores están en sus principios, sus principios son falsos, erróneos y arbitrarios y, por su fuera poco, a estos principios arbitrarios estos inventores de mentiras y fábulas, muchas veces, les van adicionándoles otros principios falsos que injertan aquí y allá para que todo no se desmorone como un castillo de naipes.
    Vaya ¿esa porquería es la filosofía y teología progresista?
    Esa es, ni más ni menos.
    Y hay que señalar que hay un componente satánico en toda esta construcción porque en el proceso de dudar de las verdades se van perdiendo muchas verdades, muchas verdades absolutas quedan en el camino y la sociedad las pierde, se genera un olvido de la verdad.
    Y si se llega a la nada y se sostiene que el hombre es un ser que sale de la nada y va a la nada sólo le queda un camino que recorrer a este ser que sale de la nada y que va a la nada y es un camino de maldad. El único camino razonable para un ser que es un mal en sí porque la ausencia de ser es el mal y la ausencia de fin en el mal, luego, un ser que sale del mal y se dirige al mal sólo puede hacerlo por un camino de maldad.
    La misma afirmación está en la cábala masónica, los diez sefirot salen del Einsel que es la nada y terminan en los Qulapot que es lo demoníaco.
    El alfa y el omega de esta construcción teológica es la nada y el mal el camino a recorrer será un camino de maldad. De allí que la cábala satánica sea la única verdadera.
    Pero este progresismo que se presenta como una construcción del hombre de la nada con un gran Reinicio con el objeto de ser como dioses (tentación de Satanás) construirse a sí mismos en un transhumanismo y se dirige a la nada de la muerte del Mundo por el enfriamiento o de los hombres que participan de dicha empresa aunque sueñen con la inmortalidad lograda a costa de experimentos van a la muerte física por lo que también se presenta como una construcción de un camino de maldad que saliendo de la nada va a la nada.
    Esto a pesar de su fe en el reino milenario y gnóstico de mil años con su mesías y gobernante del Mundo.
    La relación entre los párrafos anteriores entre la nada filosófica y la nada de la cábala masónica es lógica y necesaria.
    Pero si existieran verdades absolutas no se podría dudar de ellas afirman éstos.
    Esa es otra de las grandes mentiras como si la relación del hombre con la verdad fuera la misma que tiene Dios con las verdades que ha creado.
    Dios ha creado verdades y creaturas y todo ser creado es verdadero y la relación de Dios con las verdades creadas es de participación.
    Dios no sólo participa el ser a las creaturas sino la verdad.
    Hay, por lo tanto, una relación entre Dios y sus creaturas y sus verdades absolutas creadas de manera tal que Dios las conoce de manera absoluta.
    El hombre no está en esa situación, ni ha creado las verdades absolutas ni éstas dependen del hombre para existir sino que tienen autonomía con respecto al hombre, si el hombre busca esas verdades en sí mismo no las encontrará salvo que se trate de las verdades morales y relacionadas con su naturaleza humana pero para ellas deberá contemplar al prójimo y abrirse a la realidad del prójimo.
    Pero el hombre no tiene un conocimiento absoluto de sí mismo y no tiene un conocimiento absoluto de ninguna verdad, eso no significa que no pueda conocer verdades absolutas y que no pueda entender que son absolutas esas verdades.
    El hombre es capaz de conocer las verdades absolutas pero no de la forma en que Dios las conoce, o sea, de manera absoluta y en todo lo que son y contienen, el hombre ni siquiera puede conocer completa la esencia de una sola mosca, pero puede conocer que existen moscas y diferenciarlas de los aviones.
    Puede un hombre en una situación confundir como diría Chesterton una mosca con un avión pero siempre sabrá distinguir entre aviones y moscas salvo que haya perdido la razón.
    Y aunque, a veces, no pueda expresar científicamente el concepto de lo que es un avión, una mosca, el tiempo, etc. porque muchos no pueden dar definiciones precisas de las palabras que usan. Sin dudarlo, todos ellos son capaces de entender las esencias de un avión, una mosca, el tiempo, etc. para utilizar las palabras significantes de esas esencias en su comunicación con otros hombres y para pensar y actuar.
    Puede el hombre cometer errores en la comprensión de ciertas realidades pero es evidente que es capaz también de llegar a ciertas verdades entendidas como Santo Tomás de Aquino las entendió, o sea, como adecuación de la inteligencia a la realidad.
    Definida así la verdad, de manera tan humilde, algunos hombres serán capaces de afirmar que tienen muchas verdades pues son capaces de adecuar su inteligencia a la realidad sin que ello implique necesariamente que deban tener conocimientos científicos o filosóficos de estas verdades, es decir, que sean capaces de dar fundamentos, de elaborar conceptos o, como define el Aquinate, la ciencia y la filosofía de tener conocimientos ciertos y por las causas.
    La verdad, entonces, se separa de la ciencia, una se define como adecuación de la inteligencia a la realidad y la otra como conocimiento cierto y por las causas.
    Ahora lo verdadero puede ser un conocimiento cierto pero no necesariamente debe ser un conocimiento científico, es decir, por las causas.
    Lo verdadero ni siquiera es presentado en primer lugar por la gran filosofía como conocimiento sino como realidad, es uno de los trascendentales del ser, el ser es uno, bueno, verdadero, etc. Por lo que la adecuación del ser creado por la inteligencia es, en primer lugar, fruto de la inteligencia creadora de Dios presente en las creaturas.
    Dios participa lo inteligible en las creatura y el hombre es capaz de captar lo inteligible de las cosas.
    O sea, el hombre puede conocer las cosas, puede llegar a tener verdades suficientes para saber cómo vivir y cómo morir sin necesidad de que sea capaz de dar fundamentos científicos y filosóficos de la gran mayoría de las verdades absolutas que conoce y que cree.
    Dios es el que participa la verdad y los conocimientos en las cosas y nosotros los descubrimos por medio de la inteligencia humana y gracias a la contemplación de verdades en la realidad, gracias a la contemplación e intelección de esencias y su conexión con las palabras podemos y tenemos el derecho y el deber de adecuar nuestra inteligencia a la realidad.
    La verdad siempre nos es dada y nos es dada de manera participada por Dios en las creaturas salvo las verdades sobrenaturales que Dios nos da a conocer de y por sí mismo.
    Entonces, o todo conocimiento surge del ser o no es.
    O todo conocimiento tiene relación con la creatura o con el Creador o no es.
    Y, de allí, la terrible alienación que supone el exigirle al hombre común que se maneje únicamente con los conocimientos científicos y filosóficos y desconozca las otras verdades absolutas que posee sólo porque no puede dar fundamentos de ellas.
    Es una exigencia terrible e inhumana el exigirle como nuevo principio seudo moral y religioso que dice “de lo que no se puede saber mejor callar” o que “no se debe actuar sin tener un conocimiento científico o filosófico previo.”
    ¿Cuántos científicos, filósofos o teólogos podrían sobrevivir una sola hora si aplicaran de manera absoluta la duda metódica a sus vidas como método absoluto y único de conocimiento?
    Porque de eso se trata de buscar métodos absolutos, métodos que nos ubiquen en la posición de dioses incapaces de dudar, esos métodos son falsos, son construcciones que no llevan a nada, ni la falseación ni la pluralidad de paradigmas sirven para llegar a una sola verdad de la que no se pueda dudar, es más, son métodos seguros para no hallar ninguna verdad y para dudar de aquellas que el hombre tiene en su poder.
    Que alguien no pueda dar fundamentos de una verdad no significa que no la posea, que alguien no pueda dar una definición de tiempo no significa que no haya captado la esencia de lo que es el tiempo pues usa la palabra tiempo y su significado en la comunicación demostrando que ha captado su esencia aunque, como señala San Agustín, cuando le preguntan qué es el tiempo no lo sabe y cuando no le preguntan lo sabe.
    Aquí hay un uso del verbo saber y de su significado que no es unívoco ni equívoco sino análogo en parte igual y en parte diferente.
    Hay dos formas de conocer una verdad una adecuando la inteligencia a la realidad de esa cosa cuya verdad conocemos y la otra es dando fundamentos, explicaciones, formulando definiciones y conceptos, explicando las causas, o sea, de manera científica, filosófica o teológica.
    A veces, se confunden los conceptos con las esencias, los conceptos no son las esencias sino que expresan las esencias de la misma manera que una palabra muchas veces expresa la esencia de una cosa.
    La esencia es inmaterial, no es una palabra, no está construida por palabras, usamos las palabras para expresar las esencias de las cosas como signo o, por medio de conceptos, expresamos las esencias con otras palabras distintas del nombre que utilizamos para designar cada esencia.
    Cuando razonamos nos servimos de las palabras para hilvanar las ideas y para pensar.
    Y las esencias se encuentran no sólo en las cosas sino en el alma que es capaz de tener en sí todas las cosas creadas de la misma manera en que un sello deja la marca así las esencias inteligibles pueden estar al mismo tiempo en las cosas mismas y en el alma inmaterial del hombre.
    Pero así como Dios, el alma, las esencias, lo inteligible es inmaterial lo que significa que no pueden ser representados por las imágenes de los sentidos, los sentidos tienen la capacidad también de transmitir lo inteligible de las cosas porque de acuerdo con la teoría hilemórfica salvo en Dios y los ángeles, en el resto de los seres creados en esta tierra están compuestos por materia y forma, es decir, incluso los sentidos y lo que captan los sentidos no es sólo material sino al mismo tiempo inmaterial e inteligible, o sea, materia y forma.
    La inteligencia es capaz de abstraer lo inteligible e imprimirlo en el alma y esto inteligible e inmaterial (que no es energía sino inmaterial) pasa a ser una idea más. Muchas de las ideas son esencias captadas o contempladas por el hombre que se encuentran significadas por palabras.
    Pero es evidente que todo conocimiento debe partir de lo que es dado, del ser, incluso las ideas son entes de razón o no son nada.
    Toda verdad es participación de la Verdad.
    Pero nos podemos volver necios ante la verdad y decir que un hombre es una mujer y una mujer un hombre o decir que matar a una persona que está sufriendo no es matarla o que matar a quién nos pide que lo matemos no es matar, o que matar a un feto no es matar si se lo mata ante de los tres, seis o nueve meses, o decir que un caballo es una persona y una persona es un caballo y después agregamos persona no humana y necedades por el estilo y volvernos ciegos, sordos y mudos.
    Y no hay peor ciego que el que no quiere ver.
    Así que utilizamos la duda metódica para dudar de toda verdad y de todo ser y sobre esa duda y negando la verdad ya que decimos que toda verdad de que pueda dudarse no es verdad aunque sabemos que se puede dudar de la verdad llegamos a ponernos en el lugar de Dios, hemos desplazado todas las verdades conocidas, hemos dejado de lado los seres creados y nuestra propia naturaleza atrás, en el olvido, sólo tenemos ideas y una idea es tan buena como cualquier otra.
    Si sólo existen o consideramos las ideas una idea es igual a cualquier otra, son todas entes de razón, todas pesan lo mismo, son inmateriales, algunas son falsas y otras son verdaderas pero nosotros grandes necios nos negamos a mirar la realidad de las cosas y nos hundimos en nosotros mismos afirmando que por nuestras propias ideas podremos determinar y sin conectarnos con la realidad cuál idea es verdadera y cuál no.
    Es decir afirmamos desde el relativismo que podemos adecuar nuestra inteligencia a la realidad rechazando la idea de adecuar nuestra inteligencia la realidad y tenerla en cuenta. Con lo que queremos llegar a una verdad sin seguir el procedimiento necesario para llegar a una verdad.
    ¿Han Uds. escuchado una estupidez semejante?
    Y, sin embargo, esa estupidez se llama filosofía y ciencia moderna, con esta condición de eliminar la naturaleza creada y quedarnos con las ideas nos hemos alejado de las creaturas y opuesto a Dios y a la Creación y nos llega recién ahora el momento de ser como dioses hacer nuestro propio paraíso terrenal, nuestra propia Babel, salvarnos a nosotros mismos, construir la realidad.
    ¿De qué otra forma podíamos ser como dioses si no partimos de negar la condición creatural de la naturaleza y de todo lo que nos rodea y al Creador? Para aspirar a ser como dioses debemos negar nuestra condición de creaturas humanas y la existencia de un Creador, una vez que hemos rechazado estas verdades ¿qué verdades piensan que seremos capaces de conocer?
    Conócete a ti mismo es conocer los límites y conocer que somos creaturas y no Dios porque si no hay Dios no hay hombre, es decir, el hombre es una construcción o lo que hace de sí, no cada uno que es lo que en primer lugar piensa el necio sino lo que hacen del hombre los poderosos de este Mundo.
    Una vez que hemos reducido la realidad y la verdad a las ideas y cualquier idea vale y pesa lo mismo podemos elegir entre las ideas aquellas con las que realizar nuestras construcciones científicas y filosóficas y cuanto más apartadas de la realidad mejor, más reafirmamos nuestra condición de dioses y creadores de nosotros mismos.
    Dueños y señores de nuestras ideas pero sin querer cotejar la verdad, o sea, sin adecuar la inteligencia de esas ideas a la realidad podemos plantearnos ser conocedores del bien y del mal.
    Hay tantas ideas y todas valen lo mismo y para no decir que todas esas ideas son mentiras relativas cuestión que pondría en serio peligro la seriedad de nuestras investigaciones filosóficas y científicas decidimos que son todas verdades relativas.
    Multiplicamos las verdades relativas y les distribuimos democraticamente los nuevos juguetes a las masas y al individuo de masas aislado que bajo la afirmación de que “es mi verdad relativa” puede cerrar toda discusión y negarse a dar fundamentos de sus ideas, puede comportarse como un niño malcriado y un pequeño tirano.
    Y el regalo de todas estas verdades relativas que tienden a convertirnos en necios absolutos e ignorantes absolutos las recibimos de nuestros gobernantes y de los poderosos de este Mundo al módico precio de que las verdades relativas que ellos digan y conviertan en leyes u órdenes serán impuestas de forma absoluta por un poder absoluto frente al cuál no encontraremos una sola verdad absoluta para oponerle en el sentido de “No te es lícito hacer, decir o no hacer”.
    Seremos libres en la medida de libertad que nos den nuestros gobernantes.
    Y ya que el espíritu de todo este movimiento relativista es la arbitrariedad y los hombres comportándose como niños malcriados y como pequeños tiranos lo encarnará a ese mismo espíritu un gran tirano que tomará la fe absoluta en la sola existencia de verdades relativas como una base firme para imponer sus ideas y su poder absoluto.
    Para que exista un poder absoluta basta con que no exista ninguna verdad absoluta que oponerle al poderoso.
    ¿Algún partidario del relativismo tiene más que verdades relativas para oponer a las decisiones de los poderosos de este Mundo convertidas en leyes?
    ¿Qué función puede llegar a tener una verdad relativa de un individuo o de muchos individuos para hacerle frente a una orden o ley del poderoso?
    De esto se deducen dos sistemas de pensamiento y de creencias.
    Los que sostenemos las verdades absolutas no sólo manifestamos su existencia y conocimiento de manera natural y sostenemos que el hombre puede conocer al Creador, la ley natural y poseer muchas verdades absolutas de manera no revelada y otras de forma revelada para, entre otras cosas, oponerlas al poderoso de este Mundo sin que ello implique que no pueda otro hombre dudar de las mismas en su propio perjuicio.
    Es decir, que hay verdades que podemos conocer naturalmente o por la inteligencia, otras que no sólo podemos conocer naturalmente sino que Dios las ha revelado para que sean objeto de fe, o sea, no sólo podemos conocerlas por la razón sino que este conocimiento es elevado a nivel teológico y de objeto de fe y ello porque a muchas de estas verdades llegan sólo los más sabios y no sin errores pero éste no es el argumento principal son motivo de fe porque si las olvidamos o dejamos de lado ya no podemos llegar a conocernos y a conocer al Creador, su ignorancia es un obstáculo insalvable para una relación sana con Dios y, por último, tenemos verdades que nos son reveladas y a las que no podríamos acceder si Dios no las hubiera revelado.
    Pero como se darán cuenta hay dos revelaciones de Dios, la natural, una revelación natural por medio de la Creación mismo y por las creaturas, Dios nos revela muchas verdades que conocemos en las cosas mismas, es decir, nuestro conocimiento debe partir del ser y de la realidad y hay una revelación sobrenatural de Dios por las Sagradas Escrituras, por Cristo mismo con sus sacramentos y por el Magisterio de la Iglesia.
    Por otra parte, los que sostienen la forma de pensar y la creencia o fe en el relativismo sostienen no sólo que existen verdades relativas y no existe ninguna verdad absoluta, es decir, manifiestan pensar y creer que no existe ninguna verdad absoluta y que si se pueda dudar de una verdad muestra que no es verdad, por ejemplo, si se puede dudar que un hombre es hombre es muestra de que no es hombre o razonamientos por el estilo porque no existiendo principios absolutos en el razonamiento se razona como se pinta.
    Estos mismos son partidarios de una construcción de la realidad por el hombre mismo que así ocupa el lugar de Dios no sólo diciendo lo que está bien o mal sino buscando la construcción de la realidad y haciendo que todo dependa de su voluntad de poder.
    Como se trata de dos religiones separadas y dos creencias separadas es muy difícil que un hombre que sostiene que existen verdades relativas y basa su afirmación en sus ideas pueda ser convencido de que otras ideas son las correctas.
    Este hombre se niega a ver la realidad, se niega a conectarse con la creación y con lo que está fuera de él, se ha encerrado en su inmanentismo, cree que todo lo que tiene son ideas y que todas las ideas valen lo mismo y que no debe buscarse en las creaturas la adecuación de su inteligencia a la realidad, no es proclive a ver la realidad.
    Por supuesto que practica esta fe y religión con hipocresía, sabe que en muchas discusiones no ha tenido la razón y sabe que existe una realidad exterior pero tiene su latiguillo para salvar su orgullo y que su ignorancia quede intacta: “esa es tu opinión” o “esa es tu verdad relativa” y créanme cuando les digo que para convencer a este ciego que no quiere ver se necesita más sabiduría y paciencia que para convencer a un islamita de que Cristo que según el Corán es el sello de la santidad es superior a Mahoma que pretende ser el sello del profeta porque el tres veces Santo es superior a cualquier profeta verdadero o falso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: