Oración a Nuestro Señor para obtener la sanación interior. Padre Amorth

Recemos con fe esta oración, limpiemos nuestra alma de suciedad y preparémonos para la lucha.

1 4.050

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

Oración a Nuestro Señor para obtener la sanación interior (según el Padre Gabriel Amorth)

 

 

Señor Jesús, tú has venido a sanar los corazones heridos y atribulados, te ruego que cures los traumas que provocan

turbaciones en mi corazón; te ruego, en especial, que cures aquellos que son causa de pecado. Te pido que entres en mi vida, que me cures de los traumas psíquicos que me han afectado en mi tierna edad y de las heridas que han provocado a lo largo de toda mi vida. Señor Jesús, tú conoces mis problemas, los pongo todos en tu Corazón de Buen Pastor.

Te ruego, en virtud de aquella gran llaga abierta en tu Corazón, que cures las pequeñas heridas que hay en el mío. Sana las heridas de mis recuerdos a fin de que nada de cuanto me ha acaecido me haga permanecer en el dolor, en la angustia, en la preocupación.

Señor, sana todas las heridas que, en mi vida, han sido causa o raíz de pecado. Quiero perdonar a todos los que me han ofendido: mira estas heridas internas que me impiden perdonar. Tú, que has venido a sanar los corazones afligidos, sana el mío. Concédeme la sanación de los dolores que me oprimen al recordar la muerte de las personas queridas. Haz que pueda recobrar la paz y la alegría en la certeza de que eres la Resurrección y la Vida.

Haz de mí un testigo auténtico de tu Resurrección, de tu victoria sobre el pecado y la muerte, y de tu presencia viva en medio de nosotros.

 

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

1 comentario
  1. Alberto Ramón Althaus says

    Naturaleza humana y divina y persona
    En Dios vemos que existe una sola naturaleza divina y hay tres Personas divinas y en el hombre hay una naturaleza humana y una persona humana.
    Sin caer en el personalismo de Maritain nos parece que la distinción entre naturaleza y persona es importante, es la distinción que se refiere a distintas preguntas, una es la pregunta ¿qué es el hombre? Y otra es la pregunta: ¿quién es ese hombre?
    Una es la pregunta sobre ¿Cuál es la naturaleza de Dios? y otra es la pregunta sobre ¿Quién es Dios?
    ¿Qué es el hombre?
    Responde a la pregunta sobre la naturaleza humana y, entonces, podemos decir que el hombre es un animal racional o un animal político.
    ¿Quién es el hombre?
    Nos refiere a la persona humana individual y esto es importante porque si bien la Creación no aporta más ser al Ser de Dios sino más seres es importante porque lo más importante de estos seres que Dios crea es que muchos de ellos son personas.
    La persona humana es la cumbre de toda la Creación hilemórfica con su coronamiento en Cristo que es el hombre.
    Cristo es el hombre porque muestra todo lo que el hombre puede llegar a ser por naturaleza y gracia y es perfecto hombre y Dios.
    Por ello Cristo siendo un quién, el Hijo, segunda Persona de la Santísima Trinidad encarnado es, también, el que nos revela qué es el hombre en su naturaleza humana y a qué fue llamado.
    La multiplicación de personas que tiene su origen en la Creación nos muestra que Dios se interesa en crear personas en los ángeles difieren unos de otros en su esencia pero, también, en el hombre que compartiendo una misma naturaleza humana difieren en su personalidad.
    De allí que aunque la distinción entre las Personas divinas de la Santísima Trinidad sea una distinción de relación según Santo Tomás de Aquino sería no comprender Quién es Dios si no se reconociera la importancia que en Dios tiene esa santísima Trinidad y la importancia que tiene para nosotros en cuanto a la posibilidad de conocer no sólo qué es Dios sino Quién es y para entrar en una relación personal con Dios para lo cual debemos conocer quién es Él.
    No es suficiente saber que es el Ser en la noción que Dios da a los hombres y que es su mismo nombre: Yo soy Él que soy, es necesario entrar en relación personal con Dios y, para ello, hay que conocer a la Santísima Trinidad.
    Pero sin conocer a Cristo que nos muestra al hombre y a Dios no podemos llegar a conocerlo, nuestra relación no será personal con Dios y si no es personal no podremos participar de su vida divina y no podemos ser salvados.
    Quién no conoce al Hijo no puede conocer al Padre que lo ha enviado.
    Pero esta relación personal se daba incluso en el Antiguo Testamento en Abraham, Moises y los profetas y David en el Salmo 101 dice: “El Señor dice a mi Señor”.
    Por ello, cuando Dios creó a los ángeles los creo buenos, le dio una buena naturaleza angélica.
    La naturaleza humana sin el pecado de Adán, también, es buena.
    Es decir, que ni los ángeles ni los hombres pueden culpar a Dios de sus pecados.
    ¿De dónde ha salido el pecado si no estaba en la naturaleza?
    Ha sido una decisión personal y allí es importante separar la persona humana de la naturaleza humana, la persona angélica de la naturaleza angélica.
    Como podemos darnos cuenta es imposible odiar a Dios si se lo conoce salvo que uno quiera ser Dios y ocupar el lugar de Dios, es decir, está en el libre albedrío la posibilidad de amarse a sí mismo más que a Dios pero ello es necedad y mentira ya que para que ello fuera posible la persona creada debe rechazar su naturaleza creatural y aspirar a la naturaleza divina por su propia acción.
    De allí que el querer ser como dioses es el pecado de los primeros padres y es también el pecado del demonio, amarse a sí mismo hasta el odio a Dios, odio que termina manifestándose en el deicidio de Jesucristo que Éste transforma en sacrificio de salvación para muchos.
    En la persona se da una decisión de no aceptar su condición de creatura y de no aceptar un Creador, la muerte de Dios y la muerte del hombre y la búsqueda de ser como dioses o el transhumanismo supone un rechazo de la naturaleza humana y divina, un rechazo de todo orden en la Creación y la búsqueda de la creación de un nuevo orden mundial, corregirle la plana a Dios como dijo Castellani.
    Pero de Satanás se dice que es asesino por naturaleza, es cierto, Satanás en el instante de ser creado como persona angélica su primer acto fue de amor a sí mismo hasta el desprecio de Dios y en ese acto como persona angélica adquirió la naturaleza de un asesino y de un deicida, no se trató de una mácula o pecado como en el hombre sino de una decisión total en la que comprometió toda su naturaleza angélica porque en los ángeles la esencia es simple aunque existe una diferencia entre esencia y existencia que no se da en Dios.
    No hubo duda en Satanás sino una comprensión “total” de lo que estaba haciendo pero ese “total” no significa que conociera a Dios en todo lo que es su Ser.
    Total es sin titubeos, sin dudas y sin arrepentimientos y asumiendo todas las posibles consecuencias.
    En la naturaleza caída el hombre transmite este pecado de los primeros padres que realizaron el pecado original en comunidad pero no de fe con sus descendientes, es decir, fue un acto dirigido al deicidio de Jesucristo, lo consintieron, consintieron la guerra con Dios y darle muerte pero no fue una decisión sin dudas y sin un tentador y conociendo todas las consecuencias. No hubo un sincero arrepentimiento sino que se culparon unos a otros.
    Porque si sólo hay un Dios querer ser como dioses sin apelar a Dios es una rebelión y una inversión en la que se consiente la posibilidad del enfrentamiento con Dios y la guerra contra Dios y el deicidio.
    El hombre por el pecado original originante nace con una naturaleza manchada y caída, es decir, nace en pecado y en enemistad con Dios, esa enemistad con Dios, Adán y Eva la transmitieron a sus descendientes, no se trata de una naturaleza corrupta porque pueden realizar algunos actos buenos pero no siempre ni de forma perfecta y no pueden salvarse por sí mismos y sin el auxilio de la gracia, es decir, necesitan reconciliarse con Dios y recibir de Dios el organismo sobrenatural de la gracia para poder ser salvos.
    Pero es evidente que el hombre además de ser y de tener una naturaleza es persona, es cierto que ser persona surge de su naturaleza humana y la naturaleza humana supone la persona pero si bien la naturaleza humana es algo dado, la persona es lo que el hombre hace con su naturaleza humana en relación con Dios y el prójimo.
    Es la persona la que peca y no la naturaleza humana, es la persona al ser por sí, al tomar libres decisiones la que peca, hace el bien o realiza acciones meritorias que son tres tipos de acciones humanas diferentes, el pecado son acciones moralmente malas, las acciones buenas lo son vistas desde la moral y desde el punto de vista natural pero lo meritorio supone la gracia y supone la ordenación del hombre a Dios por medio del organismo sobrenatural de la gracia y, también, por medio de sus propia naturaleza ya que la gracia no destruye la naturaleza sino que la eleva.
    Así como naturaleza y cultura se diferencian, también, cabe y es necesario hacer una diferencia entre naturaleza humana y persona.
    La persona es lo que el hombre hace de sí y aquí parecería abrírsele una posibilidad infinita al hombre pero no es correcta esta visión, muy por el contrario, la persona se construye a si misma desde una naturaleza humana, se construye en sociedad y se construye con o contra Dios.
    Como diría San Francisco “ama y haz lo que quieras” pero ese amor al que se refería el santo era una virtud teologal por lo que suponía amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.
    Y, entonces, “ama y haz lo que quieras” es ilimitado en el amor y en la actividad porque amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo es un mandamiento que reúne a todos los mandamientos de Dios y los resume y de allí su gran libertad, una vez cumplido este mandamiento el hombre puede hacer lo que quiere en el sentido de que el amor le abre infinidad de posibilidades de realizarse como persona.
    Las tres Personas divinas no pueden ser ignoradas, no se puede conocer a Dios sin conocerlo como Santísima Trinidad y en sus Personas, no se trata de sólo de relaciones salvo que se tenga presente que no se puede establecer una relación personal con Dios si no se lo conoce en su personalidad y si no se dirige uno a sus Personas divinas.
    El conocer la naturaleza divina de Dios como no creada, necesaria, Causa Primera, motor inmóvil, etc. no nos dice quién es Dios y no nos abre una puerta para una relación personal con Él muy por el contrario, la afirmación de Aristóteles no le impide a Aristóteles negar la inmortalidad del alma y el Motor Inmovil no es para Aristóteles un Quién, una Persona divina y mucho menos una comunidad de Personas divinas.
    La naturaleza divina exige tres Personas divinas porque si Dios es el Ser es, también, el Amor y este Amor no podemos conocerlo si no se nos manifiesta de otra forma distinta a como su Ser puede ser conocido por los seres creados.
    El Amor de Dios y su personalidad amorosa de ser Padre, Hijo y Espíritu Santo no la podemos llegar a conocer más que por revelación divina y por la revelación según su economía en la plenitud de los tiempos por medio de su Hijo que se anonadó y aceptó el sacrificio en la Cruz para la salvación de muchos y, luego, envió ese Amor entre el Padre y el Hijo a su Iglesia para que el católico se diferenciara por el amor.
    Al hombre como persona y, por su libre albedrío, Dios lo trata con magna reverencia y quiere que colabore en la obra de Salvación y lo invita a participar de su vida por la visión beatífica pero, para ello, el hombre tiene en esta vida que tomar decisiones y ubicarse en una de las dos ciudades de San Agustín si se ubica en la ciudad de Dios se salva pero si trabaja para la ciudad de Satanás se condena.
    El hombre puede desarrollar su personalidad adquiriendo una segunda naturaleza de la gracia y, para ello, debe trabajar las virtudes naturales, sobrenaturales y dejar actuar a los dones del Espíritu Santo pero también puede destruir su personalidad adquiriendo una segunda naturaleza del pecado y puede caer en graves vicios y en condiciones bestiales y satánicas.
    Como dijo San Agustín las dos ciudades están presentes en el hombre y en histórica lucha, la ciudad de Dios dentro del hombre lucha por su salvación y la ciudad de Satanás lucha en el hombre por su condenación y, muchas veces, los hombres caen en pecados mortales y trabajan para la ciudad de Satanás haciendo el mal que no quieren y no haciendo el bien que quieren o haciendo el mal que quieren cuando se han bestializado.
    Y es que los vicios nos hacen querer el mal y nos vuelven connatural el mal por esa segunda naturaleza del pecado que orienta al hombre no hacia Dios, el Bien y el verdadero Fin sino hacia las creaturas, o sea, hacia lo que no es Dios y no es un verdadero Bien y Fin Último sino ídolos.
    Es la persona la que peca y no la naturaleza humana pero la persona al pecar y al adquirir un vicio adquiere una segunda naturaleza del pecado que le facilita el pecado de manera que el injusto no es libre de obrar con justicia, hace incluso el mal cuando no quiere hacerlo.
    Ahora, la naturaleza humana caída necesariamente llevaba al hombre al deicidio de Cristo, el pecado original originante no podía derivar en otra cosa que en el pecado original consumado y ello porque era necesario que una nueva Eva pisara la cabeza de la serpiente y el nuevo Adán creara hombres celestiales por medio de la Iglesia.
    No era necesario que Adán y Eva pecaran pero en la condición de pecado la humanidad se dirigía en masa y en comunidad al deicidio de Cristo que Cristo transformaría en sacrificio para la salvación de muchos.
    El hombre sin la Iglesia y sin la gracia de Cristo no podía hacer acciones meritorias frente a Dios, podía hacer acciones buenas pero no meritorias.
    ¿Qué son las acciones meritorias? Aquellas en las que no participa sólo el hombre sino que participa Dios por medio de la gracia, o mejor dicho, el hombre colabora en la obra de Salvación.
    El hombre caído no podía levantarse hasta el Cielo, si lo hacía construía una Babel terrenal, intentaba construir un paraíso terrenal, y volvía a cometer el pecado de los primeros hombres, la pretención de ser como dioses, el tomar el Cielo por ataque y en rebelión y no esperar la venida del Salvador para que Él le diera la verdadera Vida, la participación en la vida divina.
    Ahora, no son los discípulos superiores al Maestro, no es la Iglesia como Creatura divinizada superior a Cristo.
    Si el Maestro debía padecer lo que padeció sin conseguir la conversión de los suyos, los discípulos serían perseguidos y la Iglesia tarde o temprano sería destruida si Dios no hubiera hecho esa promesa que las puertas del infierno no prevalecerían sobre Ella y si Dios no acortara los tiempos finales para que los elegidos se salven porque sino ninguno de ellos se salvaría.
    La Iglesia no puede tampoco crear el paraíso terrenal, pudo inculturar de Cristo toda una época y toda una civilización y se formó una cultura y civilización cristiana. Había que predicar el Evangelio entre todas las gentes pero eso no significaba que todas las gentes se convirtieran.
    La Iglesia debía anonadarse al final y ello no tanto por defecto de su naturaleza santa sino por defecto de las personas que la forman porque muchos son los llamados a la santidad y pocos los elegidos, esto es Dios da la posibilidad a todas las personas de que se santifiquen pero eso no significa que todas se santifiquen y de las que no se santifiquen que son la gran mayoría entre los que nos encontramos está formada la Iglesia por muchos católicos iniciados.
    ¿Qué es un católico iniciado?
    Desde el punto de vista de la mística alguien que se encuentra en una situación bastante cercana al hombre caído, no es el hombre caído porque ha sido bautizado pero no ha desarrollado en gran medida su organismo sobrenatural de la gracia que está en germen muchas veces y comete muchos pecados veniales y puede cometer pecados mortales.
    El hombre sin el auxilio de la gracia no puede permanecer en la virtud sin cometer pecados morales.
    Ser católico iniciado es casi tentar a Dios, no quiero ser santo todavía, déjame pecar un poco más.
    Está entre los llamados pero no quiere ir y es remiso a ir, tiene cierta pereza en las cosas de Dios, cierto aburrimiento pronto a convertirse en acedia.
    Es decir, de la pereza pasar a la indiferencia y al odio gradualmente seducido por los espíritus inmundos el aire.
    Ahora que la Iglesia sea vencida en el Apocalipsis y reducida a un pequeño rebañito a una Iglesia del silencio luego de una apostasía general, un gran Misterio de Iniquidad y que la Abominación de la desolación entre al lugar santo no está dado por las leyes de la naturaleza humana sino por las leyes del pecado y de la gracia si puede hablarse de leyes del pecado es porque el pecado pone en movimiento ciertas leyes que como decía Sócrates se muestran en las almas de los hombres como cicatrices de latigazos, el alma sin Dios es un alma oscura, en la profundidad del alma el hombre o descubre a Dios o descubre a su propia oscuridad y la nada.
    Los hijos de la oscuridad son más astutos que los hijos de la luz.
    Durante doscientos años han trabajado estos hijos de la oscuridad para establecer un nuevo orden mundial, un orden masónico y cabalístico de una cábala satánica porque hay muchas cábalas panteísta, atea, judía, cristiana, etc., la verdadera es la satánica.
    El nuevo orden no es diferente a aquella Babel que una vez fue, ahora no es y que será por poco tiempo. No es un orden diferente al de los grandes imperios que Daniel llamó Bestias, siete Bestias y una octava que será por poco tiempo y por ello San Juan Apocaleta la llama Bestia del Mar y de la nueva religión mundial cabalística y masónica en la cabeza, o con dos cabezas la llama Bestia de la Tierra y el mar es el terreno de la política y la tierra de la religión según los santos Padres.
    Por ello, los tradicionalistas no conservan la fe íntegra porque se han olvidado en estos tiempos de predicar el Apocalipsis cuando Cristo lo enseñaba.
    Los conservadores no conservan la fe íntegra porque han cedido a compartir los templos con los herejes para no perder los templos prefieren correr el riesgo de perder la fe y los progresistas son tan reformistas como los protestantes, son otra religión cismática y herética.
    Juntos han cedido a las tentaciones del Dragón a pesar de que muchos sufren como Iglesia del silencio dolores como de parto porque son como la buena Mujer pero sufren por tener que dar a Cristo que está en el interior de la Iglesia al pecado y a los que están en pecado.
    Muchos cederán a la tentación de Satanás de “te daré un pedazo de la Iglesia si me adoras” un pedazo de la Iglesia para practicar el culto y la fe y con ello conscienten una Iglesia adulterada y una Iglesia partida a la cual la Bestia del Mar le dará muerte y se distribuirá sus ropas, distintas Iglesias nacionales separadas.
    Gran pecado con tantos signos no enseñar el Apocalipsis.
    San Vicente Ferrer vió los signos predicó el Apocalipsis y los hombres se convirtieron y el Apocalipsis no vino pero la Iglesia no restauró la fe y vino la Reforma protestante.
    San Atanasio dejó los templos a los herejes para conservar la Iglesia la fe.
    Pero los católicos actuales no quieren ni predicar el Apocalipsis y la conversión ni dejar los templos para conservar la fe y muchos se han puesto como falsos profetas a enseñar nuevas cristiandades y nuevos triunfos de la Iglesia cuando las Sagradas Escrituras enseñan todo lo contrario: los santos serán vencidos.
    La Iglesia podría, tal vez, si predicara el Apocalipsis y restaurara la fe, si la Iglesia dejara los templos a los herejes para conservar la fe podría, tal vez, y si Dios quiere evitar el Apocalipsis y las consecuencias de esta gran crisis de la Iglesia pero no lo hará, no porque no puede sino porque no quiere, porque los suyos aman más la Iglesia que a Dios por ello rechazan la segunda Venida y dicen que creen en la resurrección de Cristo pero que eso pasó hace dos mil años pero no creen que la segunda Venida sea pronto y si no creen eso no creen en la Segunda Venida y quién no cree en que Cristo vuelve no cree en la resurrección y vana es su fe.
    Por ello, los tradicionalistas hablan de la tradición, de la cultura y civilización católica pero no en primer lugar de Cristo porque aman más la tradición que a la Fuente misma de la tradición y los conservadores hablan de conservar la Iglesia y de no perder almas por procesos cismáticos y mantener a todos en los templos pero no hablan en primer lugar de Cristo y aman a la Iglesia más que a Dios y los progresistas hablan del Mundo, de su nueva moral, de la reforma, de los fieles y de un espíritu que nunca es el Espíritu Santo porque sino lo nombrarían por su nombre divino por lo que se trata de un espíritu mundano y de un espíritu de apostasía propio de un ángel caído pero no hablan principalmente de Cristo porque se aman a sí mismo y al Mundo más que a Dios.
    Todos comen y beben y por todo ello recibirán tres cosas el Apocalipsis por no predicarlo, la condenación si no se convierten y la segunda Venida para que vean al que han crucificado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: