El Convite Regio. Por Juan Ciccioni

0 1.144

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Por Juan Ciccioni

Para Adoración y Liberación

 

 

 

Es un error considerar el amor de Dios como una camaradería entre iguales, solo diremos que es inmenso y así es también de inmensa su pérdida, y lo perdemos por nuestra culpa. En la parábola del Convite Regio (Mateo 22, 1-14) dice que los invitados a la cena que la rechazaron fueron pasados a cuchillo y la ciudad incendiada, Cristo no encontró nada mejor que una masacre para significar el rechazo del amor de Dios: la perdición eterna; y se quedó corto.

De manera que nadie se condena sino es queriendo y Dios busca a todos y busca más a los que son más desdichados y a nadie pide lo que no puede dar. “Dios quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”- dice San Pablo.

El pecado es un misterio y el poder del demonio, que del pecado viene, es un misterio. Pero hay que considerar que ningún hombre se condena, es decir, pierde su último fin sino es queriendo por un acto libre, consciente y deliberado de su voluntad; y a ningún hombre Dios deja de dar auxilios para que se salve dentro de lo posible. Pero el hombre puede rechazar esos auxilios, que es rechazar la gracia de Dios y al mismo Dios.

Dios no condena por gusto a nadie, antes bien busca a los hombres para que se salven como enseñó Jesucristo en las tres parábolas que llenan el capítulo 15 de San Lucas: La oveja perdida, La moneda perdida y el Hijo pródigo o Padre prodigio, las cuales nos retratan la misericordia de Dios; y la misericordia de Dios es mayor que el pecado de los hombres pasados, presentes y venideros.

Ahora rechazar la gracia de Dios es simplemente ser atado de pies y manos y arrojado a las tinieblas de afuera, y esto es el infierno como vemos en la parábola del Convite Regio (Lucas 14, 16-24 y Mateo 22, 12-13).

Para salvarse hay que creer a Dios, que Él es remunerador y premia el bien; Él conoce nuestra miseria, sabe del dolor y cuenta todas nuestras lágrimas. Hemos sido creados por amor por lo tanto no podemos vivir sin amor y la santidad es justamente eso: un exceso de dolor y un exceso de amor.

El cristianismo no ha sido inventado para consolar sino para espantar, los consuelos vienen después. Lo eterno e infinito es temible y en nuestra condición actual solo puede comprenderse desde el espanto.

“Temed a Aquel que después de la muerte puede arrojaros al infierno, si a ese temed”

Mateo 10, 28

Si, temed, porque no estamos hablando nada más que de la salvación eterna o de la condenación eterna, pues ¿de qué valor es el hombre?

 

 

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: