“Cree, confía y espera en el Señor…no imagines”

El mensaje no nos sonaba mal, ya habiéndolo investigado. De hecho, puede uno decir que sonaba, "esperanzador". Era una especie de himno a la unidad; un canto de afecto y entendimiento entre las personas. Así lo percibíamos... jóvenes, pues...

0 2.170

 

David, desde México

Apreciables amigos y hermanos en la fe, de Adoración y Liberación, Dios los bendiga y la Santísima Virgen María ruegue por todos nosotros y por el mundo entero.

Me gustaría compartir con ustedes, algo que escribí hace un tiempo.

En este caso, acerca de una canción, que desde hace mucho nos acompaña.

El escrito básico lo hice hace como un año. Lo revisé en estos días, para hacerlo un poco más claro y escribí el siguiente relato simple, para darle un contexto:

 

Con aquella melodía tan tranquila, con una cadencia que casi invitaba a sentarse a apreciarla cada vez que la escuchábamos, más de alguna vez, muchos  quisimos saber qué era todo lo que decía dicha canción.

Además, debo de admitirlo, pensábamos que había cierta autoridad para decir lo que dijera, viniendo de quien venía…éramos jóvenes, pues; muy jóvenes, entonces.

El mensaje no nos sonaba mal, ya habiéndolo investigado. De hecho, puede uno decir que sonaba, “esperanzador”. Era una especie de himno a la unidad; un canto de afecto y entendimiento entre las personas. Así lo percibíamos…jóvenes, pues…

Apenas en el período post-hippie (o aún, dentro del mismo…no lo sé, no soy autoridad en eso…y fue hace tanto, ya…apenas empezando los 70’s), con el “amor y paz”, todavía rampante, no podía uno pasar por alto una canción que decía lo que decía, así como así.

Sabíamos que, evidentemente (tal vez, ahora deba de decir, “estructuralmente”), no incluía “ciertas cosas”, pero además del mensaje, que “no sonaba mal”, contaba con una melodía agradable, tranquila y realmente pegajosa para la mayoría y al final, la canción recibía un buen porcentaje de nuestra propia aprobación. Buen puntaje le otorgábamos, prácticamente todos “los amigos”…y hasta familiares propios y algunos otros, ya mayores…

A fin de cuentas, decíamos que “esa” era “su” visión (la del cantautor, claro) y no estaba mal en sí. Aunque era claro que no encajaba “esa visión”, con la educación en la fe que habíamos recibido la mayoría de quienes aceptábamos que “dicha visión”, no estaba del todo mal…(no es repetición inadvertida, es deliberada….)

Pero, aún en los momentos cuando la escuchábamos con el mayor disfrute y convencimiento, siempre había ese algo, que “no encajaba”…aunque el mensaje en sí, siempre pensábamos que no estaba……..pues, mal, en sí…

Y es que el asunto siempre ha sido, que todos quisiéramos vivir en paz cotidiana y sin guerras entre ningún país. Sin problemas entre personas, pueblos o naciones…

Todo eso y otros anhelos, son reales para la mayoría de las personas…¿Qué podía estar errado en las aspiraciones expuestas en aquella letra?…aunque algo no encajara del todo, desde el punto de vista de la fe.

 

Similitud

 

Y así quedó en general ese tema; bien, pero con un asterisco…porque, afortunadamente, la semilla de la fe, imbuída en nosotros por nuestros familiares mayores, buscaba seguir afianzando sus raíces y crecer…a pesar de las cosas del mundo…

Semilla aquella, buscando terreno fértil y humedad…entre piedras y terreno seco y a merced de distintas aves, ávidas de algo tierno qué consumir…

O tal vez, solo éramos muy exigentes para decidir otorgarle aquél asterisco al asunto…

Con los ires y venires de la vida, dejando ya muy atrás la juventud, viendo crecer a los hijos y viviendo todo lo que la vida le otorga a cada quién, pasan tantas cosas, que algunas, prácticamente se olvidan.

Lo que alguna vez te emocionó, ya quedó en segundo, tercer o quién sabe, en qué plano o lugar…

Añoras algunas cosas de antes y das gracias por otras que ya se fueron.

Algunas cosas del pasado, en ocasiones hacen un pequeño viaje a nuestro presente y sucede, que ya tenemos una visión muy distinta acerca de ellas. Acerca de otras cosas, pensamos casi igual que cuando éramos jóvenes…casi igual, pero siempre con algunas diferencias.

Una plática, película o reunión, se encarga de recordarnos “esas” ciertas cosas o experiencias del ya lejano pasado. A veces, es a través de los así llamados, “medios”, que las recordamos, o que repasamos dichos eventos.

Con algunas cosas que nos inquietaban entonces, nos damos cuenta que ya hicimos las paces. Algunas otras, al final las resolvimos de la mejor manera. Otras no, y así lo aceptamos. Algunas experiencias siempre las recordamos con mucha alegría y/o satisfacción.

Sin embargo, cuando la mencionada tonada regresó, en distintas ocasiones, hasta donde me encontraba ahora en el tiempo, sendas veces la recibí con una expresión instantánea de escepticismo…escepticismo que, cuando me di el tiempo y repasé de nuevo la letra y viendo las perspectivas en las que se encuentra la situación mundial actual, se transformó en decidida desaprobación.

 

Similitud

 

Viendo que estos, los actuales nuestros, son tiempos de lucha en la fe, desde la fe y más importantemente, por la fe, decidí escribir una respuesta no solicitada, a aquella canción de “esperanza” de nuestros ayeres y ante ayeres, que nos hace aquella invitación a cada uno, desde entonces…

Desde mi pequeña fe, siempre necesitada del auxilio de Aquel que todo lo creó y todo lo sostiene, escribo, con la esperanza de que la siguiente serie de preguntas y aclaraciones, sirvan, aunque solo sea un poco, para reflexionar acerca de lo que aceptamos a veces, de manera muy cotidiana y que llegamos a apetecer y a disfrutar…sin poner mucha atención más allá…

No quise quedarme con esa observación que hice y dejar las cosas, así como van…siguiendo la inercia de la multitud. Quizás a alguien pudiera servirle, de alguna forma…, en fin…ahí va:

 

Una simple respuesta, desde la fe.

 

NO IMAGINES…

 

“1.- ¿Para qué imaginar que no hay paraíso? Tal vez sea fácil de hacer, pero…¿Qué se gana con hacerlo? ¿Por qué habríamos de gastar nuestra imaginación en eso? El Creador tiene un lugar para cada uno de nosotros en el Paraíso…hay un lugar que no es para nadie más, sino para cada uno…

Allá arriba está el tuyo, el mío, el de ella, el de él…el de cada uno de nosotros…hay para todos.

¿Cómo te llamas, tú?……pues allá está un lugar con tu nombre; un lugar que es tuyo….esperándote…a ti, que lees o que escuchas esto…

Tratemos de no perderlo, para un día regocijarnos con el Señor, en su Presencia. No hagamos que quede vacío ese lugar…nuestro propio lugar, preparado para nosotros, desde antes que nos creara Aquél, que tanto nos amo, para así hacerlo…

Perdemos mucho, imaginando que el paraíso no existe.

Perdemos la esperanza.

 

2.- ¿Para qué imaginar que no hay infierno bajo nosotros, si las Escrituras, la fe y nuestro Salvador, nos hablan de la certeza de su existencia? Y también nos hablan de que podemos terminar allí, si no seguimos a nuestro Salvador…

No se ama lo que no se conoce…ni se teme aquello que se piensa que no existe…

Imaginar que no existe el infierno, es como una invitación sutil a vivir en riesgo…en riesgo de llegar a dónde no nos gustaría…

 

3.- El cielo azul, el cielo físico, es muy bonito, claro, pues Dios lo hizo, pero…¿ Para qué imaginar que no hay nada más allá de lo físico, si todo ha de pasar algún día, para dar paso a cielos nuevos? No vivamos en lo temporal, volteemos hacia lo eterno.

No nos quedemos en lo pasajero de las cosas materiales. De cualquier forma, el cielo físico ahí está, día a día, para disfrutarlo. ¡Qué bueno, que lo que vendrá después, será aún mejor!

 

4.- No hace falta imaginar a la gente, viviendo para el hoy. Muchas personas es exactamente lo que hacen día con día; viven para el “hoy” y solo para eso. No hay visión de lo eterno…y claro que tampoco hay una preparación para la eternidad… tristemente.

Sabemos que la eternidad solo tiene dos destinos…y para uno de ellos, se tiene que preparar la persona, día a día y siempre mirando hacia aquel añorado Paraíso…

Para el otro destino, no…para ese, no se requiere preparación; solo es necesario vivir sin reglas…y sin esperanza de lo eterno, día a día…viviendo precisamente,  solo para el “hoy”…

 

5.- Sí; tal vez no debería de haber diferentes (y tantos) países y sería mejor, que todos fueran como uno solo…con las maravillas que cada país tiene… Quizás todos hemos imaginado eso alguna vez…y no, no es difícil hacerlo.

Si Dios reinara ya con nosotros, así sería. El Reino de Dios, en la tierra. Todos libres y sin fronteras.

Reino de Dios, que cada vez parece más cerca, por cierto. Razón de más, para no divagar…

 

6.- Ojalá que nunca hubiera nada que matar…es verdad. Quisiéramos que nadie muriera violentamente o por tonterías humanas.

Pero sí hay algo por qué morir; morir por Dios, por la instauración de su Reino en la Tierra…morir por ganar el Cielo…morir aquí y ganar la vida eterna. Los santos siempre han estado dispuestos a morir para que el Reino de Dios llegue a la humanidad (y muchos han muerto por esa causa)…y el Señor nos ha llamado a la santidad a TODOS…

Deberíamos de estar siempre dispuestos a entregar lo poco, por lo mucho…desde la fe y por la fe.

 

7.- ¿Cómo podríamos imaginar que no hubiera religión?…¿Cómo podríamos estar sin la práctica de lo que nuestro Salvador nos enseñó y nos dejó, para poder seguir Sus pasos? ¿Qué sentido tendría imaginar eso? ¿Por qué habríamos de rechazar esa bendición, aún en el pensamiento…o siquiera imaginar, el no tener los medios que Jesús, nuestro Salvador, nos dejó para asegurar nuestro retorno al Padre?

¿Invitar a la desesperanza?

 

8.- Quisiéramos vivir la vida en paz, todos. Claro que sí. Si hiciéramos lo que Dios nos dice, así viviríamos; no solo lo imaginaríamos. Si todos buscáramos primero, El Reino de Dios, todo lo demás, lo tendríamos por añadidura,

 

9.- Cada uno de nosotros es un soñador, podemos decirlo con mucha seguridad. Somos muchos. Cada uno de nosotros, quienes tenemos fe, soñamos con algún día terminar nuestra travesía por el mundo y poder regresar a los brazos de Quién nos creó; nuestro Dios y Señor, quién nos dejó el Camino para poder llegar a Él; su amadísimo Hijo, que dió todo, por cada uno de nosotros.

Si solo hubiera salvado a uno de nosotros, Él hubiera hecho todo su sacrificio de igual manera…si solo te hubiera salvado a ti, que lees esto…

¡Tanto nos ama!

Soñamos, sí,  pero no solo eso; tenemos la fe y la esperanza de que siguiendo  Su Camino, algún día estaremos con nuestro Creador para siempre. Soñamos en firme.

 

10.- Ojalá que algún día, todos nos reuniéramos y que todos fuéramos uno, con nuestro Señor. Reunirnos con Él, eso sería el gozo para todos. El mundo sería como un solo, no un mundo fragmentado.

 

11.- Podemos imaginar no tener posesiones, no tener pertenencias y como los primeros cristianos; vivir por el bien común…pero en Cristo, claro. No por imposición o como esclavitud. Ser libres en Jesús y todos, siendo uno con Él.

 

12.- En comunión con nuestro Creador, no habría codicia ni hambre y todos seríamos hermanos…no podría ser de otra forma. Pero solo si el Reino de Dios llega a nosotros. Cuando Él reine en medio de nosotros…

Así, sí podemos imaginarnos a todos, compartiendo el mundo y lo que es mejor; así sería, no solo lo imaginaríamos. Sigamos orando, para que ese día llegue ya.

 

12 .- Sí podemos imaginar también, la hermandad del hombre…todos los seres humanos, viviendo como hermanos…

Creo que todos hemos tenido ese anhelo, en algún momento de la vida. ¡Sí; todos como hermanos! ¡Claro!

Pero solo con una condición: hermandad, pero sin orfandad. Hermandad, con paternidad. Hermanos todos, sí, pero con un padre, con nuestro Padre y Creador. Hermanos bajo Su Santa tutela.

 

13.- Sí, en el Reino de Dios, todos viviríamos la vida en paz…la Verdadera Vida, en Verdadera Paz…La vida con Dios y con Su Paz, reinando entre nosotros.

 

14.- Cada uno de nosotros es un soñador, pero no solo somos soñadores; cada uno de nosotros, los creyentes, tenemos fe en nuestro Señor. Sabemos que algún día nos reuniremos con Él y que todo será una unidad. Con Dios, por Dios y en Dios.

Estaremos algún día con Él, si seguimos sus mandatos.

 

No solo imaginamos; tenemos fe, creemos y esperamos en Aquel que nos conoce desde antes de estar en el vientre de nuestra madre. Ya el Señor nos bendice, porque creemos en aquello que no hemos visto, aún.”

A 5 décadas de distancia de la publicación de esa invitación melódica a “imaginar”, esta respuesta puede parecer muy extemporánea, lo sé. Pero también, parece que esa invitación a imaginar, está a punto de expirar…muchas cosas indican que ya no va a hacer falta, “imaginar”, todo aquello a lo que se nos invitaba, de la manera en que se propone en aquella letra…

….”similitud”…solo, similitud…

Por lo que ya podemos ver, pienso que es válido, en tal aniversario y con las condiciones actuales imperantes en todas las naciones, emitir una humilde opinión, desde la fe.

Aunque solo sea un buen pretexto para repasar las cosas que nos sostienen en el camino, mientras seguimos con fe, por la vida que Dios nos otorgó.

 

¡Alabado sea el Padre Creador!

¡Adorado sea Jesucristo, nuestro Salvador!

¡Bendito sea el Espíritu Santo!

¡Bendita sea, María Santísima!

 

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
¡No se lo pierda y comparta con todos el enlace!
1) ¡Entra ya en AYL.TV y pincha en UNIRSE! Es importante ya que así se suscriben a la nueva plataforma, bien en su modalidad gratuita, o bien en las modalidades de ayuda al proyecto, que hay varias, y desde solo 1 euro al mes; a fin de que podamos mantenerla y hacerla crecer. Sea como fuere denle a UNIRSE. Así podrán recibir los correos; comentar en la plataforma; etc…
Y para no perderte ninguna de las informaciones que podamos seguir dando por nuestras diversas vías:
3) Suscribirte a ADORACIÓN Y LIBERACIÓN Youtube: https://www.youtube.com/channel/UClD06A-_NT1iJ8lxNs-doJw?sub_confirmation=1
5) Suscribirte al nuevo canal VICENTE MONTESINOS: https://www.youtube.com/channel/UC_bDZK4g-aEBieZVoKRAwaA?sub_confirmation=1
5) Suscribirte a nuestro canal de Telegram desde donde te llegará información de todas nuestras publicaciones y datos exclusivos: t.me/adoracionyliberacion
6) Suscribirte a nuestra web escrita: adoraciónyliberación.com
7) Y suscribirte a nuestro Canal de Podcasts en Ivoox (https://www.ivoox.com/podcast-adoracion-liberacion-podcast_sq_f11160985_1.html)
8) Puedes suscribirte también al Canal de Telegram personal de nuestro director Vicente Montesinos en t.me/vicentemontesinos
——————
NUEVAS VÍAS DE CONTACTO
CANAL OFICIAL DE TELEGRAM ADORACIÓN Y LIBERACIÓN: t.me/adoracionyliberacion
CANAL OFICIAL DE TELEGRAM VICENTE MONTESINOS: t.me/vicentemontesinos
VK: vk.com/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
WEB: adoracionyliberacion.com
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!
————————–
Les invitamos a acceder a estas buenas lecturas; recomendadas para todos en estos tiempos:
– Ana Catalina Emmerich: La amarga Pasión de Cristo:  https://amzn.to/2QQjV8N
– Ana Catalina Emmerich: La vida oculta de Jesús: https://amzn.to/3u51A6a
– Ana Catalina Emmerich: La vida oculta de la Virgen María: https://amzn.to/3csYAdT
– P. Gabriel Amorth (exorcista): 100 oraciones contra el diablo: https://amzn.to/3bH7uE4
– P. Castellani: El Apokalipsys: https://amzn.to/2OYiLH7
– P. Castellani: El Evangelio según San Juan: https://amzn.to/2NiLeqM
– Todo sobre San José: https://amzn.to/3sf7LEp
– Aprender Latín Eclesiástico: https://amzn.to/3r7kMhI
– Laureano Benítez: Canon, una investigación que demuestra la verdad histórica de los evangelios: https://amzn.to/30WK0of
– Laureano Benítez: Historias del Padre Pío: https://amzn.to/3s3Pz0n
– Mauricio Ozaeta: Quinto Reino: https://amzn.to/3tuNPxg
– Roberto De Mattei: Concilio Vaticano II: https://amzn.to/3qGU5jB
– Taylor Marshall: Infiltración. El complot para destruir la Iglesia desde dentro. https://amzn.to/3ldWxNJ– Laureano Benítez: El Himalaya de mentiras de la memoria histórica: https://amzn.to/3s6tHRP
– Laureano Benítez: La dictadura en tiempos del virus: https://amzn.to/3r4QpIT
– Coronavirus: como acabar sigilosamente con la humanidad: https://amzn.to/3eKULCu
– Jose Antonio Bielsa: Agenda 2030: Las trampas de la nueva normalidad: https://amzn.to/2P56p0v

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: