PAPA Y ANTIPAPA: LA INVESTIGACIÓN – EL CASO CRÓNICO DE LA PIZZA PARA EXPLICAR LA SEDE IMPEDIDA Y EL «CÓDIGO RATZINGER» – Parte 20

0 1.020

Andrea Cionci

Adoración y Liberación

 

«Pero entonces, ¿por qué Benedicto XVI no habla con claridad?»; «¿Por qué le pidió a Bergoglio que hiciera el prefacio de su libro?» ; “ ¿Por qué le llamó Santo Padre aquella vez en público?”.

A pesar de nuestros esfuerzos, continúan haciéndonos preguntas como esta: LA FALTA ES NUESTRA, evidentemente todavía no hemos podido esclarecer la situación de la sede impedida que concierne al Santo Padre, al Papa, a Benedicto XVI.

Por ello, proponemos un caso relatado por el Corriere della Sera para ejemplificar la cuestión del Código Ratzinger y la sede impedida a lo sumo, con una METÁFORA .

Como leerás, hubo una joven que fue secuestrada y golpeada por su exnovio. Entonces, para pedir ayuda sin ser descubierta por el hombre, fingió pedir un par de pizzas por teléfono, pero en lugar de la pizzería llamó a la policía. Los agentes entendieron de inmediato que no fue un error telefónico, enviaron una patrulla y detuvieron al agresor.

¿No está claro el truco ? Es decir: hay situaciones en las que una persona en dificultad no puede pedir ayuda EXPLÍCITAMENTE, sino que se ve obligada a hacerlo con un SUB-TEXTO, esperando que sus interlocutores sean capaces de entender.

Por eso, desde el 11 de febrero de 2013, la aparente «amistad» entre el Papa Benedicto y el antipapa Francisco no debe ser engañosa; de ahí, además, el “Código Ratzinger” , el sistema de comunicación sutil y lógico que usa el Papa Benedicto para comunicarse desde su asiento impedido donde no tiene libertad para expresarse. Hemos escrito sobre esto extensamente, enumerando todos los casos más obvios que encontrará al final de este artículo. ¿Se entiende?

Y ahora intentaremos, utilizando la misma metáfora, darles un destello de lo que, mutatis mutandis , está sucediendo. Es un ejemplo, una fábula, ¿entendido? No decimos que Benedicto XVI haya sido golpeado. (Dado el nivel dialéctico de ciertos » manifestantes «, es bueno precisarlo).

Imaginemos a la joven Lucía, que vive con el violento Antonio, que la maltrata y golpea todas las noches. Entonces, una noche, Lucía, en lugar de llamar a la pizzería para llevar, llama a la comisaría y dice: «Buenas noches, me gustaría pedir una Margherita, una Capricciosa y dos cervezas, en via Garibaldi 23″.

Un agente responde: » Mire Señora, esta es la Policía, número equivocado» y CIERRA.

La noche siguiente, también, la misma historia : vuelve a llamar a Lucía, pide otro tipo de pizza y el agente habitual la vuelve a colgar, esta vez molesto. Y así sucesivamente, noche tras noche, semana tras semana, mes tras mes, año tras año. Lucía sigue esperando a un agente que «comprenda».

Aquí, esto es lo que ha estado sucediendo durante ocho años con el Papa Benedicto. Desde el 11 de febrero de 2013 sigue llamando, para enviar mensajes sutiles pero claros para dejar claro que el Papa se ha quedado , ese Papa del que siempre habla sin explicar nunca cuál de los dos es; ocho años en los que Ratzinger sigue emitiendo afirmaciones absurdas, entrevistas “a pierna recta”, para cometer errores incomprensibles, para caer en aparentes contradicciones para construir mensajes lógicos claros e inequívocos con una técnica que hemos ilustrado.

Aquel pobre Papa telefoneó a la Centrale » pidiendo todas las pizzas posibles e imaginables» de la gastronomía napolitana, desde la sencilla «Marinara» hasta la «Mondragone blanca y trufa de búfalo».

Y así es como reaccionan nuestros «policías»:

hay quienes no quieren que los molesten y cierran el teléfono en la cara de Lucía.

Los que reciben la llamada telefónica y se quedan con la mirada perdida, sin contestar.

Los que dicen, después de la llamada 130: “Pero sí, es solo un contacto telefónico, solo un error…”.

Aquellos que, aun sabiendo que Antonio es un violento, que Lucía es su compañera, son pensativos, pero no consiguen soltarse.

Luego están los policías amigos de Antonio que fingen no oír sonar el teléfono.

Por el contrario, algunos que conocen a Lucía dicen: “Pero es una mujer inteligente, ciertamente no quería llamarnos, tendrá el número equivocado (en la llamada número 300).

Luego están los que lo han entendido todo muy bien, pero tienen mucho miedo de que Antonio los esté esperando en la casa.

De nuevo, los que responden mal a Lucía creyendo que se está burlando de ellos.

Por último, los antiguos amigos de Lucía que, muy decepcionados por el hecho de que ha empezado a vivir con Antonio, no quieren saber más y dicen que “si Lucía recibe la paliza, está bien”.

Alguien también quisiera denunciar a Lucía por insultar a un funcionario público, por bromas telefónicas.

Bueno, ¿por qué estos «policías» hacen esto? Ah, claro: porque enviar una patrulla a la casa de Antonio es cansado, es arriesgado, hay que afrontarlo, eso es grande y grande, luego, al final, sobre todo… pero a quién le importa esta Lucía. ¿Y quién será? ¡No será el Papa!

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

A CONTINUACIÓN, TODO EL ESTUDIO DESDE EL INICIO:

¡ESTRENO NUEVA SERIE! La extraordinaria investigación sobre el Papa que salvó a la Iglesia. Aquí están los resultados de dos años de trabajo. INTRODUCCIÓN.

Papa y Antipapa: La investigación – Por qué la «renuncia» al papado de Benedicto XVI es inválida – Parte 1

Papa y Antipapa: La investigación – Benedicto XVI no abdicó, sino que anunció «sede impedida» – Parte 2

Papa y Antipapa: La investigación – Flores d´Arcais: El mundo entero estaba en contra del Papa Ratzinger – Parte 3

Papa y Antipapa: La investigación – Los enemigos de Benedicto XVI dentro de la Iglesia – Parte 4

Papa y Antipapa: La investigación – El Cisma purificador creado por Benedicto XVI – Parte 5

Papa y Antipapa: La investigación: El «Código Ratzinger» con el que Benedicto XVI se ha estado comunicando durante ocho años – Parte 6

Papa y Antipapa: La investigación – 2º Mensaje de Benedicto XVI: «No malinterpreten, no he abdicado» – Parte 7

Papa y Antipapa: La investigación – Decodificando las dos cartas de Benedicto XVI al Cardenal Brandmüller – Parte 8

Papa y Antipapa: La investigación – Decodificando la nueva carta de Benedicto XVI al Card. Rouco y la 2ª al Card. Brandmüller – Parte 9

Papa y Antipapa: La investigación – Benedicto XVI: «Yo podría ser el último Papa» Y Francisco, ¿Quién es él entonces? – Parte 10

Papa y Antipapa: La investigación – Resuelto el enigma de la Mozzetta Roja con el «Ratzinger Code»: ¿Por qué Bergoglio viste de Blanco? – Parte 11

Papa y Antipapa: La investigación – El excelente latinista Ratzinger confundió deliberadamente el latín de la «Declaratio» – Parte 12

Papa y Antipapa: La investigación – Los juegos de palabras del «Código Ratzinger» de Karl Valentín y el Carnaval alemán – Parte 13

Papa y Antipapa: La investigación – La broma del Papa Benedicto al vaticanista: «Me visto de blanco por falta de otra ropa»- Parte 14

Papa y Antipapa: La investigación -El «Plan B» antiusurpación preparado por Wojtyla y Ratzinger desde 1983 – Parte 15

Papa y Antipapa: La investigación – Ignorar la renuncia invalida a los sucesores Bergoglio: serían todos anti-papas.

Papa y Antipapa: La investigación – Opuesto al lógico «Código Ratzinger»: el simbólico/esotérico «Código Bergoglio»- Parte 17

Papa y Antipapa: La investigación – La profecía de Ratzinger se hace realidad: Volvemos a las catacumbas. Misas Clandestinas «Una Cum Benedicto». Parte 18

Papa y Antipapa: La investigación, los tremendos riesgos que tiene Viganò sin una palabra definitiva sobre el Papa – Parte 19

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: