El ex-presidente del gobierno de España, el socialista Felipe González sale en defensa de la Misa Tradicional: «Aquí se celebra la misa como es debido»

Que un histórico líder socialista europeo deba salir a defender la Misa Tradicional frente a los ataques de Bergoglio, es ya de traca...

1 2.109

 

 

Vicente Montesinos

Adoración y Liberación

 

El ex presidente del Gobierno de España, hizo una llamativa declaración en el Oratorio San Felipe Neri de Cádiz el pasado viernes, en un acto celebrado para tratar del actual clima de confrontación política y social que se vive en España.

Los medios de comunicación se hicieron eco de diversos titulares extraídos de las palabras de González, la mayoría de ellos relativos a Carles Puigdemont, ex presidente de Cataluña, quien se encuentra fugado de la justicia tras el intento de secesión que protagonizó en 2017.

Pero gracias al escritor Enrique García-Máiquez, que acudió al acto, hemos podido saber, según publica él mismo en el Diario de Cádiz, una curiosa anécdota protagonizada por el ex mandatario.

Escribe Máiquez:

“Cuando creía que no podía salir más contento con lo que le oí (y no hablo de Augusto Delkáder porque el cariño me nubla la neutralidad), Felipe González interrumpió los aplausos finales para decir algo que, visto el esfuerzo de voz que hizo para imponerse a las palmas, le importaba especialmente. Agucé mi oído. Fue esto: «Según me han informado, en este Oratorio todavía se celebra la misa en latín y con el cura de espaldas. Como es debido. Para mí ha sido una gran noticia». Agucé la vista. No había ironía; si acaso un velo pudoroso de humor, el justo para poder decirlo. Se ha hecho viral algo que dijo sobre Puigdemont, que era una obviedad, y, sin embargo, esto, lo más trascendente, ha pasado, como suele, desapercibido. El político de instinto vivísimo se estaba acercando a la roca que lo cimenta todo, incluidos los cimientos. Reanudé mis aplausos”.

Y es que, efectivamente, en el Oratorio San Felipe Neri de Cádiz hay una única misa dominical, a las 12 de la mañana, y ésta se celebra según el rito tradicional.

Sobre Felipe González… ¿qué podemos decir? El líder del PSOE (al que han hecho bueno todos los que vinieron después) ya declaró en su día “no ser creyente, pero tampoco ateo ni agnóstico, sino un cristiano con minusvalía, al haber perdido la fe”.

¿Y sobre sus palabras sobre la misa?  Evidentemente que al ex presidente no le ha gustado el motu proprio de Bergoglio Traditionis Custodes, que intenta acabar con el sacrificio perpetuo.

Y que menuda vergüenza para los seguidores de Bergoglio que les deba recordar algo tan básico un emblemático socialista.

Qué cosas.

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

1 comentario
  1. Anónimo says

    Desde luego es de traca

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: