IMÁGENES: MÁS BARBARIDADES EUCARÍSTICAS, HOY DESDE PARAGUAY

 

Lorenzo Ramírez Corresponsal en Paraguay de AyL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las barbaridades, sacrilegios, profanaciones, y abusos de todo tipo contra Jesús Hostia siguen en todas las partes del mundo, auspiciadas por la jerarquía bergogliana.

Aquí sólo unas pequeñas muestras desde Paraguay:

Fotografías de una de tantas misas sacrílegas, «modo automisa» al aire libre,  de fecha 8 de diciembre 2020, festividad de la Inmaculada Concepción

 

 

 

Fotografías de misa sin el pueblo de Dios (sin feligreses) en el Santuario de la Virgen de Caacupé, mayor fiesta mariana y católica del Paraguay.

 

 

 

 

 

 

Fotografías del Templo de la Parroquia San Cristóbal cerrado por 10 días aproximadamente «por un supuesto infectado» por el Covid 19

 

 

 

 

 

A esto está llevando Bergoglio, sus cardenales, obispos, sacerdotes y laicos obsecuentes, a la Iglesia de Nuestro Señor.

 


¿Nos ayudas a poder seguir clamando al mundo la verdad?
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
¡No se lo pierda y comparta con todos el enlace!
———————
¡Dale a Unirse en ayl.tv, para estar ya con nosotros en la plataforma! ¡Y si puedes hacerlo en una de las modalidades de apoyo, para que podamos mantener este proyecto, te lo agradecemos profundamente! ¡AYL.TV! ¡La plataforma audiovisual alternativa de Adoración y Liberación, católica remanente, patriota, sin censuras ni publicidad!
1) ¡Entra ya en AYL.TV y pincha en UNIRSE! Es importante ya que así se suscriben a la nueva plataforma, bien en su modalidad gratuita, o bien en las modalidades de ayuda al proyecto, que hay varias, y desde solo 1 euro al mes; a fin de que podamos mantenerla y hacerla crecer. En nuestra nueva plataforma no hay PUBLICIDAD para una ABSOLUTA INDEPENDENCIA DEL SISTEMA, PARA NO DEPENDER DE LAS CENSURAS DE NADIE, y para una MEJOR EXPERIENCIA SIN ANUNCIOS DE TODOS NUESTROS AMADOS HERMANOS. Sea como fuere denle a UNIRSE. Así podrán recibir los correos; comentar en la plataforma; etc… También es muy importante que cuando le pregunte el navegador si desean recibir notificaciones, DIGAN QUE SÍ, para que el sistema le AVISE CADA VEZ QUE PUBLIQUEMOS.
Y para no perderte ninguna de las informaciones que podamos seguir dando por nuestras diversas vías:
3) Suscribirte a ADORACIÓN Y LIBERACIÓN Youtube: https://www.youtube.com/channel/UClD06A-_NT1iJ8lxNs-doJw?sub_confirmation=1
5) Suscribirte a nuestro canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
6) Suscribirte a nuestra web escrita: adoraciónyliberación.com
7) Y suscribirte a nuestro Canal de Podcasts en Ivoox (https://www.ivoox.com/podcast-adoracion-liberacion-podcast_sq_f11160985_1.html)
8) Puedes suscribirte también al Canal de Telegram personal de nuestro director Vicente Montesinos en t.me/vicentemontesinos
9) Puedes escuchar nuestros programas en APPLE PODCAST, y en Itunes de APPLE, en la siguiente dirección: https://podcasts.apple.com/es/podcast/adoraci%C3%B3n-y-liberaci%C3%B3n-podcast/id1551947123
——————
NUEVAS VÍAS DE CONTACTO
➡️CANAL OFICIAL DE TELEGRAM ADORACIÓN Y LIBERACIÓN: t.me/adoracionyliberacion
➡️CANAL OFICIAL DE TELEGRAM VICENTE MONTESINOS: t.me/vicentemontesinos
➡️VK: vk.com/adoracionyliberacion
➡️DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
➡️WEB: adoracionyliberacion.com
➡️E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
➡️E-MAIL director: vicentemontesinos@ayl.tv
➡️E-MAIL Director Espiritual P.Tamayo: padretamayo@ayl.tv
➡️E-MAIL Subdirectora: lauramoheno@ayl.tv
➡️E-MAIL Damián Galerón: damiangaleron@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
¡AYUDA A QUE AYL.TV PUEDA SEGUIR!
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real a YouTube necesitamos medios económicos para poder seguir desarrollando y pagando los gastos que supone mantener y mejorar el proyecto. Si quieres que logremos una verdadera pataforma libre en castellano, católica remanente y patriota, donde todos podamos expresarnos, libremente, frente a la dictadura del Estado Profundo (NOM) y de la Iglesia Profunda (RUM) puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!


Categorías:BLOG ADORACIÓN Y LIBERACIÓN, CORRESPONSAL EN PARAGUAY, CORRESPONSALES

Etiquetas:, ,

3 respuestas

  1. Pero nadie denuncia lo que sucede aquí en Peru…sin eucaristía desde marzo del año pasado?? desde octubre de 2020 aproximadamente se abrió la iglesia y solo se celebraron de lunes a viernes una diaria y estaba prohibido el ingreso de adultos mayores de 60 años y niños. con obligatoriedad de recibir la comunión en la mano y ahora desde la segunda cuarentena a partir del 31 de enero de 2021 todos los templos cerrados de nuevo.

  2. Si bien es dramatico todo lo que esta ocurriendo en la Iglesia, pienso que el hecho de que los fieles no asistan a las misas evitan cantidad de sacrilegios ya que muchisimos fieles van a misa raras veces y cuando van no confiesan y van a comulgar. Añadan a eso que muchos de los fieles que reunen las condiciones requeridas para recibir la santa Comunion la reciben en la mano. Y ya no menciono los otros pecados con los que se recibe el Cuerpo de Cristo.
    Estamos en los ultimos tiempos antes del Aviso…… Esperemos que al ver claro el estado de nuestras almas correremos a confesarnos.

  3. La Santa Iglesia Católica Apostólica es la Iglesia de Jesucristo Nuestro Señor, Dios y Hombre verdadero. No es la iglesia de ningún papa, cardenal, arzobispo, obispo, sacerdote, consagrado o no consagrado. Es la Iglesia de Dios el Todopoderoso.

    Cuando acudimos a misa, a la Eucaristía, buscamos a Dios, a Jesucristo, no vamos por el papa, el sustituto o usurpador comunista, los cardenales tal o cual o los obispos o sacerdotes. No. Por ellos no vamos. Vamos porque Dios mismo nos pide «haced ésto en conmemoración mía». Si Dios mismo es expulsado de su propia casa, de los templos, por actores o burócratas llevando a cabo una parodia teatral protestante, hereje y blasfema, lo verdaderamente cristiano es abstenerse de ir allí, porque en esos templos no hay presencia de Dios y no hay Eucaristía, como en los templos ortodoxos, protestantes y anglicanos, todos herejes y blasfemos y rebeldes a Dios, al que insultan del modo más insensato que quepa imaginar.

    Además, no vamos a misa para comer pan y beber vino, como hacen en las herejes y blasfemas reuniones protestantes (que ridiculizan la Sagrada Última Cena como si fueran demonios encarnados parodiando al Señor). El pan y el vino lo compramos en el supermercado. Cuando vamos a misa, vamos a comer el Sacratísimo Cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo, a celebrar el Sacrificio Eucarístico Redentor y Salvador de Nuestro Señor Jesucristo, porque Él mismo nos lo pidió (no nos lo pidió papa alguno, ni cardenal, ni obispo, ni cualquier otro consagrado o no consagrado, sino el mismo Dios encarnado, cuya autoridad es incuestionable). Fue Dios mismo encarnado el que nos mandó: «Tomad y comed todos de Él, porque Esto es MI CUERPO, que será entregado por vosotros…». Es decir, nos mandó comer su Sacratísimo Cuerpo, no un trozo de pan. Además, nos mandó beber su Preciosísima Sangre del Cáliz de la Alianza Nueva y Eterna. No vamos a beber vino como se va a una bodega.

    Si es pecado no Adorar a Dios sobre todas las cosas, si es pecado no amar a Jesucristo Nuestro Señor, que es Dios mismo a quien debemos TODO lo bueno de nuestras vidas (y NADA malo), seres queridos incluidos, si no le amamos más que a toda otra criatura o cosa, si no se ama a Dios con todo el corazón, con toda la mente, con toda el alma y con todo nuestro ser, no se es digno de su Amor infinito y de su Infinita Misericordia, porque Él mismo nos enseñó que el que quiere a su padre, a su madre, a sus hermanos a sus hijos, etc., más que a Mí, no es digno de Mí. Por tanto, si tenemos claro nuestro orden de amor (siempre insuficiente dada nuestra miseria interior), situando primero a Dios, Padre Creador, Hijo Jesucristo Salvador y Redentor y Espíritu Santo Paráclito en primer lugar, la Santísima Virgen María, Inmaculada Madre de Dios y nuestra, en segundo, y los demás santos y santas, arcángeles y ángeles y demás seres queridos después, no somos dignos de que Dios se fije en lo más mínimo en nosotros o venga a nosotros y habite en nosotros. Sin más.

    Si ante Dios toda rodilla ha de doblarse, si decimos bien, como el Centurión: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa, una palabra tuya bastará para sanarme», ¿qué clase de adoración, respeto y reverencia a Dios es tomar su Sacratísimo Cuerpo en nuestras mundanas manos, como si un vecino nos pasase un sobrecito de manzanilla o té, y no en la lengua, sin morder el cuerpo del Señor, tragándolo para no hacerle más daño del descomunal que cada día le hacemos (incluso de modo inconsciente), de rodillas, y, tras haber pasado por una profunda y sincera recomposición penitencial en la Confesión, tras habernos sido perdonados los pecados por parte del Espíritu Santo que actúa por mediación del confesor? Y si un «ministro» de Dios actúa como un funcionario o actor protestante, que no parece mostrar respeto o creencia en que en sus consagradas manos está presente el Santísimo Cuerpo y la Preciosísima Sangre de Dios, ¿qué confianza en que se está celebrando verdaderamente el Sacrificio Eucarístico puede dar? Lo único que puede dar a suponer es que se está haciendo una parodia teatral protestante, que han expulsado a Dios de su propia casa y que engañan a los feligreses que han meditado poco los Santos Evangelios. Sembrar dudas, por muchas reglamentaciones que los políticos quieran poner a la Iglesia de Dios, no es católico en absoluto. Y a buen seguro que nos acarreará un buen castigo. Lo único que puede uno pensar cuando se otorga la «comunión» de pie y en la mano, es que no se ha producido Transubstanciación, que nos engañan y que Dios, ofendido y ultrajado, ha sido expulsado de la celebración, como le expulsamos todos cuando pecamos, pues eso precisamente es el pecado, un alejamiento de Dios,una desgraciada e insensata expulsión, por nuestra parte, del Señor de nuestras vidas, algo que bajo ningún concepto nos podemos permitir, pues sin Dios NO SOMOS NADA, NI NADA PODEMOS. Y esto lo sabemos bien si leemos el NT en las cartas de San Pablo.

    Es una desgracia haber expulsado a nuestro amadísimo Señor Jesucristo de sus propios templos, que uno vaya a un templo y ya dude si quien oficia es un funcionario protestante o un verdadero ministro de Jesús. La duda no está en Dios, en la Santísima Virgen María, en los santos y santas y en toda la Iglesia Triunfante del Cielo a la que queremos llegar más que ninguna otra cosa. La duda está en si realmente se celebra o no la Eucaristía. Ya ni agua bendita en los templos y confesionarios cerrados a cal y canto. Señal de descristianización, de expulsión de Dios de su propia casa, gravísimo, muy gravísimo. Y no vale la pandemia actual ni las normas de los gobiernos. En la Iglesia manda Dios y a Él hay que obedecerle incluso aunque nos cueste la vida. Si verdaderamente fuéramos fieles a Cristo, habríamos meditado, como Su Santísima Madre en la oscuridad y sin protagonismo, con su perfecta humildad, los Santos Evangelios. Sabríamos que Jesús devolvió la vida a Lázaro y a la hija de Jairo, curó leprosos, devolvió la vista a ciegos, curó hemorragias, expulsó demonios e hizo tal cantidad de milagros de curación y salvación de cuerpo y alma que ni todos los libros de la tierra podrían describir. Incluso llegó a afirmar que si no se creía en Él, que se creyese, al menos, en sus milagros. Incluso compeliendo a los judíos escribas y fariseos para que le dijesen por qué obra le iban a apedrear.

    Desgraciadamente, hoy, incluso no pocas almas consagradas dudan de esos milagros. Creen que es «alegórico» el relato de esas curaciones. Así, es lógico que entremos en los templos con mascarillas y con unas precauciones propias de los sin Dios, de los que no confían en Dios, de los que no aceptan el: «Jesús, en Tí confío», de los que no se han consagrado, al menos plenamente, al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María (las medicinas más poderosas de cuantas existen, además de fuente de todo bien), porque precisamente si tenemos una enfermedad, el lugar inmejorable para obtener la sanación no es un hospital (la ciencia es necedad para Dios mismo), sino la humilde postración de rodillas, con lágrimas en los ojos, pidiendo perdón y curación cual si fueramos aquél lerproso, pero siempre respetando la Santísima Voluntad de Dios y aceptando la cruz redentora: «Señor, si quieres, puedes curarme». Así, nuestra fe, podría llevarnos a sentir el: «Quiero. Queda curado», o el: «Mujer, grande es tu fe, que se cumpla como tu has querido». Pero, ¿dónde está la fe hoy, incluso en los templos? ¿Dónde está esa fe que puede mover una montaña, no digamos con un «simple» cáncer, virus, alzeimer, etc., e incluso muerte, como la de Lázaro y la niña que oyó Talita qumi de voz del Señor? Desde luego que si se ha expulsado a Dios de los templos, ni milagros, ni nada de nada, en todo caso, preceptos de hombres, todos ateos, cuando no anticristianos.

    Hoy los católicos vamos dando tumbos de templo en templo sin hallar al Señor, ausente por la falta de confianza, que es desprecio y desmerecimiento de Dios y falta de lealtad a Él. Que Dios nos libre de esta abrumadora tribulación. Que venga pronto, que sin Él, nada podemos, sin Él nos hundiremos en este infierno que vivimos.

    Señor Dios, escucha a tus Hijos. ¡Ayúdanos, Señor!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: