DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DE VICENTE MONTESINOS. DIRECTOR DE ADORACIÓN Y LIBERACIÓN. EN COORDINACIÓN DEL REMANENTE FIEL CATÓLICO

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DE VICENTE MONTESINOS

DIRECTOR DE ADORACIÓN Y LIBERACIÓN

EN COORDINACIÓN DEL REMANENTE FIEL CATÓLICO

 

Lunes 21 de septiembre de 2020 – Festividad de San Mateo

 

 

 

 

 

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Damián Galerón: damiangaleron@adoracionyliberacion.com
Director Espiritual Padre Tamayo: CorIesus@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a info@adoracionyliberacion.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación” en Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:DIRECTOR - Vicente Montesinos, OTRAS PUBLICACIONES DE VICENTE MONTESINOS

Etiquetas:

5 respuestas

  1. Muchas gracias por existir, muchas gracias por darnos tanta información que no podemos tener de otra forma. Seguiremos con usted. Seguiremos firmes con el favor de Dios.

  2. Hola solo quisiera formular una pregunta para adoración y liberación con el Profesor Damian Galeron y es poq Unos judios mediacinos dicen q la iglesia catholica es falsa y q ella creo el islam?

    • Mentira todo.

      El islam es una secta, y por lo tanto hereje y blasfema, creada por un comerciante y guerrero árabe llamado Mahoma en el siglo VII, que se expandió por el norte de África y oriente medio aprovechando el vacío de poder que dejó la denominada caída del Imperio Romano. Mahoma hizo creer a sus paisanos que el Arcángel San Gabriel se le había aparecido a él en exclusiva en una cueva, y, apoyándose en el Antiguo Testamento, engañó, hasta hoy, a millones de personas de generaciones enteras, llevándolas a la perdición eterna porque el Corán, su manifiesto, establece que Dios se somete a Mahoma, no al revés. Su secta, el islam, predica satánicamente que todos los que no somos islamistas somos infieles y debemos ser aniquilados.No hay más que ver los frutos que ha dado esa secta satánica (como toda secta) en los países que han tenido la horrorosa condena de padecerlo durante siglos. Que no engañen a nadie con falsas apariencias pacifistas y de «tolerancia».

      El islam llegó a España en el año 711, y tras derrotar a nuestros compatriotas visigodos germanos, divididos por la sucesión al trono, se expandieron por toda la península ibérica con excepción del norte de España y penetraron en Francia, de donde rápidamente serían desalojados hasta el sur de los Pirineos.
      A los españoles les llevó casi 8 siglos reconquistar la península desde la victoria en Nuestra Señora de Covadonga en 718 hasta la toma de Granada en enero de 1492, el gran año de la Hispanidad. Y también los españoles les cerraron el paso a Europa en Viena y, sobre todo, en la gloriosa victoria en la batalla de Lepanto, el 7/10/1571, día en el que la flota cristiana acaudillada por el grande de España don Juan de Austria destrozó, tras rezo generalizado del Santo Rosario en las naves cristianas, a la flota de Solimán el Magnífico y su lugarteniente, el temido Barbarroja. Así pues, como bien dejó por escrito don Miguel de Cervantes, autor de Don Quijote de la Mancha, ningún otro momento histórico contempló gesta más grande y brillante contra un enemigo que hubiese islamizado Europa entera haciendo abrevar sus caballos en el Vaticano.

      Por su parte, los judíos (y desde el año 70 en el que quedó reducida a ruinas Jerusalén y su templo, acabándose el culto del mismo), fariseos en su totalidad hasta hoy (como bien nos ilustra en su libro de Jesucristo el papa Benedicto XVI), no solo son el pueblo deicida, no solo fueron advertidos por el mismo Señor Jesucristo sobre el pecado sobre el Espíritu Santo, que no sería perdonado, cuando negaban la divinidad de sus milagros de los que fueron testigos directos, no solo fueron 7 veces malditos por Nuestro Señor por su hipocresía y calificados de «Serpientes, raza de víboras», sino que lo llevaron a la cruz con una farsa de juicio y negaron su Gloriosa Resurrección alegando, con toda maldad, pues su guardia fue, junto a la romana, testigo de la misma, que el Santísimo Cuerpo del Señor fue robado por sus discípulos. Es decir, la servidumbre del judío fariseo a la hipocresía y a la mentira es total. Con eso queda bien claro la validez del testimonio de ese pueblo que no solo negó y niega continuamente que Jesucristo Nuestro Señor es Dios mismo hecho hombre, sino que se convirtió en el pueblo de los viñadores homicidas, aun siendo el pueblo elegido de Moisés. Todo lo que diga una tora o un corán, viene de satanás, porque termina siendo un manifiesto a conveniencia de intereses mundanos y materialistas, ajenos a la Voluntad de Dios contenida en los Evangelios. Así de claro. Luego nada fiel a la verdad.

  3. Queda claro. Por favor, emitan en libry.tv también. ¡¡¡Viva Cristo Rey!!!

  4. A todos los colaboradores, lectores y redactores de Adoración y Liberación, MUCHAS GRACIAS. No os desaniméis por nada del mundo. Desprecio total a las amenazas. Ánimo y adelante, hasta el Cielo no paramos.

    Gracias a ud. don Vicente Montesinos en especial, porque así ha de hablar un católico, para honrar a Dios, no a los diplomáticos ni a los políticamente correctos de este mundo. Un católico está para agradar a Dios, no al mundo. Ya era hora de que un canal católico se atreviese a decirlo alto y claro.

    La verdad es que lejos de atemorizarnos la idea de estar en los últimos tiempos, tenga en cuenta, señor Montesinos aquello con lo que nos instruyó el Evangelio de San Lucas: «Cuando veáis suceder todo esto, cobrad ánimo, que vuestra liberación está próxima». Así que alegría intensa serena y firmeza en la fe, como nos dijo aquí en Madrid el verdadero papa, Benedicto XVI. ¿No vamos a dar la bienvenida a Jesucristo Nuestro Señor, aunque bien sabemos que nunca nos dejó («Yo estaré con vosotros hasta el fin de los tiempos») aunque no le veamos o le oigamos (nosotros no necesitamos la prueba de Santo Tomás el Mellizo, porque nuestra fe se VIVE día a día)?

    Ignoro si estamos ante los últimos tiempos (de verdad que Dios quiera que así sea, porque la situación del mundo es tan grave que si no cambia con un milagro colosal que solo Dios puede obrar, el mismo mundo será un infierno de llamas mucho mayor del que nos dejó testimonio nuestra queridísima Santa Teresa de Jesús de Ávila con respecto a las rebeldías contra Jesucristo Nuestro Señor por parte de los herejes y blasfemos extranjeros protestantes y anglicanos durante el siglo XVI («Mundo, estás ardiendo»). Y la Santa Iglesia Católica Apostólica, la de Jesucristo Nuestro Señor y de San Pedro, no hay otra, que debería ser la luz del mundo, hoy está más tenue y apagada que nunca. Ni en los tiempos de las mayores persecuciones se vio lo que hoy se ve en el seno de nuestra amadísima Iglesia peregrinante, que no hay quien la conozca con tanta apostasía).

    De aquel día y hora del fin del mundo, solo Dios Padre Celestial sabe y a nosotros no nos incumbe ni pensar en ello, sino estar vigilantes como centinelas sabedores que de esa vigilia pende como de un hilo su vida eterna, no obstante, no hay más que leer la segunda a Timoteo respecto a como serán los hombres de los últimos tiempos, para constatar que todas esas maldades, sin excepción, se dan hoy en su totalidad primero, y con más intensidad que nunca segundo. Dios quiera dar cumplimiento a aquello de «en atención a los elegidos, aquellos días se abreviarán». Pero también habremos de beber el amargo cáliz del calvario, porque no es más el siervo que el Amo. Y con valentía, nada de titubeos, que nuestra vida, sangre, alma y corazón son del Señor, en quien confiamos plenamente, y no le vamos a «regatear» nada si nos pide la dicha de morir en martirio, incluso, tanto como le queremos, a Él, a Jesucristo Nuestro Señor, Dios y Hombre verdadero, y a la Bienaventurada y Santísima Virgen María, la Virgencíta María queridísima, como la conocen nuestros alegres hermanos de fe de Méjico y de Hispanoamérica en general, la Excelsa Madre de Dios y nuestra.

    ¿Debemos temer el fin, la muerte, el castigo de la Ira de Dios (que en mi penúltima confesión, un monje capuchino me negaba su existencia, ustedes verán la «fe» que muchos clérigos modernistas mundanos o «bergoglianos» tienen hoy: que no existe la Santa Ira de Dios, independientemente de que así la afirme el Apocalípsis y muchas revelaciones del Señor y de la Santísima Virgen María, a la que tanto se desprecia desde el Vaticano porque no les gustan) y las catástrofes que acompañarán? En absoluto. Precisamente, la ansiada venida del Señor, que en todos los rezos diarios del Padre Nuestro pedimos («Venga a nosotros tu Reino»), es justamente el comienzo de la Vida Eterna que tanto anhelamos en el fondo de nuestros corazones, donde habita nuestro deseo sincero de lo bueno y santo y de la verdad, en compañía eterna de Nuestro Señor, sin llanto ni fatigas, en la vivencia de la felicidad verdadera y el gozo primaveral eterno en lo que ningún ojo vio ni oído oyó. Cuando tengamos la dicha de estar con el Señor, adorándole, y todo haya pasado, pensaremos que ningún sufrimiento, ningún dolor, ninguna cruz, por pesada que fuera, fue insoportablemente dolorosa para la gloria y el gozo ininterrumpido de que goza la Iglesia Triunfante del Cielo, la comunidad de los Santos que adoran cara a cara a Dios mismo y a la que queremos, aun inmerecidamente, pertenecer acogiéndonos a la Infinita Misericordia de Dios.

    Por último, con respecto a la parodia y mitin diario con el que los herejes masones, ateos y marxistas actuales quieren hacer una Iglesia para la política y demás intereses materialistas y mundanos, pidamos en nuestro rezo diario porque Dios nos mande pastores, no asalariados, que el rebaño solo es cuidado por el Buen Pastor, el que conoce a sus ovejas. El Señor es mi Pastor, nada me falta…

    Adelante Adoración y Liberación, redactores y lectores. VIVA CRISTO EMPERADOR. VIVA CRISTO REY.
    H. R. Pacios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: