LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO: IV DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

 

 

Juan Donnet

 

 

 

 

IV DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

II clase, verde

Gloria, Credo y prefacio de la Santísima Trinidad.

 

 

 

 

PROEMIO LITURGICO

 

El evangelio de la pesca milagrosa es el símbolo de las conquistas de la Iglesia y la realización de la palabra de Jesús a san Pedro: En adelante, serás pescador de hombres.

En la misa domina la idea de la confianza en Dios en medio de las luchas y sufrimientos de esta vida. San Pablo nos recuerda que estas luchas y sufrimientos no son más que temporales; están ligados a la condición de espera, que es la nuestra y la de toda la creación con nosotros, hasta el día señalado para la plena manifestación de la gloria de los hijos de Dios.

Mientras tanto viene el Señor en nuestra ayuda, nos atrae a si, nos sostiene, nos perdona y nos levanta.

El Introito claramente nos manifiesta que el Señor es nuestra luz, nuestro guía, nuestra defensa. Si el Señor es mi protector, ¿qué enemigo podrá atemorizarme, ni qué  peligro podrá hacerme temblar? De El podemos esperar todos los bienes y principalmente la paz, como le pedimos en la Colecta. Ni todas las penas que esta vida, ni todas las tribulaciones deben ser suficientes para impedirnos esta paz, pues ellas, como nos enseña la Epístola, nada son en comparación de la futura gloria que esperamos

El amor de Dios sigue revelándonos sus delicadezas. El mundo se nos presenta con la imagen de un mar lleno de tormenta y peligros. Estamos salvos -pensamiento de la Pascua- pero el enemigo, envidioso de nuestra felicidad, se esfuerza por perdernos de nuevo. No debemos desalentarnos. En medio de todas las luchas, la Providencia de Dios vigila sobre nosotros. Este es el pensamiento dominante de la liturgia de hoy. Para que nuestra confianza en Jesús más y más en nuestros corazones, no olvidemos que si nuestras obras van sostenidas con el auxilio del divino Maestro, no podrán menos de ser muy fructuosas, como nos lo predica el Evangelio (1)

 

LA CONFIANZA EN DIOS en medio de las luchas y trabajos de toda la vida es el pensamiento dominante de la misa de hoy, y de la historia de David leída hoy en el Breviario, y un episodio de la vida de San Pedro, cuya fiesta no está lejos. Estos dos elementos tan diversos son tal vez los que han inspirado la elección de las diferentes piezas de esta Misa*.  Al reprobar Dios a Saúl, dijo a Samuel que ungiese como rey de Israel al hijo más joven de José. Ungióle, en efecto, Samuel, y desde aquel día el Espíritu Santo pasó a David, abandonando a Saúl. Arreció entonces la guerra contra los Filisteos, apareciendo entre ellos un gigante llamado Goliat, que con altanería desafiaba al pueblo de Dios, diciendo: “Esclavos de Saúl, escogeos un campeón que venga a medirse conmigo”. Y David, llevando por toda armadura un garrote y una honda, se enfrentó con el gigante. Este, al ver al rapazuelo le dijo: “¿Pero tú te has creído que soy yo algún perro, para que vengas a mí con garrote?” y le maldijo por todos sus dioses. “Vengo a tí, respondió David, en nombre del Dios de Israel que tú has insultado; hoy mismo sabrá toda la tierra que Dios no salva ni por la espada ni por la lanza; Él es el dueño de la guerra, y da la victoria a quien le place.” Precipitóse entonces el gigante sobre David; pero éste le asestó con su honda uno de los cinco guijarros cogidos del vecino torrente, y dándole en la cabeza, derribó por tierra al coloso cubierto de hierro, sin que pudiera servirle de nada su enorme lanza. Entonces David se acercó al gigante ya exánime, y cortándole a cercén la cabeza, llevósela al rey Saúl, cesando así el pavor y espanto de su pueblo. Con esto los filisteos consternados hubieron de declararse vencidos, y cesaron por entonces de hostilizar al Pueblo escogido de Dios. Esos cuarenta días de lucha son una imagen de la presente vida, durante la cual, el pueblo cristiano tiene siempre que combatir contra Goliat y su ejército, o sea, contra el demonio y sus ángeles malos. Y con todo, este pueblo no podría salir vencedor si el verdadero David, que es Cristo, no se hubiese enfrentado con el demonio, llevando también el báculo de su pesada cruz. Y le asestó el tiro en la frente, precisamente porque no llevaba en ella estampada la señal de la Cruz. (San Agustín, 2º Noct.) La armada de Israel es la Iglesia que sufre humillaciones y vejaciones de sus enemigos. Gime ésta en espera de su liberación (Ep.) y pide al Señor que es la fortaleza de los desgraciados en el tiempo de la persecución (Alel.), al Señor que es su refugio y su libertador (Com.),  que venga en su ayuda, no sea que el enemigo pueda decir ufano: “He podido más que ella”. “¡Ven Dios mío, en mi auxilio, y líbrame por el honor de tu nombre!” (Grad.) El Señor es mi salvador; luego ¿qué puedo yo temer?… (Int.) Viviré en la paz más cumplida y serviré a mi Dios con alegría (Or.). El mismo evangelio de hoy concurre a realzar esta idea madre de la liturgia en este Domingo. Vemos a Pedro pescando en su barca, y a ésta, no a la de los otros apóstoles, sube Jesús para predicar. Esta barca, llena de peces y bamboleada a merced de las olas, fi gura la Iglesia Santa de Dios, perseguida sin tregua desde su misma cuna, pero fl otando siempre porque en ella está el que tiene poder sobre todos los huracanes y sobre todas las potestades humanas e infernales. “Hay peligro cuando hay poca fe; pero en la Iglesia reina la seguridad, porque el amor es perfecto” (San Ambrosio, 3 Noct.)

Todos los Apóstoles recibieron la misión de ser pescadores de hombres, pero más todavía Pedro. Él es el principal encargado de librar a los hombreS de los oleajes de este mundo, en que tanto peligran sus almas. Por eso los decretos de los Sumos Pontífices, sucesores suyos, van todavía sellados con el anillo del Pescador*.

* El bautismo está también representado en las catacumbas por un pescador que extrae un pez del agua.

 

 

 

.(2) (* Por eso a este Domingo lo llama el Evangeliario de Wurzburgo “Dominica ante natalem Apostolorum”.)

 

 

TEXTOS DE LA MISA

Introito. Salm.26,2,3.- EL Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el defensor de mi vida, ¿de quién temblaré? Son mis adversarios y mis enemigos lo que tropiezan y caen. Salmo.- Aunque se enfrenten ejércitos contra mí, no temerá corazón. V/. Gloria.

 

Colecta.- La sublime y santa devoción de la iglesia teme la guerra y el desorden; pide, pues, a Dios, moderador de todas las cosas, la  paz, necesaria a las almas para bien servirle.

Concédenos, Señor, te suplicamos, que sea dirigida por el orden de tu providencia la marcha del mundo; y que tu Iglesia se alegre en tu servicio con la tranquilidad. Por nuestro Señor.

 

Epístola. Rom.8.18-23.-

Hermanos Creo que los sufrimientos de la presente vida no son comparables con la gloria, que ha de manifestarse en nosotros. Así la creación ansía la manifestación de los hijos de Dios. Sujeta a la vanidad, no de grado, sino por causa de aquél que la sujetó, espera también ella ser redimida de esa servidumbre de la corrupción, para conocer la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Porque sabemos que hasta ahora toda la creación gime como con dolores de parto. Y no sólo ella, sino también nosotros, que tenemos ya las primicias del Espíritu Santo, suspiramos de lo íntimo del corazón, aguardando el efecto de la adopción de los hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo, en Jesucristo Señor nuestro.

 

Gradual. Salm.78.9,10.- Perdona, Señor, nuestros pecados, para que no digan las gentes: ¿Dónde está su Dios? V/. Ayúdanos, ¡oh Dios!, salvador nuestro: líbranos, Señor, por la honra de tu nombre.

 

Aleluya, aleluya. Salm. 9.5.10.- V/. ¡Oh Dios!, que estás sentado sobre tu trono y juzgas con rectitud; sé refugio de los pobres en la tribulación. Aleluya.

 

Evangelio. Luc. 5.1-11

En aquel tiempo: Hallábase Jesús junto al lago, de Genesaret, apretujado por la turba que oía la palabra de Dios, y vio dos barcas a la orilla del lago, cuyos pescadores habían bajado y lavaban las redes. Subiendo, pues a una de ellas, que era de Simón, pidióle la desviase un poco de la orilla. Y sentándose dentro, instruía a las turbas .Acabada la plática, dijo a Simón: Guía mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Replicóle Simón: Maestro, toda la noche hemos estado fatigándonos, y nada hemos pescado; no obstante, fiado en tu palabra, echaré la red. Y habiéndolo hecho, recogieron tan gran cantidad de peces que la red se rompía. Por lo cual hicieron señas a sus compañeros de la otra barca, de que viniesen a ayudarles. Vinieron luego, y llenaron con tantos peces las dos barcas, que poco faltó para que se hundiesen. Viendo esto Simón Pedro, echóse a los pies de Jesús, diciendo: ¡Apártate de mi, Señor, que soy un hombre pecador! y es que el asombro se había apoderado de él, como de todos los demás que con él estaban, en vista de la pesca que acababan de hacer. Lo mismo  sucedía a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo y compañeros de Simón. Entonces dijo Jesús a Simón: No temas; de hoy en adelante serás pescador de hombres. Y ellos, sacando las barcas a tierra, dejaron todo y le siguieron.

 

Ofertorio. Salm.12,4-5.- Alumbra mis ojos, para que no duerma jamás en la muerte; no diga mi enemigo: He podido más que él!

 

Secreta.-  Aplácate, Señor, al recibir nuestras ofrendas; y fuerza bondadoso nuestras rebeldes voluntades a que  vayan a ti. Por nuestro Señor Jesucristo.

 

Prefacio de la Santísima Trinidad.- En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, que con tu unigénito Hijo y con el Espíritu Santo eres un solo Dios, un solo Señor, no en la individualidad de una sola persona, sino en la trinidad de una sola sustancia. Por lo cual, cuanto nos has revelado de tu gloria, lo creemos también de tu Hijo y del Espíritu Santo, sin diferencia ni distin­ción. De suerte, que confe­sando una verdadera y eterna Divinidad, adoramos la propiedad en las personas, la unidad en la esencia, y la igualdad en la majestad, la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines: los Serafines, que no cesan de cantar a diario, diciendo a una voz.

 

Comunión. Salm.17.34.- EL Señor es mi firme apoyo, mi refugio y mi libertador; mi Dios y mi auxiliador.

 

Poscomunión.- Purifíquennos, Señor, los santos misterios que acabamos de recibir y defiéndan­nos con su eficacia. Por N.S.

 

TEXTOS EN LATÍN: http://www.rosarychurch.net/latin/pent04.html

 

COMENTARIO

 

COMENTARIO DEL PADRE CASTELLANI

Como habitualmente, reproducimos el comentario del Padre Castellani a este Domingo (3); luego intentaremos algunas consideraciones sobre esta Palabra y su aplicación en la realidad histórica de los últimos tiempos (no es el aterrizamiento progremodernista)…

DOMINGO CUARTO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS [Lc 5, 1-11]

La Pesca Milagrosa es un milagro repetido, lo mismo que la Multiplicación de los Panes y la Echada de los Mercaderes del Templo. Cuando Cristo repita el mismo gesto, eso tiene misterio; y la segunda vez no significa lo mismo que la primera; porque de no, bastaba la primera. Este milagro significa el poder de Dios sobre los animales irracionales… y los racionales.  La Primera Pesca Milagrosa está junto con la Segunda Llamada de los Apóstoles (la llamada a ser Apóstoles y no ya meros creyentes) y la segunda “ricapesca” –como traduce Lutero– está después de la Resurrección en la penúltima –y no en la última, como dice Lagrange– aparición de Jesús: la última, antes de la Ascensión; junto con la confirmación de Pedro, pecador contrito, como jefe de la Iglesia: “Apacienta mis ovejas”.  Los milagros de Cristo tuvieron por fin mostrar Su poder, que es el poder de Dios: son la confirmación divina de lo que Él enseñó. Cristo mostró su poder sobre las cosas inanimadas ( caminó sobre las aguas), sobre los productos del hombre (multiplicó el pan y el vino), sobre las plantas (secó la higuera maldita), sobre los animales (en este caso) y también sobre el cuerpo humano (curó enfermos), sobre los demonios (los exorcizó y dominó) y sobre la Muerte, el gran conquistador del género humano, como la llamó el poeta Schiller, “der Erobner”, resucitando tres muertos y resucitando El mismo. Pero ninguno de estos poderes podían hacer impresión tan inmediata sobre los Apóstoles, pescadores de profesión, como su poder sobre los peces: bicho que no tiene rey. Así, por ejemplo, usted puede ser el matemático, literato o filósofo más grande del mundo y su mujer de usted no se asombrará; pero si un día llega a mostrarle que sabe más que ella de cocina, se quedará impresionadísima. Y así Simón Pedro hijo de Juan se impresionó como nunca en su vida y sintió el pavor de la divinidad delante de Él: que eso significa claramente su extraño grito: “¡Apártate de mí, Señor, que soy un hombre pecador!”. Bueno, si era pecador, tenía que decir lo contrario: “¡Acércate a mí, Señor, salud de los pecadores!”, comenta Maldonado con bastante simpleza. No se trataba allí de devoterías, y San Pedro no era una beata. “No temas: desde hoy yo te haré ser pescador de hombres.”  Hay un sentimiento profundo y primordial en el ser humano, consistente en que, delante de lo infinito –es decir, de lo divino– el hombre se queda chato. Los que han estado en una tempestad en el mar o en la cumbre de una alta montaña lo conocen; y machos otros, además. Es el sentimiento que los ingleses llaman awe y que no tiene nombre en castellano: la palabra reverencia, que en latín equivale a awe y significa temer el doble (revereor) se ha gastado y no significa más temor al doble. Eso lo llaman hoy sentimiento de inferioridad, de indigencia o de anonadamiento; y constituye el fondo del sentimiento religioso, oh Maldonado ¿Es posible que nunca lo hayas sentido, oh ratón de biblioteca? Es lo que sintió San Pedro; sintió una sublimidad, una infinitud delante de Él; y se espantó. Y era para espantarse, porque en seguida Cristo le dijo que lo iba a hacer “pescador de hombres”. “Y enseguida, llevadas las canoas a la ribera, y abandonando allí todo, lo siguieron.” Algún tiempo después tras una noche de oración, bajó Cristo del Monte, se sentó entre ellos, y señalándolos y nombrándolos uno por uno, designó a los Doce. Hoy día todos somos “Apóstoles”, de labios afuera. Ser apóstol es difícil, es tremendo: pide muchass etapas y son pocos los verdaderos.  En la segunda pesca, Pedro no se espantó, Cristo resucitado apareció en un fiordo del Lago, haciéndose el forastero; y les gritó: “Muchachos ¿habéis pescado?”. Era demasiado evidente que no habían pescado nada en toda la noche, y así lo reconocieron bruscamente. Sucedió la otra pesca milagrosa, después de la instrucción del forastero: “Echad a estribor.” San Juan reconoció a Cristo y advirtió a San Pedro: “Es el Señor.” San Pedro, “que estaba desnudo, se puso la túnica y se tiró a nado”, dice la Vulgata latina; por donde se ve que el traductor de la Vulgata, a pesar de ser dálmata, no sabía nadar: no se puede nadar con una túnica. San Pedro estaba en traje de gimnasta –que es la palabra del texto griego: “éen gar gimnós”– es decir, en zaragüelles o shorts, como dicen ahora; y lo que hizo fue ceñírselos fuertemente (“se ciñó”, dice el griego) porque el agua es una gran quitadora de zaragüelles, si uno se descuida. San Pedro, pues, se pasó un cinturón sobre la vestidura sumaria que tenía para el trabajo. En esta ocasión después que comieron juntos, y después de preguntarle solemnemente tres veces si lo amaba más que los otros Cristo le dijo también por tres veces delante de todos: “Pastorea mis ovejas”, y le predijo su martirio.  Este doble milagro significa pues con toda claridad el milagro moral de la Iglesia. Mas la primera pesca representa la Iglesia en este mundo; y la segunda, la Iglesia de la Resurrección, la Iglesia Triunfante. Y así todas las diferencias entre los dos milagros apuntan a ese sentido: en la primera, Cristo no les dice: “Echad a la derecha”, como en la segunda: la derecha siendo la señal de los elegidos en la parábola del Juicio Final; en la primera se rompen las redes y en la segunda no; en la primera llenan los botes con la pesca y en la segunda la arrastran a tierra firme; en la primera Pedro se espanta y en la segunda salta al agua apresuradamente para ir a Cristo; en la primera no se cuentan los peces y en la segunda Cristo les manda contarlos muy cuidadosamente, rechazando los chicos; y el resultado son 153 peces grandes. Finalmente, la primera tiene lugar al comienzo del ministerio eclesiástico de Cristo; y la segunda a la vista de Cristo resucitado. Y Cristo no está más en la barquilla: está en la ribera.  En ningún otro Evangelio los símbolos son tan claros como en éste: la derecha es el lugar de los elegidos, ya lo hemos dicho; el romperse las redes significa las herejías y cismas que acompañan a la Iglesia en este mundo; la tierra firme en contraposición al mar significa siempre en los profetas lo divino con respecto a lo terrenal, la religión contrapuesta al mundo; el contar los peces significa el juicio y la elección; e incluso el número 153 significa algo. De modo que los pescadores de hombres pescarán dos veces: una durante la duración de este mundo y otra al final de él; la primera pesca llenará la barquilla de Pedro, la segunda el convite de la bienaventuranza y eso por virtud de lo Alto y no por virtud humana, porque “sin Mí nada podéis”; las dos pescas son milagrosas. Cristo figuró siempre en sus parábolas la alegría de la vida bienaventurada como un convite; y en afecto, allí al llegar a las márgenes del fiordo (la desembocadura del arroyo Hammán, según se cree) les tenía preparado un almuerzo no por modesto menos alegre; había un pez asado al fuego, pan y miel; y había sobre todo la presencia gloriosa del Maestro amado. Los ciento cincuenta y tres peces grandes resultaron pues un lujo. No dice el Evangelio que los tiraron de nuevo al mar; pero bien puede ser que hayan seguido a Cristo olvidados de todo y “abandonándolo todo”, como la primera vez –yo, conque Dios me dé en el cielo “olvidarlo todo”, me doy por satisfecho. ¡Qué convite de bodas! Dormir es lo que necesito–.  ¿Es esto que hemos hecho con estos dos evangelios paralelos una alegoría? No es una alegoría, no es el sentido alegórico que llaman. Es el segundo sentido literal: o sea el sentido religioso, místico o anagógico, como dicen los pedantes. En la Encíclica Divino Afflante Spiritu, S. S. Pío XII recomienda mucho a los exégetas que busquen el sentido literal; y que sobre él, como es obvio, funden todos los demás; y los previene y desanima contra la “alegoría” o “sentido traslaticio”, como allí se llama; de la cual abusaron bastante, conforme al gasto de su época, que no es el nuestro, los exégetas antiguos. Para dar un ejemplo de estos diversos sentidos de la Escritura, legítimos en sí mismos pero subordinados entre sí, sirva este evangelio: en afecto, San Agustín interpretó alegóricamente el número 153; y San Jerónimo en el sentido literal segundo.  ¿Quiere decir algo ese número? Ciertamente; porque no de balde Cristo hizo numerar los peces, y el Evangelista lo escribió. ¿Qué quiere decir? San Agustín nota que 153 es igual a la suma de todos los números enteros de uno hasta diecisiete; y el número diecisiete se descompone en diez más siete: diez significa los Preceptos del Decálogo y siete los donas del Espíritu Santo: he aquí juntas la Ley Antigua y la Nueva. Esta alegoría matemática es muy ingeniosa, pero si Cristo hubiera querido dar a entender eso, los Apóstoles se hubiesen quedado en ayunas; y todos los cristianos hasta el sigla IV; y los demás, también.  San Jerónimo, que estaba en Palestina en el mismo tiempo en que San Agustín profería su sermón N° 251 –el más hermoso de sus sermones– descubrió el acertijo quizá por un casual: averiguó que los pescadores palestinenses creían que 153 especies diversas de peces existían y nada más; y parece que esta creencia era general, puesto que Jerónimo cita como autoridad sobre ella a Oppiano de Cilicia, poeta que vivió 180 años después de Cristo. De ese modo, el símbolo era transparente, aun para los Apóstoles; significaba que en el Reino de los Cielos habría hombres de todas las especies –y hay una repetición del mismo símbolo en la visión que tuvo San Pedro en Joppe en el mismo sentido–, judíos y gentiles, orientales y occidentales, chinos y franceses, blancos y mulatos, inocentes y pecadores, empleados públicos y vendedores ambulantes de ojos artificiales; e incluso algún ex ladrón y alguna ex prostituta: excepto solamente los usureros y los politiqueros, gracias a Dios. Ésos, aunque solemos llamarlos pejes, son sapos y culebras en realidad –esto último es sentido alegórico; y no lo inventó San Agustín, sino yo–.  “Los hechos del Verbo también son verbos”, dice San Ambrosio: los milagros de Cristo, además de ser un beneficio a sus receptores son también y muy principalmente un símbolo, una parábola en acción: “uno eodemque sermone, dum narrat gestum, prodit mysterium”, dice Gregorio el Magno. De modo que este doble milagro, al mismo tiempo que significa el poder de Cristo sobre los animales, es también signo de la Iglesia en sus dos estados: Militante y Triunfante; y de la bienaventuranza. ¡Dichoso pues el que sea pescado de esa suerte y sea sacado de las tinieblas a la luz; y de animal salvaje se convierta en manjar sabroso, asado por el fuego de la tribulación, aderezado con la miel de la gracia divina, digno de la mesa de Dios!  (Hasta acá Castellani) (3)

 

SANTOS PADRES SOBRE PUNTOS DEL EVANGELIO DE HOY

 

San Cirilo

Trayendo a la memoria todos los pecados que había cometido, (Pedro) tiembla y se estremece, como sucede generalmente que el que está manchado no cree que pueda ser aceptable delante del que está limpio. Sabía por la ley -o había aprendido por la ley-, que debe distinguirse entre el bueno y el malo.

 

San Ambrosio

Di tú también: Señor, apártate de mí, porque soy un hombre pecador, para que Dios responda: «No temas». Debemos confesar nuestros pecados al Señor para que nos trate con indulgencia. Ve cuán bueno es el Señor, cuando concede a los hombres el gran poder de vivificar. Prosigue: «De aquí en adelante serás pescador de hombres».

 

SOBRE TU PALABRA ECHARÉ LAS REDES. LA IMPORTANCIA DE LA PALABRA VERDADERA.

LA MISIÓN DE LA IGLESIA Y EL ACTIVISMO MUNDANO Y CIEGO

Hemos hablado abundantemente los Domingos anteriores sobre el tema del Ser y el Hacer; la primacía de la Contemplación sobre la Acción; de María sobre Marta. Hablamos sobre el activismo, sobre la exaltación errónea  de la acción en la búsqueda del Ser, o la degradación del concepto de Ser concebido por la filosofía y teología modernas. Hemos mencionado también la inversión de primacías y prioridades verificadas a partir del II Concilio Vaticano. La Pastoral sobre la Doctrina; la Pastoral exenta de Verdad. La Praxis sobre la Verdad; inversiones típicamente marxistas pero también existencialistas y fenomenológicas.

Hoy podemos abordar de nuevo el tema desde la perspectiva particular del Evangelio de hoy.

Te haré Pescador de hombres….

Hemos bregado toda la noche y no pescamos nada, pero sobre tu Palabra echaré las redes…

El trabajo, la misión de la Iglesia es pescar hombres del mar del mundo y traerlos a la tierra firme de la Religión, de la Iglesia, de la Salvación, de Cristo. Es una metáfora un poco fuerte o ríspida, pero la realidad que simboliza también lo es. Maravillosa y dramática. Dios quiere salvar al hombre que está perdido: y su Iglesia tiene que trabajar para eso. Algunos, por Gracia, se dejan pescar;  y otros prefieren el mar -la perdición.

 

Ese trabajo de la Iglesia se hace, se debe hacer, sobre la Palabra de Cristo, para que tenga éxito; de lo contrario es bregar toda la noche (la historia del mundo) y no pescar nada.

Pues bien, pero que es la Palabra? A grandes rasgos podríamos identificar esta Palabra no solo con la Biblia, sino con la Revelación a la Iglesia, teniendo también a la Tradición como Fuente viviente, y una instancia mas que las interpreta, garantizada por Dios esta última libre de error en los Dogmas y Declaraciones de Doctrina Ex Cáthedra: el Magisterio. Y digámoslo de una Tradición y Magisterio hasta 1962, año trágico en que empiezan las contradicciones frontales con 1962 años anteriores.

No se puede llamar Palabra de Dios a cualquier Biblia ni a cualquier interpretación. Naturalmente las Biblias protestantes y demás cismáticos o herejes, no corresponden plenamente  a la Palabra de Dios; están mutiladas. Aquellas a las que le faltan libros, por ejemplo. Tampoco se puede llamar verdadera Palabra de Dios a Biblias mal traducidas aún dentro de la estructura de la Iglesia Católica. Para mencionar un ejemplo, la Biblia Latinoamericana ya es una mala traducción y sus notas interpretativas son claramente influídas por neomarxismo y modernismo. Hay Biblias (comillas?) ecuménicas también…ya sabemos a que atenernos..

 

Entonces, el trabajo de la Iglesia debe procurar hacerse sobre la Palabra de Dios verdadera, y no corrupta por modernismo o neomarxismo o existencialismo o fenomenología, personalismo, etc. Porque eso sencillamente no sirve mas que para perder peces-hombres. Y eso, dejarlos en el mar, significa en última instancia, dejarlos en manos del Diablo.

De allí la insistencia de los Papas fieles del pasado en la fidelidad a la Palabra, interpretada por la Iglesia, y la condena enérgica y clara de la Herejía. Que es un trastocamiento de la Palabra; una inutilización de la Palabra; es mas una inversión y corrupción de un instrumento salvador en un instrumento de perdición.

A partir sobre todo del II Concilio Vaticano, algunos textos ambiguos y erróneos incluídos, y no solo su interpretación, se ha perdido el respeto por la Verdad revelada y concomitantemente el horror a la Herejía.  Citemos rápidamente el ambiguo indiferentismo ya condenado anteriormente de Nostra Aetate, y la lectura laicista- liberal insinuada equívocamente sobre la Libertad Religiosa, de Dignitates Humanae, condenada ya con anterioridad y energía por el Magisterio. El Discurso de Inicio del Concilio, está impregnado de frases buenistas, pelagianas, de evolucionismo modernista y un optimismo ingénuo cuasi infantil; se abdica formalmente de la postestad correctiva:

 

Llegó la Era de la Misericordia, no se penalizarán mas los errores; no queremos ser profetas de desgracias, los hombres se dan cuenta solos de los errores

No queremos abundar en notas, que ya están en los Domingos anteriores y todo es fácil de encontrar hoy en la web.

………………………………………………………………………………………………………………………………………

Cristo es la Verdad; si no se tiene amor y respeto por la Verdad Revelada, no se tiene amor ni respeto por Cristo. El que ama a Cristo detesta la Herejía, que es un desgarramiento del mismo Cuerpo de Cristo. Esto fue remarcado por Magisterio anterior al II Concilio muchas veces.

El Modernista no entiende esto porque su filosofía y teología son básicamente erróneas. No concibe la Verdad como lo que es, eterna e inmutable; no concibe a Dios como quien es; distinto a la Creación. Con un vago panteísmo y un evolucionismo e historicismo, se tiene un oscuro dios hegeliano, una gnoseología rhaner-kantiana típicamente agnóstica…

Esto poco o nada que ver tiene con la Revelación de Cristo a la Iglesia. El Resultado de esta falta de respeto y amor a la Verdad de Cristo y a Cristo mismo, potenciado por la filosofía de la acción existencialista y el desprecio de la tradición por parte de la fenomenología que busca el fenómeno auténtico libre de excrecencias de prejuicios tradicionales, es un activismo desaforado y ciego, púramente mundano, horizontal, inmanente; una pastoral sin Verdad; un hacer sin Ser; una Marta pelagiana y torpe, que además es babélica.

Una pérdida de la valoración de la Eucaristía y la oración y la hipervaloración de la acción humana, que termina en la iglesia como mero oegenismo y activismo político; demás está decir que este activismo político es absolutamente funcional y políticamente correcto, al Sistema anticristiano vigente hoy. Es decir que la Iglesia se convierte en un apéndice u órgano legitimador del Nuevo Orden Mundial anticristiano.

Ya vimos que Francisco ha aceptado el Plan de Desarrollo Sustentable ONU 2030, abortista, progénero, pro muerte, promulticulturalista  y políticamente correcto. Multiculturalismo hoy no significa otra cosa que fomento de invasión bárbara sobre los restos de la cultura cristiana y el antiguo y justo orden romano; todo obviamente preconizado por el Sistema anticristiano.

Volviendo a la praxis sobre la Verdad; al hacer sobre el Ser;  citemos la siempre vigente clarividencia de San Juan de la Cruz sobre el activismo:

Adviertan, pues, aquí los que son muy activos, que piensan ceñír al mundo con sus predicaciones y obras exteriores, que mucho más progreso harían […] si gastasen siquiera la mitad de este tiempo en estarse con Dios en oración… Cierto entonces harían más y con menos trabajo con una hora que con mil, mereciéndolo su oración, y habiendo cobrado fuerzas espirituales con ella; porque de otra manera, todo es martillar y hacer poco más que nada, y a veces nada, y aún a veces daño.

 

Entonces la pérdida del respeto a la Palabra de Dios, a la Verdad Inmutable contenida en ella; a la Tradición y al Magisterio dogmático, lleva necesariamente a tratar de pescar sin Cristo; es correr tras el viento, y aún peor, enseñar doctrinas erróneas que mandan almas al Infierno. Típica actividad modernista.

Solo sobre la Palabra de Cristo, la pesca tiene lugar. Sin Él nada podemos hacer en el orden de la Salvación.

 

EL SANTO TEMOR DE DIOS, VERSUS LA IRREVERENCIA MODERNISTA

Como también lo mencionamos en Domingos anteriores, la concepción de Dios cambió después del II Concilio, hablando en general. Los Seminarios y su enseñanza son testigos de esto. Se da una extraña paradoja; por un lado tenemos un dios mas allá de todo fenómeno, del cual nada se puede decir; todo lo que se diga sobre él en fórmulas dogmáticas no son mas que escaramuzas y manotazos truncos que tratan de abordar lo inabordable: la Iglesia no llega a tocar a Dios con sus proposiciones teológicas. A partir de eso surgió el Misteriosismo; la razón deja de tener peso en la relación con Dios. Todo se vuelve misterioso, irracional, absurdo, arbitrario, incompresible, increíble….decimos nosotros…. Pero por otro lado, ese dios lejano extrañamente hipermisericordioso bajo el cual no hay condenación, se trata de hacer cercano, humano, con todos los recursos -bajos, absurdos, circenses, ridículos y grotescos- posibles. Muchas celebraciones Novus Ordo de hoy en muchísimas Diócesis del mundo son testigos de esto. Lo mismo pasa con la prédica y la catequesis. Los Seminarios ya los mencionamos…

No hay que alejar a Dios con una excesiva reverencia…..

he escuchado decir a un Obispo concilio-modernista. Entonces se trata de acercarlo, humanizarlo, mediante una liturgia que pasa lo horizontal, inmanente y vaciada de contenido sacrificial, para ser teatral, payasesca, cotillonezca, circense, grotesca, profanatoria y sacrílega.

La consigna del progremodernista es acercar a Dios, porque está muy lejos, o el preconcilio de 1962 años, lo alejó de los hombres….Cuando el alejamiento y bastardeo, tergiversación, obliteración, deturpación de la imagen de Dios viene precisamente de estas evoluciones modernistas desde 1962…de la Reforma Litúrgica..

Se ha perdido, o anulado, el Santo Temor de Dios. Séptimo Don del Espíritu Santo; el Espíritu Santo, el Gran Desconocido… del cual habla en un excelente tratado el Padre Royo Marín. Uno se siente tentado a agregar que hoy, y desde hace medio siglo, el Gran Desconocido es no solo el Espíritu, sino la Santísima Trinidad, y sobre todo Cristo…

Se ha perdido el Santo Temor de Dios, como si fuera un miedo feo a un dios que es todo ternura y perdón incondicional, lo cual es, obviamente, mentira.

Se ha banalizado a Dios.

Dios es misericordioso, pero su perdón no es incondicional, y su justicia no claudica nunca. Quien muere sin arrepentirse de sus pecados, se pierde.

Dios es el Totalmente Otro, Eterno, Omnisciente, Omnipotente, Majestuoso hasta el infinito, que el hombre en esta vida no está capacitado para contemplar cara a cara. Su luz no la puede soportar el ser humano en esta vida.

El Temor de Dios, emparentado con ese amilanarse, anonadarse ante lo Sobrehumano y Eterno, ante la Omnipotencia Divina. El que tuvieron los predilectos Pedro, Santiago y Juan en la Teofanía de la Transfiguración de Jesús; el que experimenta Pedro en el Evangelio de hoy y que tan bien describe Castellani.

El Don de Temor está emparentado con la humildad; y no consiste en miedo a Dios; sino en miedo a ofenderlo y perder su amor. Para abundar en éste Don remitiría a la misma obra de Royo Marín mencionada.

Veamos la actitud de los grandes santos ante las revelaciones y manifestaciones divinas: parecidas, no igual, pero parecidas a las de Pedro. Cfs. San Juan  de la Cruz, Santa Teresa de Ávila, Santa Margarita María de Alacoque…

 

Cuando se pierde el Temor santo de Dios el hombre pierde la humildad, la ubicación ante Dios. Pierde la consciencia de su condición de criatura, y criatura herida e indigente, necesitada de misericordia, perdón y rehabilitación.

El hombre sin temor de Dios es un hijo pródigo que sigue comiendo bellotas de cerdo y hundido en lupanares, indefinidamente, aunque se crea muy vivo, y funcional a su época, inserto en la historia…

Digamos que cuando el hombre pierde el Espíritu Santo ha perdido la amistad con Dios, y ha muerto espiritualmente.

San Pablo a los cristianos de Roma lo deja claro: Quien no tiene el Espíritu de Dios, no es de Cristo.

Algunos, como relata en otras cartas, abandonaron a Cristo y se fueron tras el mundo

……………………………………………………………………………………………………………………………………

 

Digamos finalmente, no que hay que recuperar tal punto de la teología, lo que hay que recuperar es a Dios; su Palabra; sus dones. Luego habrá que recuperar la verdadera Doctrina, la Liturgia; una Liturgia que viene de casi medio milenio de  ser codificada sobre la base de los orígenes, pura y sin manoseo herético- y entonces empezar a trabajar en serio para Cristo; no sobre cháchara humana hueca -y venenosa- sino sobre su Palabra; y sobre Ella y solo sobre ella, echar las redes…

 

NOTAS:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Redacción: redaccion@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a info@adoracionyliberacion.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO

Etiquetas:,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: