I. La búsqueda de la voluntad de Dios en estos tiempos recios.

 

Vicente Montesinos

 

Abandonar la sabia y poderosa mano de Dios para seguir nuestras pobres luces y vivir a merced de nuestra fantasía, es una verdadera locura y un supremo infortunio. Ni más ni menos.

Y es que nos esforzamos en una loca carrera sin meta en ser perfectos; en alcanzar grandes logros, supuestas grandes metas; en “triunfar”, fantasía absolutamente vacua; sin darnos cuenta de que solamente seremos perfectos en la medida en que hagamos la voluntad de Dios.

En ese sentido, reconozco que, a veces, dificultamos mucho nuestro crecimiento espiritual, en la búsqueda de grandes secretos y misterios, que se resumen bastante bien en uno: ¿no es evidente que, no existiendo nada tan bueno y tan perfecto como la voluntad de Dios, se llegará a ser más santo y más virtuoso, cuanto más perfectamente nos conformemos con esta voluntad?

Por supuesto, esa voluntad está formada por el conjunto inseparable de las admoniciones que Dios nos realiza en el diálogo íntimo y personal; inspiraciones del Espíritu Santo a nuestra pobre persona; potenciadas, enmarcadas, centradas, y dirigidas desde la fidelidad al mensaje de Cristo, las sagradas escrituras, la santa tradición, la sana doctrina y el magisterio bimilenario de nuestra iglesia Católica. Y ahí volvemos por tanto al objetivo de la lucha que como defensores de la Tradición pretendemos llevar adelante.

Solo en la búsqueda personal de la verdadera voluntad de Dios para nuestras vidas, interpretada e iluminada desde estos cuatro puntos capitales, regalados por Cristo a cada uno de nosotros, con la fuerza del espíritu Santo, su venida salvadora, y el don de la Iglesia para nuestras pobres almas, podremos alcanzar la santidad.

Pongo un ejemplo: las personas que hacen consistir su santidad en practicar muchas penitencias, comuniones, oraciones vocales… en eso y sólo en eso, pueden vivir a veces en la ilusión. Todas estas cosas no son buenas sino en cuanto Dios las quiere, de otra suerte, en vez de aceptarlas las detesta, pues tan sólo deben de servir de medios para unirnos a la voluntad divina.

La santidad pues, queridos hermanos, consiste en ejecutar lo que Dios quiere de nosotros. En una palabra, la voluntad divina es regla de toda bondad y de toda virtud; por ser santa lo santifica todo, aun las acciones aparentemente irrelevantes, cuando se ejecutan con el fin de agradar a Dios.

Estamos en lucha. Estamos en tiempos recios, que nos requieren valientes, aguerridos, gallardos, y santos. Sobre todo santos. Para poder extender la Fe y la santidad.

Y si queremos santificación, debemos aplicarnos únicamente a no seguir jamás nuestra propia voluntad, sino siempre la de Dios, porque todos los preceptos y todos los consejos divinos se reducen en sustancia, a hacer y a sufrir cuanto Dios quiere y como Dios lo quiere.

Así lo han entendido los grandes hombres y mujeres de Dios:

Lo que Dios quiera, como Dios quiera, cuando Dios quiera ” (Santa Maravillas de Jesús)

Hacer lo que Dios quiere, querer lo que Dios hace“. (San Josemaría Rubio)

Más quiero tu Voluntad, Dios mío, que no cumpliéndola —si pudiera ser tal disparate—, la misma gloria” (San Josemaría Escrivá de Balaguer)

Nada puede pasarme que Dios no quiera. Y todo lo que El quiere, por muy malo que nos parezca, es en realidad lo mejor” (Santo Tomás Moro)

Y tantas otras de los grandes maestros del divino abandono a la voluntad de Dios: San Francisco de Sales, el Beato Charles de Foucauld, Santa Teresita, San Padre Pío, San Alfonso María de Ligorio, etc…

Os aconsejo, hermanos, la lectura de estos santos y doctores, para llenar vuestra alma de amor a la voluntad divina, y del abandono a Dios, con y por su Gracia.

Son tiempos recios… Se necesitan soldados valientes de Cristo. Y los más valientes serán (ojalá pueda decir seremos) los que estén dispuestos a cumplir la voluntad divina… hasta sus últimas consecuencias. Los que, si preciso fuera, postrados en una cama, podamos decirle a Dios: “nada mejor que esta tribulación, porque la quisisteis para mí”.

Andan ya las cosas del servicio de Dios tan flacas, que es menester hacerse espaldas unos a otros los que le sirven para ir adelante… decía la gran Santa Teresa hace 500 años… Pues imaginaos ahora, hermanos… ¡Unidos, con la cabeza alta y con Cristo solo en la mirada!

Así seremos conscientes, y aprenderemos a enseñar que, en nuestro modesto campo de acción,  lo único que puede cambiar las cosas es ser amigos fuertes de Dios y estar disponibles para Él.

O sea, repetir con  la de Ávila aquello de:  “Vuestra soy, para Vos nací. ¿Qué mandáis hacer de mí?”

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Anuncios


Categorías:BLOG HASTA EL CIELO NO PARAMOS

Etiquetas:, , ,

6 respuestas

  1. El Padre me ama porque yo hago lo que a Él le agrada. He venido al mundo a hacer tu voluntad…

    Le gusta a 1 persona

  2. Eso de que Jesucristo me ama como soy, que tanto repite Bergoglio, es un soberano disparate, con consecuencias irreparables. Jesucisto me quiere santo, quiere que sea otro Cristo, el mismo Cristo, por mi propio bien y el de toda su santa Iglesia. San Josemaría Escrivá acostumbraba repetir : ” Hijos míos, os quiero mucho, pero os quiero santos “.

    Le gusta a 1 persona

  3. El insultador mayor de los católicos, el acusador mayor de los católicos, el perseguidor mayor de los católicos, quiere que tengamos compasión con él, una compasión que no se la ha ganado, pero que, a pesar de todo, creo que tenemos. Nos da mucha pena una persona que va derecha al infierno sin que nadie, ningún cardenal u obispo, salvo Viganó, le diga que tiene que convertirse y reparar el inmenso daño causado.

    https://infovaticana.com/2019/01/28/francisco-la-compasion-no-esta-en-muchos-medios-catolicos/#comment-158782

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: