¿Que Dios podía acabar esto de un plumazo? ¡Claro! ¡Y puede! ¡Y lo hará cuando quiera! ¿Pero no ven que de momento, y a su servicio, y sometidos a su Divina Voluntad, lo que nos toca es rezar, adorar, reparar, pero también ponerle en las manos esa canastilla de peces y panes?

 

Vicente Montesinos

 

 

Definitivamente, y atendiendo a la realidad de cada día, al camino que paso a paso hacen los enemigos de Cristo y de su Iglesia, y al silencio de la grandísima mayoría del “pueblo de Dios”, es evidente que nos han lavado el cerebro para asumir sin ningún tipo de complejo que las cosas malas están bien.

Es por ello que es absolutamente necesario denunciar las cosas que no están bien; para discernir, y ayudar a discernir,  los criterios a seguir en pro de la salvación de nuestras almas, a la luz del mensaje de Cristo, de las Sagradas Escrituras, de la sana doctrina, el magisterio bimilenario y la tradición. Y para ello es absolutamente necesario que las acciones y estrategias del Enemigo sean sacadas a la luz. Para eso estamos aquí. Como nos decía San Pablo;  “debemos aprovechar al máximo nuestro tiempo porque los días son malos“.

La realidad dolorosa de que el Mal se ha infiltrado en la Iglesia es absolutamente incontestable. Y más doloroso es que la inmensa mayoría de los católicos miren para otro lado; y la inmensa mayoría de los sacerdotes, obispos y cardenales, o no quieran saber, o si saben, callen.

Porque además el nivel de rabia con el que el maligno está tomando posesión de la Barca de Pedro es tal que sólo Dios podrá poner fin a su obra satánica. Pero eso no implica que los católicos estemos llamados a permanecer quietos.

No.

Hay que rezar mucho. ¡Mucho! Y muchas rodillas ante el Santísimo. ¡Y muchos rosarios!  Y tras esa oración y discernimiento, y siempre desde ella, poner nuestra vida, manos y ser al servicio de la lucha de Dios contra el mal.

Dios hizo el milagro de los panes y los peces. Porque quiso y porque puede. ¡Pero quiso servirse de la canastilla de aquel muchacho para hacer el milagro!

¿Que Dios podía acabar esto de un plumazo? ¡Claro! ¡Y puede! ¡Y lo hará cuando quiera! ¿Pero no ven que de momento, y a su servicio, y sometidos a su Divina Voluntad, lo que nos toca es rezar, adorar, reparar, pero también ponerle en las manos esa canastilla de peces y panes?

Esa canastilla quiere ser el humilde trabajo de Adoración y Liberación.

El momento es dramático. Ponerle flores o cintas es participar de esta bacanal del mal.

El Mal ha llegado a la cabeza misma de la Iglesia; y se maneja por todos los estamentos.

En la gran mayoría de los casos sólo vamos a escuchar sandeces, en lugar de buenas homilías.

Vamos a seguir viendo como un determinado número de problemas, siempre los mismos, en la Iglesia, y en el mundo, no se van a abordar. De eso se trata.

¿Dónde está la integridad doctrinal?

¿Dónde está la enseñanza moral?

Desde luego, quienes no las están viviendo, no las van a enseñar.

Y ahora me van a permitir una reflexión atrevida, aunque rezada, y creo que convencida: por triste que sea, tenemos que reconocer que en realidad todo esto va a ser para bien.

Creo sinceramente que hemos llegado a los tiempos de la purificación de la Iglesia, y que eso conducirá finalmente a su crucifixión.

Y que pocos seguirán siendo fieles, desafortunadamente.

Entonces… ¿qué debemos hacer?

Pues mirar a Jesucristo, y repetirle una y otra vez: “Señor, ¿a quién iremos? Tu tienes palabras de vida eterna.

Jesús fundo la Iglesia. Y por lo tanto es la ÚNICA INSTITUCIÓN EN EL MUNDO PARA LA SALVACIÓN DE LAS ALMAS, por lo que no prestemos oídos a las herejías de la jerarquía, que llegan incluso a las barbaridades del vídeo que hace unos días les compartíamos, y que hoy les volvemos a reproducir, para que lo vean, y sepan EXACTAMENTE que el mensaje de CRISTO fue el CONTRARIO.

¿Qué les estoy pidiendo que en este tema doctrinal confíen más en mí que en Bergoglio? ¡Sí! Eso es… Fíjense que arrogancia y que desfachatez.

Vean, vean… Y digan y enseñen, por favor, justo lo contrario. ¿Saben porqué? ¡No porque lo diga yo, sino porque entre un papa (si es que lo es) y Cristo… ¿Nos quedamos con Cristo, no? No hace falta recordarles, pero lo refrescamos, que Cristo dice que “Nadie va al Padre sino es por mí“. Y que funda la Iglesia y le da las llaves del Reino, y el poder de atar y desatar. De primero de catecismo.

Quizá nos podemos apoyar además,  en una de las infinidades de enseñanzas magisteriales al respecto, seleccionando un texto breve, conciso y claro.  El Papa San Pío X, de feliz memoria (1903-1914), afirma, sin ningún tipo de duda, en la Encíclica Jucunda Sane: “Es nuestro deber el recordar a los grandes y pequeños, tal como el Santo Pontífice Gregorio hizo hace años atrás, la absoluta necesidad nuestra de recurrir a la Iglesia para efectuar nuestra salvación eterna.“.

Insisto, ahora vean de nuevo, por favor la mamarrachada esta de “Yo soy amigo de Buda, y yo creo en Alá”, y a un “papa” diciendo que la única certeza (la única) es que todos somos hijos de Dios, vacúnense con fuerza contra esto, y díganme si entienden porque les pido que no le hagan caso.

¿Lo entienden ahora?

 

 

 

 

La Iglesia Cristo la fundó para salvar las almas, y como tal y con tal propósito, PERMANECERÁ HASTA EL FIN DEL MUNDO.

Así es que a seguir… Toda esta gentuza llamada “jerarquía” ha recibido el don de la misericordia, la paciencia y el tiempo dado por Dios durante muchos años para que limpiaran este desastre. ¡Y no han hecho nada! Pues bien, ahora la limpieza la van a sufrir ellos mismos.

En el día de los Dolores de Nuestra Santísima Madre, siento y sé que el trabajo de Nuestra Señora finalmente ha comenzado. ¡Laus Deo!

Y nosotros…, a seguir ofreciendo, cada día, nuestros pocos panes y peces.

Y porque hasta el cielo no paramos… ¡Que Dios les bendiga!

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios