Vicente Montesinos

 

 

Captura-de-pantalla-2018-03-14-a-las-21.17.20
Viganó, Bergoglio y el Papa Benedicto XVI

 

Tremendo. Mezquino. Vergonzoso. Ignominioso.

No hace falta que les recuerde de que forma se descubrió a Viganó, a la Secretaría de Comunicación del Vaticano y al Papa de Roma en la mentira de intentar atribuir una tremenda admiración de Benedicto XVI a Bergoglio, eliminando el párrafo de la carta del Papa Emérito en el que se afirmaba que:

 

Sin embargo, no tengo ganas de escribir una página teológica breve y densa porque en toda mi vida siempre ha estado claro que escribiría y me expresaría solo en libros que también había leído realmente. Lamentablemente, incluso por razones físicas, no puedo leer los once volúmenes en el futuro cercano, tanto más porque ya estoy esperando otros compromisos. Estoy seguro de que comprenderá y lo saludo cordialmente. Suyo, Benedicto XVI

 

Este descubrimiento de manipulación, mentira y tergiversación de la realidad, utilizando al anciano Papa Benedicto para intentar tapar las vergüenzas de un pontificado desastroso; ha incendiado los medios generalistas, católicos y las redes sociales, y ha llegado mucho más lejos de lo que los manipuladores y torpes que pululan alrededor de Bergoglio hubieran previsto.

La pregunta para todos es: ¿Qué escondió el Vaticano?

Ante tanta polémica, el Vaticano decidió este 17 de marzo publicar el texto completo de la controvertida carta, de cuya lectura emana que Benedicto XVI rechazó hacer comentarios acerca de los 11 tomos de ‘La Teología del Papa Francisco’, alegando no poder leerlos debido a su estado físico, como ya habíamos publicado (aunque deja lúcidamente bien claro que “incluso por razones físicas”…)

Pero es que además, en esta publicación forzosa, hemos podido conocer también que el papa emérito expreso su “sorpresa por el hecho de que entre los autores figura también el profesor Hünermann”, que durante el pontificado de Benedicto salió a la luz por haber encabezado iniciativas antipapales y participado en las iniciativas que atacaron de “forma virulenta la autoridad magisterial del Papa, especialmente en cuestiones de teología moral”.

En definitiva; claros y elegantes toques de atención de un callado y sufriente Papa Benedicto al desmadre Vaticano; que ellos han convertido en una alabanza a Francisco para intentar dar algún tipo de oxígeno a un Pontificado que vacía Basílicas, plazas, “x en la renta”, y sobre todo, y lo peor, almas.

Ignominioso.

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Anuncios