Vicente Montesinos

 

scheider-810x392
Monseñor Athanasius Schneider

 

Monseñor Schneider, el “Atanasio del siglo XXI”, santo con el que no sólo comparte nombre; no se ha conformado, visto el escaso caso que le han hecho sus hermanos en el episcopado, con redactar a conciencia la “Profesión de Fe sobre las verdades inmutables respecto del matrimonio sacramental“; sino que en otro alarde de valentía y fidelidad a Cristo ha remitido por correo electrónico a todos los obispos del mundo dicho documento; para que, como el propio obispo kazajo ha dicho, “puedan declarar públicamente su apoyo al texto, o emitir un texto similar“. De tal manera, Schneider ha manifestado que “la reacción pública del cardenal Eijk, Arzobispo de Utrecht ,podría ser un excelente ejemplo“.

En los días previos, Schneider ya había manifestado en una entrevista de la que dimos cuenta en Infovaticana como  “Dios decide el tiempo, y llegará el momento en que el Papa y el episcopado proclamarán nuevamente, con toda claridad, adecuación y belleza, la santidad del matrimonio, de la familia y de la Eucaristía“.

El obispo Schneider declaró que la Profesión se expresa “ante Dios que nos juzgará“, en respuesta a algunas normas pastorales, emitidas por numerosas conferencias episcopales, dirigidas a la implementación del Capítulo 8 de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia, algunas de los cuales constituyen una “aprobación implícita” del divorcio y de la actividad sexual fuera de un matrimonio válido.

Los Obispos de Kazajistán de esta forma van más allá, en su celo apostólico, de su limitada jurisdicción canónica territorial, y hablan directamente a la Iglesia universal como Sucesores de los Apóstoles. Su autoridad y mandato no provienen de la Ley Canónica, sino de Cristo mismo que los colocó en la Iglesia para proclamar el Evangelio.

El último paso dado por Schneider deja cuatro opciones a los obispos del mundo:

  1. Rechazar públicamente la Profesión kazaja.
  2. No decir nada
  3. Emitir una Profesión similar
  4. Unirse a la Profesión

Sigamos esperando pues nuevos pasos. Al menos de la opción 3; sino la 4; que sería la deseable.

Aunque mucho me temo que veremos (o mejor dicho, no veremos) a manadas de Obispos acogerse a la opción 2.

Porque ni siquiera de la 1 son capaces.

Y porque hasta el cielo no paramos… ¡Que Dios os bendiga!

 

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com. Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Anuncios