Quien intente guardar su vida, la perderá;  y quien la pierda, la conservará. 


Señor, que como  cristiano esté esperanzado porque, en última instancia,  haces una promesa que es garantía de victoria: ‘Quien pierda su vida, la conservará’. Ésta es una verdad en la que podemos confiar… El poderoso testimonio de nuestros hermanos y hermanas que dan su vida por la fe y por Ti, no será en vano.

Anuncios