En aquel tiempo, los fariseos preguntaron a Jesús cuándo llegaría el Reino de Dios. Él les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: ‘Vedlo aquí o allá’, porque el Reino de Dios ya está entre vosotros». 

 

Señor, ayúdame a entender que el gran suceso del último día será un hecho universal, pero se prepara también en el pequeño microcosmos de mi corazón día a día. Es ahí donde he de ir a buscar el Reino. Es en mi interior donde está el Cielo, donde te he de encontrar, Jesús.

Anuncios