– Que no me tambalee jamás. Que nunca habrá paz definitiva hasta verte cara a cara. Pero que vivir es arriesgarse. Abrir caminos donde no los hay. ¡Creer; y tantas veces, en medio de las dificultades!

– Que el diablo quiere turbar nuestra Paz; y que nos sugiere muchas veces pensamientos exagerados… ¡Pero hay que ignorarlos! ¡Porque más grande es la bondad y misericordia de Nuestro Señor Jesucristo; que siempre camina a nuestro lado!

– Que de cada uno depende aceptar o no lo que Dios le ha dado

11 de mayo de 2015: San Francisco de Jerónimo


Anuncios