Buscar

Adoración y Liberación

Por Vicente Montesinos

Etiqueta

Papa Francisco

Un discurso histórico. Gracias, Padre Weinandy.

Vicente Montesinos

 

weinandy-950x394
El Padre Weinandy

 

El Padre Weinandy ha manifestado de forma clara que estamos siendo testigos de la desintegración del catolicismo de la Iglesia. En un discurso histórico, el ex jefe del comité doctrinal de la USCCB dice que el liderazgo de la Iglesia está atacando su identidad y llama a los fieles a montar una respuesta “robustamente positiva“.

Solo cuando los católicos entiendan que la unidad, la santidad, la catolicidad y la apostolicidad de la Iglesia están siendo atacadas por el liderazgo actual de la Iglesia, podrán responder a la crisis eclesial actual y encontrar soluciones positivas a ella“.

Así, en estos claros y esperanzadores términos se ha expresado el padre capuchino Tomas Weinandy,  miembro de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano y ex jefe de gabinete del comité de doctrina de los Obispos de los EE. UU (lo de ex, era previsible)

Durante una conferencia en la Universidad de Notre Dame en Sydney, el padre Weinandy ha centrado su charla en las “Cuatro Notas” de la Iglesia, expresadas en el Credo de Nicea como la “Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica”. Casi nada.

Cada una de las cuatro notas, -dijo- debe concebirse y articularse adecuadamente, y se expresan y nutren más plenamente dentro de la liturgia eucarística.”

Para subrayar su significado, se basó en las siete cartas de San Ignacio de Antioquía, la Constitución dogmática sobre la Iglesia del Vaticano II, Lumen Gentium, y la encíclica del Papa San Juan Pablo II de 2003 sobre la Eucaristía, Ecclesia de Eucharistia.

El padre Weinandy, quien criticó del actual pontificado ser causante de “confusión crónica” en una carta abierta al Papa Francisco el año pasado, ha manifestado ahora que “cuatro notas eclesiales definitorias están actualmente en riesgo” y la amenaza viene, no de teólogos católicos, sino que “incluso y lamentablemente desde dentro del liderazgo de la Iglesia“.

Por lo tanto, cree que es necesaria una “defensa sólida y una defensa clara” de las cuatro notas; de lo contrario, la identidad de la Iglesia “se volverá desordenada” y, por lo tanto, “debilitará” su capacidad de proclamar el Evangelio. Esto no solo “causará escándalo” sino “más importante, menosprecia la liturgia eucarística como la representación suprema” de las cuatro notas.

Tras una bellísima explicación de la aportación de San Ignacio de Antioquía a la consolidación doctrinal de estas cuatro características fundamentales de la Iglesia de Cristo, hoy tan atacadas, se refirió el teólogo capuchino a la Lumen Gentium, explicando como dicho documento enfatiza la importancia de la “unidad” desde el principio, y subraya cómo los obispos tienen la obligación de fomentar y salvaguardar “la unidad de la fe“.

En Ecclesia de Eucharistia, dijo además que Juan Pablo II “sostiene firmemente que la unidad es la marca fundamental e indispensable de la Iglesia“. El Padre Weinandy luego señaló que, aunque la Iglesia post-conciliar ha estado “plagada de divisiones“, nunca dudó sobre dónde estaban Juan Pablo II y Benedicto XVI con respecto a la “doctrina, la moral y la práctica litúrgica” de la Iglesia.
“Tal no es el caso, de muchas maneras significativas, dentro del presente pontificado del Papa Francisco”.

 

El Padre Weinandy luego señaló que, aunque la Iglesia post-conciliar ha estado “plagada de divisiones“, nunca dudó sobre dónde estaban Juan Pablo II y Benedicto XVI con respecto a la “doctrina, la moral y la práctica litúrgica” de la Iglesia. “Tal no es el caso, de muchas maneras significativas, dentro del presente pontificado del Papa Francisco”.

 

Una llamada a la valentía, a la unidad, a la verdad y a la esperanza. Un discurso histórico.

Dios siga asistiendo a Weinandy y a lo sacerdotes valientes. Los necesitamos. Adelante. Porque hasta el cielo no paramos.

 

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Telegrama: el Papa Francisco no lee a sus críticos.

Vicente Montesinos

 

Papa-Francisco-provoca-debate-al-decir-que-quiere-cambiar-el-Padre-Nuestro_369x274_exact_1513007881

 

El papa Francisco, durante una conversación con jesuitas en su reciente viaje a Chile, de la que se publican hoy algunos pasajes en el diario ‘Corriere della Sera’, ha afirmado que  por su “salud mental”, conoce, pero no lee, a los grupos opositores que le acusan de herejía.

Por salud mental yo no leo la páginas de Internet de la llamada resistencia. Sé quienes son, conozco los grupos, pero no los leo, simplemente por mi salud mental. Si hay algo serio, me informan para que lo sepa. Es un disgusto, pero hay que seguir adelante“, dijo.

Los hechos se precipitan, se machaca al guardián fiel; y Dios quiera que el cisma no llegue, pero si ha de llegar… ahí tienen la puerta.

Vicente Montesinos

 

 

Durante los últimos 10 días los hechos escandalosos en Nuestra Santa Madre Iglesia se han multiplicado. Cada día que uno de ellos saltaba a la palestra, o que yo mismo descubría algún otro, hubiera querido ponerme a escribir sobre él. Ni he podido, ni he querido, ni a veces me han surgido las ganas de repetir cada día el mismo argumento, que en momentos bajos, parece un clamor en el desierto: ¿Porqué hacéis esto? ¿Porqué los perseguidos somos quienes queremos ser fieles a los mandatos de Cristo, el Magisterio Bimilenario, la tradición y la Sana Doctrina? ¿Porqué calláis y nos dejáis tan solos, hermanos? Etc…

Me sorprendía así cuando mi buen hermano Rafael me remitía unas palabras del Padre Santiago Martín; valiente y certero, como casi siempre, en las que hacía un análisis muy parecido al que me había venido haciendo yo mismo, y que ya estaba recopilando para un extenso artículo sobre el asunto. Incluso alguna idea más me daba.

Y es que la gravedad de la situación no es para menos.

Los últimos días, en una loca aceleración de lo que en los últimos años venimos sufriendo, y en los últimos meses se ha acrecentado, han venido cargados de hechos sorprendentes, a la par que graves y tristes.

Aquí les dejo una muestra de solo algunos de ellos. Pero no los pierdan de vista, porque la descomposición del status eclesial actual se acelera por instantes:

 

  • El Cardenal Marx (presidente de la Confederación Episcopal alemana) ha manifestado que en determinadas condiciones,  se podrán dispensar en la Iglesias bendiciones a las parejas homosexuales.

 

  • El Vaticano hace años que prohibió a los Obispos alemanes que se expidieran los llamados “certificados para abortar”;  y esta misma semana los obispos alemanes han decidido saltarse esa prohibición a la torera (y me limito en cada caso a dar un titular, porque cada una de estas barbaridades dan para un tratado).

 

  • Hemos conocido esta semana como sólo en el mes de diciembre más de un millón de personas han emprendido una masivo éxodo a Colombia desde Venezuela, ante la gravísima situación existente en el país venezolano, que ha convertido el asunto, y hablamos solo de una frontera, en un verdadero problemas de refugiados y en una verdadera crisis humanitaria. ¿Y donde ha estado el Vaticano de los “refugiados”, los “ius soli” y los “acojamos a todos”… En silencio… Silencio absoluto ante el masivo éxodo de más de un millón de personas; que parecen ser refugiados de tercera, cuando en esta ocasión sí, en la mayoría de los casos, huyen por su condición de católicos o contrarios a los regímenes bolivarianos y populistas con los que Roma se besa en la boca.

 

  • Para escribir un libro daría lo conocido en los últimos días en relación a uno de los hombres más cercanos al Santo Padre, el difícilmente nombrable sin condenarse ” Sanchez Sorondo”, que entre otro cúmulo de traiciones, sandeces, falsedades y bajezas, ha manifestado, sin pudor, que China es el modelo a seguir para  la aplicación de la doctrina social de la Iglesia. Mientras el mártir Zen denunciaba la represión creciente de los católicos por parte del Gobierno Comunista chino, y entre Roma y China se cuece una de las acciones más miserables emanadas por los siglos de la diplomacia vaticana, Sorondo intentaba hacernos creer que un burro vuela, sin que le tiemble el pulso al pisotear la memoria y la actualidad de los millones de mártires chinos que ahora van a quedar para eso, para coger uvas, mientras su siempre defendida Roma se casa con los herejes y excomulgados.

 

  • En estos días hemos podido ver también como  la Web de la Pontificia Academia de la Vida (curioso que hayan mantenido este nombre para este actual engendro que ha abandonado toda defensa de la vida humana desde la concepción y hasta la muerte natural, como la concibió por San Juan Pablo II), publicaba un artículo explicando como en determinadas circunstancias se aconseja el uso de la píldora anticonceptiva.

 

  • En los últimos días hemos podido leer la carta de los atribulados católicos convertidos desde el Islam, perplejos, abandonados, y explicando precisamente su desconcierto y la soledad en que se sienten. Más mártires.

 

  • Y etc…, etc…, etc…, etc… Y en este caso los etc. no son un recurso literario.

 

Amoris Laetitia planteó un claro intento de cisma. Dicho cisma estaba servido si se permitía que se diera la comunión a los llamados “divorciados y vueltos a casar”. Cisma que formalmente se frenó con aquella ambigüedad del si, pero no, y si cuando, pero entonces… Ambigüedad que no ha solucionado nada y que sigue existiendo; y que en la práctica ha supuesto un cisma real, pero que, a la vista de lo que se aceleran los acontecimientos, pareciera no ser suficiente para los herejes.

Lean por favor, sin retrotraernos a las recientes barbaridades increíbles de ni siquiera imaginar hace 6 años, la lista de estos últimos días. ¡Léanla! ¡Medítenla! ¡Es contenido esencial! ¿Qué es esto? ¿No les da la misma impresión que a mí? ¿No les dice que, por mucho que, como en mi caso, la gran parte de sacerdotes y laicos me sigan diciendo que hay que callar, que esto no ayuda, y que no escriba nada que no favorezca la común unión entre todos los cristianos; no podemos callar ante esto? ¿No tienen la sensación de que es realmente increíble que haya católicos que no vean nada, no sientan nada, no les preocupe nada, y no hagan nada?

Cierto es que es duro ser misericordiado. Es duro que te miren como un bicho raro propios y extraños. Es duro que tantos y tantos que siempre te tuvieron como una persona comprometida, espiritual, honesta y de fiar, te miren ahora por encima del hombro y no quieran saber de ti. Es duro darte cuenta de la cantidad de sacerdotes que se ponen incómodos en tu presencia, y que, creyendo que no les ves, se hacen los tontos para no pararse a hablar contigo cuando tú solo quieres defender su iglesia, la de ellos, la nuestra, y ellos prefieren mantener el “status quo”, aunque ello les lleve a perder el alma.

La situación es gravísima, hermanos, y ya no permite medias tintas ni tibiezas.

Da la impresión de que, además, y como les he desarrollado más arriba, a la vista de la precipitación de hechos, alguien «tiene prisa» por provocar en nosotros, los sectores fieles al magisterio de la Iglesia, una reacción, por hartazgo y enfado, que no tenga marcha atrás.

A lo mejor es que piensan que el tiempo se les está acabando y de ahí que se precipiten en quemar todas las naves. Porque reconozcan que, esta lista que solamente recoge cosas de los últimos días, no es normal.

O a lo mejor buscan su “casus beli” contra ese sector al que me refería, de fieles a la tradición y a la Palabra de Dios, queriendo que nos molestemos, nos enfademos y nos vayamos. Y así consumar la transformación de la Santa Madre Iglesia Católica, única, de Cristo, una y apostólica; en la Iglesia del NOM, de la religión mundial única, y del “quien soy yo..”.

Quizá, y como decía el Padre Martín; están tratando de atacar constantemente al fiel perro guardián, para que el perro se enfade, y poder decir que está rabioso. Porque ya se sabe: si quieres matar al perro, di que tiene rabia.

¿Qué hacer, fieles hermanos en Cristo? Aguantar. Aguantar mucho lo que quizá sean los últimos coletazos de un animal herido. Aguantar, rezar, y seguir denunciando, luchando, hablando y testimoniando.

Porque el cisma es una pésima solución. Sin duda.

Pero si ha de haberlo, Dios no lo quiera, que se vayan ellos. Con los protestantes, con los LGTB, con el régimen de China o con la madre que los amamantó a todos.

Nosotros, el Resto Fiel, nos quedamos. Con Cristo, con su Iglesia, con el Magisterio bimilenario, la Tradición, las Escrituras, la sana doctrina y el Ministerio Petrino.

Y al que no le guste… puerta.

 

URGENTE: Monseñor Marian Eleganti y Monseñor René Henry Gracida, nuevos apoyos frente a Amoris Laetitia

Vicente Montesinos

 

 

En las imágenes superiores podemos ver a Monseñor Marian Eleganti; y a Monseñor René Henry Gracida, junto a un joven Wojtyla

 

 

Monseñor Marian Eleganti, Obispo Auxiliar de la Diócesis suiza de Chur, se ha sumado a los firmantes de la “Profesión de Fe sobre las verdades inmutables del matrimonio”, promovida por los Obispos kazajos; según una información que ha adelantado Edward Pentin, corresponsal en Roma de National Catholic Register; y que adelantamos desde Adoración y Liberación para Infovaticana.

Atendiendo a la firma previa de la corrección filial por parte del Obispo emérito de Corpus Christi, Monseñor René Henry Gracida, que asume ahora la profesión kazaja; hablamos de dos nuevos prelados al rescate de la doctrina tradicional y el magisterio bimilenario sobre el matrimonio y el acceso a la Eucaristía; conculcada por Amoris Laetitia.

Les actualizamos esta gozosa lista, y encomendamos a estos valientes pastores y a todos los laicos que les apoyan a sus oraciones.

Y, por cierto… sí Jesucristo conquistó el mundo con 12 apóstoles… ¡Ya vamos por 14! 

Laus Deo!

 

 

  1. Cardenal Walter Brandmüller (dubia)
  2. Cardenal Raymond Leo Burke (dubia)
  3. Cardenal Carlo Caffarra (R.I.P) (dubia)
  4. Cardenal Joachim Meisner (R.I.P) (dubia)
  5. Obispo Athanasius Schneider (auxiliar de Astana, Kazajistán) (declaración kazaja)
  6. Arzobispo Tomash Peta (Metropolitano de Astana, Kazajistán) (declaración kazaja)
  7. Arzobispo Jan Pawel Lenga (Karaganda, Kazajistán) (declaración kazaja)
  8. Arzobispo Carlo María Viganó (ex nuncio en EE.UU) (declaración kazaja)
  9. Arzobispo Emérito Luigi Negri (Ferrara-Comacchio) (declaración kazaja)
  10. Cardenal Janis Pujats (Arzobispo Metropolitano de Riga) (declaración kazaja)
  11. Obispo Andreas Laun (ex-Obispo Auxiliar de Salzburgo) (declaración kazaja)
  12. Cardenal Wim Eijk, Arzobispo de Utrecht (exigencia fin de confusión)
  13. Monseñor Marian Eleganti (Obispo auxiliar de Chur, en Suiza)
  14. Monseñor René Henry Gracida (Obispo emérito de Corpus Christi, Texas)

 

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com. Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Monseñor Munilla y resto de obispos españoles… ¿ dónde están?

Vicente Montesinos.

Munilla ayer con Francisco

Ayer difundía en las redes Monseñor Munilla una foto en la que se le podía ver de espaldas agasajando al Santo Padre, mientras éste le saludaba con afecto.

En el texto que acompañaba a las imágenes, Munilla decía: ¡¡Esta mañana he pedido a Francisco una bendición para todos vosotros!! La frase, como aquí mismo se muestra, se acompañaba de diversas y enfáticas admiraciones.

Doy mi enhorabuena a don José Ignacio por el encuentro con su santidad. Lo celebro. Es normal, y aún debiera serlo más, y para todos los casos; que los miembros del colegio episcopal se vean con frecuencia con el Papa y trabajen en permanente comunión.

Lo que no sé si es tan normal es que estas tan afectuosas imágenes no se puedan ver con el obispo Schneider, Peta o Viganó; o más aún, con príncipes de la iglesia como Burke o Brandmüller, entre otros.

Y lo que tampoco sé si es tan normal es que en esa lista de obispos y cardenales que, sin perder la unidad con el Papa, humildemente y de forma fraternal, le han solicitado que aclare las tremendas dudas, que ya ni siquiera son tales, sobre Amoris Laetitia; no encontremos a ni uno solo de los obispos españoles. ¡Ni uno!.

Monseñor Munilla; entre los poquísimos obispos españoles de los que estamos esperando ese paso que confirme en la fe a todos los católicos de España y nos ayude a asirnos de la mano de nuestros pastores en esta etapa de confusión; está usted.

O estaba. Y no porque haya ido a ver al Papa, faltaría más. Si no porque entre tanta sonrisa, abrazo y petición de bendición; no hubiera estado mal que le hubiera pedido también que ponga fin a la confusión y nos ayude a seguir firmes en la fe y unidos con Pedro, y a que no se pierdan más almas en el camino.

Bueno. Parece que habrá que seguir esperando.

Ánimo.

Y porque hasta el cielo no paramos, que Dios les bendiga.

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com. Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

San Juan Bosco, San Pablo, Santo Tomás de Aquino y… el Papa de Roma (o la inexistente doctrina del progremodernismo)

Vicente Montesinos

Hoy celebramos a un gran santo de la Iglesia. A San Juan Bosco. Padre y Maestro de la Juventud, la Iglesia de las últimas décadas (y la propia Sociedad de San Francisco de Sales,otro grandísimo santo) han reducido las enseñanzas de Don Bosco a la porción “jóvenes”; que entienden como actividades lúdicas, entretenimiento, y poca cosa más.

Es curioso como los salesianos, por ejemplo, hablan de Don Bosco y los jóvenes (fundamental, por cierto, porque ningún Santo antes ni después ha trabajado tanto la juventud para Dios como mi querido San Juan Bosco), pero esconden que él a sus jóvenes no sólo les hacía fiestas: les enseñaba como en la vida tenemos dos pilares a los que aferrarnos, sin los que no podemos vivir: la Eucaristía, y María. Esto ha quedado enterrado. No vaya a molestarse el mundo.

Como enterradas fueron las campanadas de San Josemaría. No nos tachen de muy “tradis”.

Y así va funcionando esta Iglesia, que licúa los mensajes para atraer a la gente; y acaba por no atraer a nadie, y espantar a los de dentro. Resultado: menos fe que hace 50 años, Iglesias más vacías que hace 50 años, y seminarios más vacíos que hace 50 años. Y no me vale que me digan desde España que eso era así porque Franco obligaba (que ese sería otro tema a debatir), porque el fenómeno es exactamente igual en toda la vieja Europa; y no digamos si atendemos al asunto americano, y a como las sectas evangélicas nos “comen la tostada” esparciendo la herejía, mientras nosotros nombramos al inmundo Lutero “testigo fiel del Evangelio.

Es el Progremodenismo. No tiene doctrina. Porque tenerla cuesta faena y además te enfrenta al “mundo”. Vale más dejarse arrastrar por él, y acabar siendo eso: una sucursal de la ONU, una pieza del NOM, o una ONG más en el planeta tierra.

Al respecto asistí digitalmente a un interesante debate con gente como Juan Donnet o Daniel Lubo .

Y el tema está claro: la “Iglesia en acogida” no tienes argumentos doctrinales. Ya nada sabe de Santo Tomás de Aquino, hablando de grandes santos. De hecho odia a los tomistas. Se basa en puras apelaciones sentimentales, en emotividad de baja calaña y en viscoso sentimentalismo.

Se basa en la machacona premisa de que el Papa es impecable e infalible siempre, y que, por tanto, se le debe una obediencia, como dice Donnet, “ciega y zombie“. Y eso, queridos hermanos, no es católico; nos lo vendan como nos lo vendan. El nivel doctrinal es deprimente, por su inexistencia.

Cuando no se estudia a Santo Tomas se dice cualquier cosa. Se anula la capacidad de resistencia. Esa que deriva de la virtud de la fortaleza; ya que si me atacan la verdadera Fe de Cristo, debería defenderme aunque sea el Papa el que la ataca.

No tenemos la obligación de seguir los dislates de un Papa por que no se le dio asistencia del Espíritu Santo para ello. Esto me lo recordaba Daniel en las redes, y tiene toda la razón.

Si un Papa y su linea eclesial fuere nocivo, y su postura hiriera la profundidad del ser de de la Iglesia y su unidad; mi obligación como católico sería la de resistirle. Con todo el dolor del mundo.

Hoy, los “doctores” que tenemos, y que rodean a la curia y a gran parte del episcopado, leen mucho, y saben mucho. No sabemos de qué. Pero sin la guía de San Pablo (quien corrigió a Pedro con la humilde aceptación de aquel); sin la humildad de San Pedro; y sin la brújula de Santo Tomas, y de los Santos Padres;  se le hace decir a la Biblia y al Magisterio cualquier memez que acomode la doctrina a lo que uno quiere.

Y eso precisamente no es de Dios, ni de su Iglesia.

Ya lo decía San Pablo: «¿Creéis acaso que vosotros sois vuestros dueños? Sabedlo, no os pertenecéis. ¿Ignoráis a que precio habéis sido rescatados? Vosotros sois de Cristo y Cristo es de Dios»

Luego no nos es licito creer o pensar lo que nos venga en gana sobre el cuerpo de doctrina en que se asienta la Iglesia, aunque, como vulgarmente se dice, “lo diga el Papa de Roma”.

¡Y como hasta el cielo no paramos, que Dios os bendiga!

 

————————————————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.comSi quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Francisco y Gutiérrez se encuentran: de la marginación a los católicos de siempre, y el agasajo a la “Teología de la Liberación”

 

Vicente Montesinos

 

 

 

 

El pasado domingo 21 de enero Bergoglio se reunió en Perú con Gustavo Gutiérrez.

Gustavo Gutiérrez Merino (Lima, 8 de junio de 1928) es un filósofo y teólogo peruano, ordenado sacerdote en 1959 y dominico desde 1998, y es uno de los principales representantes de la corriente teológica denominada teología latinoamericana de la liberación. De hecho, es considerado por muchos como el verdadero padre de esta herética ideología.

Gustavo Gutiérrez fue invitado a la Nunciatura Apostólica para encontrarse con el Santo Padre.

No hay que olvidar el enorme daño que ha hecho a la Iglesia esta relectura marxista del Evangelio; que hoy parece que se ve con aprecio desde Roma. Con esto aunamos ya todos los males posibles: relativismo, progremodernismo, filo-marxismo, teología de la liberación, populismo, falsa misericordia, y desprecio por la sana doctrina, la tradición y el magisterio bimilenario.

 

Porque no hay que olvidar que la perniciosa teología de la liberación parte de unos errores inadmisibles:

 

  • Una interpretación de la Biblia “releyéndola desde los pobres” para sacar de ahí una praxis inspirada en el materialismo histórico debido a Marx, que niega la prioridad del ser sobre el hacer y por tanto de la verdad y del bien de la acción humana. Este principio es totalmente falso y no es demostrado ni demostrable.

 

  • Una justificación de la lucha de clases, que no solo es un error porque es contraria a la caridad, sino que está equivocada porque se le concibe como el motor ineludible y necesario de la historia, negando la libertad de la persona y su capacidad para dirigir dicha historia contando con la providencia Divina.

 

  • Un continuo negar y distorsionar verdades fundamentales como son Cristo, la Iglesia, los Sacramentos, etc., que en la práctica ha conducido a someter a la Iglesia a una dirección política determinada, no solo ajena a su misión sobrenatural, sino comprometiéndola en una situación humana deplorable, ya que en el socialismo la persona no cuenta ni se le reconoce su dignidad de hijo de Dios y su destino eterno.

 

Pues ahí Francisco besándose con ella. Resucitándola. Dándole alas.

Mientras tanto no es que no reciba a los Cardenales de la Dubia (mientras siguen pereciendo), o a los fieles Obispos Kazajos; sino que no se digna ni a girarles una respuesta.

Dios nos asista.

Y porque hasta el cielo no paramos, que Dios les bendiga.

 

URGENTE: El Cardenal Eijk exige al Papa que ponga fin a la confusión

Vicente Montesinos

 

ejik5
S.E.R Cardenal Eijk, Arzobispo de Utrecht

 

La lista aumenta, lenta pero inexorablemente.

El Cardenal Arzobispo de Utrech, Wim Eijk, ha declarado en los medios que hay una gran confusión en la Iglesia en relación al asunto de la comunión de los “divorciados vueltos a casar”,  y ha exigido al Papa que de luz y claridad sobre este tema.

El Cardenal ha afirmado en una entrevista a Trow que la gente está confundida, y eso no es bueno; y que el le diría al Papa: “simplemente traiga claridad. Respecto a este punto. Quite esa duda. En forma de documento, por ejemplo. Por supuesto, tenemos las palabras de Cristo mismo: que el matrimonio es uno e indisoluble. Nos aferramos a eso en la archidiócesis. Si tu matrimonio ha sido declarado nulo por un tribunal eclesiástico, se ha confirmado oficialmente que nunca has estado casado, y solo entonces serás libre de casarte y recibir la confesión y la comunión».

Con este nuevo Cardenal en activo,  que alza la voz contra la confusión reinante en la Iglesia, y además lo hace desde la complicada Iglesia holandesa; tenemos 12 prelados que o bien han firmado las dubia; han firmado el documento de los Obispos kazajos; o han elevado la voz exigiendo al Papa el fin de la tremenda confusión reinante; venciendo el temor a lo que en círculos eclesiales se viene conociendo durante el pontificado de Bergoglio con “ser misericordiados”, en clara referencia a las represalias o consecuencias negativas que sufren quienes se atreven a cuestionar la errática línea de Francisco (lo cual de una forma o de otra sufrimos prelados, consagrados y seglares)

Pero la lista de valientes prelados crece.

Con las palabras de Wim Eijk son ya 12 los valientes Obispos y Cardenales que siguen dando esperanza al atribulado pueblo de Dios, confuso por la errática Amoris Laetitia.

Les actualizamos esta gozosa lista, y encomendamos a estos valientes pastores y a todos los laicos que les apoyan a sus oraciones.

Y aprovechamos para remarcar: dejen de intentarlo: no nos callarán. Cuando está en juego la fidelidad a Cristo y a su Santa Iglesia Católica y Apostólica, el miedo no tiene valor.

Laus Deo!

 

  1. Cardenal Walter Brandmüller (dubia)
  2. Cardenal Raymond Leo Burke (dubia)
  3. Cardenal Carlo Caffarra (R.I.P) (dubia)
  4. Cardenal Joachim Meisner (R.I.P) (dubia)
  5. Obispo Athanasius Schneider (auxiliar de Astana, Kazajistán) (declaración kazaja)
  6. Arzobispo Tomash Peta (Metropolitano de Astana, Kazajistán) (declaración kazaja)
  7. Arzobispo Jan Pawel Lenga (Karaganda, Kazajistán) (declaración kazaja)
  8. Arzobispo Carlo María Viganó (ex nuncio en EE.UU) (declaración kazaja)
  9. Arzobispo Emérito Luigi Negri (Ferrara-Comacchio) (declaración kazaja)
  10. Cardenal Janis Pujats (Arzobispo Metropolitano de Riga) (declaración kazaja)
  11. Obispo Andreas Laun (ex-Obispo Auxiliar de Salzburgo) (declaración kazaja)
  12. Cardenal Wim Eijk, Arzobispo de Utrecht (exigencia fin de confusión)

Pregunta-Prueba

Vicente Montesinos

 

VIR_172499_14312_pregunta_trampa_o_no

 

Los católicos vivimos un sueño nefasto.

Nefasto porque nos estamos dejando vencer por quienes odian a Dios y cada día le profanan de forma inmisericorde.

En el nefasto sueño que vivimos; no hacemos nada. Por comodidad; por simple desinterés en las cosas de Dios; o, la mayoría de las veces, por el maldito miedo a escandalizar, el temor a ser escarniados o perseguidos; o vistos rebajados en nuestras perspectivas humanas, etc…; pero la cuestión es que no hacemos nada.

No despertamos de este sueño porque hemos perdido dos cosas: el celo por el Señor y el anhelo del cielo.

Antes nuestra cabeza estaba ocupada por una idea: la lucha por hacer prevalecer la Verdad de la Doctrina. Hoy esta idea está agotada, y de no cambiar la tendencia, perecerá en el mismo letargo que nosotros.

De ahí que no podamos callar; silenciar las conciencias; contemporizar con esta iglesia de la contemporización, ni abandonar a su suerte a millones de almas atribuladas, confundidas y aletargadas. ¡Hemos de seguir!

Porque el sueño de los católicos alcanza a muchos. ¡A demasiados!

A tantos que me atrevo a ponerles una pregunta prueba. Nada. No padezcan. Es ciencia-ficción. La pregunta va dirigida a los católicos “achicados” y “cobardes”. A los “calladitos”. Examinémonos pues antes cada uno de nosotros.

Y bien… ¿estos cristianos cobardes, escondidos para no mojarse y dar la cara por Dios y la fe; si llegado un día, cosa imposible claro, el Papa Francisco les pidiera, que no lo va a hacer, no me malinterpreten, adherirse a la sumisión absoluta al Romano Pontífice… serían capaces de perseverar? Vamos… Es una ficción loca e impensable, pero nos enfrenta a cada uno de nosotros con nuestras propias contradicciones.

¿Si un Papa pidiera sumisión absoluta a los católicos, arrebatando a Dios el poder para regir la Iglesia en los tiempos que se avecinan; exigiéndoseles sometimiento a un mandato que va mucho más allá de lo que ha sido la relación entre el Obispo de Roma y su pueblo en 2000 años…, aguantarían la insumisión a tal barbaridad? (impensable)

Pues ya veremos (perdón, veríamos) quien se deja vencer por la adoración del hombre por el hombre; el culto al ser humano; y por la proclama de un Dios cuya única verdad es lo que en cada cabeza uno crea, en total contradicción con la Palabra de Dios y el Magisterio de la Iglesia.

Medítenlo… Medítenlo… ¿Lo veríamos?

Gracias a Dios no llegará….

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑