ANIMADO POR SU AMIGO BERGOGLIO; MADURO ENVIARÁ UNA CARTA A FELIPE VI PARA QUE «PIDA PERDÓN POR EL GENOCIDIO EN AMÉRICA»

Recoge así la idea de Jorge Mario Bergoglio, que en un acto sin precedentes, pedía perdón a México por la conquista de América por España, y por la evangelización del continente americano. 

4 1.173

AyL Redacción

Agencias

 

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

El dictador venezolano, Nicolás Maduro, ha anunciado que enviará una carta al Rey Felipe VI para exponerle que el colonialismo derivó «en el mayor genocidio de la historia» de la humanidad, con la esperanza de que España pueda «rectificar» y pedir perdón.

Nicolás Maduro aprovechó el 12 de octubre, para anunciar que se sumaba “a las voces que se han levantado para exigir al rey de España que rectifique su posición, que reflexione y le pida perdón a América por el genocidio contra los pueblos originarios”. Recoge así la idea de Jorge Mario Bergoglio, que en un acto sin precedentes, pedía perdón a México por la conquista de América por España, y por la evangelización del continente americano.

Sus declaraciones tuvieron lugar en el palacio de Miraflores, donde anunció que enviará una carta al rey de España, Felipe VI, en la que le transmitirá “reflexiones, con respeto”, para transmitirle “el dolor histórico” que los pueblos de América “tuvieron que soportar”.

Dijo que el Felipe VI debe “comprender” su exigencia, al tiempo que afirmó que “es una ofensa para toda América Latina que el rey de España aún celebre el 12 de octubre, el día que comenzó el colonialismo de nuestro continente y el genocidio más grande de la historia, como una fecha de supuesta civilización”.

 

 

4 comentarios
  1. H. R. Pacios says

    El narcoterrorista socialista comunista criollo Nicolás Maduro es uno más de esos líderes demócratas extremadamente analfabetos que en la América Española (latina no, que allí no llegó el Imperio Romano ni se habló jamás latín) propala la infame embustera Leyenda Negra antiespañola y, sobre todo, del Anticristo, pues ya sabemos bien los católicos que el padre de la mentira es el demonio, y ente sus hijos se cuentan este tipo de sujetos malnacidos como Maduro, Castro, Evo Morales, los cantinflas y narcopayasos de turno, que tienen corrompida la América Española desde que dejaron de ser PROVINCIAS, que no imperio alguno, de ESPAÑA hace dos siglos.

    Y, como ha sido costumbre en estos sujetos pertenecientes al judaísmo, la masonería, el marxismo, el liberal conservadurismo, las sectas protestantes (todas satánicas) y toda la pléyade de enemigos de Dios, se dedican a pedir perdón por lo que los españoles hicieron allí, algo así como si el demonio pide al Arcángel San Miguel perdón por expulsarle del Reino de los Cielos junto a los ángeles rebeldes.

    Y uno se pregunta, ¿DE QUÉ TIENE QUE PEDIR PERDÓN ESPAÑA A MADURO, CASTRO, MORALES, EL PAYASO PERUANO CON EL SOMBRERO LEVANTADO, EL CANTINFLAS DE MÉJICO, ETC.?

    ¿De haber evangelizado América desde el extremo suroccidental de Canadá hasta la Tierra de Fuego, trayendo a nuestros hermanos y compatriotas de América la Palabra de Dios o Sagradas Escrituras y el amor de Jesucristo Nuestro Señor y la Santísima Virgen María, cumpliendo el mandato del Señor de ir y predicar el evangelio?

    ¿De haber puesto fin entre los millones de aztecas e incas a las limpiezas étnicas con exterminio absoluto de tribus que eran frecuentes entre ellos, en sus guerras periódicas?

    ¿De haber puesto fin a la aniquilación de millones de indios durante siglos en sacrificios humanos, de la esclavización de las mujeres como si fueran monedas de cambio, de poner fin a la poligamia, de poner fin a la sodomía y las relaciones sexuales incestuosas generalizadas en la satánica era pre española, con sus horrorosas consecuencias sobre generaciones enteras por las taras físicas, psíquicas y, sobre todo, espirituales que tal conducta acarrea en los hijos, nietos y demás descendientes?

    ¿De haber puesto fin a la tiranía de hechiceros y guerreros que no tenían piedad alguna con cualquier tribu que no quisiese someterse a su extremadamente salvaje tiranía en la que se llegaba a rituales tan bestiales como arrancar el corazón a un niño vivo y comérselo crudo, acumulando sus calaveras en pilas interminables, frecuentemente descubiertas por arqueólogos para vergüenza de esos narco comunistas y socialistas actuales que no piden perdón y lo exigen por sus falacias incendiarias de odio?

    ¿De haber puesto fin al canibalismo, de haber traído a América la ganadería, la pesca, la agricultura (siendo los indígenas de América pre española cazadores y recolectores aparte de caníbales), la artesanía, la industria (metalúrgica, naval, madera, cerámica, armas, textil para no ir por ahí en taparrabos, química, etc.), la minería, la construcción (fundando ciudades con catedrales, iglesias de valor incalculable que hoy atraen a centenares de miles de turistas, escuelas, institutos, universidades, hospitales, monasterios, abadías, conventos, hospicios, casas, palacios, infraestructuras vitales, etc.), la civilización católica en definitiva, también en el orden material?

    ¿De haber traído la encomienda, que igualaba a los indígenas con los propios españoles en cuanto a derechos y obligaciones, de enaltecerles haciéndoles propietarios de casas y tierra (antes vivían en cuevas o en la selva), enseñándoles a cultivarla, como los españoles allí, del mestizaje en la fe católica, de traer el orden cristiano a ese continente con todas las bondades que de él se derivan?

    ¿De haber enseñado a los indígenas a hablar, leer, escribir, de educar a generaciones de americanos en una tierra que no se consideraba imperio, sino PROVINCIAS DE ESPAÑA, como hoy son las 50 que hay en Europa?

    ¿De haber traído el derecho fundamentado en una civilización profundamente cristiana, incluso con durísimos debates en España ya en el siglo XVI sobre el trato que debía dispensarse a todo ciudadano americano, siendo principales defensores de los propios indígenas los católicos reyes españoles Isabel I de Castilla, Fernando de Aragón, Carlos I emperador y Felipe II (y ahí están sus testamentos que el que no es analfabeto perdido puede leer y entender) entre otros muchos?

    ¿De no haber esclavizado y comerciado con esclavos como hicieron otros imperios del mal trayendo negros de África encadenados para las plantaciones de algodón del sur de USA, la tierra de los angloparlantes y francoparlantes?

    ¿De las misiones, que fueron el pan material y espiritual de centenares de millones de americanos indígenas, mestizos o criollos pobres?

    ¿De haber dejado América a comienzos del siglo XIX en una situación moral y material realmente inigualable en Europa y los propios USA, con una prosperidad y un potencial de crecimiento enorme, que el judaísmo, la masonería, el marxismo, el narco terrorismo, el populismo democrático y demás peste satánica de sectas y sociedades secretas ha reducido en dos siglos a polvo, enfrentando a unos con otros, dividiendo como haría el demonio, y todo por puro interés no de los indígenas, criollos católicos o mestizos, sino de unos criollos corruptos a más no poder, lacayos del mal y la mentira?

    ¿De haberles enseñado un idioma común, el español, que hablan más de 500 millones como lengua materna y que otros tantos quieren aprender (cada vez más), los más cultos del mundo que comprenden lo que es y ha sido ESPAÑA?

    ¿De haber cortado en seco «tradiciones» indígenas malignas como comer sin lavarse, incluso después de defecar y limpiarse con las propias manos, de orinar y defecar al lado de donde se habita, sin fosas sépticas ni desagues que trajeron los españoles junto a sus ciudades, pueblos y haciendas, de arrojar la basura en cualquier parte, de haberles traído medicinas y médicos además de enseñarles a curar heridas impidiendo que se infectasen, fracturas de huesos y varias dolencias y enfermedades que ellos creían poder curar invocando a pajarracos o al sol, o a los rayos o a la pachamamá?

    ¿De haber dejado una herencia de más de 20 universidades de un nivel impecable (hoy corrompidas al extremo) como «signo de opresión imperialista» como dice el criollo narco terrorista del bigote ese?

    ¿De haber evitado durante más de tres siglos que su destino fuese el de los africanos, los asiáticos de la India y Pakistán, etc., defendiéndolos con armas codo con codo con ellos de los esclavistas judaizanetes y masones de la Pérfida Albión, como en Cartagena de Indias en 1741, cuando el gran Blas de Lezo y los españoles de Colombia dejaron la mayor flota de guerra de la historia hasta el siglo XX, la inglesa del almirante Vernon, tan destrozada que solo valía para transportar carbón de Irlanda a Inglaterra?

    ¿De haber sustituido el culto en el Méjico pre español a los miles de quemados en hogueras gigantes como sacrificio a los «dioses» por la devoción pura y buena de las buenas gentes de allí a la Santísima Virgen María de Guadalupe?

    ¿De la pérdida de la mitad de su territorio, desde Oregón a Tejas, de Méjico?

    ¿De Guantánamo?

    ¿De la droga generalizada (cocaína y heroína) y los narcotraficantes comprando políticos, jueces,policías, ejércitos, funcionarios, pueblos y ciudades enteras, corrompiendo hasta el infierno el continente entero?

    ¿Del tráfico de órganos (riñones, hígados, corazón, etc.) extraídos por mafias terroristas criminales sobre personas secuestradas?

    ¿Del crimen a sueldo, el terrorismo comunista de las FARC, el frente sandinista, el subnormal Che Guevara, etc.?

    ¿De que Argentína fuese la nación más rica de América a fines del siglo XVIII, incluido USA, que incluso al comenzar el siglo pasado, el XX, tenía el mismo PIB per cápita que Canadá, y hoy está hundida en la miseria cada vez más, como Cuba, Venezuela, Bolivia, Méjico, Nicaragua, etc., curiosamente tras gobiernos antiespañoles furibundos (se ve que Jesucristo castiga la ingratitud)?

    ¿De los jóvenes metidos en maras?

    ¿Del trato repugnante y arrogante que las autoridades y civiles criminales de USA (y luego dicen que Hitler era racista) dan a los españoles de América en la frontera con Méjico por entrar en un suelo que también les pertenece desde el siglo XVI y buscar una vida mejor, como los angloparlantes hicieron también desde un siglo después, exterminando indios en su expansión hacia el oeste?

    ¿Pedir perdón a Nicolás Maduro, el ASESINO GENOCIDA (y este sí que es de verdad genocida, no de fábula negra y leyenda satánica masona, hereje y judía) de Venezuela con su marxismo de miseria y su HOLODOMOR, que hasta tienen que prostituirse las mujeres para poder sobrevivir en la cárcel en la que ha convertido aquella desafortunada tierra venezolana?

    ¿Pedir perdón al payaso peruano del sombrero blanco del revés y no sabe ni lo que es un monopolio, luego no sabe ni distinguir entre la cocaína y el carbón?

    ¿Pedir perdón al mejicano abortista narco corrupto asesino de su propia patria queridísima en España y enemigo de Jesucristo Nuestro Señor, que vive por la Infinita Misericordia de Dios y abusa de ella tanto como cualquier hijo del demonio?

    ¿Para cuando la unidad de todos los españoles del mundo en una gran España intercontinental católica y Reino del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, con expulsión al infierno de estos tipos que solo saben mentir, ya de una vez, y destrucción de la leyenda negra embustera que nos impide sacudirnos el imperio del mal y nos mantiene divididos para conveniencia del demonio y sus naciones?

  2. juancarlosnuñez says

    Venezuela tendría que pedir perdón a la Corona de España por el genosidio perpetrado por el asesino de Simón Bolivar a los indigenas y compatrotas que mató sin piedad por orden de los masones ingleses y sus proios intereses de poder. No se puede ser tan hipocritas. vallan a la historia y ven lo que les paso al pueblo de Pastos en aquella tragica noche de Navidad.

  3. CARLA says

    QUE PENA TANTO DECIR QUE HAY QUE CONSTRUIR PUENTES Y CUANDO ESPAÑA CONSTRUYO EL GRAN ACUEDUCTO DE LA FE CATOLICA ENTRE EUROPA Y AMERICA, AHORA RESULTA QUE SE MUERE DE VERGÜENZA EL QUE MANDA EN LA IGLESIA ……. DE LOCOS

  4. Anónimo says

    Que verguenza de personajes! Es deporable, asqueante y un insulto insoportable.
    Tenga Dios piedad de ellos por tanto odio que esparcen.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: