Cuando la República quiso esparcir la peste y el cólera en la zona nacional. Septiembre de 1937. Por Rafael María Molina

Rafael María Molina
El Correo de España  

La historia se explica en el volumen III de la exhaustiva obra » La Guerra silenciosa y silenciada. Historia de la campaña naval durante la guerra de 1936-1939″, de Fernando y Salvador Moreno de Alborán, publicada en 1998.
Durante la Guerra Civil española, el 28 septiembre de 1937, el Estado Mayor de la Armada Nacional, ordenó en un mensaje de radio a los cruceros Canarias y Baleares, los dos buques más potentes de la escuadra nacional, que se dirigieran con urgencia a la costa catalana para colaborar con una importante misión de bombardeo, que aviones de combate italianos y alemanes, aliados de la Aviación Nacional, con base en Palma de Mallorca, iban a llevar a cabo.
Se trataba de destruir una fábrica  en las proximidades de Alella, la fábrica denominada Masnou, que contaba con laboratorios, donde el servicio de información nacional había obtenido la información de que por orden del gobierno de la República se estaban inoculando bacilos de la peste bubónica y del cólera en ratas. Estas ratas infectadas iban ser lanzadas en aviones, sobre la zona nacional. No sobre tropas sino al parecer sobre la población civil.
Era un intento rudimentario si se quiere, pero que hubiera podido ser trágicamente efectivo, de esparcir graves epidemias sobre la población de la zona nacional.
Los cruceros Canarias y Baleares no pudieron tomar parte en la misión de destruir la citada fábrica ya que en esas fechas se encontraban cumpliendo misiones de escolta de convoyes de buques mercantes con material de guerra, desde Mallorca hasta la zona del Estrecho y Cádiz. Finalmente aviones de combate italianos y alemanes destruyeron totalmente la fábrica de Alella en misiones de bombardeo llevadas a cabo los días 29 y 30 de septiembre.
Así terminó este intento, ocultado hoy en día, por parte del gobierno de la República de lanzar ataques de guerra no convencional y esparcir epidemias sobre la población española.


Categorías:COLABORADORES

Etiquetas:,

2 respuestas

  1. Bendito sea Dios. Viva Cristo Rey. ¡Arriba España!

  2. Aviones, nunca se olvide por respeto a la santa Verdad, de la gloriosa Legión Cóndor alemana (Heinkel «Pedro» 111 y Messerschmidt BF 109, con la cruz de San Andrés, el yugo y las flechas y la cruz gamada) y de la Aviación Legionaria italiana (entre ellas el ala de chirris de la gamba di fierro) enviadas por Adolf Hitler y Benito Mussolini para ayudar a la verdadera España católica de Francisco Franco en su Cruzada contra el TERROR ROJO Y ANTIESPAÑOL de los genocidas rojos y antiespañoles (comunistas, socialistas y anarquistas) que asesinaron a decenas de miles de católicos por amar a Dios, ir a misa, rezar, acudir a procesiones de Semana Santa y no querer renegar de Jesucristo Nuestro Señor y por amar a España y su grandeza, fortaleza y unidad otorgada por la Gracia de Dios y la fidelidad de los españoles al Señor y a la Santísima Virgen María durante siglos, además de expandir la Fe por toda la tierra cumpliendo la Santísima Voluntad de Dios.

    Los rojos no pararon en toda la guerra, sin ningún tipo de prueba, de denunciar esos mismos bombardeos, siempre sobre objetivos militares, como el que cita el autor de este artículo, mintiendo sin tasa sobre su supuesto carácter «indiscriminado» que ninguna nación sana y sensata creyó jamás (los rojos llegaron a la locura de depositar cadáveres de niños y niñas muertos de hambre del holodomor rojo y procedentes de los tanatorios para hacerlos pasar por víctimas de los bombardeos. Lógicamente, los inspectores de otras naciones no dieron pábulo a tan macabros montajes propagandísticos orquestados desde el Kremlin, para enzarzar a las naciones occidentales en una guerra de desgaste que favorecería la expansión del comunismo por la tierra, verdadero poder en el bando marxista). No obstante, hoy, sus lacayos propagandistas, que copan todos los puestos en universidades y medios de satanización, siguen mintiendo mientras les dura el aliento, como las serpientes hasta que no se les aplasta la cabeza.

    Los rojos y antiespañoles hoy, como ayer y siempre, NUNCA HAN QUERIDO LA PAZ SINO LA GUERRA DURANTE CUARENTA GENERACIONES para vengar por generaciones su derrota, y no pararán de intentar exterminarnos hasta el fin de los tiempos, incluso no dejando descansar en paz en sus cristianas sepulturas a los vencedores de la Cruzada contra el ODIO furioso e infernal del marxismo, que les atormenta sin cesar. Ellos hacen su trabajo, que no es otro que el de Lucifer, su amo. Que Dios Todopoderoso los libre de ellos, porque hoy incluso quieren prohibir la Verdad por decretos dictatoriales de la dictadura socialista comunista del «multimillonariado».

    VIVA CRISTO REY. QUE REINE EN ESPAÑA JUNTO A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA. VIVA CRISTO EMPERADOR. ARRIBA ESPAÑA UNA, GRANDE Y LIBRE.

    Parte oficial de guerra del cuartel general del Generalísimo correspondiente al día de hoy, 1º de abril de 1939, tercer año triunfal:

    En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha TERMINADO.

    Burgos, 1º de abril de 1939,
    El Generalísimo: FRANCO.

    Pero para los demócratas y marxistas, jamás habrá PAZ. Ellos lo han querido así.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: