Comenzamos la Cuaresma: EL AYUNO Y SU NECESIDAD

 

 

 

 

Juan Donnet

 

El progremodernismo después del II Concilio Vaticano ha atacado todos los soportes y columnas de la
vida cristiana y la fe.

Ha atacado los Dogmas, la Escritura, la Tradición, el Magisterio, la Ley de Dios; la verdadera
interpretación de la Revelación y la Inmutabilidad de la Verdad; ha atacado la naturaleza jerárquica de
la Iglesia; nada ha quedado a salvo de su veneno disolvente.

Uno de los blancos de su maligno ataque fue el AYUNO.

Indirectamente ha tratado de convertirlo en una práctica farisaica, sosteniendo la verdad
descontextuada de que lo que importa es la caridad.

Su concepción inmanentista, aterrizada, secularista, no les permite concebir la importancia de la
independencia del espíritu sobre la carne.

No importa el ayuno, dicen los estultos, amariconados progremodernistas, importa la misericordia al
prójimo.

Como si excluyeran ambas cosas. Esto es áltamente deletéreo.

Ingeniosa treta para desmontar la fortaleza de la vida cristiana.

 

 

 

 

Ciertamente el Amor es lo máximo.

Pero tener amor primero a Dios es lo necesario para poder amar al prójimo. Primero lo Vertical, con
Dios, para poder difundirlo horizontalmente con el prójimo. Dios nos amó primero. Debemos primero
absorver ese amor para poder después darlo al prójimo. Nadie puede dar lo que no tiene.

Primero Misa, oración, contemplación y luego caridad fraterna, este es el orden prioritario ontológico.
(Obviamente si alguien se ha quedado electrocutado en una terminal y estoy en el Santísimo iré a
despegarlo o cortar la electricidad; esto no se contrapone en lo más mínimo con el principio de base).

Primero el Ser, luego el Hacer. Primero María, luego Marta.

La caridad fraterna como la entiende el progremodernismo, sin cuidar seriamente la primacía de Dios y
la relación con él, con la Misa central, la oración, el ayuno y la penitencia, tiende al activismo vacío, al
oenegenismo. Puro sentimentalismo horizontal y humano que de poco o nada sirve para el Reino de
Dios; el Demonio no tiene problemas y está mas que contento con esta mentalidad, en tanto y en cuanto
es de su inspiración.

La Iglesia siempre prescribió el ayuno sobre todo en cuaresma, junto con la oración y la caridad
fraterna.

Sencillamente, el ayuno fortalece la voluntad, aisla el espíritu de la visceralidad de la carne y hace ver
que tenemos resortes volitivos espirituales para superar las limitaciones del cuerpo. Nos hace tomar
conciencia de que tenemos una dimensión superior y podemos ir mas allá y dejar de lado,
temporariamente, cosas que creemos de vida o muerte.

El ayuno contribuye a la afinación y fortalecimiento de la capacidad espiritual, de la fuerza y limpieza
de la oración.

Da a la voluntad una fortaleza superior.

Quien no es capaz de ayunar -a no ser por impedimento de enfermedad- por un día seriamente, menos
va a ser capaz de superar una tentación fuerte.

El Ayuno, rectamente hecho, permite la verdadera caridad fraterna, favorece grandemente la capacidad
de oración profunda y constituye un aliado inmejorable en la lucha contra el Demonio.

El Ayuno fortalece la fe al grado de hacerla suficiente para luchar con el poderoso y maligno enemigo.
¿Porqué no hemos podido echar este demonio Maestro? Por vuestra falta de Fe. Esta ralea solo
puede ser expulsada por la oración y el ayuno, dice el Evangelio.

Jesús ayunó, los Apóstoles, los discípulos, los santos durante casi dos mil años ayunaron, y los
católicos verdaderos siguieron ayunando después del II Concilio Vaticano.

El ayuno purifica cuerpo y alma y favorece todas las potencias mentales y espirituales, favorece
grandemene la ejecución de la caridad. Como todo ha de cuidarse de no caer en la soberbia. Pero esto
es obvio; si con el frasco de un jarabe que cura los bronquios me golpeo la cabeza, solo si soy un
imbécil puede decir que el jarabe es malo. Es mas o menos la descalificación progremodernista del
ayuno.

Por tanto, no cedamos a la imbécil y maligna prédica progremodernista buenista light, que menosprecia
el ayuno, relegándolo a prácticas vetustas farisaicas, cuando es algo capital y necesario -salvo
enfermedad o debilidad- para la vida espiritual.

Oración, ayuno y limosna, se favorecen y potencian mútuamente.

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Redacción: redaccion@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a info@adoracionyliberacion.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:BLOG ADORACIÓN Y LIBERACIÓN

Etiquetas:, ,

12 respuestas

  1. Esta clase de Demonios no se pueden echar mas que con la oración y el ayuno.

  2. Totalmente de acuerdo !!!!

    • Acertadísimo artículo.No se, pero tengo la impresión de que, de tanto apretar el progremodernismo, por fin se esta articulando una respuesta lógica, razonada y evangélica del catolicismo de base, que yo siempre he echado a faltar. No cabe duda de no hay mal que por bien no venga.

  3. Así es.
    La cosa es que llevan 60 años dale que te pego poniendo muy por delante y por encima a Marta, tildando de medio tonta y preconciliar a María.
    Así nos va.

  4. Ciertamente los recortes al Evangelio y la desfiguración de Jesucristo, hasta dejarlo irreconocible, vienen de muy atrás, del modernismo especialmente, que ya ni se condena porque ni siquiera se diagnostica, pero el proceso disolvente se ha acelerado con los bergoglianos apóstatas a un ritmo imparable. En contratpartida tantos, asqueados, estamos redescubriendo el auténtico rostro de Jesucristo, el Único que satisface las ansias de Verdad, de Bondad, de Belleza, de Infinito, que anidan en todo corazón humano. ¿ Quién nos habrá puesto esas ansias ?

  5. 10 REFLEXIONES DEL PADRE PIO SOBRE LA CUARESMA.

    1 – Necesitamos entender la necesidad de la guerra espiritual:
    Que nosotros siempre tengamos ante nuestros ojos el hecho de que aquí en la tierra estamos en un campo de batalla y que en el paraíso es que recibiremos la corona de la victoria.
    Que ahora estamos en una tierra de exilio, mientras que nuestra verdadera patria es el Cielo a la que debemos aspirar continuamente. Satanás es un león rugiente buscando a quien devorar y debemos tener esto siempre en mente durante la Cuaresma.

    2 – El Rosario es el arma secreta para la batalla
    Sujetar con firmeza el Rosario. Ser agradecidos a la Virgen porque fue ella la que nos dio Jesús.Por amor a la Virgen y para merecer su amor, siempre rezar el Rosario y tan a menudo como sea posible.

    3 – La humildad es la llave maestra, la pureza nuestro escudo:
    La humildad es interminable. La pureza es poder. Imaginar la pureza y seguirla. Estas también son armas en la batalla. La humildad y la pureza son las alas que nos llevan a Dios y nos hacen casi divinos.

    4 – No hay que esperar un éxito inmediato
    La vida espiritual es un viaje largo. Es el trabajo de toda una vida. Hay que tomar un día a la vez y un paso a la vez.
    Si tropiezas y caes, levántate de inmediato y sigue adelante. Nunca te rindas.En la vida espiritual, debes dar un paso adelante cada día en una línea vertical, de abajo hacia arriba.

    5 – Tu infelicidad no es todo y tampoco tu felicidad es todo
    No permitas que tus sentimientos determinen tus pensamientos sobre si estás haciendo progreso espiritual o no.
    Las normas del mundo sobre la felicidad y el “éxito” son completamente diferentes del progreso espiritual.
    Mantén tus ojos fijos en Él, que es tu guía a la patria celestial, donde Él te está guiando. ¿Qué te importa si Jesús desea guiarte hacia el cielo a través del desierto o por el prado, siempre y cuando él está siempre contigo y llegues a una feliz eternidad?

    6 – Desconéctate de las distracciones para la Cuaresma (hoy en día diríamos apaga la televisión, la computadora, los celulares).
    Lee buenos libros. Alimenta el alma.
    Dijo el Padre Pío: No me considero demasiado exigente si te pido una vez más que establezcas una actividad de gran importancia, ir a los libros sagrados y leer tanto como sea posible. Esta lectura espiritual es necesaria para ti como el aire que respiras.

    7 – Presta atención a la Misa
    El Señor está presente. No se trata sólo de una “comida familiar” o una charla en la que decidamos cómo vamos a hacer del mundo un lugar mejor. Es el umbral del cielo y el único sacrificio completo y final puesto en el momento presente, con sus beneficios aplicados a nuestras necesidades.
    Renueva tu fe asistiendo a misa. Mantén tu mente enfocada en el misterio que se está desarrollando ante tus ojos.
    El ojo de tu mente te transportará al Calvario y medita sobre la víctima que se ofrece a la Justicia Divina, pagando el precio por tu redención.
    Si sólo supiéramos cómo Dios se refiere a este sacrificio, arriesgaríamos nuestras vidas por estar presentes a todas las misas diariamente.

    8 – Tu disciplina durante la Cuaresma es un paso para que puedas amar adecuadamente las cosas que son eternas:
    Por lo tanto, no te desanimes. Haz pequeños sacrificios, pero dales de su importancia. El que se apega a la tierra permanece unido a ella. Es por la violencia que a veces hay que salir de ella.Es mejor desprenderse un poco a la vez, en lugar de todo a la vez. Pero tenemos siempre que pensar en el cielo.

    9 – No te desanimes, piensa que estás haciendo un buen trabajo porque Dios lo está haciendo dentro de ti:
    Cuando te des cuenta de esto vas a esforzarse aún más en cooperar con la voluntad de Dios y esto te llevará más lejos en el camino y con más velocidad. Humillemonos y confesemos que si Dios no fuera nuestra armadura y escudo seríamos traspasados por todo tipo de pecados. Es por eso que tenemos que vivir en Dios, perseverando en nuestras prácticas, y aprender a servirle a nuestro costo.

    10 – Debes estar totalmente comprometido con el Señor y que Él no fallará: Recuerda el pasaje de la Biblia: Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia. En todos sus caminos reconócelo y Él dirigirá tu camino. Vamos a tratar de servir al Señor con todo nuestro corazón y voluntad. Él siempre nos dará más de lo que merecemos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: