El cardenal Fernando Sebastián, grave, tras haber sufrido un ictus.

Vicente Montesinos

 

 

Excmo. y Rvdmo. Fernando Cardenal Sebastián

 

 

 

Tenemos grandes hermanos en la Fe en Navarra (España); ese, muchas veces, todavía, y a pesar de lo que están haciendo con ella, bastión de la resistencia en la tradición y la fe de nuestros padres. Y tenemos grandes amigos, amigos del Cardenal Sebastián; que lógicamente, y desde primera hora, nos fueron informando de toda la situación.

Evidentemente, y como saben, no es marca de la casa andar dejando titulares sobre… me dicen que… se cuenta que… puede que… (esos que algunos acostumbran aparentando saber de todo; y con los que, si fallan, no pasa nada, y si suena la flauta, se apresuran a adueñarse del mérito, como si de eso fuera la cosa en el ámbito de la lucha por Dios y Nuestra Santa Madre Iglesia); y menos en temas relativos a la salud de las personas; que si además son Cardenales, y además de lo poco bueno que ha habido, como Fernando Sebastián, merecen un respeto que va más allá de las posteriores flores dialécticas obituarias y auto-loas adivinatorias.

Así es que mientras día a día íbamos recibiendo las noticias sobre su estado de salud, que nos preocupaban profundamente, nos encargábamos en el Equipo de rezar por él; y esperar que todo transcurra como el Señor quiera.

Es ahora que, una vez que la diócesis de Málaga por fin ha publicado un comunicado en el que da cuenta del estado de salud del cardenal, y mientras que en unos movimientos que a mí me dan mucha pena, algunos se atribuyen méritos porque lo habían adivinado (tremendo e incomprensible); nos disponemos, sí, puesto que ya es público, y por canales oficiales, a dar cuenta de la situación a nuestros lectores.

Y es que el Cardenal Emérito de Pamplona y Tudela se encuentra hospitalizado en Málaga, en estado grave, tras haber sufrido un ictus, que le ha afectado a la mitad del cuerpo y al habla.

Este pasado lunes, como ya fuimos informados, recibió, entre otras visitas, la del obispo de Málaga, Jesús Catalá, y la de Francisco Pérez González, arzobispo de Pamplona y Tudela, quien le transmitió el saludo y la oración de los fieles de Navarra.  El Arzobispado de Navarra ha confirmado que su estado es «delicado».

Fernando Sebastián fue nombrado arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela en 1993 y presentó su renuncia por motivos de edad en julio de 2007, y desde entonces reside en Málaga. En la actualidad tiene 89 años.

Fue creado cardenal en febrero de 2014. Anteriormente fue obispo de León y arzobispo coadjutor de Granada hasta su llegada a Pamplona. Además, ha ocupado distintos cargos de importancia en la Iglesia española, como la vicepresidencia de la Conferencia Episcopal Española.

Tras unos inicios vacilantes, pronto se daría cuenta de que la solución a los problemas de la Iglesia estaba en el retorno a la sana doctrina y en no dejarse embaucar por el progremodernismo. Ha sido en Pamplona una verdadera institución.

Pero habrá tiempo de hablar de ello.

Ahora sólo les pedimos a todos nuestros lectores sus oraciones.



Categorías:Actualidad religiosa

Etiquetas:, , , , , ,

2 respuestas

  1. V /. Oremus et pro Antístite huius dioecesis.

    R /. Stet et pascat in fortitúdine tua, Dómine, in sublimitate nóminis tui.

    V /. Oremus pro unitate apostolatus.

    R /. Ut omnes unum sint, sicut tu Pater in me et ego in te: ut sint unum, sicut et nos unum sumus.

    V /. Omne regnum divisum contra se, desolábitur.

    R /. Et omnis cívitas vel domus divisa contra se non stabit.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: