EDITORIAL: La «teóloga» Consuelo Vélez, afirma: «no queremos ser SOLO como la Virgen María»; y «el Evangelio no ha promovido más a la mujer».

 

 

 

 

Vicente Montesinos

 

Ya conocemos de las ansias infinitas de el ex-cura Jose Manuel Vidal y de sus chicos de Religión Digital o Periodismo Digital o como se llame, por agradar a Bergoglio. Son capaces por ello de lo que sea. Agradar; a Bergoglio. Lo de Cristo y María es secundario… O terciario…

Pues bien; con tal fin, llegan a tal extremo, que su «bloguera» Consuelo Vélez ha manifestado, como se recoge orgullosamente en las propias páginas de RD, que «No queremos ser solo como la Virgen María; queremos estar igual que el varón«.

¿Cabe, a fin de ser más progre, más feminista y más super amiga del Papa, mayor desfachatez?

¿Cabe mayor insulto a la Santísima Madre de Dios; modelo de pureza, de verdad, de santidad, de oración, de fe, de humildad y de obediencia; valores todos ellos que el anticatólico odia, y que esta panda de la nueva jerarquía y sus secuaces atacan con ira?

Desde luego, que la constante campaña de ataque a Nuestra Santísima Madre, la Virgen María, Madre de Dios; por parte de Bergoglio y sus medios afines, es únicamente identificable al odio que el propio Satanás destila contra la criatura humana más perfecta y santa.

 

 

 

Jose Manuel Vidal y Francisco, encantados de conocerse

 

 

¿Se puede decir que…. «no queremos ser SOLO como la Virgen María«? ¿SÓLO? ¿Pero usted quién se cree que es? ¿Y Vidal ha de llevar esto a portada, satisfecho? ¿Porque no se marchan todos de una vez de la Iglesia Católica y nos dejan en paz? ¡Váyanse con los feministas, los protestantes, los masones, los islamistas o los recolectores de remolacha en el valle del Tejo, pero dejen en paz a Cristo y a Su Santísima Madre¡ ¡De Dios nadie se burla!

Pero más allá aún… ¿se puede decir que el Evangelio no ha promovido más a la mujer? ¿Está también usted, señora o señorita Vélez por encima de la Revelación y los Santos Evangelios, además de por encima de la Virgen María?

La tal Olga Consuelo Vélez es una teóloga feminista, colombiana, profesora de la Universidad Javeriana de los jesuitas (qué boda sin la tía Juana) de Bogotá y bloguera en RD.

Ello opina que se quiere comparar a las mujeres con María, para que sigan sometidas en la Iglesia. Y denuncia la «mente colonizada» por el machismo y el clericalismo.

Además, en la entrevista que Vidal hace a la propia feminista «superior a la Virgen María» afirma cosas como que ha visto en España mucha «cerrazón a lo que dice el Papa«. Afirma también que ha sido bueno que «la Iglesia se acomode al mundo«. Y que «el Espíritu Santo ha suscitado esta figura del Papa para que nos confronte y nos diga: «con esta esta estructura que ustedes ya tienen montada, ¿esto está siendo, realmente, canal de servicio, de misericordia, de Evangelio?»

En el trasnochado lenguaje Bergogliano afirma también la «teóloga» que «Francisco nos está sacudiendo en ese sentido. Está diciendo constantemente «Iglesia en salida»o «tenéis que hacer lío». Claro, eso es lo que él dice. Pero no le hacemos caso. Yo pienso que en general se hace poco caso. En la época de la teología de la liberación, de las conferencias latinoamericanas y todo esto, de verdad las comunidades fueron capaces de vender sus colegios e ir a las periferias y asumir una vida sencilla. Ahora, eso no lo veo. Desgraciadamente, con el paso del tiempo parece que se va apagando ese amor primero de ese impulso que tuvieron en ese momento…» «El Papa me encanta en el sentido de lo que dice y el testimonio que da»

La teóloga, que dice ser especialista en «teología feminista«, afirma también en la propia entrevista en RD que «el Evangelio y la Iglesia no ha promovido más a la mujer. Incluso una puede sentir que a veces la Iglesia ha contribuido con su silencio y con sus actitudes a mantener el lugar subordinado de la mujer» Y continúa: «Y cuando una se la hace se da cuenta de que muchas veces no se han visibilizado las mujeres en la Biblia. Que la cruz ha sido instrumento de resignación en vez de instrumento de liberación. Que la comunidad eclesial ha mantenido una estructura jerárquica donde las mujeres estamos como más abajo del piso»

En el colmo de la ignominia podemos leerla decir:  «Y también nos comparan con la Virgen María. Hay quien dice: ¿pero de qué se quejan, si ustedes son como la Virgen María que es súper-importante en la Iglesia? Pues sí, muy bien. Pero es que nosotras no queremos ser solo como la Virgen María; tal vez queremos ser, y tenemos derecho a ser, lo que dice Génesis 1:27: Dios nos creó a imagen suya. Varón y mujer nos creó. No es que queramos estar por encima del varón: queremos estar igual que el varón

Ahí queda eso señores.

En breve volveremos a ver la foto de Vidal dando abrazos a Bergoglio…

Y a seguir

 

 

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 



Categorías:Editorial, VIRGEN MARÍA

Etiquetas:, , , , , , , , , ,

5 respuestas

  1. Obviamente les guía el espíritu del anticristo.

  2. La promoción de la mujer en la Iglesia, como la del hombre, se llama santidad, un bien tan escaso en estos tiempos y tan despreciado, cuando no perseguido. Las acomplejadas nunca la alcanzarán pues desprecian el modelo de la Virgen María, con la bendición bergogliana.

  3. Inflación

    http://1.bp.blogspot.com/-TgcdUpgWgMk/XDtR-sspHRI/AAAAAAAAHjk/rSM_TjeS9dsygsFUFxaw4m4fcEW3RJyiACK4BGAYYCw/s1600/197A5313.jpg

    En el transcurso de las últimas semanas, el papa Francisco hizo tres afirmaciones rayanas a la herejía: en la primera, al hablar de la santidad de Nuestra Señora, puso en duda la interpretación tradicional del dogma de la Inmaculada Concepción porque, según él, Ella no nació santa sino que se convirtió en santa. En la segunda, presenta a nuestra fe como revolucionaria, oponiéndose a la enseñanza de muchos pontífices que afirmaron la contradicción entre fe cristiana y revolución, y en la tercera, nos advirtió que es mejor ser ateo que ir a misa y después seguir pecando.
    Estos hechos, que hace apenas unos años habrían levantado un polvaderal de proporciones, hoy pasan desapercibidos, y no sé si eso es una buena señal. Nos despreocupamos que el supremo pastor de la Iglesia siembre diariamente confusión, y pareciera que a nadie ya le hace mella, ni siquiera a la primera fila que debiera mellar, es decir, los obispos.

    Pero alejemos el catalejo, y miremos la cuestión con perspectiva histórica. Los papas, durante los primeros quince siglos de la Iglesia, fueron silenciosos, o más bien mudos. Veamos algunas cifras:
    La primera encíclica la escribió Benedicto XIV a mediados del siglo XVIII. Pío VII, a comienzos del XIX, escribió solamente una encíclica. Algunas décadas más tarde, Pío IX escribió treinta y ocho, y su sucesor, León XIII, setenta y cinco. Los escritos y discursos de Pío XI ocupan seis volúmenes de cuatrocientas páginas cada uno, y los de Pío XII, cuyo pontificado fue apenas más largo que el de su predecesor, llenó veinte volúmenes de las mismas características. Juan Pablo II escribió solamente catorce encíclicas, pero una catarata de otro tipo de documentos como exhortaciones apostólicas, cartas apostólicas y constituciones apostólicas, por no mencionar sus incontables discursos y homilías. Pensemos solo un momento en los bosques que habrá que talar para conseguir las toneladas de papel necesarios para contener las insensateces de Bergoglio.
    Esta esta inflación desmesurada de verborragia pontificia es uno de los signos de otro cambio de paradigma en la Iglesia, el que se produjo con el triunfo del ultramontanismo en el Concilio Vaticano I.
    Pareciera, sin embargo, que nuevos aires están comenzando a soplar en Roma, donde todos están ya hastiados de Bergoglio. No me extrañaría que la bruja ecuatoriana tuviera razón y durante este año, el papa Francisco renunciara voluntariamente o por decisión divina. ¿Qué podría venir después? Nadie lo sabe, pero por lo pronto, ya hay algunos obispos argentinos que están recalculando y volviendo a posiciones más conservadoras y clásicas para no quedar desubicados en el próximo -y quizás muy próximo- pontificado.

    Al respecto, la semana pasada, el P. Richard Cipolla publicó una interesante columna en Rorate Coeli que aquí les traduzco:

    La reciente publicación de la editorial de R.R. Reno, editor de First Things, declarando al pontificado del Papa Francisco como un “fracaso” («Un papado fallido», febrero de 2019), es una novedad y, lo que es más importante, es el comienzo, espero, de una evaluación del papado actual y un llamado al fin del hiper-papalismo de los últimos años -tal vez incluso más de un sigl-, y una reevaluación teológica, basada en la Tradición de la Iglesia, de la naturaleza y el papel del papado.
    Que el editor de First Things, que fue durante algunos años, en mi opinión personal, un órgano de la agenda neoconservadora, haya escrito este editorial puede no captar la atención del New York Times, pero ciertamente es significativo entre aquellos católicos que comprenden la tradición de la Iglesia y quienes han estado y están muy preocupados por la incapacidad de este pontificado para articular de manera clara e inequívoca la fe católica, en un momento de masiva confusión política y cultural.
    Se debe agradecer a Reno por su valor y claridad con respecto a la situación actual en la Iglesia. Reno ahora entiende que este papado no solo no está en consonancia con el verdadero intento que hizo San Juan Pablo II, basado en la Tradición de la Iglesia, de volver a anclar la fe católica en la persona de Jesucristo, y al dogma de la Iglesia después del colapso de la enseñanza de la iglesia y de la praxis litúrgica posteriores al Concilio Vaticano II. Este papado, con su falta de fidelidad a la Tradición y con sus apelaciones baratas y anticuadas al Hombre Moderno hechas, irónicamente, en un momento en que la Modernidad ya no existe a no ser en la Curia Romana que aún vive en 1965, ha perdido contacto con los hombres posmodernos, especialmente con los jóvenes, que buscan lo que es real y verdadero en los detritos de la modernidad.
    Este pontífice y su camarilla no solo no han articulado la fe católica ni con los fieles católicos ni con mundo incrédulo y hostil, sino que también están decididos a acomodar la fe católica al espíritu de la época contemporánea y todo en nombre de la –mirablie dictu– misericordia. Y misericordia sin la cruz de Jesucristo. La idea misma de un Salvador del mundo no se hace necesaria cuando la comprensión del pecado, fundamental para el cristianismo, se vacía por un antiintelectualismo y sentimentalismo que niegan la historia intelectual y doctrinal de la Iglesia y presentan, en palabras de uno de los miembros del círculo interno del Papa, el p. Thomas Rosica, una versión de la Iglesia presidida por un Papa que está libre de las exigencias de la fe cristiana. Este sacerdote canadiense nos dice que el Papa Francisco rompe las tradiciones católicas cuando quiere, porque está “libre de ataduras desordenadas. Nuestra Iglesia ha entrado en una nueva fase: con el advenimiento de este primer papa jesuita, es gobernada abiertamente por un individuo y no por la autoridad de las sola Escritura solo o incluso por sus propios mandatos de la Tradición más las Escrituras”.

    Esta locura desordenada podría ser una entretenida escena de un programa de comedia. Pero que la declaración del P. Rosica no provoque que los cardenales y los obispos se levanten y condenen tal afirmación anti-católica y no cristiana, es una prueba tanto del estado de la jerarquía católica como del nivel intelectual de los responsables de la Iglesia (al menos a cargo en este mundo.) Es por esto que debemos esperar que el editorial de Reno sea el comienzo de una evaluación inteligente y honesta de este papado que propugna una agenda que ciertamente no tiene a Cristo y su cruz en su centro, que de hecho, se resiste a pronunciar palabras tales como Salvador, Redención, el Camino, la Verdad y la Vida, que se niega a hablar sobre la dificultad de llevar una vida moral basada en las enseñanzas de Cristo y su Iglesia, y una agenda que se niega a predicar y enseñar la naturaleza radical de la Encarnación que cambió la historia humana para siempre y de una manera específica, -la Cruz y la Resurrección-, que demanda la atención de todos los hombres y mujeres de este mundo, exigiendo una decisión ratificada en la eternidad.

    http://caminante-wanderer.blogspot.com/2019/01/inflacion.html

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: