E igual que ya pasara con el nefasto sínodo de la familia de 2015 (concebido para introducir la previamente cocinada comunión de los “divorciados vueltos a casar”) y su antecesor de 2014, las irregularidades que han rodeado los procedimientos del Sínodo, la manipulación aparente tras bambalinas y el uso de un lenguaje ambiguo en los documentos, indican un asalto a las enseñanzas perennes de la Iglesia sobre las principales cuestiones morales.

 

Vicente Montesinos

 

 

 

 

 

Finalizado ya el paripé de conciliábulo que ha sido el mal llamado “Sínodo de los Jóvenes”, y con la suficiente perspectiva que dan los días pasados, y el regreso de los padres sinodales, auditores y demás personajes a sus lugares de origen, después de lo que, atendiendo a los vídeos que han corrido de red en red, parecieran unas “vacaciones en el mar”, quiero hacer una breve reflexión sobre lo que este lamentable evento, del que les hemos ido informando con diversos artículos,  ha supuesto.

En primer lugar, y siendo bien sabido que una de las sorpresas del sínodo fue la irrupción de un elemento no invitado a la fiesta, pero que nos han clavado entre tanto hablaban de acompañamientos juveniles y otras sinfustadas (me refiero a la sinodalidad), hay que dejar claro que las secciones del documento final relativas a la sexualidad, la sinodalidad y el papel de las mujeres en la Iglesia, se encontraron con un rechazo notable en la votación por parte algunos padres sinodales, pero se aprobaron de todos modos (como estaba ya previsto)

Además de las preocupantes líneas del documento final, tenemos la publicación por Francisco de un documento conocido como “Constitución apostólica”, justo antes del Sínodo de la Juventud, cuyo objetivo era aumentar la fuerza magisterial del documento final generado por el Sínodo.

E igual que ya pasara con el nefasto sínodo de la familia de 2015 (concebido para introducir la previamente cocinada comunión de los “divorciados vueltos a casar”) y su antecesor de 2014, las irregularidades que han rodeado los procedimientos del Sínodo, la manipulación aparente tras bambalinas y el uso de un lenguaje ambiguo en los documentos, indican un asalto a las enseñanzas perennes de la Iglesia sobre las principales cuestiones morales.

En el documento final del Sínodo Juvenil, hay un lenguaje, como siempre con Francisco,  confuso,  que podría abrir la puerta a la normalización de la homosexualidad en la Iglesia; y también contiene una redacción que sugiere que debe leerse a la luz del Instrumentum laboris, o documento de trabajo, que contiene el término LGBT , la primera vez que un documento del Vaticano recoge estas siglas del Nuevo orden mundial.

El concepto de sinodalidad, entendido típicamente como una descentralización y democratización de la Iglesia y del magisterio, que se aleja del papado y del Vaticano para recaer en manos de las iglesias locales (evidente protestantización de la Iglesia en la que seguimos caminando), se incluyó en el documento final, cuando no se había discutido previamente durante el Sínodo. ¿Qué pasó? Pues que se trata de aprovechar cualquier excusa para seguir dando la puntilla a la tradición de la Iglesia.

Además, el lenguaje en el documento final que pide la “presencia de mujeres en cuerpos eclesiales en todos los niveles”, en otra clara muestra de por dónde quiere andar Francisco,  debilitando la paternidad espiritual de los sacerdotes.

En definitiva, no se puede llamar sínodo al concebido para tratar el discernimiento de la fe en los jóvenes, y utilizado para introducir todo tipo de cambios morales y eclesiales, incluido el tema de la sinodalidad, que nada pintaba en este asunto. Al final se trata de llamar para una cosa, y tratar otra, con personas detrás de Francisco moviendo los hilos para conseguir sus fines, denominador común de los últimos tres sínodos.

Por otro lado no vale que nos digan que el término LGBT no se incluyó en el documento final, ya que sí lo ha hecho el término “inclinación sexual”, junto con un lenguaje vago sobre las personas homosexuales que podría interpretarse como una luz verde para afirmar el comportamiento homosexual.

Este esfuerzo por insertar un lenguaje ambiguo que desestabilizaría la enseñanza de la Iglesia recuerda al Sínodo sobre la Familia, que impulsó el “acompañamiento” de las parejas en “uniones irregulares“, la primacía de la “conciencia” con respecto a los individuos en uniones adúlteras u otras pecaminosas que perciben que podrían recibir la Comunión y también una “descentralización saludable” del poder, haciendo referencia a un impulso para redirigir el mando lejos del papado y hacia las conferencias episcopales.

Por último, no olvidemos la “jugadita” previa de Francisco, que publicó las nuevas regulaciones justo antes del Sínodo; lo que permitió designar el documento final como magisterial.

Así es que, a la lectura de este articulo, espero que les quede claro, no solo el tema del aberrante contenido que emana de este mal llamada sínodo, sino también las manipulaciones de siempre por las que siempre llegamos a los mismos sitios.

Está todo bien atado. En este caso, parece que no vale lo de “dejar al Espíritu Santo que actúe

¿Serán ellos los rígidos?

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios