Vicente Montesinos

 

 

 

 

Así, como quien no quiere la cosa, ya está en marcha en Roma el el Sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, a pesar del llamamiento del Arzobispo Chaput, y de todas las personas con sentido común, para que se cancelara en este momento dicho caótico evento.

Es evidente, y decir lo contrario sería pecar de ingenuos, o mentir; que el mal llamado “Sínodo” es un instrumento utilizado por la actual curia para avanzar en su agenda de disolución de las enseñanzas de la Iglesia; por medio de la llamada a los jóvenes a entrar por el ancho camino del mundo secular, y no por el estrecho camino de Cristo.

Siglos de sabiduría doctrinal y moral liquidados; con el pretexto del “adaptarse al mundo” y de prestar atención a la “realidad” y a los “discernimientos personales”.

Es decir; profundizar más, e institucionalizar definitivamente como Magisterio eclesial, por caminos nada ortodoxos, y siempre fraudulentos, todo aquello que precisamente ha llevado a la Iglesia a la crisis tan terrible que hoy padece. La por, sin duda, de su historia.

Los jóvenes, en gran parte, como los no tan jóvenes, con más delito, están comprando el mensaje de que “la Iglesia debe transitar con ellos por los caminos del mundo secular”. Y no hay pastores que le digan a la cara a Bergoglio, uno de los principales artífices de esta progresiva demolición, que lo que los jóvenes (y los no tan jóvenes) necesitan es que la Iglesia les muestre el camino de Cristo.

Pero hoy sólo se habla en las parroquias, en los grupos, en la pastoral, en… de: “adaptarse”… “Hay que adaptarse”… “Es que si no…”

Para adaptarnos al mundo y diluirnos en él, ni hace falta Iglesia, ni hacía falta que Cristo muriera en la Cruz por nosotros. Pero… ¿Cómo van a trabajar por ello quienes hasta de llevar la cruz en la mano se avergüenzan?

Sólo hay un camino a la santidad; que es de lo que debiera tratar cualquier reunión con jóvenes, si no fuera una excusa para cambiar la doctrina bimilenaria de la Iglesia; y éste es: formar a las personas para que tengan herramientas, conocimientos y disciplina moral para poder llevar la Cruz de Cristo. Todo lo contrario del “Vive y dejà vivir”, el “Quién soy yo para juzgar” y el “Dios te hizo gay”, que han marcado, entre otras excentricidades, este pontificado, y que van a ser el “lei-motiv” de este conciliábulo.

Un regreso a la tradición y a la formación católica integral desde la sana doctrina y la fidelidad al magisterio bimilenario es la única posibilidad de que la barca de Pedro siga adelante con fidelidad a la misión que Cristo le encomendó. Y que sus pastores están destrozando para congraciarse con el mundo.

Por otra parte, y además de que es evidente que se trata de un Sínodo para meter con calzador en la Iglesia todo lo amigable al mundo NOM, ONU, LGTBI, Ideología de género, relativismo, modernismo, etc…; no podía haber peor momento para que los Obispos se reúnan a tratar en un sínodo sobre la “juventud”.

¿Qué autoridad moral tiene ahora mismo un sínodo sobre los jóvenes, si los participantes principales de del sínodo e incluso el mismo Papa Francisco no van a responder frente a los escándalos y acusaciones en los que se han visto envueltos?

Y todo ello sin entrar a debatir el cariz que han ido tomando los documentos preparatorios; que presagian, y evidencian, lo peor: interés de la jerarquía actual únicamente en atender a “los deseos de los jóvenes” y en prestarles lo que vienen en llamar un “acompañamiento permisivo”. En definitiva, en lugar de salvar almas; conducirlas al infierno. Así de duro. Así de cierto.

Sobre enseñar la verdad a los jóvenes, nada de nada. Formación recta, nada de nada.

¿Temas importantes para formar a católicos fieles? Globalización; diversidad, desigualdades sociales y económicas,  injusticia y explotación, empleo y desempleo, relaciones intergeneracionales, medios digitales, deportes y entretenimiento, inmigración…, y toda la ristra progresista.

Nada. No espero nada bueno de este sínodo. Absolutamente todo lo contrario. Creo, sin ánimo de ser pesimista, que va a ser otro punto de inflexión gravísimo para profundizar en la crisis de la Iglesia.

Por eso desde ya hago una llamada a que vayamos pensando en desatender absolutamente, salvo milagro de última hora, las directrices que de él emanen.

Y hago una llamada a que sean las familias, en conjunto con educadores fieles y sacerdotes y obispos de confianza,  los que tomen la iniciativa en la renovación de la educación católica. Fiel a la verdad. Fiel a Cristo.

Una renovación de la educación católica, en el hogar y en las escuelas, es fundamental para el enderezamiento de la Iglesia, y para poder volver a predicar, con garantías, el Evangelio; sin atender a los cantos de sirena de quienes nos prohíben “hacer proselitismo”. Obedecer, ante todo, a Cristo.

Si los que aún vemos a donde nos está llevando en la actualidad la mayoría de nuestros pastores, somos capaces de poner cada vez a más jóvenes católicos en el camino estrecho, que es el verdadero Camino de Cristo, veremos una vez más el heroísmo y la fuerza de los santos resurgir.

Y por su ejemplo, y por el sacrificio de los verdaderos educadores, y con la gracia de Dios, veremos la renovación de la Iglesia y de la vida católica.

Por eso, y aunque sea por desobediencia a los mandatos del mismo, este Sínodo es un motivo de esperanza…

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios