Vicente Montesinos

 

 

 

 

Vivimos en el mundo. Sin ser de él. O al menos eso pretendemos. Pero ello no nos impide darnos cuenta (al contrario, debe ayudarnos a ello) de que existe una gran mayoría que “pasa de Dios”, cuando no se opone frontalmente a Él. Creo que eso siempre ha sido así; y que los católicos estamos (y en todas las épocas de la historia hemos estado) preparados para ello.

Pero para lo que ya no estamos tan preparados es para el desarme al que se nos ha sometido en los últimos 40 o 50 años. Sí. Somos católicos desarmados. ¿Por quién? ¿Por los no creyentes a los que antes hacíamos referencia? No. Por nosotros mismos.

Es aterrador comprobar como en una gran mayoría de los católicos de hoy (y no es una exageración, aunque pudiera parecerlo) se ha incrustado la idea de que todas las religiones son iguales. De que da lo mismo una que otra con tal de “hacer el bien”. De que la verdad no la tiene nadie. Todo queda reducido a un mero humanismo intrascendente. Todos somos como ONGs.

Son legión los católicos que piensan que nuestra religión es una de tantas, con su parte de verdad, concepto que no es patrimonio de ninguna. Enseguida hablamos de Gandhi o de Martin Luther King y nos quedamos tan tranquilos. Lo importante es ser buenas personas. “Tener valores”

Si a esto sumamos la absoluta falta de coherencia en los comportamientos morales y prácticos, no debe de extrañarnos que transitemos por el mayor de los relativismos en materia religiosa.

Aún más contribuye a este absoluto desarme el estar sometidos a la terrible telaraña tejida por la ignorancia, la falta de formación, la enorme influencia de los medios de comunicación que trabajan para el “nuevo orden mundial”, y al atroz materialismo ambiental que nos envuelve.

Y la guinda al pastel la pone la dejación de funciones que desgraciadamente han hecho muchos pastores de la Iglesia desde el Vaticano II y la interpretación errónea que le han dado al mismo, pareciendo a veces estar más preocupados por agradar al mundo que por transformarlo para Cristo; con una visión y actitud buenista y relativista,  dentro de sus posibilidades combatida por San Juan Pablo II y Benedicto XVI, pero apoyada por el actual pontificado.

¿Los resultados? Los conocemos. Queriendo contentar a todos, no atraemos a nadie y se nos pierden muchos. La práctica religiosa se abandona, y con ella la formación catequética y bíblica, dando lugar al pasotismo religioso, y la adhesión a sectas o a ideologías ateas, violentas y materialistas.

Constatamos con tristeza la existencia de infinidad de católicos cuya fe carece de sólidos conocimientos. Su vida se basa en una difusa religiosidad, en la que el sentimiento cuenta más que el convencimiento; o en una práctica cultural tradicional, que aporta poco para su fe, en una sociedad totalmente secularizada.

Mientras no seamos católicos que sepan dar razón de su fe, de su esperanza, y de su amor a Jesucristo, con el conocimiento profundo de la Palabra de Dios; y una vida vivida desde Cristo Eucaristía, solo seremos soldados desarmados en lucha desigual en este mundo convulso de hoy.

¿Les parece pesimista este mensaje? Todo lo contrario. Es un mensaje de esperanza. Porque la Iglesia es de Cristo, y Cristo siempre triunfa. Por eso nos da las armas que pueden devolvernos la ilusión: dejemos de dar la espalda a las sagradas escrituras, al magisterio bimilenario, a la sana doctrina y a la tradición; y la situación será revertida.

Y porque hasta el cielo no paramos… ¡Que Dios os bendiga!

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios