Vicente Montesinos

Solo hay una certeza, que está ocurriendo desde las 22.17 del 23 de abril, cuando Alfie Evans fue removido del ventilador: los doctores del Hospital Alder Hey, donde Alfie sigue luchando y respirando solo, y los jueces, quieren que Alfie muera . Y tan pronto como sea posible.

Dios dopoderoso está mostrando al mundo quien tiene y no la razón en este complot médico político espiritual para acabar con la vida del bebé, con la dignidad de la vida humana, con el sentido de familia, y con los valores atemporales de nuestra fe.

Un milagro posible también por la fuerza del bebé, la lucha de sus padres, y la oración de tantos y tantas en el mundo.

Alfie, seguimos contigo.

Y porque hasta el cielo no paramos, que Dios os bendiga.

Anuncios