Vicente Montesinos

 

DZAVBIIX4AEAj5k

 

Ya sabrán, si han seguido el caso Alfie Evans en Adoración y Liberación, que los jueces ingleses han dictado definitiva sentencia de muerte para el niño; contra la voluntad de sus padres (inaudito y terrible); habiendo hospitales en Alemania e Italia que están esperándolo para tratarlo (inaudito y terrible) y con el silencio de Francisco, no solo como Papa de la Iglesia Católica, sino como pretendido legitimador con sus palabras de esta muerte, cosa que nunca ha desmentido; y mucho más que el silencio de su hombre Paglia, que ha legitimado claramente este asesinato.

Pues bien; ahora que, tras vendernos que el niño está “muerto”, que no tiene solución ni sentimientos ni conciencia, y que no es una “vida”, sino que hay que acabar con él porque “nada es”, Caroline Farrow, periodista católica y artículista en The Conservative Women y UK Catholic Press, ha publicado la foto del bebé Alfie Evans justo antes de retirarle la ventilación. Tremendo, pero no podemos obviarlo.

En la publicación de dicha foto la periodista manifiesta: “Acaban de enviarme esta foto del hermoso bebé hermoso Alfie Evans mientras lo separan de la sedación. Claramente no está en un estado semi-vegetativo, y está mirando a su padre. ¿No puede alguien por favor ayudar a esta familia?. Es chocante que no se les permita llevarlo al hospital Vaticano…”

El niño mira a su padre, perfectamente consciente, como pidiéndole un socorro que el Señor Evans no puede darle, porque unos médicos, unos jueces y el silencio cómplice de muchos han decidido que ni el niño, que se aferra a la vida, ni sus padres, que lo quieren tratar, pueden gestionar esa vida, que además es de Dios.

Durante todo el proceso hemos luchado, con muy pocas voces en España, para darle “voz” a Alfie. Y nunca hemos publicado una foto de el niño; sino fotos de sus padres, de los responsables de esta barbaridad, de las campañas en su apoyo…

Pero hoy quiero publicar la foto de Caroline Farrow.

Hoy quiero dar un último grito desesperado al mundo, y a quién algo pueda hacer.

Y hoy quiero intentar, parece que por última vez, que se pare la vergüenza que para el orbe católico será esta muerte.

Como bien expresa un hermano mío, con dureza pero con absoluta verdad; va a a ser el primer caso en la historia en que un niño inocente, condenado a muerte por los tribunales británicos, va a morir condenado a muerte igualmente por el vaticano, un vaticano que se desliza decididamente por la peligrosa pendiente de la eutanasia ante el silencio de una jerarquía cuando menos cobarde por no utilizar otros calificativos mucho más severos, que no serían excesivos.

¡Francisco, pare esto! Su intervención  clamando por la vida de Alfie podría ser el principio del milagro, ya que su voz tanto resuena en “el mundo”.

¿Porqué no lo hace? ¿Qué pierde por intentarlo? ¡No lo entiendo! ¿Qué pierde?

En el año 2005 el Papa Benedicto XVI denunció la decisión de retirar el soporte vital a Terri Schiavo, joven en estado vegetativo (¡y Alfie está en estado SEMIVEGETATIVO, con consciencia como demuestra la foto de hoy!), y que le condenaba a sufrir una muerte por inanición. Benedicto XVI incluso se encontró con los padres de Terri en el Vaticano, una imagen que dio la vuelta al mundo, y la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó tiempo después la respuesta a una consulta de los obispos de EEUU en la que deja claro que la alimentación e hidratación naturales y artificiales al paciente en ‘estado vegetativo’, “es, en principio, un medio ordinario y proporcionado para la conservación de la vida” y, por lo tanto, “obligatorio” su suministro.

¿Tan dificil es hacer estas cosas para evitar el asesinato de un niño de 21 meses con la anuencia de Su Santidad?

¡Francisco, pare esto! ¡Se lo ruego!

Que Dios se apiade de Alfie, de su familia (que ha dado un ejemplo a la humanidad de cómo se cuida un niño) y de su Iglesia Santa, vilmente traicionada por una jerarquía complaciente con los poderes del mundo.

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

 

Anuncios