– Que la clave de la felicidad está en amar a los hermanos. Que sólo el que se olvida de sí mismo y se entrega a los demás; es feliz.

– Que tus gracias las vas a derramar sobre nosotros en la medida en que tengamos confianza en ti y en tu Divina Misericordia. Que sólo los humildes alcanzarán tu gracia. Confianza y humildad. 

– Que ya ría, ya llore; la vida va a durar igual. Entonces… ¿Porqué no elegir reír? 



4 de mayo de 2015: San José María Rubio
Anuncios