Última hora: España moviliza dos buques y ofrece cazas a la OTAN para enfrentarse a Rusia

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha avanzado que España enviará en "3 o 4" días la fragata Blas de Lezo al Mar Negro, hacia donde partíó hace dos días el cazaminas Meteoro, un envío que llega en plena tensión con Rusia por la situación que se vive en Ucrania.

1 2.499

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

AyL Redacción

Agencias

 

 

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha avanzado que España enviará en “3 o 4” días la fragata Blas de Lezo al Mar Negro, hacia donde partíó hace dos días el cazaminas Meteoro, un envío que llega en plena tensión con Rusia por la situación que se vive en Ucrania.

Robles, en declaraciones a los medios de comunicación durante la visita que ha realizado este jueves a un centro de vacunación militar en Corral de Calatrava (Ciudad Real), junto a la ministra de Sanidad, Carolina Darías, se ha referido así a la situación internacional y a la crisis derivada de la intención de Ucrania de entrar en la OTAN.

La ministra de Defensa ha recordado que España lleva años participando en todos los despliegues que organiza la OTAN, y en este caso concreto se ha adelantado la salida de los buques, dentro de lo que ha acordado con la organización.

Robles ha señalado que también se está valorando la posibilidad de que haya un despliegue aéreo en Bulgaria en el que participe España, que se sumaría al del que forma parte cada año en Lituana.

Además, ha recordado que desde hace seis años España mantiene más de 300 personas en Letonia, por lo tanto, ha dicho, “la participación de España en OTAN está desde hace muchos años”.

En cualquier caso, en referencia a la crisis por Ucrania, ha dicho que la posición de España, como la de la organización atlántica en su conjunto, es que para solucionarla exista una respuesta diplomática que favorezca la desescalada de tensión en la zona.

 

 

Es evidente que el Gobierno Español quiere, a toda costa, posicionarse de forma clara y contundente contra Rusia, lo cual deja a España sumida en una superior implicación en la venidera guerra de la que por sí le correspondería tener…

¿Adelante los planes para la destrucción de España?

 

No obstante, ha advertido que la “OTAN es muy clara” en su posicionamiento y ha señalado que “Rusia no le puede decir a ningún país lo que puede hacer, y la OTAN va a defender a cualquier país que quiera entrar” en esta organización, ha terminado diciendo.

Es evidente que el Gobierno Español quiere, a toda costa, posicionarse de forma clara y contundente contra Rusia, lo cual deja a España sumida en una superior implicación en la venidera guerra de la que por sí le correspondería tener…

¿Adelante los planes para la destrucción de España?

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

1 comentario
  1. Alberto Ramón Althaus says

    Evangelistas y católicos

    Espero acercar ideas con este artículo en forma de comentario para buscar las causas de los problemas de la Iglesia que son los problemas para todos en este momento.
    Es importante dejar aclarado que desde la Reforma Protestante ha empezado para la Iglesia católica un camino de sucesivas derrotas que llevarán al Apocalipsis, señalo sólo algunas mojones de esta caída: la Revolución Francesa 1789, la pérdida de todos los gobiernos democráticos en manos de anticristianos desde 1820, la pérdida de los Estados Vaticanos, la Revolución Rusa 1917 a pesar y contra Fátima, la creación de un Estado Vaticano con Pío XII hecho de piel y huesos que necesita dinero exterior para financiarse, el Concilio Vaticano II un anti Trento o contra Trento, la entrada del progresismo católico y del humo de Satanás como espíritu del concilio, los encuentros de Asís, la renuncia de Benedicto XVI o no, la llegada de Bergoglio, el primer gobierno mundial manifiesto de izquierda bajo la excusa del Covid, etc.
    A cada paso la civilización y la cultura católica disminuían y eran reemplazadas por una civilización y cultura anticatólica y antinatural.
    El objetivo, la formación de un gobierno global que no puede ser más que comunista en la cabeza por la necesidad de ejercer el control, liberal con lo peor del liberalismo salvaje, en el medio, grandes empresarios prebendarios y muy ricos y un pueblo arruinado, en la base, y el progresismo como relativismo científico, político, moral y religioso que deja las decisiones sobre la vida y los bienes de la población en manos de los poderosos de este mundo.
    O sea, un nuevo imperio mundial como una vez fue la Babel terrenal que después no fue más y que será pronto por corto tiempo como dice el Apocalipsis.
    La Iglesia católica del renacimiento era una Iglesia que debía ser reformada para fortalecer su fe, esperanza y caridad, por ello, San Vicente Ferrer predicó el Apocalipsis porque veía los signos, no vino el Apocalipsis sino que vino la Reforma Protestante y la Iglesia católica reaccionó con la Contrarreforma, el Concilio de Trento y la misa de San Pío V y con lo que Dios exigía a la Iglesia de Laodicea, o sea, que se santifique, lo hizo y sobrevivió.
    Pero con la Reforma Protestante la mitad de Europa dejó de ser católica.
    Hasta ese momento la Espada Espiritual era la que estaba sobre la Espada Temporal de los gobiernos, la Iglesia católica había creado una cultura y una civilización cristiana en la que los católicos podían vivir y practicar su religión sin grandes problemas.
    Luego, vino la Revolución Francesa de 1789 y a partir de allí la Espada Espiritual fue desplazada por la democracia cuyos gobiernos recibían el poder del pueblo y como la Iglesia no permitió que existieran partidos políticos con el nombre de “católicos” para no quedar partida quedó partida por partidos políticos anticatólicos que dieron lugar a gobiernos anticatólicos y, por allí, fueron entrando en las venas de la Iglesia la suma de todas las herejías que fue el modernismo y, su hijo bastardo, el progresismo católico.
    Desde hace más de dos siglos ha desaparecido la Espada Espiritual porque los gobiernos al ser anticatólicos ejercen por medio de las leyes y, según la definición de ley de Santo Tomás de Aquino, una ordenación de la comunidad a lo que en un principio fue un bien común político mínimo y anticristiano liberal o pluralista o hacia un mal común político en el comunismo.
    Con lo que los gobiernos anticristianos fueron conformando una civilización anticristiana y manipulando a las masas por los medios de comunicación.
    Las masas fueron creadas eliminado en tejido social entre el individuo y el Estado que antes ocupaban instituciones intermedias como la familia, el club, las corporaciones, la Iglesia, lo que se llama el principio de subsidiariedad que es fundamental para la construcción de un bien común político junto con las buenas costumbres y la moral cristiana que formaban condiciones para su existencia.
    La Iglesia fue incapaz de recrear un tejido social destruido por la democracia de Rousseau, el liberalismo y el comunismo y las malas costumbres y la mala moral relativista destruyeron la amistad ciudadana más importante, incluso, que la justicia para que pueda existir la sociedad.
    Lo que se intenta construir no es una sociedad, ni siquiera una sociedad de masas, es algo nuevo. Individuos encerrados y trabajando desde sus casas, aislados, sin familias, guiados por los medios de comunicación que les dicen qué pensar. El hombre convertido en un pollo al que se le ha quitado el pico se lo hace producir día y noche como un animal por los guardianes de la granja o del planeta.
    Con el nuevo orden global quedó el individuo sólo frente el Estado y con los medios de comunicación y la educación anticristiana que lo fue y sigue adoctrinando para llevarlo, en masa primero pero, luego, individualmente y aislado donde quieran los poderosos y hacerlo aceptar lo que quieran los poderosos. Esa es y fue siempre la revolución contra todo lo natural en el hombre; la búsqueda del dominio absoluto de la humanidad por un grupo de hombres para ser como dioses, nuevos faraones, nuevos césares, nuevos anticristos de las Bestias o imperios del Apocalipsis de Daniel (uno de los cinco Apocalipsis de las Sagradas Escrituras).
    A partir del Concilio Vaticano II la Iglesia cede ante los poderosos de este mundo y ante al dinero del impuesto religioso alemán con un Vaticano que es piel y huesos y que necesita dinero para moverse se empieza un camino de concesiones y diálogos con el Mundo, una manera de no decir que se cede a las presiones.
    Más de ciento cincuenta años con gobiernos enemigos del catolicismo y sin posibilidad alguna de instaurar gobiernos católicos por medios democráticos que protejan a la Iglesia. Ésta decide cede a las presiones con Juan XXIII y empieza una serie de reformas cuyo límite está dado por el protestantismo.
    Si a los poderosos no les molesta el protestantismo y no podemos vivir más que bajo el yugo de los poderosos debemos tratar a acercarnos al protestantismo.
    El proceso de protestantización de la Iglesia católica se acelera con la misa Pablo VI creada por un masón Bugnini y con consejeros protestantes, mientras, se suprime la misa de siempre, hubo un pequeño retroceso en esa dirección con Benedicto XVI y, por ese motivo, fue presionado para renunciar.
    El proceso no se detiene allí sino que da como consecuencia una Iglesia católica, en algunos aspectos, renacentista.
    Hay una vuelta atrás con el Concilio Vaticano II al ser un concilio anti Trento y empieza un proceso de decadencia moral y religiosa en la Iglesia que hoy conocemos por sus frutos escandalosos reconocidos por la misma jerarquía y por la baja santidad propio del nuevo renacimiento humanista en la Iglesia.
    Pero en el renacimiento, por lo menos, la Iglesia era rica y tenía poder, era la Espada Espiritual puesta sobre las Espadas Temporales de los gobiernos católicos.
    Pero, ahora, los gobiernos son anticatólicos y la cultura y la civilización es anticristiana con lo que una Iglesia renacentista da lugar al peor escenario posible.
    Hay un intento fallido de los progresistas católicos con su herejía de tomar el poder con Juan Pablo I (PRIMERO) el papa que duró treinta días y fue, tal vez, asesinado, lo consigue el golpe de Estado a Benedicto XVI logrando que renunciara después de más de quinientos años que ningún papa lo hacía y, después, Bergoglio I (PRIMERO).
    Consigue dinero que aceita la maquinaria en la parte jerárquica buscando alianzas impensadas con los peores gobiernos. El dinero calma los nervios y vuelve dóciles a los hombres.
    La Iglesia católica no logra entender a la Iglesia evangélica o hace que no la entiende.
    Las ventajas de la Iglesia evangélica y por qué se mantiene no es por el relajamiento moral o religioso sino, muy por el contrario, porque es una Iglesia que se ha construido bajo el poder político adverso y como forma de sobrevivir ha reducido su condición a la de los cristianos de los primeros tiempos, a las comunidades cristianas perseguidas y minoritarias y, como ellas, busca evangelizar pero lo hace mal.
    La Iglesia evangélica no aspira al poder político ni a crear una civilización y cultura cristiana con lo que no tiene una política adecuada para crecer sino para ir cayendo más despacio. Por eso, algunos católicos se hacen evangélicos y, luego, algunos católicos y algunos evangélicos se hacen ateos o comunistas o lo que esté de moda y sea rentable.
    Los gobiernos anticristianos mellan las religiones cristianas y las llenan de herejías para manejarlas. Las Iglesias evangélicas han reducido su accionar a pequeñas comunidades religiosas que buscan ser, hasta cierto punto, autosuficientes y pueden pecar de ser sectarias.
    La Iglesia católica no entiende a la Iglesia evangélica, el triunfo de la Iglesia evangélica no está en repartir los puestos de la Iglesia entre los fieles sino en formar pequeños rebaños o comunidades de creyentes. Ese es el único motivo de su éxito, no el relajar la moral.
    En estas comunidades no es la Iglesia la que da trabajo a los fieles sino que es la comunidad de creyentes la que va buscando la forma de sobrevivir y de vivir mejor apoyándose unos a otros.
    El modelo de la Iglesia católica renacentista es cortesano, se forman cortes alrededor de cada parroquia y del sacerdote y hay unos pocos fieles que tratan de apropiarse de los pocos trabajos y espacios de poder que la parroquia ofrece, es un modelo mezquino y que favorece más la hipocresía que la virtud, el modelo de la corte es la competencia sin principio, las murmuraciones y chismes, las apariencias y rigideces falsas y fingidas y todo gira alrededor de la lucha por unos pocos trabajos y espacios de poder. No hay lugar en una Iglesia cortesana para la evangelización es una Iglesia que expulsa a los católicos porque quiere menos competidores en los espacios de poder con lo que es una Iglesia que se “canibaliza” y disculpen el término.
    En ese sentido, los obispos y sacerdotes empiezan a pensar en solucionar el problema de una Iglesia cortesana por medio del sacerdocio de varones casados, por el sacerdocio femenino, disminuyendo las exigencias morales y religiosas sobre el matrimonio, etc. Los sacerdotes quieren que vengan nuevos fieles pero los cortesanos dicen que sí y hacen lo posible para que nadie más ingrese en sus grupos.
    Al mismo tiempo para conseguir poder político la jerarquía se convierte en servidora del nuevo poder global o, lo que se dice, se sienta sobre la Bestia del Mar o el nuevo imperio global para servirse y servir por lo que empieza a hacer guiños hacia el aborto, la ideología de género, la eutanasia, el ecologismo y cualquier cosa que le pidan.
    La Iglesia no logra entender que los pobres no quieren ser pobres sino de clase media y confunde la clase media que la sostiene con la limosna con el aburguesamiento ateo y comunista de un Sartre con lo que muerde la mano de los que le dan limosna, mientras, las Iglesias evangélicas no son promotoras ni del comunismo ni de la teología de la liberación ni de la pobreza por la pobreza misma sino que buscan crear comunidades de fieles y darles un cierto tejido social para que puedan adherir a cierta forma de vida sin ser devorados por el pensamiento global. No son grupos de autoayuda para específicos problemas.
    Lo que le da la Iglesia evangélica a los hombres es un acompañamiento a través de todos los problemas de la vida a cambio de evangelización que ellos deben dar a terceros y de otras colaboraciones.
    No son Iglesias en las que aquellos que ingresan busquen ser pobres sino que buscan como trabajar, crecer y ser emprendedores y no es lo fundamental bajar los valores sino enseñar determinados valores.
    Sigue siendo la Iglesia católica la única Iglesia verdadera y que salva en lo extrahistórico pero los hombres quieren, también, ayuda en lo intrahistórico para poder sobrevivir y crecer y, mientras, la Iglesia católica se dedica casi exclusivamente al culto; las Iglesias evangélicas se ocupan de crear pequeñas comunidades religiosas que buscan crecer.
    La idea de una Iglesia pobre para los pobres no la quieren ni los pobres.
    Son dos modelos distintos, uno alrededor de la parroquia y rodeado de un grupo de cortesanos que buscan los pocos puestos y las pocos aportes que el sacerdote puede hacer buscando alejar toda competencia (nuevos fieles interesados y capaces) y la otra es una comunidad religiosa construida alrededor de una Iglesia que buscan formas de mantenerse unida, apoyándose unos a otros e intentando crecer en lo económico y en lo familiar ante la ausencia de tejido social y contra una cultura y civilización anticristiana global.
    Dos modelos diferentes uno da lo importante, el otro da la añadidura pero en una civilización anticristiana y en una cultura anticristiana la añadidura se convierte en algo vital y la Iglesia católica estaría en condiciones de formar esos pequeños rebaños pero, para ello, debería dejar de lado ciertos ingresos internacionales que utiliza, en este momento, para sobrevivir y buscar otros más acordes con su moral y fe de siempre.
    Recordemos que la Iglesia evangélica fue empujada a tomar forma cada vez más pequeña. Hay 30.000 religiones e Iglesias protestantes o reformistas separadas en lo religioso, político y pastoral, son una legión de Iglesias y religiones.
    La Iglesia católica es una pero el camino de tratar de servir al gobierno global anticatólico es una política que sólo puede tener un resultado, la destrucción final de la Iglesia y que el Imperio global se coma sus carnes.
    Con lo que sería mejor intentar el camino de santidad y dejar de ser tibios aunque sea tarde, por lo menos, como dijo el Padre Castellani, para no dejar mal parado a Jesucristo, tratar de perseverar en la santidad y no tirar la chancleta, dar el mal paso de la costurerita, entra en relaciones carnales con los poderosos del mundo e irse detrás de los gobiernos dejando al Esposo fiel.
    Quizás desde allí se podría empezar a hacer algo para salvar el prestigio de la institución y las almas incluso al precio del martirio que vendrá lo busquen o no, pero no son las palabras que la jerarquía quiere escuchar: ¿dinero o martirio?
    Poderoso caballero es don dinero pero la Verdad es más fuerte.
    Alberto Ramón Althaus

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: