Hijos de Dios

2 675

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

Por Ángel Ortega

Ser Hijo de Dios es el mayor de los logros al que el ser humano debe aspirar.

 El hecho de nacer no aporta ese divino título, sólo el de ser creaturas de Dios. Que Él aporte a cada persona un espíritu, lo que le da la opción de ser Templos del Espíritu Santo, no le da necesariamente una adopción filial sino que le confiere el derecho a ser Su imagen y semejanza.

 San Pablo, en su Carta a los Romanos, nos lo recuerda: “Hijos de Dios no son los hijos de la carne, sino que los hijos de la promesa son los que se cuentan como descendencia.” (Romanos 9,8)

 Existe una idea equivocada al respecto, porque se confunden ambos conceptos, nacer al Mundo y nacer a Dios; en el primero, la familia nos adopta dándonos un nombre, en el segundo, Dios nos proclama hijos suyos.

 Así, se hace indispensable encontrar el camino por el que pasemos del primer concepto al segundo. San Juan Evangelista, nos abre la puerta a nuestra futura redención y dice: “A cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre.” (Juan 1, 12)

Y también “Cuantos se dejan llevar por el Espíritu de Dios, esos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino que habéis recibido un Espíritu de hijos de adopción, en el que clamamos: «¡Abba, Padre!». Ese mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios; y, si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo; de modo que, si sufrimos con él, seremos también glorificados con él.” (Romanos 8, 14-17)

 El espíritu que se nos dio en nuestra concepción, debe unirse al de Dios para poder nacer en su Divina Paternidad, éste es el auténtico nacimiento. Quien no sigue este camino, no puede ser recibido en Santa Morada, porque no podrá llegar a ella sin la verdadera adopción filial.

El Nacimiento en Cristo comienza en el sacramento del Bautismo, como nos dice el numeral 1213 del CIC: por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión.

 Por tanto, ser hijo de Dios no es una filiación carnal sino espiritual y Jesucristo nos enseña el principal cometido de esa Divina Misión, como dispone el numeral 460 del CIC: el Verbo se encarnó para hacernos “partícipes de la naturaleza divina” (2Ped 1, 4): “Porque tal es la razón por la que el Verbo se hizo hombre, y el Hijo de Dios, Hijo del hombre: Para que el hombre al entrar en comunión con el Verbo y al recibir así la filiación divina, se convirtiera en hijo de Dios” (S. Ireneo, haer., 3, 19, 1).

Con el Bautismo, nacemos a la vida espiritual en Cristo, y, como Él, hechos a Su imagen y Semejanza, debemos imitar su vida y mantener la fe.

 El que pretenda adquirir tan preciado título, no lo va a tener nada fácil, como Él, en su vida como hombre, no será agasajado ni aplaudido, como tampoco lo fue Él, no eliminará ni un punto ni una coma de las Escrituras, como ya nos advirtió Él, y padecerá sufrimientos, porque “solamente en el misterio pascual es donde el creyente puede alcanzar el sentido pleno del título Hijo de Dios“. (CIC num. 444).

 Entonces nuestra historia estará escrita en renglones de gloria y dolor, los talentos a nosotros confiados, se habrán multiplicado y habremos vaciado las alforjas del amor en prójimo beneficio.

 La Creación sabe quiénes somos, y, “expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios; en efecto, la creación fue sometida a la frustración, no por su voluntad, sino por aquel que la sometió, con la esperanza de que la creación misma sería liberada de la esclavitud de la corrupción, para entrar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Porque sabemos que hasta hoy toda la creación está gimiendo y sufre dolores de parto. (Rom 8, 19-22).

 Sólo Dios otorgará tan maravilloso privilegio a los que edifiquen y salven en su nombre.

 Tenemos la vida como reloj y a Cristo como Maestro; sin Él, nada, con Él, la plenitud de la vida eterna.

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

2 comentarios
  1. carlosuranga1942gmailcom says

    Soy el Diacono Permanente Carlos Uranga de la Arq. de La Plata ( Argentina ).
    Me complazco en leer este tan pormemorizado y exacto desarrollo de lo que DOCTRINA CATOLICA DESDE SIEMPRE. NO COMO LA PRETENDE INSTAURAR LAMENTABLEMENTE EL PAPA FRANCISCO, difundiendo
    el hecho de que TODOS SOMOS HIJOS DE DIOS….Y QUE ALLA TODOS NOS VAMOS A ENCONTRAR.
    y sigue con grandes confusiones al respecto ( por ser benigno empleo este termino ).
    Pero esto no lo puedo conversar con nadie ni en la Arquidiocesis ni fuera de ella en Argentina.
    Estoy dispuesto a profundizar el tema al nivel que propongan.
    Agradezco este espacio y por encima de todo FELICITO AL SEÑOR QUE CON TANTA EXACTITUD DESARROLLO EL TEMA.
    Mi mail queda aqui reflejado para quien desee contactarse conmigo.
    Un calido y fraternal saludo a todos,
    Carlos Uranga
    Diacono Permanente

  2. Jorge Alberto says

    Excelente puntualización sobre el concepto de “hijo de Dios”, que se puede prestar a la confusión. En mi ensayo “Ora pro nobis peccatoribus” pude haber matizado más al respecto: aclaro que usé allí el concepto en un sentido amplio (cf. 1 Jn 3, 10). Pero sirva este texto de aquí para aclararlo mejor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: