LAUREANO BENÍTEZ: Impactante entrevista y presentación del libro «LA DICTADURA EN TIEMPOS DEL VIRUS»

2 23

¡ADQUIERE YA EN LOS SIGUIENTES ENLACES LOS LIBROS DE DON LAUREANO-BENÍTEZ, NECESARIOS PARA ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS, ENTRE ELOS, EL RECIÉN PUBLICADO SOBRE LA DICTADURA EN TIEMPOS DEL VIRUS, DEL QUE TRATA ESTA ENTREVISTA IMPERDIBLE!

 

 

 

           

 

 

¡SUSCRÍBETE YA A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE PINCHANDO AQUÍ; Y ACTIVA LA CAMPANITA DE NOTIFICACIONES PARA NO PERDERTE NINGUNO DE NUESTROS VÍDEOS EN PRIMICIA!

 

 

¡SUSCRÍBETE YA A NUESTRO NUEVO CANAL DE YOUTUBE «DANDO CAÑA» PINCHANDO AQUÍ; Y ACTIVA LA CAMPANITA DE NOTIFICACIONES PARA NO PERDERTE NINGUNO DE NUESTROS VÍDEOS EN PRIMICIA!

 

 

¡LAUREANO BENÍTEZ GRANDE-CABALLERO!

Impactante entrevista y presentación del libro: «LA DICTADURA EN TIEMPOS DEL VIRUS. ACABA LA VIDA Y EMPIEZA LA SUPERVIVENCIA»

No se la pueden perder; ni dejar de compartirla

 

 

 

 

 

NO DEJES DE ADQUIERIR EL NUEVO LIBRO DE LAUREANO BENÍTEZ, DEL QUE HABLAMOS EN ESTE ENTREVISTA, EN EL SIGUIENTE ENLACE:

 

 

 

 

 

 

¡SUSCRÍBETE YA AL CANAL DE YOUTUBE «DANDO CAÑA», PINCHANDO AQUÍ!

¡Activa enseguida la campanita de notificaciones al lado de Suscribir!

Un Canal para la Incorrección Política, la denuncia, y la transmisión de la verdad que nadie te cuenta.

¡Entérate; y difunde para que se enteren!

2 comentarios
  1. H. R. Pacios says

    Señor Benítez:

    ¿Por qué supone usted que esto no es una DEMOCRACIA? En el momento en el que hay votaciones libres, secretas y directas (aunque manipuladas haciendo votar incluso a los muertos y quemando unas papeletas y metiendo otras según la zona), hay democracia, es decir DICTADURA DE UNA SUPUESTA MAYORÍA. Y así todas las democracias, que no son más que relativismo moral (tienes que respetar todas las opiniones, excepto las de los nazis, fascistas, racistas, xenófobos y franquistas, la de éstos menos que la de ninguno por ser católicos apostólicos) satánico y tiránico por engañar además de oprimir.

    Ninguna DEMOCRACIA es buena: ni las democracias liberales conservadoras, ni las populares como la antigua RDA, la Rep. Pop. democrática de Corea del Norte, ni la de la satánica y comunista Rep. Pop. democrática de China. Si algo tienen en común TODAS las DEMOCRACIAS, es que son MALAS, MUY MALAS Y SATÁNICAS. Las dictaduras NO, salvo las comunistas. No fue peor la dictadura de Franco ni la de Miguel Primo de Rivera (con socialistas incluidos) que la maldita DEMOCRACIA, sino que muchísimo mejor y mucho más próspera. Dictaduras buenas son las de extrema derecha, no las marxistas, que son mortales como las democracias.

    Desde luego que lo que hace falta es una DICTADURA CATÓLICA APOSTÓLICA DE CETRO DE HIERRO, y no el relativismo moral de las democracias, decadentes, abortistas y amigas del demonio.

    Y la democracia no es buena, señor Benítez. No identifique democracia con algo diferente a lo que hoy hay en España, que precisamente está como está por ser una DEMOCRACIA O DEMONIOcracia. Vaya estupidez lo de la división de poderes. Solo los ingenuos pueden creer en semejante majadería y estafa.

    Y no es democrática: ni la familia cristiana (mandan el padre y la madre), ni la Santa Iglesia Católica Apostólica (no mandamos los don nadie, sino el papa, los arzobispos, los obispos, los cardenales y los curas, pero los feligreses a tragar y callar). No es democrática una empresa rentable (mandan los propietarios y los directivos, no el empleado). No es democrático un ministerio y mucho menos el ejército (excepto el de Pancho Villa sin contar al propio Pancho Villa). No es democrática la elección de ministros en un gabinete democrático (los elige el presidente y también los separa de sus cargos). No es democrático no poder elegir cuanto donar al Estado, a favor de qué rúbrica donarlo (sanidad, infraestructuras, ejército y fuerzas de seguridad, patrimonio natural, cultural e histórico, subvenciones, etc.), ni con qué periodicidad y con qué naturaleza (dinero, activos u horas de trabajo). No es democrático imponer la democracia atea por mayoría frente a una dictadura católica. Y no creo en elecciones en el Cielo y sí en la oposición al Reino de Dios y a Nuestro Señor Jesucristo, la que lleva satanás entre llamas en el infierno, en su república incendiaria… Más bien creo en el gobierno de los pobres, castos y obedientes a Dios, a los que son primeros por ser esclavos, a los que mandan con cetro de hierro, y no en la DEMONIOcracia actual, ni la de USA ni la de España, más putas que la de Babilonia.

    Si la dictadura comunista de la eutanasiadora mundial China del covid. el hijo único, el desequilibrio satánico entre niños y niñas del aborto selectivo y venta de las últimas, la del control total de la población con microchip y destrucción del alma de los chinitos, es tecnológica, lo más cristiano sería destruir los satélites y las fuentes de alimentación de internet (cables y redes de fibra óptica y adsl), lo cual es harto fácil para cualquier ejército patriota y católico. Verán entonces cómo espabila la población, cuando no furrule el móvil y tengamos que volver a la calculadora y al bolígrafo y el papel y el ordenador sin red. Hay que defenderse de satanás con todo y sin contemplaciones y no censurar la verdad, señores de Adoración y Liberación.

    Lo de desobedecer y quitarse la mascarilla, lo de manifestarse y denunciar es como atacar al tanque enemigo a pedradas. Son soluciones infantiles. Destruyan la fibra óptica y las antenas de móvil y a tomar por saco con todo tipo de control tecnológico comunista progre millonario. Contra los tanques, no dar caña, sino cañonazos anticarros. Viva Cristo Rey y el Requeté. Arriba España una, grande y libre. Gott mit uns.

  2. H. R. Pacios says

    Buenas tardes, señor Benítez:

    En relación a su exposición sobre el cuento de los borregos esteparios.

    La VERDAD es ABSOLUTA. Jesucristo se define como Camino, VERDAD y Vida.
    Nosotros solo tenemos un conocimiento parcial, no total de la Verdad, de Dios, como bien nos enseña San Pablo en sus cartas.

    En los Evangelios sinópticos, especialmente en el de Mateo, en la parte de escatología, el Señor advierte seriamente a sus discípulos, los apóstoles, que estén VELANDO, porque ni siquiera el Hijo sabe el día y la hora. Pero si hizo hincapié en que el día que menos pensemos, Él vendrá. No cita «AVISO» por ningún lado, sino más bien lo contrario, que seremos sorprendidos por su Segunda Venida. Estamos hablando de Jesucristo, Dios verdadero, no de su profeta Daniel, que le precedió en el tiempo, a quien solo cita en lo referente a la abominación de la desolación, el ídolo en el lugar santo.

    De hecho, el Señor utiliza tres parábolas para que cumplamos con su mandato: ¡VELAD!. En concreto, la de los mayordomos, la de las diez vírgenes y la de los talentos. Y si hubiese un «aviso» del que tanto hablan don Damián Galerón, usted, sr. Benítez, y otros, más allá del que ya dio el propio Señor a sus apóstoles y el que nos llega por Él mismo y la Santísima Virgen María a través de las revelaciones de santos y santas, aquellas parábolas no tendrían sentido, pues queda bien claro que el mayordomo infiel, las vírgenes negligentes y el que recibió un talento y lo enterró, se vieron totalmente sorprendidos. No es en presencia del Señor que debemos cumplir su Santísima Voluntad y amarle cual merece, hasta el extremo de la adoración, sino durante su AUSENCIA, incluso aunque creamos que el Señor tarda. Y si el Señor sorprende al mayordomo infiel comiendo en banquetes, emborranchándose y maltratando a los criados, eso quiere decir que el mayordomo no recibió «aviso» alguno más allá de la Palabra. Exactamente igual con las vírgenes negligentes. Incluso el Señor nos pide comprensión haciéndonos saber que si el dueño de la casa supiese a qué hora vendría el ladrón, estaría preparado. NO HAY TAL «AVISO» más allá del que ofrece la Palabra.

    Las niñas de Garabandal transmitieron un mensaje muy duro de la Santísima Virgen María a las almas consagradas de cardenales, obispos y sacerdotes, para que volviesen al Señor, quien los llamó a la vida consagrada como sus elegidos, alejándose de la mundanidad que les lleva a la perdición y con ellos a otras almas que les siguen o sobre las que tienen autoridad moral. Desgraciadamente, parece ser que las niñas, bien sea por presión o por llamar la atención, hicieron alguna niñería que hizo dudar de la veracidad de su revelación. No obstante, el mensaje de la Santísima Virgen María sí se corresponde con una profunda crisis postconciliar, además de coincidir con otras revelaciones que tienen aprobación por la Iglesia. Pero eso del «aviso» y el «gran milagro» suena a sectas intentando aprovecharse de gentes crédulas con poca capacidad de discernimiento y que, como ud. sr. Benítez afirma, son demasiado indolentes para indagar en el NT y meditar en oración.

    Inventarse que el tal «aviso» va a limpiar la marca de la bestia es un disparate propio de hechiceros, sectas y telepredicadores, y va a desviar a la gente no hacia la Fe en Cristo, sino hacia un negocio de cuentos y fábulas, tal vez muy rentables en internet, pero muy blasfemas y herejes que en nada ayudan a llevar almas al Señor y sí al engaño masivo. La marca de la bestia que figura en el libro del Apocalipsis no se quita con nada, nada aparece allí en ese sentido de quitarla. Sería muy, pero que muy borrego pensar que la marca de la bestia la quita un «aviso» cuando el Apocalipsis nada de eso dice. Que las personas no lean ya ni los whatsapps o como se diga, no significa que hayan de ser redirigidos como borregos hacia una secta de telepredicadores.

    Usted habla de una guerra nuclear que en el NT no aparece para nada. Es seguro que las plagas y calamidades que precederían a la Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo ya están aquí o han pasado, al menos algunas: el anticristo del marxismo, las persecuciones, las guerras, la mentira e hipocresía imperantes, la desnaturalización de la criatura de Dios, en fin, el rechazo generalizado a Dios en nuestras vidas que ha traído calamidades sin parangón y que cada día van a más, son motivos suficientes para sospechar que si pueden ser estos los últimos tiempos o, al menos, tiempos de renovación como los que sucedieron a la salvación de los de Noé.

    Santa Teresa de Jesús de Ávila dijo en el s. XVI aquello de «mundo, estás ardiendo», en una época en la que el mal era mucho menos extenso e intenso que hoy (lo decía en referencia a la rebeldía protestante). Hoy, a buen seguro que arcángeles, ángeles, santos y santas del cielo se cubren los ojos ante el horror que aquí vivimos. Lo del «gran milagro», que no figura en las Sagradas Escrituras en ningún lado, es el Juicio Final descrito claramente en Mt 25, 31-46, tal cual. Será el castigo de los malvados y la gloria para los justos y buenos. Pero nada de película hollywoodiense por muy aficionados al cine que sean uds. y sus seguidores.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: