LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO: Primer domingo de cuaresma

 

 

 




 

 

 

 

 

 

 

Juan Donnet

 

 

 

 

Primer Domingo de Cuaresma

I clase, morado

No se dice Gloria. Tracto, Credo y prefacio de Cuaresma

 

 

 

 

TEXTOS DE LA MISA

 

 

Introito. Salm  90.15-16,1.- Si me invoca, yo le escucharé; le libraré y le glorificaré; le llenaré de dilatados días. Sal.– Dichoso el que mora al abrigo del Altísimo, el que descansa a la sombra del Omnipotente. Gloria al Padre.

Colecta.- Oh Dios!, que purificas a tu Iglesia por la observancia anual de la cuaresma: concede a tu familia que cuanto desea obtener de ti por la abstinencia, lo consiga con las buenas obras. Por nuestro  Señor.

Epístola. 2 Cor. 6.1-10.-  Exhortación apremiante a no recibir en vano la gracia de Dios. San Pablo, que nos las dirige,  describe su propio combate, el cual terminará con la victoria por los méritos de Cristo.

Hermanos: Os exhortamos a que no recibáis en vano la gracia de Dios. Porque él dice: Te oí en el tiempo oportuno, y en el día de la salvación te ayudé. Ha llegado ahora el tiempo favorable, ha llegado el día de la salvación. No demos a nadie ocasión de escándalo, para que no sea vituperado nuestro ministerio. Antes en todo mostrémonos como ministros de Dios, con mucha constancia en las tribulaciones, en las necesidades, en las angustias, en los azotes, en las cárceles, en las sediciones, trabajos, vigilias y ayunos; con castidad, ciencia, paciencia y suavidad, por el Espíritu Santo, con caridad sincera, con palabras de verdad, con fortaleza de Dios, con las armas ofensivas y defensivas de la justicia, en el honor y el deshonor, en la infamia y en la buena fama; ya nos tengan por impostores siendo verídicos; por desco­nocidos, aunque muy conocidos,  por  casi   moribundos, cuando en realidad estamos vivos; cual castigados, pero no muertos; como tristes, estando siempre alegres; como necesitados,   aunque hemos enriquecido a muchos; como gentes que de todo carecen cuando todo lo poseemos.

Gradual  Salm. 90.11-12.-  Dios  mandó a sus ángeles que te guarden en todos tus caminos. Te llevarán en sus manos, no sea que tropiece tu pie en alguna piedra.

Tracto Salm. 90.1-7,11-16.- Cántico lleno de promesas. Quien confía en Dios nada ha de temer. El que mora al abrigo del Altísimo, el que descansa a la sombra del Omnipotente. Ése dice al Señor: Tú eres mi refugio, mi fortaleza, mi Dios, en quien confío. Sí, es  él  quien te  librará  del lazo del cazador y de las palabras mortíferas. Bajo sus alas te cubrirá y bajo sus plumas hallarás cobijo. Su fidelidad es un escudo, una coraza. No temerás los te­rrores de la noche. Ni la flecha que vuela de día, ni la peste que camina en las tinieblas o el contagio que hiere a plena luz. Caerán mil a tu lado, y a tu derecha diez mil; nada llegará hasta ti. Porque el Señor ha dado a sus Ángeles la misión de  guardarte en todos  tus caminos,. Ellos te llevarán en sus manos, no sea que tu pie tropiece en alguna piedra. Caminarás sobre áspides y víboras, hollarás con tus pies al león y al dragón. Porque se ha acogido a mí, yo le libraré; le protegeré puesto que conoce mi nombre. Si me llega a invocar, le escucharé; en la desgracia me encontraré junto a él. Le libraré y le glorificaré, le saciaré de largos días, le haré ver mi salvación.

Evangelio. Mat. 4. 1-11.- No era indigno de nuestro Redentor el querer ser tentado, pues venía para ser muerto. Por el contrario, convenía que triunfase de nuestras tentaciones, como había venido a derrotar nuestra muerte con la suya.» San Gregorio, en maitines.

En aquel tiempo: Llevó el Espíritu a Jesús al desierto para que allí le tentase el diablo. Y habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre. Y, llegándose a él el tentador, le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes. Mas Jesús le respondió y dijo: Escrito está: No de solo pan vive hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Entonces le transportó el diablo a la santa ciudad; y púsole sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo, porque escrito está: Mandó a sus ángeles cerca de ti, y te tomarán en sus manos, para que no tropiece tu pie contra alguna piedra. Jesús le dijo: También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios. De nuevo le subió el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo, y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré si, prosternándote, me adorares. Díjole entonces Jesús: Vete de aquí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu  Dios adorarás,  y a él solo servirás. Entonces le dejó el diablo; he aquí que se acercaron los ángeles y le sirvieron.

Ofertorio. Salm. 90.4-5.-  Con sus alas te cubrirá el Señor, y bajo sus plumas hallarás cobijo; su fidelidad es un escudo.

Secreta.-  Te ofrecemos solemnemente, Señor, este sacrificio en el umbral de la cuaresma, suplicándote que, con la abs­tinencia de carnes, hagas nos privemos también de los pla­ceres nocivos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Prefacio de Cuaresma.-  En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, que, por el ayuno corporal, domas nuestras pasiones, elevas la mente, nos das la virtud y el premio, por Jesucristo nuestro Señor, por quien alaban los Ángeles a tu ma­jestad, la adoran las Dominaciones, la temen las Potestades y la celebran con igual júbilo los Cielos, las Virtudes de los cielos y los bienaventurados Serafines. Te rogamos que con sus voces admitas también las de los que te decimos, con humilde confesión. Santo

Comunión. Salm. 90.4-5.- Con sus alas te cubrirá el Señor y bajo sus plumas hallarás cobijo; su fidelidad es un escudo.

Poscomunión.- Restáurenos, Señor, la santa libación de tu sacramento; y, purificados de los antiguos vicios,   nos haga participantes del misterio de salvación. Por nuestro Señor.

 

 

 

TEXTOS EN LATÍN: http://www.rosarychurch.net/latin/lent1.html

 

 

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN LITÚRGICA

 

Toda la liturgia de este domingo es una exhortación a la confianza plena en Dios. El introito, gradual, ofertorio y comunión, están inspirados en el salmo de confianza «Qui habitat in adjutorio Altíssimi», Salmo que cantado enteramente en el tracto de la Misa, inspirará los responsorios breves y versillos de toda la Cuaresma, dándonos alientos a sostener con valentía el buen combate. Además ¿no es este combate el mismo, la lucha de Jesús que se prolonga continuamente en nosotros?Esto sin duda alguna es lo que la Iglesia quiere darnos a entender, al mostrarnos en el Evangelio de hoy a Jesús luchando denodadamente con Satanás al prepararse para su vida de ministerio público. Es su misión peculiar derrotar al demonio, como nos dirá en el Evangelio del sábado de Pasión; y al mostrarnos la escena presente, quiere que veamos el fundamento en que se ha de basar nuestra confianza en medio de la lucha. Cristo ha triunfado y la Iglesia nos enseña que también nosotros podemos vencer, porque en definitiva, en nosotros y en derredor nuestro, se libra el combate de Cristo, y por lo que se lucha es por la victoria misma de Cristo: nuestro valor es el suyo; pero quiere que en esta obra de salvación todos colaboremos con Él. Emprendamos, pues, llenos de confianza, el buen combate cuyo programa nos traza el Apóstol en la Epístola. Animémonoscon el pensamiento de que nuestro progreso en la vida cristiana, es la continuación del triunfo de Cristo en nosotros. El combate que sostenemos para ello, el mismo que Jesús inauguró al comienzo de su vida pública. Verdad es que debiéramos ser siempre delante de Dios cual conviene lo seamos en la fiesta de Pascua; más como esa fortaleza es de pocos, ya que la flaqueza de la carne nos arrastra a que mitiguemos una observancia muy austera, y que las distintas ocupaciones de la vida dividen nuestra solicitud, de ahí que necesariamente el polvo mundanal manche aun a los corazones religiosos. Resulta, pues, utilísima para nuestra salvación esta divina institución de la Cuaresma a fin de que estos ejercicios de cuarenta días nos ayuden a recobrar la pureza de nuestras almas, redimiendo por medio de piadosas obras y de ayunos las culpas cometidas en los otros tiempos del año. Más para no dar a nadie el más leve motívo de descontento o escándalo, procuremos que nuestro modo de obrar no esté en desacuerdo con nuestro ayuno, porque de nada aprovecha cercenar al cuerpo la comida, si es que el alma no se aparta del pecado. «En este tiempo favorable, en estos días de salud», purifiquémonos con la Iglesia (Oración colecta) «por el ayuno, la castidad, la asiduidad en meditar y oir la divina palabra y por una sincera caridad» (Epístola). (1)

 

 

 

 

COMENTARIO

 

 

Hay tanto que meditar y comentar de este episodio capital en la Historia de la Salvación, que es difícil sintetizar y resumirlo; se teme mutilar o disminuir tan crucial hecho en la vida del Señor.

 

El Señor recibió el Bautismo de Juan e inmediatamente  fue llevado por el Espíritu al desierto  a ser tentado por el Diablo.

 

 

EL LUGAR, EL DESIERTO

 

Este desierto está entre Jerusalén y Jericó, en donde habitaban los ladrones, cuyo lugar se llama Dammaín, esto es, de la sangre, por el derramamiento de sangre que con tanta frecuencia hacían allí los ladrones. Es ahí donde aquel hombre que venía de Jerusalén a Jericó, se dice que cayó en poder de los ladrones, representando a Adán, que había caído en poder de los demonios. Era conveniente, pues, que Cristo venciese al demonio, en el sitio espiritualmente entendido, en que el demonio había vencido al primer hombre, bajo la figura de la serpiente. El Desierto, lugar de encuentro, paradógicamente, con Dios, pero también con el Diablo, para ocasiones extraordinarias. Fuera de la rutina cotidiana. (Santos Padres)

 

 

FUE LLEVADO POR EL ESPÍRITU AL DESIERTO

 

Esta expresión quiere mostrar la Providencia y la presciencia de Dios, que ordena todas las cosas para bien de los que le aman; en el culmen de los cuales está el Redentor, el Hijo de Dios y Dios mismo. Por otro lado, no quiere decir que el Hijo sea menor que el Espíritu Santo, sino que Jesús en cuanto hombre, se dejaba guiar por el Espíritu Santo.

 

Cual era el objeto de esto? El ayuno purifica la mente y el alma, y fortalece la voluntad; es preparación para la lucha espiritual y para una misión importante. Da al espíritu y a la mente decisión, lucidez, fortaleza, voluntad, concentración. (2)

 

La misión de Cristo es venir a este mundo a redimirnos, pagando en la Pasión y  Muerte por nuestros pecados, predicándonos la Buena Nueva del Reino, con su Palabra y Milagros. Nos pide Fe y conversión.

 

El tiempo se ha cumplido, Conviértanse y crean en el Evangelio, el Reino de Dios se ha acercado. Fue su primera prédica pública en Galilea.

 

Fe y conversión: algo que en la neoiglesia del Nuevo Paradigma francisquista ya parece no existir.

 

Cristo vino primeramente a sacarnos del poder del Demonio: Cristo vino a deshacer las obras del Demonio, dice San Juan solemnemente.

 

Con su Pasión y Muerte, pagó el precio al Padre por nuestro Rescate, luego con su Resurrección triunfó de la Muerte y nos muestra nuestra Eternidad, con su Ascensión lleva la naturaleza humana a la Trinidad, después de sacarla del abismo de la cautividad del Demonio. Obviamente en la Santísima Trinidad hay un solo Hombre, Jesús. A nosotros nos abrió las puertas del Cielo. Y con el envío del Espíritu Santo nos eleva a la categoría de Hijos de Dios y otros Cristos. Hombres redimidos mientras están en Gracia, que son hermanos del Redentor. Desde el fondo, nos levantó hasta el Cielo.

 

Pues bien, el Salvador quiso empezar su vida pública con un gran ayuno de cuarenta días. Cuarenta es un número clave. Cuarenta fueron los años de peregrinación del pueblo de Israel en el desierto, desde la liberación de Egipto hasta la entrada a la tierra prometida. Cuarenta los años de reinado del Rey David. Moisés y Elías ayunaron durante cuarenta días en situaciones importantes.

 

Algunos antiguos sostienen que fue milagroso el ayuno del Señor por cuarenta días. Sabemos que las personas fuertes hoy lo pueden hacer sin milagro alguno. Hay centros donde se hace esto con vigilancia médica. El ayuno no solo es bueno para mente y espíritu, sino también purificador heroico del cuerpo.  Los que hicieron este ayuno saben que después de 4 o 5 diás el hambre desaparece, y vuelve con la fuerza de una enfermedad alrededor de los 35 o 40 días. En esto sigo a Castellani, en El Evangelio de Jesucristo (3). Esto tiene explicaciónes fisiológicas que aquí no vienen al caso.

 

Jesús además de prepararse para su misión con el ayuno, quiso exponerse a la tentación del enemigo del género humano. Esto nos debe servir de ejemplo y edificación. Quiso mostrar como se vence al Enemigo poderoso y sin comparación mas inteligente que nosotros. El Diablo es un ángel caído, pero ángel al fin; su naturaleza es muy superior a la humana y no perdió sus excelsas facultades naturales con su caída; perdió la Gracia. Su inteligencia no es discursiva como la nuestra, que debe razonar, establecer premisas, sacar conclusiones. El ángel tiene inteligencia intuitiva, este concepto está lejos de tener las reminiscencias folklóricas y románticas que le suele atribuir el vulgo; quiere decir que la inteligencia capta, aprehende la realidad de un solo golpe, sin discurso ni trabajoso raciocinio como nosotros. Esto además incluye también racionalidad.  Es una inteligencia cualitativamente superior a la nuestra. Es tán superior que no hay manera de vencerlo para un ser humano. Su superioridad es absolutamente aplastante. Si comparamos un tigre con una lombríz todavía nos quedamos cortos.

Solamente con la Gracia, el poder y la protección de Dios podemos vencerlo. Esto incluye la Palabra y la virtudes teologales: Fe, esperanza y caridad.. Al Diablo se lo vence de Palabra; con la Palabra de Dios.

Esta es una de las cosas esenciales que Cristo nos quiere mostrar en este episodio. Al Diablo solo lo puede resistir el que está en Gracia, con la Palabra de Dios, y con el ayuno, cuando la tentación es fuerte.

 

La Iglesia siempre ha sabido y sabe de la existencia y la acción del Diablo. Escritura, Tradición y Magisterio lo saben. Incluso los Papas conciliares, hasta el mismo Francisco lo menciona. Aunque lo deja solo en el infierno: El infierno está vacío, ha afirmado sonrientemente Francisco….

 

Pero las grandes Apariciones de la Virgen, así como las visiones de los Santos, y la misma Escritura, no ven vacío al Infierno sino poblado de hombres perdidos…

 

Esta ralea de demonios solo puede expulsarse con la oración y el ayuno…

dice el Señor después de reprender dúramente a los apóstoles por no haber podido expulsar un demonio, por falta de Fe. De  todo esto se desprende lógica y ontológicamente, que los incrédulos y los que perdieron la Gracia por el pecado  mortal, no pueden resistir al Diablo. Solo se pueden salvar convirtiéndose, arrepintiéndose y confesándose, ordinariamente. Dios en su infinita misericordia puede mandar gracias actuales de conversión y arrepentimiento al peor pecador. Pero no hay que jugar con la Gracia y los dones de Dios. Es el peor juego imaginable: el juego que le gusta a Lucifer.

 

 

 

EL MESÍAS DE LAS TENTACIONES DEL DESIERTO

 

El Diablo estába preocupado con el Mesías. Debía atacarlo y destruirlo. Era el Enemigo acérrimo que vencer. Con que tentó el Diablo a Jesucristo?

 

El Mesías dominador político militar del mundo, bien terrestre, lider de un Reino Milenario ganador incluso con la guerra mundana; proveedor de suculentos alimentos y maná de carne para todos. Que llueva café..dijo el dominicano Juan Luis Guerra..

Ese Mesías era el que había concebido la mente judía, por una lectura tendenciosa, parcial, selectiva de las Profecías mesiánicas. Hay, obviamente una cantidad de pasajes que abonan la creencia en ese Mesías inmanente y mundano, pero está la gran Profecía del Siervo Sufriente de Isaías, que muestra la kenosis, la Pasión del Señor, así como los Salmos de David, algunos de los cuales reproducen aspectos puntuales de la Pasión del Señor con una literalidad y exactitud asombrosas, mil años antes de que suceda: cf. Salmo 22.

Las dos caras del Mesías son verdad. Será triunfante y Rey del universo en su Parusía o Segunda Venida; ya no vendrá como Cordero sino como León. Será el Dios y Rey de todos. Los impíos deberán soportar ahora su Reinado por la fuerza, confinados al Lago de Fuego eterno. Pero primero tuvo que pasar por ser el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Cristo es Cordero y León. Y las dos cosas ahora mismo si se quiere: su pasión es un hecho histórico, pero también eterno e intemporal, en tanto está protagonizado por la Persona del Hijo Eterno de Dios, lo cual no excluye el sufrimiento de su naturaleza humana. Y también es León, porque está en el Trono divino como Dios omnipotente.

Pues bien, la mentalidad judaica, sobre todo su clase dirigente: fariseos, escribas, Doctores de la Ley, levitas, sacerdotes, ancianos, etc. se quedaron con la parte del León…el Mesías triunfante de un, aplastante, militar y político dominador del Mundo, liberador inmanente del Pueblo de Israel. El Mesías que haría milagros y portentos apoteóticos, como Moisés y Elías, abrir y secar el Mar, hacer bajar fuego del cielo, o mas todavía…

Esta concepción impregnaba a fondo el alma judía; lo podemos constatar incluso en los mismos apóstoles en varios pasajes del Evangelio.

Cristo era judío de sangre; lo era su Madre; lo era José. Ellos venían de la descendencia de David. El Tentador, que conoce las profecías mesiánicas mil veces mejor que cualquier rabino, entonces, tentó a Jesús, en el cual ya había visto un hombre extraordinario, posible Mesiás, con la tentación de ese Mesías terrestre, inmanente, milenarista mundano, cuyas notas características las vemos en las tres tentaciones. Dicen algunos Padres y varios santos y papas y teólogos antiguos, y Ana Catalina Emmerick, que las tentaciones fueron muchas, pero relacionadas con tres cauces, tres direcciones principales, que son las que resume el Evangelio.

 

 

El Diablo se acercó a Jesús y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes. Mas Jesús le respondió y dijo: Escrito está: No de solo pan vive hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios

En la primera tentación lo tienta con el Mesías proveedor de alimentos, aprovechándose del hambre que consumía a Jesús. Si Jesús era el Mesías, pondría en juego su poder y el Diablo sabría a que atenerse con aquel hombre extraordinario. La respuesta de Jesús está tomada de la Escritura, del Pentateuco. Y apunta a que el hombre es un ser no solo físico y corporal como un animal, sino racional espiritual, que se alimenta de la Palabra de Dios, como también lo repite en el Evangelio de varias maneras. Mi manjar es hacer la voluntad de Aquel que me envió…

Jesús se agarra, se aferra a la Palabra de Dios para refutar al astuto, ingenioso  Demonio.

 

En la segunda tentación, Entonces le transportó el diablo a la santa ciudad; y púsole sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo, porque escrito está: Mandó a sus ángeles cerca de ti, y te tomarán en sus manos, para que no tropiece tu pie contra alguna piedra.

Jesús le dijo: También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios.

Con resta respuesta, Jesús no le está diciendo al Diablo: no me tientes porque soy Dios; nada que ver. Está respondiendo que no hay que tentar a Dios. Que es tentar a Dios? Cometer un acto temerario, insensato deliberadamente y poner a Dios en situación de tener que hacer un milagro para salvarnos. Es como ponerlo a prueba caprichosamente, irrespetuosamente, sacrílegamente. Nuevamente Jesús vence al Tentador con la Palabra. Nuevamente del Deuteronomio, del Pentateuco.

Recordemos que los fariseos reclamaban a Jesús un signo: Que signo haces tu para que te creamos? Aquellos hipócritas, embebidos de la concepción del Mesías inmanente, triunfante, proveedor de alimentos y de milagros a piacere, querían la prueba de Jesús.

Pues bien, en el Desierto, el Diablo sondea con ese aspecto del Mesías judaico: signos y milagros portentosos y circenses a piacere. Jesús lo refuta nuevamente, refugiándose, abroquelándose en la Palabra.

En la tercera tentación, vemos reflejada el alma de la creencia judaica en el Mesías triunfante, dominador político y militar del todo el Mundo:

De nuevo le subió el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo, y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré si, prosternándote, me adorares. Díjole entonces Jesús: Vete de aquí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu  Dios adorarás,  y a él solo servirás. Entonces le dejó el diablo; he aquí que se acercaron los ángeles y le sirvieron.

Digamos que la expresión lo subió, o lo llevó (a un monte muy alto) es una metáfora. En realidad no necesitó llevarlo a ningún lado, sino que el Diablo le mostró en visión aquello. Jesús lo vuelve a derrotar con la Palabra. De nuevo con el Pentateuco.

El Diablo tienta a Jesús con conseguir lo que Dios promete pero por sus propios medios, sin Dios y contra Dios. Lo mismo que a Adán y a Eva en el Paraíso. Seréis como Dioses..Cuando estemos resucitados en la Gloria, junto al señor así seremos; y quizás ya lo somos desde ahora en cierto sentido si estamos en Gracia.

Dicen algunos que ese hombre, el Otro, el Anticristo, desde chico será preparado por el Diablo para aceptar esto: el Poder del Mundo haciéndose súbdito de él.

El pacto diabólico es algo posible, es posible que algunos personajes de la historia lo hayan hecho. El diablo puede dar fama, poder y placer a cambio del alma. Pero Todo el Poder, solo al hombre predestinado para eso. Esto es misterio que no vamos a abordar aquí.

Lo que nos importa es que Cristo vence al Diablo con la Palabra de Dios. Estaba en una situación difícil, el hambre atroz lo consumía y el Diablo lo tortura con eso y otras tentaciones. Jesús pone su confianza en Dios por medio de agarrarse fuértemente a la Palabra. No usó su poder divino para soportar las tentaciones. En el desierto fue puesto a prueba como hombre, como un hombre. Se abandonó en Dios; se aferró a la Palabra entregándo todo a Dios. Cuando parecía desfallecer, su perseverancia le dió la victoria. Y ahora sí, una vez pasada la prueba: los ángeles le sirvieron. Conseguirá lo que el Diablo le ofrecía pecando, por los medios de Dios.

Entonces el Diablo le dejó, para volver en el momento oportuno. Dice inquietantemente San Lucas.

El Diablo volvió fraguando una conspiración contra él, inspirando y poseyendo a Judas y movilizando a los jefes religiosos; hipócritas sin comunión con Dios que fueron movidos como títeres por el Demonio. Así hace con los que no están movidos por el espíritu de Dios. No necesariamente los hace hacer cosas terribles, sino que los lleva tranquilos, en la mediocridad, en la tibieza, en la Paz (falsa) en el camino ancho, a la Perdición.

Volvió en la agonía del huerto con Dios sabe que tentaciones. Pero Jesús con la oración profunda, entregada al Padre; con la OBEDIENCIA, volvió a vencerlo cumpliendo la voluntad de Dios.

 

 

 

HOY CASI NO SE CREE EN EL DIABLO, PERO GOZA DE BUENA SALUD

 

La mayor astucia del Diablo es hacer creer que no existe…ha dicho un poeta.

Por efectos de los grandes  teólogos progremodernistas Rhaner y Theilard, y los personalistas, en la iglesia se perdió la conciencia de la existencia y la acción del Diablo. Fue ridiculizado en seminarios e ignorado en la catequesis….Fue confinado al baúl de las leyendas y el folklore mítico de épocas oscurantistas. El progreso hacia el punto omega theilardiano se encargaría de terminar con todo residuo oxidado, tóxico de la creencia en él. Pero hasta los Papas conciliares fueron totalmente concientes de su existencia.

El humo de Satanás ha entrado al templo de Dios…afirmó sériamente Pablo VI en 1972, ante el desconcierto, la rabia y la contrariedad de toda la cochambre progremodernista de la iglesia conciliar y del mundo. Recibió ataques y burlas de todos lados.

También Juan Pablo II y Benedicto corroboraron su existencia. No creemos necesario arrimar acá Escritura, Tradición y Magisterio sobre el Diablo. Se puede buscar fácilmente hoy en la web.

Recordemos brévemente la visión de León XIII y el poder del Diablo sobre la Iglesia, permitido por Cristo, que originó su célebre exorcismo, que contiene afirmaciones como esta:

El Enemigo entrará en la Iglesia y desde la Cátedra de San Pedro, desde donde se debería difundir la Verdad, se difundirá la Mentira para perdición de muchos…

Cito de memoria.

El Diablo fue disminuido en su poder notoriamente por la Pasión, muerte y Resurrección de Cristo y el envío del Espíritu Santo, pero ha recobrado poder por la apostasía. El estado de Occidente hoy es peor que el mundo antes de Cristo.

««Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda vagando por lugares áridos en busca de reposo, pero no lo encuentra. Entonces dice: «Me volveré a mi casa, de donde salí.» Y al llegar la encuentra desocupada, barrida y en orden. .Entonces va y toma consigo otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí, y el final de aquel hombre viene a ser peor que el principio. Así le sucederá también a esta generación malvada.»» 

 

 

 

EL BUEN COMBATE

Debemos saber con claridad que si Cristo fue tentado, nosotros también lo seremos, incluso con severidad.

La estulta, dañina, frívola cochambre progremodernía ha sabido disolver la verdad clara y sabida hasta 1962 de que la vida cristiana es un combate contra las fuerzas diabólicas.

El Diablo, vuestro enemigo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar, advierte San Pedro.

El mundo entero yace bajo el Maligno, nos revela San Juan.

Satanás es el dios de este mundo, corrobora San Pablo.

Recordemos la lapidaria exhortación de San Pablo:

«Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del Diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas. Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes. ¡En pie!, pues; ceñida vuestra cintura con la Verdad y revestidos de la Justicia como coraza, calzados los pies con el Celo por el Evangelio de la paz, embrazando siempre el escudo de la Fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del Maligno. .Tomad, también, el yelmo de la salvación y la la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios;» 

 

Todas estas advertencias son serias y dramáticas; también los santos, que experimentaron en carne propia la lucha contra los ángeles caídos, los Doctores de la Iglesia y los Papas hasta incluso los conciliares, como mencionamos, alertaron sobre la existencia del Diablo y la seriedad con que hay que tomar esta lucha. Aquí los conciliares fueron, como en muchas otras cosas, incoherentes, pues permitieron por otro lado el avance devastador de la teología progremodernista.

Cristo vino a deshacer las obras del Diablo.

Si se saca al Diablo de la realidad, Cristo se empequeñece hasta desaparecer o quedar reducido a un hombre interesante, extraordinario, bienintencionado pero medio loquito, de hace dos milenios. El Cristo Histórico progremodernista, en coherencia con la inexistencia del Diablo.

 

Para que carajo se encarnó, sufrió atrozmente, se humilló, se despojó, murió, resucitó y ascendió, cabría preguntarse, si el Diablo no existe.

Pero la realidad es que existe, y hay que luchar en un combate permanente y sin tregua contra él, con la Gracia de Dios, la humildad, la Palabra, la formación y sobre todo con la Misa; la Tradicional sin contaminación modernista y antropocéntrica.

Antropocentrismo, modernismo….El Diablo está como en su casa…

Hay nuevas y deletéreas creencias a media máquina sobre el Diablo. Ciertos carismáticos afirman que el Diablo está vencido por Cristo..y ya está…Ya lo hemos vencido. Esto es nefasto. Cristo lo venció. Ahora debemos vencerlo nosotros. Se agarran de una frase de San Juan en sus Cartas: ustedes vencieron al Maligno. Pero tomando esto literal crudo, se cargan a San Pedro y San Pablo y a Cristo mismo. Ejemplo de ignorancia crasa, supina en la interpretación de la Escritura, que debe interpretarse como una Unidad, en la Tradición e interpretada por el Magisterio hasta 1962, para seguridad.

Al Diablo se lo vence con la Palabra.

Pero con la Palabra de Dios interpretada por la Iglesia, con la Tradición y el Magisterio; no con basura progremodernista.

Pretender combatir al Diablo con clichés progremodernistas sentimentaloides  sobre el amor y la misericordia y la ternura, y la inclusión, es lo mas imbécil que se puede hacer, pues él ha inventado esa adulteración de la Palabra de Dios, precisamente para no tener que enfrentar la Palabra de Dios verdadera y ser vencido, por eso inventó ese sustituto funcional a eĺ que es la teología progremodernista.

Hoy vemos, a propósito de esto, quien da los ejercicios espirituales cuaresmales a Francisco, que clase de sujeto es, y cuales son los títulos de esos ejercicios. (pueden ver todo esto en nuestro portal en diversos artículos y videos).

Se ha reemplazado la austeridad, la oración y el ayuno; la lucha contra el Diablo, con idioteces afeminadas, vagos ambientalismos ecológicos…aforismos de moralina púramente inmanente…

Repetimos la última vez para ir finalizando:

Al Diablo se lo combate con la Palabra de Dios, vivida por la Tradición e interpretada con el Magisterio hasta 1962.

Ningún sustituto licuado y humano tiene poder contra el Diablo.

La moralina estúpida e inmanente que hoy reemplaza la Palabra de Dios en la Iglesia la ha inventado él.

No creer en la existencia del Diablo, es ya estar bajo su poder.

 

El que crea se salvará y el que no crea se condenará, dice lapidariamente el Señor en el Evangelio. Y esta creencia es en la Fe de Cristo completa e íntegra.

 

No sirve una fe a la carta, un Credo My Way. El Hereje no puede luchar contra el Maligno desde el momento de que este, lo ha hecho caer de la integridad de la Fe.

Cristo salva por la Palabra, creída como corresponde, la cual podemos usar como espada y escudo contra el Maligno. El amor a Cristo tiene como indicador la creencia íntegra en su Palabra. No se puede amar lo que no se conoce. No podemos amar a Cristo y menos a los hermanos, en serio, si no le creemos al Señor.

Cristo ha vencido al Maligno. Con la Gracia de su Victoria, nos toca ahora a nosotros luchar y vencer. Como repite el Señor en Apocalipsis varias veces:

Al que venza, lo sentaré en mi trono. Al que venza…

Cristo es nuestro Rey y nuestro Redentor, el verdadero conocimiento de Él salva. Para conocerlo bien hay que conocer, sabiendo el Mal abismal del que nos salvó con su Redención: el Demonio, el Pecado, el Infierno. Si se niegan estas tres cosas, como se están negando hoy en la neoiglesia, estamos reduciendo a Cristo e ignorándolo.

 

 

ARMAS DEL COMBATE ESPIRITUAL

Ya sabemos cuales son la armas: Fe íntegra, conocimiento de la Palabra bien interpretada; Formación católica; Fe, esperanza, amor verdaderos. Sacramentos de la Iglesia, Sacramentales, vida sencilla. Escape de la mediocridad y la tibieza. Ayuno y obras de caridad. Conciencia de la misión de cada uno.

 

 

ORACIÓN FINAL

Pidamos al Señor, por intercesión de su Madre, que nos de Fe verdadera, Esperanza y Amor, para embrazar el escudo de la Palabra de Dios íntegra, fiel, y luchar nuestro combate contras las fuerzas del mal; contra el Demonio.

Que tomemos conciencia del bien infinito que nos hace Cristo en reconciliarnos con Dios, liberándonos de la cautividad del Demonio, con la condición de que creamos y combatamos. Que seamos miembros vivos, en Gracia de Dios, en su Iglesia.

 

 

 

 

NOTAS.

1) FSSPX, Misas Dominicales, Primer Domingo de Cuaresma

2) Artículo sobre el Ayuno y su necesidad en nuestro portal.

3) Leonardo Castellani, el Evangelio de Jesucristo. (fácil de encontrar en pdf en la web)

 

 

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Redacción: redaccion@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a info@adoracionyliberacion.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO

Etiquetas:, , , , , ,

15 respuestas

  1. Que descreimiento el de hoy. No se cree ni el Diablo, ni en la penitencia, ni en la mortificación…Ni en el Cielo…ni en el infierno. No se cree en Cristo al fin y al cabo.

  2. La astucia mayor del Diablo es hacer creer que no existe.

  3. EXCELENTE TRABAJO, JUAN. ¡ENHORABUENA!

  4. Sencilla y rotundamente amén, Juan Donnet.
    Para los que no lo han experimentado, los animo a que si pueden, frecuenten la Misa Tridentina. Experimentarán un crecimiento espiritual insospechado.
    Conozco a personas, que en diversas circunstancias y por casualidad, me han asegurado, sin connivencia entre ellas, que desde que asisten a dicha Misa, no cometen pecado mortal desde hace años.
    No afirmo que sea así para todas las personas, pero sí que lo creo de quienes me lo confidenciaron.

    • Es así. El Culto hade Doctrina. El Novus Ordo no es la Misa católica. Complica seguir a Cristo, porque está vaciado de contenido sacrificial. Contiene naturalismo y modernismo; antropocentrismo. De ahí principalmente la caída libre de la iglesia post vaticano II.

    • Gracias hermano! Y así es: excelente el comentario a la Palabra de Dios!

    • No podemos asistir a esa misa por más que queramos, por culpa de los posconciliares que se encargaron de pisotear a los que querían seguir celebrándola. Se creyeron dueños de Roma e hicieron lo que se les cantó la regalada gana, ahora nosotros SUFRIMOS las consecuencias. Tiranuelos de PACOTILLAS por decir lo mínimo.

      • Está la FSSPX para los que quieran vivir la Misa Católica pura y fiel.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: