No hay otro camino que purificar a la Iglesia de todos y cada uno de estos elementos. Cristo nos lo pide. Y esperemos que el próximo Papa lo haga de verdad. Aunque nos veamos reducidos a un tercio de los católicos, de los sacerdotes, de los Obispos y de los Cardenales

 

Vicente Montesinos

 

 

Jubany, Sistach y Vives… ¿Quién firmó la dimissio?

 

 

Mientras la Iglesia catalana está a lo que está, apoyando la causa del independentismo catalán, con el beneplácito de la CEE, de la Nunciatura Apostólica, y por tanto de Roma, hemos ido pudiendo conocer en las últimas semanas más datos de lo que ya hace tiempo apuntábamos, algunos de los cuales han sido aportados por Oriol Trillas en Libertad Digital.

Y es que todo apunta a la veracidad de las sospechas que durante tiempo se han cernido sobre la Iglesia de Barcelona, que cada vez más nos recuerdan a los casos sucedidos en los Estados Unidos de América.

Y queda mucho por salir a la luz… Y seguimos investigando.

Como bien recopila Trillas, el meollo de la cuestión se centra en la década de los 80 en “La Casa de Santiago”,  un seminario de vocaciones tardías, creado a finales de los 70, a cuyo frente el cardenal Jubany colocó como rector al sacerdote Alfredo Rubio de Castarlenas, que se convirtió en el verdadero ideólogo del grupo de sacerdotes que se formaron en aquel centro.

Atendiendo a lo que publica Libertad Digital, relacionado con dicho seminario se hallaba una orden femenina seglar, denominada Claraeulalies, que también dependía de la Casa de Santiago. Sacerdotes, diáconos y seminaristas vivían en las llamadas “casitas”, que no eran otra cosa que residencias independientes.

El primer escándalo se suscitó a raíz de varios casos de chicas de la orden que habían quedado embarazadas, pero el escándalo mayor se dio a raíz de una asociación llamada Nous Camins dirigida por el sacerdote-formador de la Casa, Francisco Andreo García (ya fallecido), que actuaba junto a una serie de diáconos, entre los que cabe destacar a Albert Salvans Giralt y Pere Cané Gombau.

Oriol Trillas da más datos sobre lo que en su día publicamos, y nos relata el caso más sonado, sucedido en la parroquia de San Pio X (del barrio de las Viviendas del Congreso creado por el obispo Modrego), donde tres chicas de entre 14 y 17 años, que se hallaban en el grupo del diácono Salvans, denunciaron a éste por forzarlas a mantener relaciones sexuales. Las familias de los menores denunciaron los hechos ante quien en aquel momento era el párroco, Carles Soler Perdigó (después auxiliar de Barcelona y obispo de Gerona) y ante el cardenal Jubany. Sin embargo, ambos presionaron a las víctimas para que no acudieran a interponer denuncia ante la justicia ordinaria. La denuncia también afectaba al diácono Pere Cané Gombau, ya que asistían a viajes y excursiones con el grupo de éste.

La Asociación Nous Camins prestaba ayuda económica a las familias desestructuradas que les confiaban a sus hijos, sí, pero se aprovechaban de ellos. En la doble vertiente: económica y sexual. Económica porque los hacían servir de gancho para pedir donativos a grandes empresas catalanas. Sexual porque los iniciaban desde bien pequeños en un mundo en que todo giraba en torno al sexo, con la excusa de que debían desinhibirse para carecer de problemas de afectividad.

Según las informaciones recogidas en diversos dosieres, y que Trillas ha rescatado, al conocerse los hechos, el cardenal Jubany prometió a las familias que los diáconos Salvans y Cané habían sido reducidos al estado laical. Pero nada de ello sucedió. Albert Salvans pasó a la diócesis de Westminster y Pere Cané a la de Milwaukee. Ambos fueron ordenados sacerdotes. Y aquí paz, y después gloria.

A esos sacerdotes hubo que cambiarlos de diócesis, y la dimissio para permitirlo tuvo que salir, necesariamente, de Jubany, arzobispo de Barcelona, de Sistach, su obispo auxiliar, y de Vives, rector del seminario, y hoy obispo de Urgel y co-príncipe de Andorra.

Tras ser ordenados crearon la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol y de María Madre de la Iglesia (MCSPA, en sus siglas en inglés), que fue un nido de nuevas agresiones, violaciones y abusos.

Una red de los horrores sacerdotal, como bien lo ha definido Libertad Digital, que podría haberse evitado si no hubiese sido encubierta desde Barcelona cuando estalló este tremendo asunto.

Tremendo para los implicados. Tremendo para los encubridores. Tremendo para la Iglesia catalana. Tremendo para la Iglesia Universal.

No hay otro camino que purificar a la Iglesia de todos y cada uno de estos elementos. Cristo nos lo pide. Y esperemos que el próximo Papa lo haga de verdad. Aunque nos veamos reducidos a un tercio de los católicos, de los sacerdotes, de los Obispos y de los Cardenales.

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios