¿Hasta cuando vas a aguantar, Iglesia?

Vicente Montesinos

 

 

 

 

He querido dejar pasar unos días para comprobar una intuición que, aunque tengo más que clara, prefiero que también ustedes constaten sin ningún genero de dudas.

Y es la siguiente: estamos muertos. ¡Es increíble! ¡Hermanos, que están acabando con la Iglesia Católica, la fundada por Cristo, y aquí seguimos como si no pasara nada; cada uno en su corralito, en su parroquia, en sus cositas, y a la marcha!

Hace pocos días Jorge Mario Bergoglio afirmó que  “los mandamientos no nos dan alegría porque no nos hacen libres”. Esa afirmación, aparte de mostrar una ignorancia tremenda sobre lo que son los Mandamientos de la Ley de Dios, su sentido para los cristianos, y la alegría y libertad que sólo su cumplimiento proporciona (y que al parecer Bergoglio no debe de haber experimentado); es de tal gravedad, que no me cabe en la cabeza que este hombre siga siendo Papa, y no haya ni un solo cardenal, obispo, sacerdote, o consagrado, que haya dicho esta boca es mía.

¿Pero qué traición colectiva y orquestada es esta a Cristo y a su Iglesia?

¿Pero qué pretendéis, ilustres eclesiásticos con vuestro silencio? ¿Pero que más prueba necesitáis de que esto no puede seguir así? ¿Pero que queréis ganar, o evitáis con tanto silencio y cobardía perder, si no vais a poder eludir el juicio particular? ¿Os importa otro?

Y los hermanos seglares; no penséis que estáis excluidos… ¿Podéis seguir viviendo con toda normalidad cuando “vuestro Papa” dice que los mandamientos ya no valen; y de hecho hace años que ya los sustituyó por no se que vomitivos decálogos del “vivir y dejà vivir”?

Para Bergoglio los mandamientos no son órdenes de Dios sino “diálogo”. “Olvida” Bergoglio que los mandamientos son órdenes no porque Dios sea un tirano (como él insinúa, en otro acto de irreverencia sin precedentes)  sino por que ama al hombre. Porque le quiere y quiere que viva; y no que muera. Y se lo ordena para que obedezca, por su propio bien, en esta vida y en la siguiente. Pero se lo ordena. No deja espacio al “diálogo”, al “buenismo”, ni a la “memez”, precisamente porque cualquier relajación de la orden se volvería en su contra.

Bergoglio, sofista convencido, nos vende que el mandamiento es despotismo, legalismo, rigorismo… en definitiva, orden y moral católicas, a las que claramente odia.

Recuerdo el Génesis. Recuerdo a la serpiente engañando a Eva con el argumento de que Dios era un tirano por ponerles normas… Lo recuerdo mucho…

Lean, lean… Lean el documento de aquella abominable intervención, que, pasadas unas semanas, y como les decía, he podido comprobar que a nadie importa. Y sigue la vida…

 

Enlace a las palabras de Jorge Mario Bergoglio

 

Nunca antes la Iglesia había sido tan golpeada y amenazada en la historia. ¡Nunca!

¿Hasta cuando vas a aguantar, Iglesia?

 

 

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios


Categorías:Actualidad religiosa, BLOG ADORACIÓN Y LIBERACIÓN, Editorial

Etiquetas:, ,

23 respuestas

  1. Aquí todo dios puede mandar, especialmente Bergoglio, el mayor mandamás y tirano de la historia de los papas, menos Dios. Dios, si manda, tendrá que ser con permiso del mandamás Bergoglio, quien, gracias a Dios, va cayendo en desgracia a causa de la pederastia que le brota por todos los costados y va salpicando a casi todos sus cercanos y, por tanto, a él mismo, por culpa in eligendo y por culpa in vigilando.

    Le gusta a 1 persona

  2. Tras leerme varias veces lo dicho por su Santidad, he de decir que de lo único que se le puede acusar es de lo complicado y enrevesado de su razonamiento, pero lo único que dice es que el decálogo más que imposición es diálogo.Asi lo he entendido.

    Le gusta a 1 persona

  3. Los mandamientos son expresión escrita de la ley marcada en nuestra propia naturaleza, y para que no nos quepa la menor duda, Dios nos los reveló en el A T

    Le gusta a 1 persona

  4. “Los que confían en Yahveh son como el monte Sión, que es inconmovible, estable para siempre. 2.¡Jerusalén, de montes rodeada! Así Yahveh rodea a su pueblo desde ahora y por siempre. 3.Jamás ha de caer el cetro de impiedad sobre la suerte de los justos, para que los justos no alarguen a la maldad su mano. 4.Haz bien, Yahveh, a los buenos, a los de recto corazón. 5.¡Mas a los que yerran por sus caminos tortuosos, los suprima Yahveh con los agentes de mal! ¡Paz a Israel!”

    Paciencia.

    Le gusta a 1 persona

  5. El Déspota

    Fray Gerundio de Tormes

    Francisco ha dedicado su catequesis de los miércoles a los Mandamientos. Y nos ha hecho saber que en realidad, los mandamientos no son mandamientos. Hubo hasta ahora un error de interpretación, o más bien una descarada mala intención en la Iglesia de los veinte siglos anteriores. Nos engañaron diciendo que hay normas que cumplir, obligaciones que atender y criterios o fórmulas que poner en práctica. Y unas obligaciones morales que vivir. Pero de eso nada. En realidad hay sugerencias, proposiciones, que indican algo, pero sin imponerlo. Vaguedad de vaguedades, todo vaguedad, que decía el clásico.

    Nos la dieron con queso y nos estafaron aquellos malditos catecismos antiguos al hablar de los mandamientos que debemos cumplir. Nos dieron el timo del tocomocho aquellos antiguos libros de Moral en los que se hablaba de los deberes para con Dios, deberes para con el prójimo, deberes con uno mismo y todas aquellas verborreas asfixiantes. La tentación de la serpiente en el Paraíso quería mostrar –dice Bergoglio-, a un Dios envidioso del hombre que le dictaba normas, cuando en realidad Dios no quiso hacer eso, sino dialogar con el hombre -y con la mujer-, sin imponer: Podéis comer de todos los frutos del jardín, pero debemos entablar un diálogo constructivo para ver si os parece –no quiero forzaros, por favor-, que comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, sería algo inadecuado e incoherente con vuestra dignidad humana.

    Y es que –dice Francisco, en su habitual manejo de las palabras-, Dios no es un déspota. En eso estamos de acuerdo. Es que Su Santidad sabe muy bien lo que es un déspota, porque conoce gente muy cercana que sin duda lo es. Un déspota es un dictador. Un tirano. Tiene razón Francisco al decir que Dios no es como Fidel Castro, o Maduro, o Evo Morales a los que él conoce bien. Creo que nunca se lo ha echado en cara a ellos, pero ha sido porque no ha tenido ocasión de hacerlo. Cuando estaba frente a ellos, se le olvidaba hablar de eso. Incluso fue a visitar a Fidel en su lecho de pre-muerte, pero no era el momento de tocar ese tema. Pero el caso es que Dios no es un déspota y Bergoglio lo sabe bien. El Dios de los musulmanes (ese que dicen que es igualico al nuestro), sí es un déspota y Francisco lo sabe bien, pero tampoco es el momento de decir eso, no se vayan a enfurruñar los muslimes.

    Comentaba yo con mis hermanos frailes, que en mi larga vida monástica y sacerdotal, nunca me he encontrado católicos que piensen que Dios es un opresor y mandón. Mucho menos después del bendito y bonachón concilio Vaticano II: pocos católicos habrá que piensen que Dios es un déspota. La catequesis almibarada de los años setenta y siguientes –hasta la fecha-, más bien ha insistido en la idea de que no hay que preocuparse porque ancha es Castilla, y Dios es más bien un compi-yompi, un colega guay, una especie de cardenal Osoro con algo más de categoría, acomplejado y dispuesto a llegar a un consenso para mandar a la porra sus propias exigencias, si así lo piden –y lo reivindican-, las bases. No faltaba más.

    Mi abuela palentina solía repetir aquel refrán del Quijote: Le dijo la sartén a la caldera: ¡Quítate allá ojinegra!, para referirse a aquellas personas que ven fácilmente los defectos ajenos y no ven el suyo propio. Y eso es lo que pasa. Francisco ha demostrado suficientemente en este lustroso pontificado (ya llevamos cinco años), que él sí es un déspota. Porque de diálogo, nada. Bueno, sí. Ha dialogado con los ateos, con los musulmanes, con los valdenses, con los gays, con los transferatus, con los agnósticos, con los kasperitas, con todo bicho viviente (sobre todo si es bicho), pero actúa despóticamente con los rígidos y dubitativos que le mandan cartas de las que se entera por los periódicos.

    Entonces, ¿por qué dice esto Francisco en plena catequesis de miércoles? ¿Lo dice para los presentes? ¿O como suele hacer habitualmente, lo dice para enviar otro mensajito a los estáticos encastillados en los mandamientos tradicionales, en las normas y costumbres, en las arenas movedizas de la tradición que impide volar y desarrollarse para evolucionar hacia homo franciscus, especie de punto omega ante el cual toda rodilla se doble…?

    Le encomendaré a alguno de mis novicios que haga un trabajillo sobre los actos despóticos de Francisco: eliminar milagros para las beatificaciones (yo decido cuándo son suficientes y cuándo no), inventarse mártires marxistas e imponer su canonización (son mártires porque yo lo digo, aunque hayan muerto en la bañera), eliminar doctrinas que estorban (llegado YO, esto se quita de enmedio), desprenderse o no de Obispos (éste con 75, al paro; éste con 84, en activo); cerrar u hostigar seminarios que no simpaticen con el modernismo; clausurar la vida de clausura –valga la redundancia-, y así podríamos continuar.

    Decididamente, estoy de acuerdo. Dios no es un déspota.

    Bergoglio, sí.

    Me gusta

  6. Alma, puede que resulte enrevesado, pero yo más lo considero manipulador y sembrador de confusión. La distinción que hace entre palabra y mandamiento como términos contrapuestos no tiene ninguna base puesto que la palabra no excluye el mandamiento ni excluye todo lo que por ella pueda transmitirse. Pero a él le interesa aplicar un reduccionismo al término palabra y una connotación negativa al término mandamiento, cuando de las cosas más bellas y radicales que nos ha enseñado el señor dice” un mandamiento nuevo os doy, que os améis unos a otros como yo os he amado
    Francisco se ha metido a exégeta barato, nunca hubiera podido ganarse el pan con ese trabajo. Pero para mí lo más satánico y vergonzoso es ver cómo manipula los conceptos para “colar” como quien no quiere la cosa, su concepción evolucionista del ser humano que sin duda ha aprendido de su hermano en la Compañía de Jesús, T. de Chardin. El término diálogo le viene bien para impregnar su sentido cambiante y relativista del ser humano. Dios le perdone tanta perversión, porque ” quien escandalizare a uno de estos pequeños, más le valdría…”

    Le gusta a 1 persona

  7. El papa de la persecución a los católicos, que nunca recibió a los cardenales de las dubia, pide puentes. Mayor hipocresía y cinismo no cabe. Hay que desenmascararlo, pues todavía queda mucho tonto útil para su causa perversa. http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=32774

    Le gusta a 1 persona

  8. Los actos de reparación por tanta profanación no sólo es una facultad; es una dulce obligación cristiana. A la misericorditis le molestan esos actos, y hasta los prohibe, cuando los ultrajantes son los homosexuales, a los que deja en su grave pecado porque no lo condena y hasta lo aprueba implícita o explícitamente. http://lanuovabq.it/it/riparare-si-deve-vescovo-smentisce-la-linea-di-avvenire

    Le gusta a 1 persona

  9. Estoy de acuerdo con Echenique con que hay que desenmascararlo, es más, creo que tenemos una obligación muy grave de hacerlo, pues el Señor podría pedirnos cuentas de nuestra tibieza y complicidad.
    El realizar semejantes barbaridades desde la sede de Pedro con total falta de pudor y afirmando que tiene un compromiso con la iglesia para reformarla supone haber tomado decisiones o mezclarse con ideologías y colegas en su. vida personal que habría que analizar con lupa. Él hasta ahora ha sido el censor, el que ha decidido quién es el que actúa correctamente o no según los parámetros de su pobre mente enferma. Habría que exigirle que diera razón de lo que predica y hace aunque no sé de qué manera se puede hacer. Creo que la iglesia no tiene estos mecanismos de control. Tendría que conocer más la historia de la Iglesia.

    Le gusta a 1 persona

    • De momento sigamos extendiendo este movimiento, difundiendo, abriendo ojos, acercando almas. . Si los millones de católicos que siguen adocenados cualquier cosa que dice Bergoglio, fueran capaces de entender lo que aquí publicamos, habríamos ganado mucho. A seguir luchando!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: