Vicente Montesinos

 

 

 

 

He querido dejar pasar unos días para comprobar una intuición que, aunque tengo más que clara, prefiero que también ustedes constaten sin ningún genero de dudas.

Y es la siguiente: estamos muertos. ¡Es increíble! ¡Hermanos, que están acabando con la Iglesia Católica, la fundada por Cristo, y aquí seguimos como si no pasara nada; cada uno en su corralito, en su parroquia, en sus cositas, y a la marcha!

Hace pocos días Jorge Mario Bergoglio afirmó que  “los mandamientos no nos dan alegría porque no nos hacen libres”. Esa afirmación, aparte de mostrar una ignorancia tremenda sobre lo que son los Mandamientos de la Ley de Dios, su sentido para los cristianos, y la alegría y libertad que sólo su cumplimiento proporciona (y que al parecer Bergoglio no debe de haber experimentado); es de tal gravedad, que no me cabe en la cabeza que este hombre siga siendo Papa, y no haya ni un solo cardenal, obispo, sacerdote, o consagrado, que haya dicho esta boca es mía.

¿Pero qué traición colectiva y orquestada es esta a Cristo y a su Iglesia?

¿Pero qué pretendéis, ilustres eclesiásticos con vuestro silencio? ¿Pero que más prueba necesitáis de que esto no puede seguir así? ¿Pero que queréis ganar, o evitáis con tanto silencio y cobardía perder, si no vais a poder eludir el juicio particular? ¿Os importa otro?

Y los hermanos seglares; no penséis que estáis excluidos… ¿Podéis seguir viviendo con toda normalidad cuando “vuestro Papa” dice que los mandamientos ya no valen; y de hecho hace años que ya los sustituyó por no se que vomitivos decálogos del “vivir y dejà vivir”?

Para Bergoglio los mandamientos no son órdenes de Dios sino “diálogo”. “Olvida” Bergoglio que los mandamientos son órdenes no porque Dios sea un tirano (como él insinúa, en otro acto de irreverencia sin precedentes)  sino por que ama al hombre. Porque le quiere y quiere que viva; y no que muera. Y se lo ordena para que obedezca, por su propio bien, en esta vida y en la siguiente. Pero se lo ordena. No deja espacio al “diálogo”, al “buenismo”, ni a la “memez”, precisamente porque cualquier relajación de la orden se volvería en su contra.

Bergoglio, sofista convencido, nos vende que el mandamiento es despotismo, legalismo, rigorismo… en definitiva, orden y moral católicas, a las que claramente odia.

Recuerdo el Génesis. Recuerdo a la serpiente engañando a Eva con el argumento de que Dios era un tirano por ponerles normas… Lo recuerdo mucho…

Lean, lean… Lean el documento de aquella abominable intervención, que, pasadas unas semanas, y como les decía, he podido comprobar que a nadie importa. Y sigue la vida…

 

Enlace a las palabras de Jorge Mario Bergoglio

 

Nunca antes la Iglesia había sido tan golpeada y amenazada en la historia. ¡Nunca!

¿Hasta cuando vas a aguantar, Iglesia?

 

 

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios