El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó…

Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré a él. 

El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, 
bendito sea el nombre del Señor. 
Si aceptamos de Dios los bienes, 
¿no vamos a aceptar los males? 

(Jb 1,21;2,10b)

(De los laudes de hoy, 9 de octubre de 2013)



Categorías:BLOG ADORACIÓN Y LIBERACIÓN

Etiquetas:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: