+ Padre Hugo Valdemar

 

 

Cardenal Norberto Rivera, Arzobispo Emérito de Ciudad de México

 

 

Gran escándalo nacional e internacional causó el domingo pasado la irrupción de tres hombres armados en la casa del arzobispo emérito de México, cardenal Norberto Rivera Carrera. Gracias a la heroica reacción del policía José Javier Hernández –lamentablemente fallecido- que repelió a los agresores, hiriendo gravemente a uno de ellos, fue que se frustró el intento de lo que aparentemente era un asalto, aunque hay quienes también especulan la posibilidad de un secuestro o incluso, sin sustento real, un posible asesinato.

México se ha hecho acreedor a una pésima fama. Somos el país en el mundo con mas asesinatos de sacerdotes. Somos el único país en su negro historial donde se asesinó a un Cardenal, Juan Jesus Posadas Ocampo, magnicidio cuyas investigaciones a nadie ha dejado satisfecho y que han dado lugar a un sinfín de especulaciones.

De la misma Arquidiócesis de Guadalajara, el cardenal Juan Sandoval sufrió un intento de asesinato mediante envenenamiento, y en esta Arquidiócesis de México, a principios de los noventa el cardenal Ernesto Corripio Ahumada, siendo Arzobispo de la Capital sufrió un asalto en su casa, las cuatro religiosas que lo asistían fueron amarradas, amordazadas y metidas en el baño, al cardenal Corripio lo amagaron y golpearon y lo obligaron a entregar sus pocos valores pues vivía muy austeramente.

Y ahora este hecho violento en contra del cardenal Rivera viene a aumentar este vergonzoso record de violencia en nuestro país.

En ningún país del mundo, ni siquiera en los regímenes comunistas de antaño o en China, donde se persigue a la Iglesia, ha sucedido esto.

México es el segundo país con más católicos en el mundo, en el que la Iglesia tiene una buena percepción en la opinión pública y donde la gente siente respeto por sus sacerdotes. ¿Por qué pasa esto? No encuentro una respuesta.

Lo cierto es que la violencia ha crecido a tal punto que nadie está exento de ser víctima, ni las personas más encumbradas y protegidas ni los ciudadanos comunes que viven indefensos.

San Pablo en una de sus cartas habla de la codicia, ese afán desmedido del dinero, que es el origen de todos los males y tiene razón. Al fondo de la descomposición social que vive el país, de la desigualdad social, de la corrupción obscena de nuestros gobernantes, esta la subversión de los valores. Ya no es importante ni motivo de orgullo una vida honrada, forjada con trabajo y esfuerzo, sino la ambición de tener a costa de lo que sea, incluso de arriesgar la propia vida con tal de poseer, y con el dinero dominar y tener lo que se quiere pensando que en ello está la felicidad.

México es un país católico, sí, pero al parecer de nombre, pues nadie que se diga seguidor de Jesús y su evangelio puede entrar en la dinámica de la violencia, la corrupción o la inmoralidad en la que está sumergido el país.

La Iglesia se debe preguntar si no está fracasando en su misión fundamental que es evangelizar, pues en México se vive todo, menos el evangelio y sus valores.

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

Anuncios