Fieles pampeanos nos aseguran que, tras la difusión pública de los vídeos que lo comprometen gravemente, Mons. Martín endureció su hostigamiento a sacerdotes y laicos fieles; que resisten a su heterodoxia y arbitrariedades. E, incluso, cuando le hicieron saber que se dirigirían al Vaticano, se les rió argumentando su estrecha cercanía al Papa

 

 

Vicente Montesinos

 

Monseñor Alejandro Giorgi

 

 

Monseñor Raúl Martín

 

 

Monseñor Ariel Torrado Mosconi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos siguen llegando, por distintas fuentes, numerosos correos y testimonios sobre el despótico comportamiento del obispo de Santa Rosa (La Pampa), Argentina, Mons. Raúl Martín, sobre el que les hemos venido informando profusamente en los últimos tiempos.

Aquí va quinta entrega de una historia que parece no tener fin.

A los vídeos que publicamos, en los que se lo ve retando a un grupo de monaguillos por querer comulgar de rodillas, y luego, a la salida de Misa, discutir con la comunidad; se agregó aquel en que se lo ve batir palmas, a rabiar, en el canto de entrada de una Misa, que inició no con la señal de la Cruz, sino con un “Buenos días”.

Nos recordaron, al respecto, que apenas nombrado obispo auxiliar de Buenos Aires (nombramiento al que accedió por su inocultable obsecuencia hacia el entonces arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Mario Bergoglio), en marzo de 2006, concurrió una mañana, a las siete, a celebrar una Misa en el también progresista seminario de Buenos Aires. Los seminaristas, aunque mal formados por el modernismo, se sorprendieron sin embargo de que, en vez de la señal de la Cruz, comenzara con su típico “Buenos días”; y, en consecuencia, casi ni le respondieron y los pocos que lo hicieron lo realizaron en voz muy baja.

Visiblemente ofuscado, Martín gritó “¡Buenos días!“; y como era de esperar, recibió una respuesta algo más fuerte… En el desayuno posterior, los seminaristas comentaban con asombro: “Parece que se viene una nueva liturgia… ¡Hasta los que ni siquieran asumieron como obispos, ya se creen con derecho a hacer lo que se les da la gana!“.

Por entonces era vicerrector del Seminario de Buenos Aires, el padre Alejandro Giorgi, ordenado sacerdote junto con Raúl Martín; y que luego fuera rector del Seminario. También obsecuente (“chupamedias”, como se dice en Argentina) de Bergoglio; fue premiado por este, cuando llegó a ser papa Francisco, como obispo auxiliar de Buenos Aires, función en la que permanece hasta el presente. Aunque también carrerista y acomodaticio, Giorgi tiene modales más refinados; y, por lo tanto, no es tan chocante como Martín. Obviamente progresista, para quedar bien con su jefe inmediato, Bergoglio, se dedicó a perseguir y sacar del Seminario a seminaristas ortodoxos.

Junto con Martín y Giorgi ese curso de los sacerdotes ordenados en la Arquidiócesis de Buenos Aires, en 1990, dio un tercer obispo: el actual de Nueve de Julio (Argentina), Mons. Ariel Torrado Mosconi; que sin ser de mala doctrina, rápidamente se alineó con Francisco para no quedar al margen de promociones. De hecho, Francisco lo transfirió como obispo auxiliar de Santiago del Estero, a obispo titular de Nueve de Julio.

Fieles pampeanos nos aseguran que, tras la difusión pública de los vídeos que lo comprometen gravemente, Mons. Martín endureció su hostigamiento a sacerdotes y laicos fieles; que resisten a su heterodoxia y arbitrariedades. E, incluso, cuando le hicieron saber que se dirigirían al Vaticano, se les rió argumentando su estrecha cercanía al Papa. Olvida que a Francisco le queda poco tiempo; y que él tiene 60 años, 22 menos que el Papa.

Por otra parte, en la Congregación para los Obispos, y en algún otro dicasterio, quedarán archivadas las cartas de los sufridos católicos pampeanos. Y, seguramente, cuando haya concluido la “misericorditis” se tomarán cartas en el asunto.

Digna de todo elogio es la viril reacción de uno de los monaguillos retados por Martín por comulgar de rodillas. Sólidamente formado, le respondió remedando en parte la célebre frase de San Atanasio: Ustedes tienen los templos, nosotros tenemos la fe. ¡Espléndida y varonil reacción de un joven que quiere ser católico en serio; y no un déspota trepador eclesial!.

Les hacemos llegar, una vez más, a los sufridos fieles pampeanos toda nuestra solidaridad, y nuestras palabras de aliento. Y los alentamos a que sigan dando batalla por la gloria de Dios, y la propia santificación.

¡Y apoyen, con sus oraciones, con su afecto y con sus limosnas a los buenos sacerdotes; que los tienen!

¡Y a Mons. Martín, y los de su calaña, ni un solo peso!. Les harán sufrir donde más les duele: ¡en el bolsillo!

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios