Jose Luis Aberasturi – Enero de 2016

 

 

Captura de pantalla 2018-06-02 a las 19.19.36

 
“CELEBRAR”, según el Diccionario de la RAE, significa “festejar”, “aplaudir”, “realizar algo con solemnidad y/o formalidad“, “conmemorar”, “alabar”, y cosas así. En castellano o español, por supuesto.

Siendo esto así, la pregunta del título es obligada, dadas las informaciones que han aparecido en la prensa: ¿la Iglesia Católica tiene algo que celebrar con los luteranos -los seguidores de Lutero- que pontó un pollo monumental en el seno de la misma Iglesia Católica, que derivó en un montón de años de guerras pan-europeas, que desgajó un buen trozo de la Iglesia, que propició la ayuda a los enemigos del Papado y de la Iglesia, que favoreció la ayuda a los turcos por parte de naciones europeas…? Todo eso entonces, y de una tacada.

A día de hoy, los luteranos no son nada, espiritualmente hablando. Se han convertido en una iglesia oficial y oficialista -lo fue enseguida, por otro lado; gracias a lo que sobrevivió y se afianzó-, de funcionarios del Estado, que cobran del Estado y que están a su servicio, y que ya, como iglesia, no saben ellos mismos ni en lo que creen; supuesto, claro, que aún crean en algo.

Han perdido el sentido de la doctrina, de la moral, y de la dignidad de la misma persona, en el mejor sentido de las palabras “doctrina”, “moral” y “persona”. Y no podía ser de otra manera: porque la pérdida del sentido de Dios, lleva a la pérdida del sentido de “iglesia”, lleva a la pérdida del sentido de “gracia” y “pecado”, para llevar, finalmente, a no querer saber siquiera lo que es el hombre. Se han quedado en cantar, y poco más.

Los Santos Padres, mucho antes de que naciese Lutero, ya habían acuñado: “ubi Petrus, ibi Eclesia, ibi Deus”: “donde está Pedro, allí está la Iglesia, y allí está Dios”. Clarito, clarito.

Y los Padres dijeron eso -cosa que conocía Lutero seguramente antes de su ruptura-, primero, porque era verdad. Y segundo, porque lo contrario, o la pretensión de trocear esa “lógica” sobrenatural. es un intento vano; y, además, es mentira.

Entonces, ¿qué tiene que con-celebrar la Iglesia Católica con los luteranos en el no se qué cuántos aniversario de lo de Lutero? Y, en caso afirmativo, ¿por qué motivos?

A mí, personalmente, se me escapa todo este “tinglado” que se pretende montar. No le veo el más mínimo sentido, ni el más mínimo beneficio, especialmente si ponemos entreparéntesis que “los caminos del Señor son inescrutables”. Ahí, me pilla cualquiera.

Amén

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Anuncios