Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies». Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia.
Señor, tú has querido confiar en nosotros y quieres que en las muy diversas circunstancias respondamos a la vocación de convertirnos en apóstoles de nuestro mundo. La misión para la que Dios Padre te ha enviado al mundo requiere de nosotros que seamos sus continuadores. Ayúdame a serte fiel y tener fe en que contigo todo lo puedo

Anuncios